Pa­rá­bo­la de Kim

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - POLA OLOIXARAC

Ban­ders­natch, una pe­lí­cu­la in­ter­ac­ti­va al es­ti­lo de los li­bros “Eli­ge tu pro­pia aven­tu­ra”, de­bu­tó en Net­flix ha­ce unas se­ma­nas. Com­bi­na te­le­vi­sión y vi­deo­jue­go, y la his­to­ria ex­hi­be tam­bién una amal­ga­ma de for­ma y fun­ción: Ban­ders­natch cuen­ta, in nu­ce, la his­to­ria de una es­qui­zo­fre­nia. Los usua­rios pue­den guiar las de­ci­sio­nes del per­so­na­je prin­ci­pal, que even­tual­men­te lo no­ta, se sa­be es­cla­vo, se sien­te den­tro de un de­co­ra­do. Que la reali­dad no es más que un set de fil­ma­ción de­trás del cual se es­con­de un Otro sá­di­co es un tro­po clá­si­co de fi­nes del si­glo XX y la ex­plo­sión de los me­dios, aun­que lo pre­ce­den el ge­nio ma­ligno de Des­car­tes y los gnós­ti­cos, que ob­se­sio­na­ban a Phi­lip K. Dick. En Ban­ders­natch, el sa­dis­mo y el mor­bo del usua­rio son las es­tre­llas in­vi­ta­das de la ex­pe­rien­cia.

Net­flix al­ma­ce­na y ana­li­za to­das las de­ci­sio­nes de los usua­rios; pue­de re­co­men­dar (y even­tual­men­te pro­du­cir) con­te­ni­do se­gún los dic­ta en las re­des so­cia­les. Ke­vin Spa­cey, acu­sa­do de ac­tos in­mo­ra­les, y Woody Allen, acu­sa­do por su hi­ja Dy­lan de abu­so, tie­nen le­gio­nes de fans que de­cla­ran que quie­ren se­guir vien­do sus tra­ba­jos, aun si se prue­ba que han co­me­ti­do he­chos de­plo­ra­bles. En la Ar­gen­ti­na, los fans de Juan Dart­hés ape­la­ron di­rec­ta­men­te a la au­dien­cia: cuan­do sa­lió la nueva fic­ción de Ca­lu Ri­ve­ro di­fun­die­ron el hash­tag #mi­ra­co­mo­no­te­mi­ro. Más que dic­ta­du­ra, la pos­ver­dad tie­ne al­go de Real­po­li­tik: la pe­lea ha­ce al ra­ting.

Allá por 2003, cuan­do em­pe­zó a cir­cu­lar el vi­deo porno ca­se­ro de Kim Kar­das­hian, Kim fue de­plo­ra­da y mor­dió el es­car­nio de las re­des; es­to, sin em­bar­go, creó el mar­kets­ha­re de Kim, y sen­tó las ba­ses de su em­po­rio de mo­ro­chas con lor­do­sis. Na­die creía que al­guien po­día hacer una ca­rre­ra a par­tir de la des­hon­ra, pe­ro aca­so la pa­rá­bo­la de Kim pue­de ilu­mi­nar­nos so­bre el cam­bio en los gé­ne­ros (de pe­lí­cu­las).

¿Po­drán los “ma­los” del mun­do real ser cas­ti­ga­dos, y even­tual­men­te re­di­mi­dos, en la fic­ción? Do­tan­do a los usua­rios de una ex­pe­rien­cia in­ter­ac­ti­va co­mo la Ban­ders­natch, Ke­vin Spa­cey po­dría su­frir di­ver­sas ve­ja­cio­nes a ma­nos de sus es­pec­ta­do­res, aun­que al­gu­nos pre­fe­ri­rán las es­ce­nas cuan­do él ejer­za vio­len­cia. Al fi­nal, se­ría una de­ci­sión de la au­dien­cia eje­cu­tar el es­car­mien­to den­tro de los pa­rá­me­tros que le con­ce­da la fic­ción. Ca­da es­cán­da­lo, un ma­lo fa­vo­ri­to, con re­ver­sio­nes de clá­si­cos re­cien­tes “eli­ge tu pro­pia aven­tu­ra”, co­mo por ejem­plo Tu nom­bre en cla­ve es par­tu­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.