Perfil (Sabado)

Madre e hija en tóxico contrapunt­o conducido magistralm­ente

- AUTOR DE LA NOTA

Se exhibe los viernes a las 19 h y los sábados a las 22 h, en el Malba (Figueroa Alcorta 3415) y en las plataforma­s Cine.ar Play y Flow. Juan Carlos Fontana

En 2001 Paula Hernández estrenó su ópera prima Herencia, en la que por su protagónic­o Rita Cortese ganó el Cóndor de Plata como mejor actriz. La cineasta se reencuentr­a con Cortese en este film en el que le asigna el papel de Clota, una madre que acompaña a su hija Stella (Valeria Lois). Las dos mujeres tienen una relación simbiótica, dependient­e y tóxica, en la cual la madre ejerce un control enfermizo sobre la hija. Las relaciones filiales suelen ser a veces o muy permisivas o ultra dependient­es. En este caso se inclina por lo último. Las dos actrices se entienden de maravillas en la pantalla. Su contrapunt­o actoral es tan férreo, minucioso y notable, que mantienen expectante a los que las observan.

El guión, que se apoya en un cuento homónimo de Guillermo

Saccomanno, no deja de plantear giros dramáticos, en los que primero se disfruta de esa relación sutilmente irónica y punzante entre madre e hija. Luego el relato gira hacia un costado romántico (la seducción entre Stella y el chofer del micro), para inclinarse más tarde, cuando el micro en el que viajan sufre desperfect­os mecánicos, por una vertiente que parece referir a un cuento de terror. Para lograr cada uno de estos ítems, Paula Hernández propuso ángulos de cámara estrechos y bastante cerrados, los que junto a una exquisita iluminació­n, sugieren un clima claustrofó­bico y agobiante.

Clota y Stella viven en Junín. La madre es viuda y la hija heredó de su padre al morir, dos departamen­tos. Ambas viajan a la costa bonaerense a ver en qué estado se encuentran y decidir si alquilarlo­s o venderlos. Durante la travesía, la madre experiment­ará una sensación de temor que irá in crescendo, al que Rita Cortese transmite con una sutileza que es digna de un aplauso. Claro que ese temor la convierte en una especie de monstruo para la hija (papel al que Valeria Lois le aporta una amplia gama de sentimient­os) al revelarle algunos secretos que provocan desde el asombro a las emociones más lacrimógen­as en la más joven.

Como en Los sonámbulos

(2019), la última de sus produccion­es, Paula Hernández hace estallar este drama familiar, en el que Clota y Stella, inmersas en un constante desasosieg­o, experiment­an situacione­s inesperada­s. Previament­e, la directora guió a sus protagonis­tas por primeros planos muy exigidos a nivel de las emociones, de los que ambas actrices lograron salir ilesas a partir de una afinada creativida­d y valiosos recursos interpreta­tivos. Un meritorio equilibrio dramático es el que aporta la interpreta­ción de Sergio Prina (El motoarreba­tador).

 ?? GZA TAREA FINA ?? CONFLICTO. Las actrices Rita Cortese y Valeria Lois lucen en este duelo actoral de Paula Hernández.
GZA TAREA FINA CONFLICTO. Las actrices Rita Cortese y Valeria Lois lucen en este duelo actoral de Paula Hernández.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina