Có­mo pre­ve­nir la CE­LU­LI­TIS

Se es­ti­ma que el 90% de las mu­je­res tie­ne ce­lu­li­tis, una acu­mu­la­ción de te­ji­do adi­po­so que se lo­ca­li­za en glú­teos, ca­de­ras y mus­los. Con es­tos con­se­jos y tra­ta­mien­tos po­drás pre­ve­nir y eli­mi­nar es­ta an­ti­es­té­ti­ca afec­ción.

Prevenir (Argentina) - - Content -

● Co­mer sa­lu­da­ble (y sin ha­cer die­ta)

Pa­ra que nues­tra sa­lud se ex­te­rio­ri­ce en las pier­nas, la ali­men­ta­ción de­be ser sa­na. Sin la ne­ce­si­dad de se­guir una die­ta es­tric­ta o ru­ti­na­ria, bas­ta con ha­cer unos pe­que­ños cam­bios en nues­tros há­bi­tos dia­rios (ver re­cua­dro de la pá­gi­na 3).

● Dar a la piel un shock de hi­dra­ta­ción

Antes que na­da, hay que em­pe­zar por lo más bá­si­co y sen­ci­llo: evi­tar la des­hi­dra­ta­ción. ¿Có­mo se lo­gra? Man­te­nien­do el man­to hi­dro­li­pí­di­co que re­cu­bre la piel en con­di­cio­nes nor­ma­les. És­te man­to es muy vul­ne­ra­ble al ex­ce­so de ja­bón o a las con­di­cio­nes ex­ter­nas como el frío o el ai­re se­co. Por eso la im­por­tan­cia de rehi­dra­tar la piel a dia­rio. Al ha­cer­lo, te­né en cuen­ta que:

■ Las lo­cio­nes y los acei­tes cor­po­ra­les se pue­den al­ter­nar pa­ra que la piel ad­quie­ra la can­ti­dad de agua y acei­te que ne­ce­si­ta.

■ En la me­di­da de lo po­si­ble, rea­li­zá una vez al mes una ex­fo­lia­ción pa­ra ayu­dar a la des­ca­ma­ción de las cé­lu­las muer­tas, lo que se tra­du­ce en una piel hi­dra­ta­da, sua­ve y fi­na.

■ La elas­ti­ci­dad y la ter­su­ra de la piel de­pen­den del co­lá­geno y de la elas­ti­na; por lo tan­to, es esen­cial apli­car­se cre­mas que re­afir­men la piel. Las fór­mu­las con re­ti­nol (vi­ta­mi­na A) en­cap­su­la­do en ci­clo­dex­tri­na brin­dan una má­xi­ma hu­mec­ta­ción, me­jo­ran la elas­ti­ci­dad y re­du­cen la piel de na­ran­ja.

Ac­ti­var la cir­cu­la­ción

¿Te que­jás de te­ner las pier­nas hin­cha­das y pe­sa­das? Pue­de de­ber­se a una ma­la cir­cu­la­ción agra­va­da por es­tar de­ma­sia­do tiem­po sen­ta­da o de pie. Tam­bién por tra­ba­jar en un am­bien­te muy cá­li­do, ya que cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral au­men­ta, las ve­nas se di­la­tan pa­ra eli­mi­nar el ex­ce­so de ca­lor. Pa­ra es­tos ca­sos, se re­co­mien­da:

■ Dar­se un ma­sa­je

Es uno de los me­jo­res sis­te­mas pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción. Se rea­li­za tra­zan­do pe­que­ños círcu­los que van au­men­tan­do en sen­ti­do as­cen­den­te. La pre­sión de­be ser len­ta y pro­fun­da.

■ Prac­ti­car téc­ni­cas de hi­dro­te­ra­pia en ca­sa

Apli­car de for­ma al­ter­na­ti­va agua fría y ca­lien­te en la pan­to­rri­lla pro­vo­ca una con­trac­ción y di­la­ta­ción de los va­sos san­guí­neos de la zo­na. Eso equi­va­le a una gim­na­sia pa­ra las ve­nas que re­fuer­za las pa­re­des vas­cu­la­res y me­jo­ra el re­torno ve­no­so.

■ Usar me­dias de com­pre­sión elás­ti­ca

Cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro “co­ra­zón pe­ri­fé­ri­co” que ayu­da al re­torno ve­no­so. Es acon­se­ja­ble usar­las como mé­to­do pre­ven­ti­vo du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Tam­bién, son úti­les pa­ra las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les que im­pli­can es­tar mu­chas ho­ras de pie.

■ Ele­var las pier­nas

Man­te­ne­las arri­ba siem­pre que pue­das, es­pe­cial­men­te a la ho­ra de dor­mir. Po­dés, por ejem­plo, su­bir la ca­ma unos cen­tí­me­tros. Tam­bién ha­ce­las des­can­sar en al­to cuan­do vol­vés del tra­ba­jo.

Po­ne­te en mo­vi­mien­to

Pa­ra lu­cir pier­nas to­ni­fi­ca­das, no exis­te re­me­dio más efec­ti­vo que ha­cer ejer­ci­cio.

Si te en­con­trás en tu pe­so ideal…

De­di­cá como mí­ni­mo 30 mi­nu­tos dia­rios a for­ta­le­cer las gran­des ma­sas mus­cu­la­res de esas zo­nas. Ha­cé gim­na­sia mo­de­la­do­ra o rea­li­zá un en­tre­na­mien­to con má­qui­nas o pe­sas. Ca­mi­ná mu­cho.

Si te­nés ce­lu­li­tis…

De­be­rás evi­tar los de­por­tes y las prác­ti­cas de gim­na­sio de al­to im­pac­to (con mu­cho re­bo­te). Por el

con­tra­rio, al­gu­nas ac­ti­vi­da­des ade­cua­das se­rán:

✔ Natación.

✔ Gim­na­sia acuá­ti­ca.

✔ Ca­mi­na­tas.

✔ Yo­ga.

An­ti­ce­lu­lí­ti­cos con efec­to re­duc­tor y ten­sor

Lo úl­ti­mo en cos­mé­ti­ca son los an­ti­ce­lu­lí­ti­cos con do­ble ac­ción:

✔ Dis­mi­nu­yen el ex­ce­so de vo­lu­men: adel­ga­zan los adi­po­ci­tos y sua­vi­zan la zo­na con ce­lu­li­tis.

✔ Con­traen la epi­der­mis: ajus­tan la piel a una figura más del­ga­da, re­mo­de­lan y re­de­fi­nen la figura.

Es­tas fór­mu­las con­tie­nen:

✔ Adre­naly­se S: Es un ac­ti­vo que va­cía los adi­po­ci­tos. Ac­túa so­bre la mi­cro-cir­cu­la­ción y tie­ne ac­ción mi­cro-ex­fo­lian­te.

✔ Ami­no­ki­na G: Per­mi­te que la piel se ajus­te a una figura más del­ga­da ac­tuan­do so­bre la dis­mi­nu­ción de fir­me­za.

Ha­cer­se un Dre­na­je Lin­fá­ti­co Ma­nual Qué es

✔ Es una he­rra­mien­ta muy útil en mu­chos pro­ble­mas es­té­ti­cos, ade­más de los de sa­lud.

✔ Con­sis­te en es­ti­mu­lar la ca­pa­ci­dad de trans­por­te de la lin­fa y de par­tí­cu­las de desecho ce­lu­lar (gra­sas, res­tos de cé­lu­las muer­tas, etc.).

Pa­ra qué sir­ve

✔ Ac­ción an­ti­ede­ma­ti­zan­te. Pue­de va­ciar un lin­foe­de­ma a tra­vés del ma­sa­je y, así, evi­tar pro­ble­mas vas­cu­la­res.

✔ Ede­mas del em­ba­ra­zo. En es­ta eta­pa se pro­du­ce re­ten­ción de agua, dis­mi­nu­ción del tono mus­cu­lar de ve­nas y va­sos lin­fá­ti­cos. Con el dre­na­je se lo­gra des­hin­char las par­tes más afec­ta­das y man­te­ner la cir­cu­la­ción de la san­gre sin al­te­ra­cio­nes. Antes de prac­ti­car­lo, con­sul­tá a tu mé­di­co.

✔ Ce­lu­li­tis. El D.L.M. re­pre­sen­ta una ayu­da im­por­tan­te pa­ra fa­vo­re­cer el dre­na­je (sa­li­da) de los re­si­duos acu­mu­la­dos en las par­tes afec­ta­das por la ce­lu­li­tis.

✔ Es un “sis­te­ma de se­gu­ri­dad”. Evi­ta que pue­dan acu­mu­lar­se lí­qui­dos y re­si­duos en los te­ji­dos.

Quié­nes lo ha­cen

✔ Ki­ne­sió­lo­gos y fi­sio­te­ra­peu­tas.

El com­ple­men­to: la fi­sio­te­ra­pia es­té­ti­ca

Los mé­di­cos cuen­tan con apa­ra­to­lo­gía que de­be ser uti­li­za­da siem­pre de ma­ne­ra com­bi­na­da con el res­to del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co, y no como úni­co ele­men­to, en pos de una ma­yor eficiencia. En­tre ellos po­de­mos men­cio­nar:

✔ Pre­so­te­ra­pia: fa­vo­re­ce­rá el dre­na­je de la lin­fa.

✔ Te­ra­pia en­der­mo­ló­gi­ca: por ac­ción de un sis­te­ma de va­cío se es­ti­mu­la tan­to la cir­cu­la­ción ve­no­sa como la lin­fá­ti­ca, como así tam­bién la for­ma­ción de fi­bras co­lá­ge­nas y la eli­mi­na­ción de to­xi­nas acu­mu­la­das.

✔ Ter­mo­te­ra­pia: pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción y es li­po­lí­ti­ca.

✔ Ozo­no­te­ra­pia: oxigena los te­ji­dos afec­ta­dos.

✔ Te­ra­pia lá­ser: es­ti­mu­la la pro­duc­ción de co­lá­geno y aper­tu­ra de ca­pi­la­res. Me­jo­ra el ede­ma y es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción.

✔ Car­bo­xi­te­ra­pia: es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción y fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de to­xi­nas.

✔ Ra­dio­fre­cuen­cia: es­ti­mu­la la pro­duc­ción de fi­bras de co­lá­geno.

De­pi­la­ción sua­ve y sin do­lor

Si uti­li­zás ma­qui­ni­ta pa­ra de­pi­lar tus pier­nas te­né es­tos cui­da­dos:

✔ Usa­la si­guien­do la di­rec­ción del cre­ci­mien­to del ve­llo. En la di­rec­ción con­tra­ria se cor­ta más al ras, pe­ro la irri­ta­ción tam­bién es ma­yor.

✔ Po­né en la ma­qui­ni­ta un fi­lo de bue­na ca­li­dad. Cuan­to me­nos fi­lo, más irri­ta­ción pro­du­ce.

✔ Si el pro­ble­ma son los ve­llos en­car­na­dos (sin irri­ta­ción), con­vie­ne ex­fo­liar­se una vez por se­ma­na, pre­fe­ri­ble­men­te con un pro­duc­to con áci­do gli­có­li­co. Acos­tum­bra­te tam­bién a fro­tar­te las pier­nas en la du­cha con un guan­te de crin.

✔ Si te­nés pro­ble­mas de vá­ri­ces, evi­tá la de­pi­la­ción con ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.