La mi­nis­tra que vio a Jesús en un ár­bol de goia­ba

Perfil (Sabado) - - HOY - JOR­GE FONTEVECCHIA

Cuan­do Ca­rrió di­ce que ella no se­rá can­di­da­ta en 2019, que a Pa­tri­cia Bull­rich la quie­re pe­ro no quie­re un Bol­so­na­ro, tra­du­ce li­te­ral­men­te Bra­sil a la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na sin te­ner en cuen­ta las di­fe­ren­cias que ejer­ce la inf luen­cia afri­ca­na, tan mar­ca­da en Bra­sil co­mo mí­ni­ma en la Ar­gen­ti­na, en el con­jun­to de creen­cias acep­ta­das por ca­da so­cie­dad. Se usa a Bol­so­na­ro co­mo sig­ni­fi­can­te in­va­ria­ble para asig­na ma­yor po­ten­cial a las can­di­da­tu­ras del dipu­tado sal­te­ño de ul­tra­de­re­cha Al­fre­do Ol­me­do y a la del eco­no­mis­ta Jo­sé Luis Es­pert, o al pro­ta­go­nis­mo que con fi­nes elec­to­ra­les Cam­bie-

La teo­lo­gía del pro­gre­so pen­te­cos­tal con­si­de­ra el éxi­to eco­nó­mi­co re­sul­ta­do de la pre­sen­cia de lo di­vino en la Tie­rra

mos da­ría a te­mas co­mo el de las pis­to­las Ta­ser y la lu­cha con­tra la in­se­gu­ri­dad. Pe­ro el me­jor con­tras­te lo ofre­ce la mi­nis­tra de la Mu­jer, la Fa­mi­lia y los De­re­chos Hu­ma­nos de Bra­sil, Da­ma­res Al­ves, quien al com­pa­rar­la con nues­tra mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de­ja a Pa­tri­cia Bull­rich co­mo la re­en­car­na­ción de Si­mo­ne de Beau­voir.

La mi­nis­tra de Bol­so­na­ro, au­to­ra de la de­cla­ra­ción “aten­ción, aten­ción, es una nueva era en Bra­sil don­de los ne­nes se vis­ten de azul y las ne­nas se vis­ten de ro­sa”, es un per­so­na­je ul­tra­mon­tano. Va­le es­pe­cial­men­te ver la al­ga­ra­bía fes­ti­va y el tono con que ella lo di­ce y es re­ci­bi­do: http://bit.ly/al­ves­co­lo­res-ni­ños. Co­mo tam­bién pres­tar aten­ción a que, mien­tras lo di­ce, sus par­ti­da­rios ha­cen fla­mear una ban­de­ra de Is­rael, no por­que ha­ya nin­gu­na co­ne­xión con el te­ma sino sim­ple­men­te co­mo par­te del odio al PT y a Lu­la, quien de­fen­día a Pa- les­ti­na e Irán con­tra el alia­do de los Es­ta­dos Uni­dos.

La mi­nis­tra Al­ves ya ha­bía de­cla­ra­do an­tes que “no hay prue­bas de que el gay naz­ca gay”, o en con­tra del abor­to di­cien­do que “el pro­ble­ma del em­ba­ra­zo se so­lu­cio­na en nue­ve me­ses” (en es­to úl­ti­mo com­pi­tió con Ga­brie­la Mi­chet­ti, quien pro­pu­so dar en adop­ción a los hi­jos no que­ri­dos, has­ta de una vio­la­ción). Ha­ce cin­co años, la en­ton­ces ase­so­ra del Se­na­do y aho­ra mi­nis­tra di­jo que “la Igle­sia Evan­gé­li­ca per­dió es­pa­cio cuan­do de­ja­mos la teo­ría de la evo­lu­ción (Dar­win) en­trar en las es­cue­las, cuan­do no la cues­tio­na­mos, cuan­do no fui­mos a ocu­par el es­pa­cio que le de­ja­mos a la cien­cia”.

Pe­ro su de­cla­ra­ción más lla­ma­ti­va fue cuan­do, al dar un dis­cur­so en una con­ven­ción de cre­yen­tes, con­tó que vio a Jesús en una ra­ma de un ár­bol de goia­ba. La

goia­ba es una ri­ca fru­ta tro­pi­cal de la que Bra­sil es el ma­yor pro­duc­tor mun­dial, que tie­ne cua­tro ve­ces más vi­ta­mi­na C que la na­ran­ja, con la que, ade­más de ser­vir­se na­tu­ral­men­te, se ha­cen ju­gos, dul­ces, he­la­dos, y es un gran an­ti­oxi­dan­te.

Al igual que en el ca­so del azul y ro­sa para ni­ños y ni­ñas, com­ple­ta la vi­sión ver el vi­deo de Da­ma­res Al­ves con­tan­do su en­cuen­tro con Jesús por­que la vehe­men­cia con que na­rra su ex­pe­rien­cia y la emo­ción con que trans­mi­te el re­cuer­do de su vi­ven­cia son tí­pi­cas de una si­tua­ción de éx­ta­sis me­siá­ni­co que con­ta­gia a la au­dien­cia: http://bit.ly/ al­ves-je­sus-goia­ba.

En ese vi­deo, la aho­ra mi­nis­tra ex­pli­ca que des­pués de ser abu­sa­da por dos pas­to­res evan­gé­li­cos cuan­do te­nía en­tre 6 y 8 años de­ci­dió sui­ci­dar­se to­man­do un ve­neno que lle­vó a la ra­ma del ár­bol de al que se subía para llo­rar en so­le­dad, cuan­do se le apa­re­ció Jesús. La na­rra­ción de có­mo Jesús tre­pó al ár­bol y lo que ella le iba di­cien­do trans­mi­te la mis­ma exal­ta­ción que lue­go mu­chos par­ti­da­rios de Bol­so­na­ro lle­van a la po­lí­ti­ca. Aque­lla ex­pe­rien­cia con los pas­to- res no im­pi­dió que Da­ma­res Al­ves de adul­ta se con­vir­tie­ra ella mis­ma en pas­to­ra de la Igle­sia Evan­gé­li­ca Cua­dran­gu­lar, del co­lec­ti­vo evan­ge­lis­ta del cual los de ma­yor cre­ci­mien­to son los pen­te­cos­ta­les, mo­vi­mien­to sur­gi­do a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do en la Igle­sia Me­to­dis­ta Epis­co­pal Afri­ca­na de Los An­ge­les e ini­cia­do por el pas­tor afro­ame­ri­cano Wi­lliam J. Sey­mour: nue­va­men­te la in­fluen­cia afri­ca­na.

No to­do Bra­sil es igual, la na­ción con­ti­nen­tal es­tá ha­bi­ta­da por va­rios paí­ses di­fe­ren­tes en su in­te­rior. La de­cla­ra­ción de Al­ves so­bre las ne­nas de ro­sa y los ne­nes de azul mo­ti­vó que una ven­de­do­ra subie­ra un vi­deo a Ins­ta­gram in­cre­pan­do a la mi­nis­tra por con­cu­rrir al shop­ping de Bra­si­lia ves­ti­da con una caAFP mi­sa azul, tam­bién que di­fe­ren­tes co­lum­nis­tas coin­ci­die­ran en re­cor­dar que Cin­de­re­lla en Dis­ney es­tá ves­ti­da de azul, lo mis­mo que la prin­ce­si­ta Jaz­mín de

Alad­dín, o en la más mo­der­na ani­ma­ción de

Fro­zen la prin­ce­sa El­sa tam­bién vis­te de azul mien­tras que la vi­lla­na de Harry Pot­ter, Do­lo­res Um­brid­ge, vis­te de ro­sa, y que Lu­ciano Huck, una es­pe­cie de Ti­ne­lli de Bra­sil que es­tu­vo a pun­to de ser can­di­da­to a pre­si­den­te en­ca­be­zan­do las en­cues­tas, se sa­ca­ra una fo­to ves­ti­do de ro­sa con su mu­jer (una es­pe­cie de Xu­xa más jo­ven) ves­ti­da de azul, en­tre tan­tas di­fe­ren­tes for­mas que usa­ron los bra­si­le­ños para ri­di­cu­li­zar a la mi­nis­tra.

Pe­ro hay un sen­ti­mien­to ma­yo­ri­ta­rio de har­taz­go ha­cia el dis­cur­so del Par ti­do de los Tra­ba­ja­do­res que es bas­tan­te com­pa­ra­ble al re­cha­zo que en una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la so­cie­dad ar­gen­ti­na pro­du­ce el kirch­ne­ris­mo. Por eso la lec­tu­ra de Ca­rrió so­bre que no quie­re un Bol­so­na­ro no com­pren­de que en bue­na me­di­da Ma­cri fue en nues­tro país, con nues­tras par­ti­cu­la­ri­da­des me­nos tro­pi­ca­les, más eu­ro­peas, más an­ti­mi­li­ta­res por el fra­ca­so de nues­tras dic­ta­du­ras, me­nos re­li­gio­sa y más pro­gre­sis­tas, el Bol­so­na­ro ar­gen­tino, lo que nues­tra so­cie­dad es­tá dis­pues­ta a acep­tar de gi­ro a la de­re­cha que nun­ca se­rá co­mo en Bra­sil, aun­que sí com­par­tien­do la ten­den­cia epo­cal de ca­da eta­pa de la his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Ya en 2014 el pas­tor evan­ge­lis­ta Luis Pa­lau, dis­cí­pu­lo del cé­le­bre Billy Graham, hi­zo cam­pa­ña por Ma­cri. Y en 2019 los evan­ge­lis­tas (tam­bién los pen­tes­cos­ta­les son ma­yo­ría) so­bre­pa­san el 15% de los ar­gen­ti­nos.

Bol­so­na­ro es en Bra­sil el sig­ni­fi­can­te an­ti Lu­la co­mo Ma­cri en Ar­gen­ti­na fue y es el sig­ni­fi­can­te an­ti Cristina Kirch­ner. De la mis­ma ma­ne­ra que Nis­man en Ar­gen­ti­na equi­va­le a la de­ci­sión de Bol­so­na­ro de mu­dar la em­ba­ja­da bra­si­le­ña en Is­rael a Je­ru­sa­lén o a que a su asun­ción ha­ya te­ni­do co­mo

Al igual que el Es­pí­ri­tu San­to, tam­po­co es una me­tá­fo­ra el de­mo­nio sino una ame­na­za real para los evan­ge­lis­tas

in­vi­ta­do es­pe­cia­lí­si­mo al pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­min Ne­tan­yahu.

Lue­go, ca­da so­cie­dad con su cul­tu­ra y tra­di­cio­nes ro­dea al sig­ni­fi­can­te de sig­ni­fi­ca­dos pun­tua­les al co­lor y al ca­lor del es­ti­lo de su fol­clo­re. Pue­de que­dar­se tran­qui­la o in­tran­qui­la Ca­rrió: no hay lu­gar en Ar­gen­ti­na para un Bol­so­na­ro por­que ese es­pa­cio es­tá en gran par­te ocu­pa­do por Ma­cri, quien por aho­ra es el úni­co que pue­de ga­nar­le al kirch­ne­ris­mo. Las so­cie­da­des eli­gen a sus can­di­da­tos con más po­si­bi­li­da­des de triun­fo para de­po­si­tar en ellos de­seos que tras­cien­den lo que el can­di­da­to pue­da re­pre­sen­tar y siem­pre en opo­si­ción a lo que re­cha­zan: el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en Bra­sil, el kirch­ne­ris­mo en Ar­gen­ti­na.

Con­ti­núa ma­ña­na con: “Bra­sil afec­ta a Ar­gen­ti­na (II). Co­mo Cristina es in­te­li­gen­te, no que­ría ser pre­si­den­ta”.

DA­MA­RES AL­VES, del ga­bi­ne­te de Bol­so­na­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.