TU, LA MIS­MA DE AYER, LA QUE NO SU­PE AMAR

Pronto - - Editorial - Belén Ca­no­ni­co Fotos: RSFo­tos, Grosb­yG­roup, archivo Pu­bliex­press y re­des so­cia­les

Con su se­rie au­to­bio­grá­fi­ca que­dó cla­ro que la vi­da de Luis Mi­guel (48) es dig­na de un cu­le­brón. Y en los úl­ti­mos días, su­mó un nue­vo ca­pí­tu­lo en la eter­na pe­lea con Ara­cely Arám­bu­la (43), su ex mu­jer y ma­dre de sus hi­jos Mi­guel (11) y Da­niel (9). ¿Qué pa­só? La ac­triz com­par­tió en sus re­des la ofren­da que ar­mó pa­ra con­me­mo­rar el Día de To­dos los Muer­tos en la que pu­so fo­to­gra­fías de los pa­dres del ído­lo me­xi­cano: Luis Rey y Mar­ce­la Bas­te­ri. Y de esta for­ma, con­fir­mó -por si ha­cía falta- que su sue­gra -quien desapareció en Es­pa­ña en 1986- es­tá muerta. In­clu­so, en sus his­to­rias de Ins­ta­gram, la ru­bia di­jo: “Mar­ce­la que la re­cor­da­mos con mu­chí­si­mo amor, los abue­li­tos de mis hi­jos”. Es­to fas­ti­dió al can­tan­te, no só­lo por­que le mo­les­ta que se me­tan en un te­ma tan de­li­ca­do de su vi­da pri­va­da, sino tam­bién por­que la se­gun­da tem­po­ra­da de su bio­pic es­tá ba­sa­da en la des­apa­ri­ción de Bas­te­ri y la re­ve­la­ción de su ex mu­jer le qui­tó mis­te­rio a la his­to­ria. Pe­ro su reac­ción no fue un sim­ple enojo: la lla­mó a Arám­bu­la fu­rio­so y la til­dó de “es­tú­pi­da” y “ri­dí­cu­la”. In­clu­so, alle­ga­dos a él, sa­lie­ron a ha­blar en los me­dios me­xi­ca­nos y ase­gu­ra­ron que Ara­cely quie­re lla­mar la aten­ción del ar­tis­ta. Y que ha­ce unos me­ses, se ha­bría jun­ta­do con las au­to­ri­da­des de Net­flix pa­ra pe­dir­les 10 mi­llo­nes de dó­la­res por el uso de su nom­bre en la se­rie, pe­ro co­mo la em­pre­sa no ac­ce­dió, ella de­ci­dió arrui­nar el co­mien­zo de nue­va tem­po­ra­da. Des­pués de su posteo, la ru­bia no vol­vió a ha­blar al res­pec­to en pú­bli­co. Sin em­bar­go, es­tá cla­ro que la gue­rra en­tre ellos no tie­ne fin.

El ro­man­ce de ellos se hi­zo pú­bli­co en mar­zo de 2005, cuan­do fue­ron des­cu­bier­tos ca­mi­nan­do muy aca­ra­me­la­dos en Ve­ne­cia, Ita­lia. Si bien nun­ca de­ta­lla­ron có­mo se co­no­cie­ron, di­cen las ma­las len­guas que fue cuan­do ella es­ta­ba de no­via con el ac­tor me­xi­cano Fer­nan­do Co­lun­ga, y el fle­cha­zo fue tan fuer­te cuan­do vio al can­tan­te, que no du­dó en po­ner­le pun­to fi­nal a su no­viaz­go pa­ra ini­ciar una his­to­ria de amor con él. Así fue co­mo du­ran­te los pri­me­ros me­ses de su re­la­ción se de­ja­ron ver sin pro­ble­mas pa­sean­do en ya­te, com­par­tien­do via­jes y en com­pa­ñía de sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias, l o que evi­den­cia­ba que lo su­yo iba en se­rio. Se ha­bló de una bo­da se­cre­ta pe­ro nin­guno de los dos lo con­fir­mó. Lo cier­to es que en só­lo un año y me­dio de re­la­ción, el in­tér­pre­te de La in­con­di­cio­nal, anun­ció en una con­fe­ren­cia de prensa que es­ta­ban es­pe­ran­do al pri­mer hi­jo de la pa­re­ja. Mi­guel na­ció el 1º de enero del 2007 y pa­ra ese en­ton­ces, Arám­bu­la ha­bía ba­ja­do el ni­vel de ex­po­si­ción que so­lía ma­ne­jar, ya que al em­pe­zar a sa­lir con Luis­mi, era una re­co­no­ci­da ac­triz de no­ve­las. Sin em­bar­go, él pre­fe­ría que se man­tu­vie­ra le­jos de los flas­hes. Un da­to no me­nor es que ese mis­mo año, lue­go de una ba­ta­lla le­gal, el ído­lo azteca tu­vo que re­co­no­cer co­mo su hi­ja a Mi­che­lle Sa­las (29), fru­to de una re­la­ción fu­gaz con la ar­tis­ta Step­ha­nie Sa­las. Es­to, sin du­das, mar­có un quie­bre en la pa­re­ja, pe­ro más allá de eso, Ara­cely siem­pre se man­tu­vo le­jos de los me­dios por res­pe­to a su ma­ri­do.

Des­de que se se­pa­ra­ron en 2009 la re­la­ción ca­da vez es­tá peor. El can­tan­te nun­ca se preo­cu­pó por ver a sus dos hi­jos, Mi­guel y Da­niel, y ella asegura que tam­po­co le pa­sa pla­ta.

Aho­ra se reavi­vó el con­flic­to por­que la ac­triz ar­mó un al­tar pa­ra el Día de los Muer­tos con imá­ge­nes de Lui­si­to Rey y Mar­ce­la Bas­te­ri, los pa­dres de él, y subió la fo­to a las re­des so­cia­les. “Es­tú­pi­da” y “ri­dí­cu­la” le ha­bría di­cho él por te­lé­fono

Pe­ro cuan­do su­po que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Da­niel, qui­so vol­ver a ser ta­pa de re­vis­tas y lo con­ven­ció pa­ra ha­cer una se­sión de fotos que se pu­bli­ca­ron en ju­lio de 2008 con la pri­mi­cia de un nue­vo hi­jo en ca­mino. Fue to­do un lo­gro pa­ra la ac­triz, ya que el mú­si­co no es­ta­ba muy con­ven­ci­do de abrir las puer­tas de su in­ti­mi­dad a la prensa. Lo que no ima­gi­na­ba ella era que ese iba a ser el prin­ci­pio del fin. Al po­co tiem­po, un dia­rio me­xi­cano re­ve­ló un su­pues­to con­tra­to en el que él le ha­bría im­pues­to a su pa­re­ja, en el que pro­me­tía pa­gar­le 50 mil dó­la­res men­sua­les por ca­da hi­jo y además, exi­gía que tu­vie­ran tres des­cen­dien­tes jun­tos. La ac­triz se li­mi­tó a des­men­tir esta in­for­ma­ción y el 18 de di­ciem­bre de ese mis­mo año dio a luz a Da­niel. Pe­ro a tan so­lo dos me­ses de ese mo­men­to tan im­por­tan­te pa­ra la pa­re­ja, em­pe­za­ron a cir­cu­lar ru­mo­res de se­pa­ra­ción. Y uno de los mo­ti­vos era que ella que­ría re­to­mar su ca­rre­ra co­mo ac­triz pe­ro él no la apo­ya­ba, ya que creía que el lu­gar que de­bía ocu­par su mu­jer era en su ca­sa pa­ra el cui­da­do de los ni­ños. En esa épo­ca, la ru­bia te­nía un blog en el que com­par­tía co­sas de su vi­da co­ti­dia­na y de­jó en­tre­ver que el pa­dre de sus hi­jos, no es­ta­ba pre­sen­te. “Da­niel es­tá gua­pí­si­mo, co­me­lón y ca­da vez me­nos dor­mi­lón, (ya se ima­gi­na­rán las oje­ras). Mi­guel an­da ha­blan­do mu­chí­si­mo, es­tá un po­co ce­lo­si­llo, pe­ro en­can­ta­do `ayu­dán­do­me´ a cui­dar a su her­ma­ni­to”, es­cri­bió. Es­to ali­men­tó las ver­sio­nes que ase­gu­ra­ban que Luis­mi se de­sen­ten­día de la crian­za de sus hi­jos. Los pro­ta­go­nis­tas de esta his­to­ria, ma­ne­ja­ron el te­ma con to­tal her­me­tis­mo, aun­que es­ta­ba cla­ro que no es­ta­ban jun­tos. Tan­to es así que la bom­ba ex­plo­tó dos años des­pués cuan­do el can­tan­te em­pe­zó a mos­trar­se con otras mu­je­res y man­tu­vo no­viaz­gos fu­ga­ces con la ac­triz Daisy Fuen­tes (52) y la mo­de­lo Brittny Gas­ti­neau (36). A Ara­cely no le gus­tó que su ex hi­cie­ra pú­bli­cos sus amo­ríos cuan­do puer­tas aden­tro era un pa­dre au­sen­te, pe­ro tra­ta­ba de no ex­po­ner esta si­tua­ción en los me­dios pa­ra pre­ser­var a sus hi­jos. “Ha­cia Luis Mi­guel ten­go un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to por­que me dio dos her­mo­sos hi­jos (...) Se di­cen mu­chas co­sas y las co­sas per­so­na­les las ma­ne­ja­mos en­tre no­so­tros. To­do lo que ten­ga que ver con nues­tros hi­jos es una co­sa muy pri­va­da”, di­jo la ac­triz en una en­tre­vis­ta, de­jan­do en cla­ro su pos­tu­ra de se­guir ma­ne­jan­do to­do en la in­ti­mi­dad. En 2013 to­do ter­mi­nó sa­lien­do a la luz cuan­do se su­po que ella pre­sen­tó una de­man­da con­tra su ex pa­re­ja en la que exi­gía la ma­nu­ten­ción pa­ra Mi­guel y Da­niel. Co­mo si eso fue­ra po­co, la ru­bia ha­bía ini­cia­do un ro­man­ce con el ac­tor ar­gen­tino Se­bas­tián Ru­lli (43), que no era vis­to con bue­nos ojos por el ído­lo mu­si­cal, quien se opo­nía a que sus hi­jos pa­sa­ran tiem­po con el no­vio de su ma­má. Co­mo era de es­pe­rar­se, es­to en­fu­re­ció a Arám­bu­la, ya que no po­día acep­tar di­cho re­cla­mo cuan­do su ex pa­re­ja ha­bía rear­ma­do su vi­da a su gus­to. No obs­tan­te, si­guió fir­me en su pos­tu­ra de no ha­cer pú­bli­cos sus en­fren­ta­mien­tos con él, aun­que des­de en­ton­ces, en ca­da opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta, lo ata­ca in­di­rec­ta­men­te a tra­vés de las re­des so­cia­les ha­cien­do re­fe­ren­cia a que cría so­la a los chi­cos. Re­cién es­te año ac­ce­dió a ha­blar so­bre el can­tan­te en una en­tre­vis­ta y aun­que no dio mu­chos detalles, es­tá cla­ro que en esta his­to­ria que­da mu­cha tela pa­ra cor­tar. “Me re­ser­vo los co­men­ta­rios. Ten­dría mu­chas co­sas qué de­cir, pe­ro no es el mo­men­to. En su tiem­po y en su mo­men­to, cuan­do quie­ra de­cir­lo, lo di­ré, pe­ro no es un te­ma que se me an­to­je pla­ti­car­lo por­que ten­go mu­chas co­sas im­por­tan­tes que ha­cer, es­toy dis­fru­tan­do mu­cho a mis hi­jos, es­toy tra­ba­jan­do mu­cho, y la ver­dad es que por aho­ra me en­fo­co en to­do lo po­si­ti­vo y en to­das es­tas co­sas”, di­jo so­bre Luis Mi­guel, la se­rie. Y además, dio detalles de su rol co­mo ma­má: “La mu­jer es la que trae la vi­da y es la que es el pi­lar de la fa­mi­lia, por­que en mu­chas oca­sio­nes en es­tos tiem­pos ha­be­mos mu­chas ma­dres sol­te­ras que nos en­car­ga­mos de pies a ca­be­za de cui­dar a los hi­jos, de la edu­ca­ción”. Y agre­gó: “Te­ne­mos que edu­car en mi ca­so, que ten­go dos va­ro­nes, edu­car a los hom­bres a res­pe­tar a las mu­je­res. Qué no se pier­dan es­te gran va­lor”. Asi­mis­mo, di­jo que Mi­guel y Da­niel “es­tán muy bien por­que tie­nen una ma­má que se preo­cu­pa, que es­tá día a día con ellos”. A di­fe­ren­cia de sus hi­jos va­ro­nes, el can­tan­te tie­ne una bue­na re­la­ción con Mi­che­lle. Aun­que no siem­pre fue así. En 2005, la chi­ca dio una du­ra en­tre­vis­ta en la que ex­pre­só su ma­les­tar por ha­ber cre­ci­do sin su pa­dre. “Ya no quie­ro que me com­pa­dez­can por ser la hi­ja no re­co­no­ci­da de Luis Mi­guel, cuan­do él sa­be que exis­to. No le pi­do una vi­da, so­lo quie­ro que me dé cin­co mi­nu­tos pa­ra que me ex­pli­que sus ra­zo­nes. Que me di­ga qué pa­só y ¡ya!”, sos­tu­vo Sa­las. Y dos años des­pués, Luis­mi la re­cono-

TU, LA MIS­MA DE AYER...

ció pú­bli­ca­men­te, pe­ro t odo i ndi­ca que no lo ha he­cho de ma­ne­ra le­gal, ya que ha­ce po­cas se­ma­nas Mi­che­lle com­par­tió una fo­to de su pa­sa­por­te en sus re­des so­cia­les y sus se­gui­do­res se­ña­la­ron que só­lo lle­va el ape­lli­do de su ma­má. Al pa­re­cer, es­to no es un im­pe­di­men­to pa­ra que la jo­ven di­se­ña­do­ra se lle­ve bien con su pa­dre. Si bien se nie­ga a ha­blar so­bre el víncu­lo que tie­nen hoy en día, se sa­be que en es­tos años han po­di­do cons­truir una lin­da re­la­ción y ol­vi­dar los ma­los mo­men­tos. Tan bien se lle­van que es co­mún que Mi­che­lle apro­ve­che sus ra­tos libres pa­ra acom­pa­ñar a su pa­pá en sus shows e in­clu­so dis­fru­tan de via­jar jun­tos. En sín­te­sis, Luis­mi es­tá abo­ca­do cien por cien­to a su ca­rre­ra y no a su fa­mi­lia. El éxi­to de su se­rie a ni­vel mun­dial lo vol­vió a co­lo­car en el cen­tro de la escena mu­si­cal y en la lis­ta de los diez ar­tis­tas más in­flu­yen­tes de Mé­xi­co, au­men­tó un 64% la can­ti­dad de oyen­tes de sus can­cio­nes en Spo­tify y aca­ba de ga­nar el pre­mio al ál­bum del año por Mé­xi­co por siem­pre en la 19º edición de los La­tin Grammy. Además, de la mano de es­te éxi­to, re­to­mó sus con­cier­tos en to­do el mun­do, ago­tan­do es­ta­dios en tiem­po ré­cord. Es­to hi­zo que pu­die­ra re­com­po­ner su si­tua­ción fi­nan­cie­ra, ya que te­nía deu­das mi­llo­na­rias. Pe­ro tam­bién su se­rie au­to­bio­grá­fi­ca de­jó al des­cu­bier­to los mo­men­tos más do­lo­ro­sos de su vi­da, co­mo el su­fri­mien­to por la des­apa­ri­ción de su ma­má y sus pro­ble­mas con su pa­dre, quien lo ex­plo­ta­ba la­bo­ral­men­te. Mu­chos pen­sa­rían que des­pués de to­do lo que vi­vió, el can­tan­te iba a ser un pa­dre pre­sen­te y amo­ro­so, pa­ra di­fe­ren­ciar­se de su progenitor. Sin em­bar­go, los he­chos ha­blan por sí so­los. Co­mo si es­to fue­ra po­co, el mar­tes 13, el can­tan­te fue abu­chea­do por al-

gu­nos de sus fa­ná­ti­cos en me­dio de un con­cier­to en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de Mé­xi­co, cuan­do in­vi­tó a su­bir al es­ce­na­rio a un nene que es­ta­ba en pri­me­ra fi­la. Lo aga­rró a upa y le dio un be­so tierno en la me­ji­lla, de ma­ne­ra pa­ter­nal. Se­gu­ra­men­te Luis­mi pen­só que es­te ges­to iba a en­ter­ne­cer a su pú­bli­co, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. En­se­gui­da em­pe­za­ron a llo­ver­le las crí­ti­cas por eva­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo pa­dre, por no pa­gar la cuo­ta ali­men­ta­ria y tam­po­co ver a sus hi­jos me­no­res. Es vá­li­do se­ña­lar que no es la pri­me­ra vez que el can­tan­te quie­re con­quis­tar a su pú­bli­co sien­do amo­ro­so con los más chi­cos, ya que ha­ce un mes, hi­zo lo mis­mo con una ne­na que es­ta­ba en su show en Can­cún. En el plano sen­ti­men­tal, su vi­da sigue sien­do un enig­ma. Ha­ce un año blan­queó su no­viaz­go con la pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­la­na De­si­rée Or­tiz Sals­wach (32). La jo­ven subió una fo­to en la que con­fir­ma­ba su re­la­ción en sus re­des so­cia­les y lue­go, dio una en­tre­vis­ta en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión me­xi­cano en el que con­tó que se co­no­cie­ron en un res­tau­ran­te de Miami, Es­ta­dos Uni­dos. “Hu­bo una in­ten­ción por par­te de él, con­ver­sa­mos. Flu­yó y to­do se ha da­do de ma­ne­ra na­tu­ral”, di­jo De­si­rée y de­fi­nió al can­tan­te co­mo un “gran ser hu­mano”. In­clu­so se ani­mó a ha­blar de la re­la­ción de Luis­mi con sus hi­jos ar­gu­men­tan­do que es “mu­cho más cer­ca­na de lo que se di­ce por allí”. Su apa­ri­ción an­te la prensa lla­mó mu­cho la aten­ción por­que, jus­ta­men­te, él nun­ca qui­so que sus pa­re­jas se ex­pu­sie­ran de esta ma­ne­ra. Pe­ro el no­viaz­go no lle­gó a buen puer­to y en po­cos me­ses ter­mi­na­ron se­pa­rán­do­se. Co­mo era de es­pe­rar­se, el me­xi­cano no qui­so ha­blar so­bre el te­ma, pe­ro la pe­rio­dis­ta, apro­ve­chó pa­ra ha­cer un rally me­diá­ti­co. “Siem­pre me di­jo que sa­bía que yo no era la clá­si­ca ni­ña que él po­día con­tro­lar, o sea creo que me conoció con esta per­so­na­li­dad y con mi ma­ne­ra de ser y creo que de he­cho eso fue lo que le gus­tó”, di­jo en­fu­re­ci­da. Y agre­gó: “Siem­pre le di­je ‘na­die me va a de­cir qué ha­cer ’. Sien­to que hay cier­tos pa­rá­me­tros de res­pe­to, pe­ro yo ma­ne­jo mis co­sas a mi ma­ne­ra y siem­pre lo he he­cho así”, ex­pre­só dan­do en­ten­der que era di­fí­cil man­te­ner una re­la­ción sa­na. “En los úl­ti­mos dos, tres me­ses sen­tí que es­tá­ba­mos lle­van­do es­ti­los de vi­da di­fe­ren­tes. Yo ya lle­va­ba mu­cho tiem­po con mis pro­yec­tos de la­do, me fui a Los An­ge­les, es­tu­ve ahí to­da la gra­ba­ción de su dis­co… él es­tá acos­tum­bra­do a de­man­dar mu­cha aten­ción, pe­ro de re­pen­te yo tam­bién sen­tí ne­ce­si­dad de con­cen­trar­me en mis co­sas”, fi­na­li­zó. Por su par­te, a Luis­mi lo vin­cu­la­ron sen­ti­men­tal­men­te con Mo­llie Gould, una de sus co­ris­tas, pe­ro nun­ca ofi­cia­li­za­ron el víncu­lo que los unía. Pe­ro pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, el lu­nes 19 De­si­reé subió a su cuen­ta de Ins­ta­gram un posteo muy re­fle­xi­vo so­bre lo que fue es­te año pa­ra ella jun­to a tres fotos en la que es­tá con el can­tan­te muy ca­ri­ño­sa. “Aquí una épo­ca im­por­tan­te en mi vi­da lle­na de ex­pe­rien­cias, de ex­ce­so de ri­sas, gran­des apren­di­za­jes y mu­cho cre­ci­mien­to”, es­cri­bió y rá­pi­da­men­te to­dos die­ron por sen­ta­do que se ha­bían re­con­ci­lia­do. Sin em­bar­go, es­to no es­tá tan cla­ro. Al pa­re­cer, la jo­ven ve­ne­zo­la­na se en­te­ró que Luis­mi es­ta­ba de va­ca­cio­nes en Miami con otra chi­ca y enoja­da por esta si­tua­ción, ha­bría compartido fotos vie­jas con el can­tan­te pa­ra ge­ne­rar po­lé­mi­ca. El tiem­po di­rá si sal­drá a res­pon­der­le o se que­da­rá ca­lla­do, co­mo ha­ce con sus pro­ble­mas con la ma­dre de sus hi­jos. No ha­ce falta acla­rar que a me­di­da que crece su po­pu­la­ri­dad, Luis Mi­guel tie­ne que li­diar con nue­vos pro­ble­mas, ya sea por amor, tra­ba­jo o di­ne­ro. Pe­ro si hay una asig­na­tu­ra pen­dien­te en la vi­da del as­tro, es po­der man­te­ner una ar­mo­nía fa­mi­liar. No la tu­vo con sus pa­dres y tam­po­co con las que ar­mó él.

TU, LA MIS­MA DE AYER...

Po­lé­mi­ca Esta es la fo­to del al­tar pa­ra El Día de los Muer­tos que Ara­cely subió a su Ins­ta­gram. La fotos de los pa­dres de Luis­mi irri­ta­ronal can­tan­te.Se vie­ne la se­gun­daLuis­mi jun­to a sus pa­dres, Mar­ce­la y Luis Rey. Una his­to­ria fa­mi­liar que cau­só sen­sa­ciónen la pri­me­ra tem­po­ra­da de la mi­ni­se­rie de Net­flix.Furor por su lle­ga­daEn fe­bre­ro el me­xi­cano ven­drá a la Ar­gen­ti­na pa­ra ha­cer shows en Cór­do­ba y Bue­nos Aires. Las en­tra­dasse es­tán ago­tan­do.

Cuan­do ca­lien­ta el solLa pro­vo­ca­ción de Arám­bu­la in­te­rrum­pió el des­can­so de Luis­mi en Miami. Ro­man­ce du­do­so De­si­rée, la pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­la­na, pu­bli­có esta fo­to dan­do a en­ten­der que se re­con­ci­lió con Luis­mi. Mu­chos di­cen que es una fo­to de ha­ce un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.