“CUAN­DO ABRIO LOS OJITOS ME DI­JO: ‘¡ MA­MA, LO HI­CE, NO ME MORI!’”

Pronto - - Editorial - Ni­co­lás Pe­ral­ta Fotos: RSFo­tos

Los que pa­sa­ron fue­ron días de mu­chí­si­ma preo­cu­pa­ción e in­cer­ti­dum­bre y tu­vo a Má­xi­mo Me­nem (15) co­mo pro­ta­go­nis­ta. Al hi­jo del ex Pre­si­den­te de la Na­ción, Car­los Saúl Me­nem (88) y de la mo­de­lo y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión chi­le­na Ce­ci­lia Bolocco (53) le des­cu­brie­ron un tu­mor en la ca­be­za y de­bió ser ope­ra­do de ur­gen­cia en la clí­ni­ca Las Con­des, en San­tia­go de Chi­le. To­do co­men­zó cuan­do el ado­les­cen­te em­pe­zó a pre­sen­tar sín­to­mas que lo aque­ja­ban y su fa­mo­sa ma­má lo lle­vó a ha­cer­se ver con un equi­po de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. ¿Qué sen­tía? Fuer­tes do­lo­res de ca­be­za, una im­por­tan­te ce­fa­lea y un epi­so­dio en el que vo­mi­tó y que preo­cu­pó a Bolocco. In­gre­só el pa­sa­do miér­co­les 14 a la Uni­dad de Cuidados In­ter­me­dios y que­dó en “eva­lua­ción y ob­ser­va­ción”. En su mo­men­to, co­men­zó a correr el ru­mor de la in­ter­na­ción de Me­nem hi­jo en Chi­le y cuan­do la no­ti­cia lle­gó a es­te la­do de la Cor­di­lle­ra, su her­ma­na Zu­le­mi­ta Me­nem (47) se preo­cu­pó y lla­mó a Bolocco pe­ro no ob­tu­vo res­pues­ta. Fue en­ton­ces que de­ci­dió acer­car­se has­ta el Con­gre­so de la Na­ción pa­ra bus­car a su pa­dre, quien es­ta­ba en el Se­na­do tra­tan­do el Pre­su­pues­to 2019, pa­ra evi­tar que es­cu­cha­ra la no­ti­cia en los me­dios y se asus­ta­ra. El jue­ves se con­fir­mó el diag­nós­ti­co pú­bli­ca­men­te y fue ella quien le con­tó lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con Má­xi­mo a su pa­pá. El de­li­ca­do cua­dro de sa­lud del ado­les­cen­te de­jó al des­cu­bier­to una vez más la di­fí­cil re­la­ción de Me­nem con su ex y un en­tra­ma­do fa­mi­liar digno de un cu­le­brón. Pe­ro esa ten­sa si­tua­ción no im­pi­dió que el po­lí­ti­co via­ja­ra a San­tia­go pa­ra es­tar cer­ca de su hi­jo me­nor en la com­ple­ja in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca a la que de­bió ser so­me­ti­do. El jue­ves Má­xi­mo se hi­zo los es­tu­dios

Al hi­jo de la mo­de­lo chi­le­na y Car­los Me­nem le ex­tir­pa­ron un tu­mor ce­re­bral lo­ca­li­za­do en el

ló­bu­lo fron­tal iz­quier­do. Aho­ra

se esperan los re­sul­ta­dos de la biop­sia pa­ra sa­ber

si el tu­mor era be­nigno o ma­ligno

pre­qui­rúr­gi­cos y el vier­nes a las 8 de la ma­ña­na in­gre­só a la sa­la de ope­ra­cio­nes pa­ra que le ex­tir­pa­ran el tu­mor ce­re­bral “lo­ca­li­za­do en el ló­bu­lo fron­tal iz­quier­do”, se­gún el par­te mé­di­co ofi­cial. La com­ple­ja ci­ru­gía se ex­ten­dió du­ran­te 8 ho­ras, in­ter­vi­nie­ron tres neu­ro­ci­ru­ja­nos y el equi­po mé­di­co con­tó con diez pro­fe­sio­na­les de la sa­lud es­pe­cia­li­za­dos, al­gu­nos de los cua­les via­ja­ron ex­pre­sa­men­te des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra la oca­sión. Una vez fi­na­li­za­da la ope­ra­ción, el mé­di­co a car­go, En­ri­que Con­cha, brin­dó una breve con­fe­ren­cia de prensa pa­ra lle­var tran­qui­li­dad a los fa­mi­lia­res y ami­gos del pa­cien­te y a la prensa en ge­ne­ral, que es­ta­ba apos­ta­da en la ve­re­da de la clí­ni­ca chi­le­na. “Se cum­plió el ob­je­ti­vo de la ope­ra­ción. En es­te mo­men­to Má­xi­mo es­tá des­per­tán­do­se, re­cu­pe­rán­do­se de la anes­te­sia en la uni­dad de te­ra­pia intensiva de pe­dia­tría”, afir­mó Con­cha el vier­nes por la tar­de. Y agre­gó: “Aho­ra que­da es­pe­rar el post ope­ra­to­rio, que es otro mo­men­to de­li­ca­do y en esas con­di­cio­nes es­tá en la UTI de pe­dia­tría, una uni­dad muy res­trin­gi­da en don­de so­lo es­ta­rá en la com­pa­ñía de su ma­dre; y con un equi­po que va a es­tar de­di­ca­do a cui­dar­lo al igual que co­mo lo tu­vo en el pa­be­llón”. Acla­ró que los re­sul­ta­dos de la biop­sia se de­mo­ra­rán en­tre 5 y 15 días y allí se sa­brá si el tu­mor era be­nigno o ma­ligno. Mien­tras la ma­dre pe­día ca­de­nas de ora­ción por la sa­lud y pron­ta re­cu­pe­ra­ción de su hi­jo, Me­nem ate­rri­za­ba en San­tia­go en un vuelo pri­va­do que ha­bía sa­li­do de San Fer­nan­do el mis­mo vier­nes a las 16 y en el que tam­bién iban Zu­le­mi­ta y Car­li­tos Nair, además del cus­to­dio per­so­nal del ex go­ber­na­dor de La Rio­ja. Tras ha­ber pre­sen­ta­do un há­beas cor­pus que le per­mi­tió sa­lir de la Ar­gen­ti­na -Me­nem tie­ne 6 cau­sas abier­tas que le im­pe­dían sa­lir del país-, el man­da­ta­rio com­par­tió sus sen­sa­cio­nes en el ae­ro­puer­to an­tes de su­bir al avión. “Voy a Chi­le a ver có­mo es­tá mi hi­jo. Sé que lo es­tán ope­ran­do del pe­que­ño tu­mor que tie­ne, de acuer­do a la in­for­ma­ción que me lle­gó. Va­mos a an­dar bien. Re­ci­bí mu­chos men­sa­jes y ca­de­nas de ora­ción. Pi­do que re­ce­mos. A uno lo emo­cio­nan es­tas co­sas que pa­san y hay que aguan­tar­las. Hay que creer en Dios y vi­vir per­ma­nen­te­men­te for­ta­le­cien­do el es­pí­ri­tu. No me co­mu­ni­qué con Bolocco; va­mos di­rec­ta­men­te a la clí­ni­ca y ve­re­mos qué pa­sa. En es­te mo­men­to las di­fe­ren­cias que­dan de la­do”, afir­mó Car­los Saúl. Fi­nal­men­te, una vez que con­clu­yó la ope­ra­ción, Car­los y Ce­ci­lia se re­en­con­tra­ron ca­ra a ca­ra y com­par­tie­ron un mo­men­to de in­ti­mi­dad en la ha­bi­ta­ción de la clí­ni­ca con el pa­cien­te. So­bre el en­cuen­tro en­tre pa­dre e hi­jo, ella con­tó: “Fue muy nor­mal. Yo los acom­pa­ñé. Yo es­ta­ba sen­ta­da en la ca­ma, Car­los se sen­tó en una si­lli­ta al la­do y se to­ma­ron de la mano”. Y con­fe­só: “Má­xi­mo no te­nía mu­chas ganas, ten­go que ser ho­nes­ta. Cuan­do le con­té que lo ha­bía lla­ma­do por­que que­ría ha­blar con él, me pu­so ca­ra. Y al día si­guien­te sí me di­jo que que­ría ha­blar con él cuan­do me en­te­ré que ve­nía en vuelo”. Sin em­bar­go, al día si­guien­te el jo­ven cam­bió de opi­nión: “Sí, que pa­se so­lo él”. Es de­cir que no qui­so ver a sus her­ma­nos Zu­le­ma y Car­los Nair. El via­je de Me­nem fue fu­gaz: vo­ló el vier­nes y el sá­ba­do ya es­ta­ba de re­gre­so en Bue­nos Aires, a pe­sar de que el per­mi­so se ex­ten­día has­ta el mar­tes y que el lu­nes 19 Má­xi­mo ob­te­nía el al­ta mé­di­co y además cum­plía 15 años. A Bolocco se le pre­gun­tó qué opi­na­ba so­bre esa de­ci­sión de Me­nem de no que­dar­se al cum­plea­ños de su hi­jo: “Siem­pre fue así”, res­pon­dió. Lo cier­to es que la ima­gen que per­du­ra­rá fue la de Ce­ci­lia y Má­xi­mo son­rien­do a la sa­li­da de la clí­ni­ca. “Es­toy in­fi­ni­ta­men­te agra­de­ci­da, es­te es el día más fe­liz de mi vi­da. Quie­ro agra­de­cer­les a to­dos la ca­de­na de ora­ción. Sen­tí mu­cho amor y que mi hi­jo es­ta­ba sien­do pro­te­gi­do por la Vir­gen tam­bién y Je­sús a tra­vés del doc­tor y to­do su equi­po. Má­xi­mo se ha sen­ti­do en ca­sa y he­mos es­ta­dos muy fe­li­ces den­tro del dra­ma­tis­mo de la si­tua­ción. Mi úni­ca in­ten­ción era man­te­ner la cal­ma pa­ra que es­tu­vie­ra con­fia­do; es muy di­fí­cil de­cir­le a un ni­ño que le van a ex­traer un tu­mor del ce­re­bro pe­ro man­tu­vi­mos siem­pre la cal­ma. Es­tu­vo ro­dea­do de sus ami­gos del co­le­gio y de su fa­mi­lia, muy con­te­ni­do emo­cio­nal­men­te. Es­toy con­ven­ci­da de que fue por el ca­ri­ño de to­do un país, quie­ro que se­pan que es­toy in­fi­ni­ta­men­te agra­de­ci­da. Es­te es el día más fe­liz de mi vi­da. Es­to es un mi­la­gro, es un mi­la­gro del amor y la ora­ción de tan­tos y del pro­fe­sio­na­lis­mo del equi­po. Es­tá­ba­mos to­dos muy asus­ta­dos pe­ro gra­cias a Dios y al equi­po mé­di­co es­ta­mos dan­do esta ex­ce­len­te no­ti­cia. Ha­ce 15 años sa­lí

de esta clí­ni­ca con mi hi­jo en mis bra­zos pe­ro hoy soy más fe­liz que aquel día”, se emo­cio­nó la ex Miss Uni­ver­so. Tam­bién con­tó que su hi­jo le pre­gun­tó por qué le pa­sa­ban esas co­sas ma­las a él y le res­pon­dió: “Má­xi­mo, a to­dos nos pa­san co­sas tre­men­das en la vi­da, pe­ro tú tie­nes una vi­da ma­ra­vi­llo­sa. Es­tas prue­bas pa­san por al­go, ten­go la con­vic­ción de que te es­tán pre­pa­ran­do pa­ra gran­des co­sas”. Por úl­ti­mo, re­ve­ló una fra­se tre­men­da que le di­jo su hi­jo. “Es­tu­ve re­zan­do to­das las ho­ras de la ope­ra­ción. Lo vi cuan­do lo lle­va­ban a la pri­me­ra re­so­nan­cia mag­né­ti­ca pa­ra ver si es­ta­ba to­do bien y afor­tu­na­da­men­te no fue ne­ce­sa­rio. Me per­mi­tie­ron dar­le un be­so a Má­xi­mo y cuan­do des­per­tó, abrió los ojitos y me di­jo ‘¡ma­má, lo hi­ce, no me mo­rí!’”. Tu­ve mie­do, mu­cho mie­do. So­bre to­do cuan­do lo de­jé en la ca­mi­lla, que se iba pa­ra el qui­ró­fano. Él em­pe­zó a llo­rar y a tem­blar y se me hi­zo muy di­fí­cil, se me lle­nó el ros­tro de lá­gri­mas. Es­to es un re­ga­lo por­que mi hi­jo na­ce por se­gun­da vez”, se emo­cio­nó la ex mo­de­lo. Hoy el chi­co se re­cu­pe­ra fa­vo­ra­ble­men­te en su ca­sa acom­pa­ña­do por el amor in­con­di­cio­nal de su ma­má, su tía y ma­dri­na Diana Bolocco y Jo­sé “Pe­po” Dai­ra, la pa­re­ja de Ce­ci­lia y a quien con­si­de­ra al­go así co­mo su se­gun­do pa­pá. El em­pre­sa­rio chi­leno es­tá en pa­re­ja con la ani­ma­do­ra ha­ce ca­si tres años y de en­tra­da pe­gó on­da con el ado­les­cen­te. “A mi pa­pá bio­ló­gi­co lo vi so­lo 6 o 7 ve­ces en mi vi­da. No lo ex­tra­ño, no me ha­ce falta. De chi­co lo ex­tra­ñé mu­cho y mi ma­má me ha­cía re­ga­los gi­gan­tes pa­ra mis cum­plea­ños y me de­cía que eran de par­te de él. Por suer­te, ten­go a mi fa­mi­lia en Chi­le que me apo­ya siem­pre y Pe­po es co­mo mi pa­pá. No me ha­ce falta un pa­pá bio­ló­gi­co por­que lo ten­go a él que ocu­pa ese lu­gar de va­cío que siem­pre tu­ve en la fi­gu­ra pa­ter­na”, re­ve­ló Má­xi­mo en ju­nio pa­sa­do cuan­do vino de in­cóg­ni­to a la Ar­gen­ti­na pa­ra en­con­trar­se con Car­los Saúl tras un año y me­dio sin ver­se ca­ra a ca­ra. Su ma­má lo acom­pa­ñó a Bue­nos Aires y se que­dó en un ho­tel es­pe­rán­do­lo. Pe­ro el asa­do fa­mi­liar se vio frus­tra­do cuan­do el chi­co lle­gó y se en­con­tró con Zu­le­mi­ta y Car­li­tos Nair, con quie­nes ja­más tu­vo víncu­lo. “El asa­do no creo que ha­ya si­do en mi ho­nor. No que­ría ver a Car­li­tos Nair por­que ha mal­tra­ta­do y ha­bla­do mal de mi fa­mi­lia de Chi­le. Ha­bla mal de mi ma­má y le fal­tó el res­pe­to a mi tía Diana. Tam­po­co ten­go una bue­na re­la­ción con Zu­le­mi­ta. Yo es­ta­ba con mi Ipad, ella pen­só que es­ta­ba gra­ban­do la ca­sa de mi pa­dre por den­tro, ex­plo­tó, me di­jo mo­co­so, me em­pe­zó a gri­tar y me di­jo co­sas muy feas. No es­toy pa­ra eso. Reac­cio­nó pé­si­mo, ho­rri­ble. Ella me gri­ta­ba y yo llo­ra­ba; por eso la lla­mé a mi ma­má pa­ra que me vi­nie­ra a bus­car”, re­la­tó en­ton­ces el chi­co a la sa­li­da de la ca­sa de Me­nem. Y ex­pre­só sus de­seos a fu­tu­ro. “Quie­ro se­guir en con­tac­to con mi pa­pá y le di mi te­lé­fono pa­ra que me lla­me. Quie­ro po­der ve­nir y es­tar so­lo con mi pa­pá. Al me­nos una vez pe­ro siem­pre hay gen­te en el me­dio. Mi ma­má siem­pre me ha apo­ya­do y por eso lo ven­go a ver. Vi­ne por mi cuen­ta, sin avi­sar y sim­ple­men­te pa­ra sa­ber có­mo es­tá. Me gus­ta­ría po­der co­mu­ni­car­me con él fá­cil­men­te, que me lla­me y me pue­da ve­nir a ver a Chi­le al­gu­na vez”, ce­rró. La úl­ti­ma vez que se ha­bían vis­to en per­so­na Car­los y Má­xi­mo ha­bía si­do en no­viem­bre de 2016 pe­ro siem­pre la re­la­ción fue ti­ran­te. Cuan­do Me­nem y Bolocco se se­pa­ra­ron, en 2007 tras la apa­ri­ción de unas fotos en Miami de la conductora chi­le­na con un em­pre­sa­rio ita­liano-, Ce­ci­lia se ins­ta­ló con Má­xi­mo en Chi­le y se cor­tó el víncu­lo con el se­na­dor. Se ha­bían ca­sa­do en 2001 en La Rio­ja, dos años más tar­de na­ce­ría Má­xi­mo y cuan­do el nene te­nía 4 años sus pa­pás se se­pa­ra­ron. El di­vor­cio se fir­mó en 2011 y el arre­glo con­sis­tió, en­tre otros pun­tos, en que Me­nem se com­pro­me­tía a trans­fe­rir­le men­sual­men­te a Bolocco un cuar­to de su pensión por ser ex Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a cam­bio de que ella le per­mi­tie­ra ver­lo con fre­cuen­cia al ni­ño, en un ré­gi­men de vi­si­tas fle­xi­ble que ja­más se cum­plió por­que él ja­más se to­mó un avión pa­ra via­jar a Chi­le a vi­si­tar a su hi­jo me­nor. Hoy, el cua­dro cam­bió y tras el com­pli­ca­do es­ta­do de sa­lud del ado­les­cen­te, el po­lí­ti­co rio­jano no du­dó en vo­lar a San­tia­go pa­ra es­tar al la­do del chi­co y acom­pa­ñar­lo en uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su vi­da. “En es­tas si­tua­cio­nes, los pro­ble­mas fa­mi­lia­res que­dan a un la­do”, se sin­ce­ró Zu­le­mi­ta. Qui­zás, a fu­tu­ro, las par­tes se acer­quen y lo­gren cum­plir­le aquel sue­ño a Má­xi­mo, que es te­ner más uni­dos a sus pa­dres y un diá­lo­go más flui­do con la par­te de su fa­mi­lia que es­tá de es­te la­do de la Cor­di­lle­ra.

“MAXIMO NO TE­NIA MU­CHAS GANAS DE VER A SU PA­DRE”

Via­je de ur­gen­cia Car­los Me­nem y Zu­le­mi­ta an­tes de par­tir a San­tia­go de Chi­le. Tam­bién via­jó Car­los Nair.

En­tre amo­res Pe­po Dai­ra es la pa­re­ja de Ce­ci­lia ha­ce tres años. Má­xi­mo lo con­si­de­ra su se­gun­do pa­dre.Ten­sa es­pe­raBolocco es­tu­vo to­do el tiem­po con su her­ma­na,Diana, ma­dri­na de Má­xi­mo.

Pu­ra fe­li­ci­dadMá­xi­mo y su ma­má a la sa­li­da de la clí­ni­ca Las Con­des. “Es el día másfe­liz de mi vi­da”, di­jo ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.