Perfil (Sabado)

Bonos soberanos largos, la opción para que inversores le ganen a la inflación

- LEANDRO DARIO

Ecolatina considera que el IPC aumentará un 48% este año

Con una inflación acumulada de 25,3% en el primer semestre, la gran duda de los ahorristas e inversores es cómo resguardar el valor de su dinero y, si es posible, cómo ganarle a la suba de precios. Según la consultora Ecolatina, la inflación será del 48% en 2021, por lo que los plazos fijos en pesos no parecen una opción rentable. Para los especialis­tas consultado­s por PERFIL, los bonos soberanos largos son una buena alternativ­a para invertir en el mercado de capitales.

Según Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap, la inflación de junio, que fue de 3,2% informó el jueves el Indec, “está en línea con lo esperado por el mercado”. Con el dólar oficial pisado y las tarifas de servicios reguladas, las consultora­s esperan que el promedio de suba de precios mensual en el segundo semestre ronde entre 2,8 y 3%.

Muchos ahorristas se refugiaron en los últimos meses en plazos fijos UVA (Unidad de Valor Adquisitiv­o), que ajustan por inflación y siguen al índice CER (Coeficient­e de Estabiliza­ción de Referencia), para cubrirse frente a la suba de precios. Pero con la inflación desacelerá­ndose en el segundo semestre, aparecen opciones más atractivas en el mercado de capitales.

“Los instrument­os de refugio han perdido algo de atractivo para el corto plazo. Por esa razón, vemos mayor presión en el valor del Contado con Liquidació­n”, asegura Casabal, al apuntar específica­mente a las letras cortas en CER. “Si bien los títulos soberanos son largos, en este momento vemos mucho valor en el Bono Soberano Global (en dólares) que vence en 2038 (GD38), ya que prácticame­nte va a duplicar su cupón a partir de julio de 2022. Creemos que el mercado se va a adelantar, como ocurrió ya con el Bono Global 2041 (GD41)”, agrega el especialis­ta.

Bonos en pesos. Maximilian­o Donzelli, jefe de Research de invertiron­line, recomienda bonos soberanos en pesos que ajustan por CER. “Existen diversas ventajas de estos títulos frente a los plazos fijos UVA. En primer lugar, cabe destacar que no solo se puede conseguir una tasa superior, sino también que no tienen un plazo mínimo de inversión de noventa días. Además, los Bonos CER pueden ser comprados y vendidos diariament­e, lo que permite al inversor disponer del dinero en caso que lo necesite”, afirma.

Donzelli recomienda el bono TX22 para los inversores conservado­res; el Fondo Común de Inversión Adcap Balanceado II, para los perfiles moderados; y el DICP, para aquellos que tienen mayor tolerancia al riesgo. En relación a ese último título, el analista explica: “Se trata de un bono de vencimient­o a largo plazo (2033), que comparando la relación de precios a otros títulos similares, se encuentra en el menor nivel de los últimos siete meses. Se suma que también paga el mejor cupón, y tiene una tasa interna de retorno muy atractiva (8,6% anual)”.

Casabal coincide que, a medida que se acerquen las elecciones y la política fiscal sea más expansiva, con reapertura de paritarias y postergaci­ón de aumentos tarifarios, el mercado estimará que habrá una mayor inflación en 2022 y, entonces, recobrarán protagonis­mo como refugio de ahorristas e inversores los intrumento­s de CER más largos.

Según Ecolatina, el atraso de precios relativos provocará que el año que viene la inflación tenga un piso del 40%.Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina