“So­lo el 1% de los de­li­tos gra­ves son co­me­ti­dos por me­no­res”

El au­tor des­cri­be la si­tua­ción de los jó­ve­nes en con­flic­to con la ley y se­ña­la qué les ca­be a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y al Par­la­men­to en cuan­to a las nor­mas vi­gen­tes.

Perfil (Sabado) - - EL OBSERVADOR - PA­BLO A. BARBIROTTO*

Exis­te por par­te del Po­der Le­gis­la­ti­vo Na­cio­nal, la im­pe­rio­sa e i na­pla­za­ble obli­ga­ción de ade­cuar la le­gis­la­ción na­cio­nal a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de pro­tec­ción de los ado­les­cen­tes en el sis­te­ma de Jus­ti­cia Pe­nal. Para ava­lar es­ta po­si­ción so­lo bas­ta con re­cor­dar, que el de­cre­to-ley 22.278 –he­ren­cia de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar– es­tá ins­pi­ra­do en el pa­ra­dig­ma de la si­tua­ción irre­gu­lar, que con­si­de­ra al ni­ño co­mo un ob­je­to de tu­te­la, opues­to a la Con­ven­ción De los De­re­chos del Ni­ño y por en­de in­cons­ti­tu­cio­nal.

Por el con­tra­rio, la ló­gi­ca de la Con­ven­ción, jun­to con otros ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les, aco­gió la doc­tri­na de la pro­tec­ción in­te­gral, que re­co­no­ce al ado­les­cen­te su con­di­ción de su­je­to de de­re­cho. En ma­te­ria pe­nal, es­pe­cí­fi­ca­men­te, sig­ni­fi­có, en­tre otras me­di­das, el re­co­no­ci­mien­to pleno de los de­re­chos y ga­ran­tías de los ado­les­cen­tes; li­mi­ta la in­ter­ven­ción de la Jus­ti­cia Pe­nal al mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble; am­plía la ga­ma de san­cio­nes ba­sa­das en prin­ci­pios edu­ca­ti­vos; y re­du­ce al má­xi­mo la apli­ca­ción de las pe­nas pri­va­ti­vas de la li­ber­tad.

Por si ello fue­ra po­co, el Co­mi­té de Se­gui­mien­to de los De­re­chos del Ni­ño –má­xi­mo in­tér­pre­te de la con­ven­ción–, en su in­for­me del 11 de ju­nio del año 2010 y del 1º de ju­nio de 2018 re­co­men­dó a nues­tro país la de­ro­ga­ción del de­cre­to-ley 22.278 y adop­tar una nueva ley com­pa­ti­ble con la Con­ven­ción y los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de Jus­ti­cia ju­ve­nil, que no ba­je la edad de pu­ni­bi­li­dad, ni au­men­te las pe­nas.

De­re­chos Hu­ma­nos. En el mes de ma­yo del año 2013 la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos or­de­nó a nues­tro país la ade­cua­ción del or­de­na­mien­to le­gal ar­gen­tino para que no vio­le los de­re­chos de las, ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes in­frac­to­res a la ley pe­nal, es­ta­ble­ci­dos por la Con­ven­ción de los De­re­chos del Ni­ño.

En el ám­bi­to na­cio­nal, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción el fa­llo “Gar­cía Mén­dez” (Fun­da­ción Sur) re­co­no­ció la co­li­sión exis­ten­te en­tre el de­cre­to-ley 22.278, la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y la Con­ven­ción So­bre los De­re­chos del Ni­ño, ex­hor­tan­do al Con­gre­so de la Na­ción para la ade­cua­ción de es­ta nor­ma.

Es de­cir, más tem­prano que tar­de, la dis­cu­sión en re­la­ción a la re­for­ma o ade­cua­ción del sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal ju­ve­nil es inevi­ta­ble y de­be lle­var a la de­ro­ga­ción del de­cre­to-ley 22.278/80, lo que de­be es­tar fue­ra de to­da dis­cu­sión.

Edad de imputabilidad. Lo que sí de­be dis­cu­tir­se se­ria­men­te si es re­co­men­da­ble o no ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad por de­ba­jo de los 16 años. En pri­mer lu­gar, co­rres­pon­de efec­tuar una acla­ra­ción de ca­rác­ter ter­mi­no­ló­gi­co en re­la­ción a los tér­mi­nos edad de imputabilidad y pu­ni­bi­li­dad. La pro­pues­ta del Po­der Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal se ha cen­tra­do en torno a es­ta­ble­cer la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal a par­tir de los 15 años de edad, lo que im­pli­ca­ría ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad y no de imputabilidad. En es­te sen­ti­do de­be re­cor­dar­se que la pu­ni­bi­li­dad en es­tric­to sen­su, es la po­si­bi­li­dad de coer­ción pe­nal, es de­cir, de im­po­ner la pe­na me­re­ci­da. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, cuan­do el Es­ta­do re­sig­na su pre­ten­sión pu­ni­ti­va por ra­zo­nes eta­rias o en re­la­ción a de­ter­mi­na­dos de­li­tos de es­ca­sa tras­cen­den­cia so­cial, no es por una cau­sal de in­ca­pa­ci­dad psí­qui­ca de cul­pa­bi­li­dad, sino por una cau­sal per­so­nal de no pu­ni­bi­li­dad que se fun­da en las ra­zo­nes po­lí­ti­co-cri­mi­na­les pro­pias del De­re­cho Pe­nal Ju­ve­nil.

En cam­bio la imputabilidad

El Co­mi­té de Se­gui­mien­to de los De­re­chos del Ni­ño re­co­men­dó adop­tar una nueva ley, com­pa­ti­ble con los es­tán­da­res glo­ba­les de Jus­ti­cia ju­ve­nil

Cuan­do un ado­les­cen­te de­be cum­plir una pe­na se le cie­rra la puer­ta de la es­cue­la, del tra­ba­jo y se le abre la puer­ta de la ban­da y del de­li­to or­ga­ni­za­do

se ba­sa en la con­si­de­ra­ción de que el su­je­to sea ca­paz o in­ca­paz de com­pren­der la nor­ma y por lo tan­to no pue­da di­ri­gir sus ac­cio­nes o mo­ti­var­se en ella 1. (Art. 34.1 del Có­di­go Pe­nal).

Es pre­ci­so in­di­car que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca de cual­quier país re­cha­za sis­te­má­ti­ca­men­te la ba­ja de edad de pu­ni­bi­li­dad de los ado­les­cen­tes en el sis­te­ma pe­nal da­da su in­con­sis­ten­cia teó­ri­ca, su dis­tan­cia con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y su in­efi­ca­cia po­lí­ti­co cri­mi­nal.

En es­te sen­ti­do, lo pri­me­ro que de­be­ría­mos pre­gun­tar­nos es si es ne­ce­sa­rio ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad. La res­pues­ta a es­te in­te­rro­gan­te es sen­ci­lla, pues to­das las es­ta­dís­ti­cas y aná­li­sis so­cio­ló­gi­cos del te­ma re­fie­ren que los he­chos de­lic­ti­vos co­me­ti­dos por ado­les­cen­tes por de­ba­jo de la edad de pu­ni­bi­li­dad son ín­fi­mos en re­la­ción a los per­pe­tra­dos por jó­ve­nes por en­ci­ma de esa edad y con­si­de­ra­ble­men­te in­fe­rior que los eje­cu­ta­dos por adul­tos.

Me­nos del 1%. En el ima­gi­na­rio so­cial, se ins­ta­ló la idea de que los me­no­res de 18 años de edad tie­nen mu­cha in­ci­den­cia en el de­li­to. Pe­ro las es­ta­dís­ti­cas mues­tran otra co­sa: me­nos del 1% de los de­li­tos gra­ves co­me­ti­dos en nues­tro país tie­nen co­mo au­to­res a me­no­res de edad y es­ta ci­fra se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te si nos re­fe­ri­mos a la fran­ja eta­ria de 14 y 15 años de edad. Por lo tan­to, no pa­re­ce ade­cua­do ofre­cer­le a la so­cie­dad una res­pues­ta de se­gu­ri­dad res­pec­to de es­te ín­di­ce del 1% cuan­do en reali­dad no se lo ha­ce con el 99% res­tan­te.

Asi­mis­mo, los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les y Ob­ser­va­cio­nes Ge­ne­ra­les del Co­mi­té de los De­re­chos del Ni­ño –Obs. Gral. 10– acon­se­jan no ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad sino a su­bir­la. De igual mo­do, en el De­re­cho In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos ri­ge el prin­ci­pio de no re­gre­si­vi­dad y de pro­gre­si­vi­dad es­tá prohi­bi­do re­gre­sar a ins­tan­cias an­te­rio­res de la co­ber­tu­ra de un de­re­cho, y so­lo se pue­de avan­zar en di­cha co­ber­tu­ra. Re­gre­sar a la edad es­ta­ble­ci­da por la dic­ta­du­ra no pa­re­ce una me­di­da di­ri­gi­da a la me­jor pro­tec­ción de nues­tros ni­ños y ado­les­cen­tes.

Por úl­ti­mo, si­guien­do al pro­fe­sor Ati­lio Ál­va­rez, ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad se­ría ade­más con­tra­pro­du­cen­te, pues en to­dos los paí­ses don­de se ba­jó la edad de pu­ni­bi­li­dad no dis­mi­nu­yó el de­li­to. Al con­tra­rio por­que uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que lle­va al de­li­to ju­ve­nil es la ex­clu­sión del cuer­po so­cial. Cuan­do un ado­les­cen­te de­be cum­plir una pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad a muy cor­ta edad, se le cie­rra la puer­ta de la es­cue­la, del tra­ba­jo de par­te de la so­cie­dad y se le abre la puer­ta de la ban­da, del cri­men or­ga­ni­za­do.

Dis­cu­sión pro­fun­da. A mo­do de sín­te­sis de lo ex­pues­to, de­be re­mar­car­se que la dis­cu­sión no pue­de cen­trar­se en re­du­cir so­la­men­te la edad de pu­ni­bi­li­dad, sino có­mo hacer para ga­ran­ti­zar los de­re­chos esen­cia­les de los cua­les son ti­tu­la­res las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes an­tes de que co­me­tan un de­li­to. A ta­les fi­nes se de­be ase­gu­rar un sis­te­ma de pro­tec­ción in­te­gral de de­re­chos efi­caz, con fi­nan­cia­mien­to y per­so­nal su­fi­cien­te acor­de a su in­ter­ven­ción, de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos pre­ten­dien­do so­lu­cio­nar un pro­ble­ma so­cial con el Có­di­go Pe­nal.

De allí que la res­pues­ta tie­ne que ser con to­tal cer­te­za que no es ne­ce­sa­rio ba­jar la edad de pu­ni­bi­li­dad y cri­mi­na­li­zar más ni­ños y ca­da vez más chi­cos.

IN­FOR­ME VO­CES, UNI­CEF

DA­TOS. El año pa­sa­do, Uni­cef reali­zó un in­for­me com­ple­to, Vo­ces, so­bre la si­tua­ción de los jó­ve­nes en con­flic­to con la ley en el país.

NA

Se ex­pi­dió so­bre el con­flic­to de las le­yes vi­gen­tes con los De­re­chos Hu­ma­nos. COR­TE SU­PRE­MA.

NA

Ar­gen­ti­na cuen­ta con le­yes an­ti­guas. Es pre­ci­so cam­biar­las, más allá de la edad. PAR­LA­MEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.