“MI FA­MI­LIA Y DIOS ME AYU­DA­RON A SU­PE­RAR LOS PRE­JUI­CIOS”

PABLLO VIT­TAR, LA DRAG QUEEN QUE GRABO CON LA­LI

Pronto - - Salud - Belén Ca­no­ni­co Fotos: Gen­ti­le­za Sony Mu­sic Ar­gen­ti­na

Es im­po­si­ble que pa­se des­aper­ci­bi­da. Con su me­tro ochen­ta y sie­te, su fí­si­co pri­vi­le­gia­do y su im­po­nen­te voz, Pabllo Vit­tar (24) su­po abrir­se ca­mino en el mun­do de la mú­si­ca. La drag queen bra­si­le­ña es un fe­nó­meno pop en to­do el mun­do y ha­ce unos días fue no­ti­cia en nues­tro país por el lan­za­mien­to de Caliente, el vi­deo de La­li Es­pó­si­to que la tie­ne co­mo in­vi­ta­da y fue ro­da­do en Rio de Ja­nei­ro. Se lla­ma Pha­bu­llo Ro­dri­gues da Silva y tu­vo una in­fan­cia muy hu­mil­de en São Luís, en el es­ta­do de Ma­ran­hao, al nor­te de Bra­sil, jun­to a su ma­dre, su her­ma­na ma­yor y su her­mano ge­me­lo. Y a pe­sar de las ca­ren­cias, te­nía bien en cla­ro que su ob­je­ti­vo era lle­gar le­jos en su ca­rre­ra co­mo ar­tis­ta. “Mi ca­sa siem­pre fue muy mu­si­cal. Yo era muy chi­qui­ta y can­ta­ba pa­ra mi fa­mi­lia y ami­gos, que siem­pre me die­ron su apo­yo”, cuen­ta la can­tan­te en un mano a mano con Pron­to. Pe­ro no fue na­da fá­cil pa­ra ella. En la es­cue­la era víc­ti­ma de bull­ying por sus ges­tos de­li­ca­dos y su voz femenina. Y más allá de los ma­los mo­men­tos que pa­só, era cons­cien­te de que lo que pa­ra mu­chos era objeto de bur­la, pa­ra ella era un as ba­jo la man­ga. “Me til­da­ban de ‘ra­ro’ pe­ro yo te­nía mu­cha per­so­na­li­dad y siem­pre mos­tré mi la­do dis­tin­to a los de­más va­ro­nes”, re­cuer­da. Y fue por eso que en una fies­ta de Ha­llo­ween se ani­mó a sa­lir mon­ta­da co­mo drag y sin­tió que po­día fu­sio­nar esa fa­ce­ta con su mú­si­ca. “Me di cuen­ta de que po­día ser trans­for­mis­ta y can­tan­te y to­do cam­bió”, ex­pli­ca con en­tu­sias­mo. Su pri­me­ra apa­ri­ción pública fue en 2014, cuan­do in­ter­pre­tó I’ve Got Not­hing de Whit­ney Hous­ton en un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión bra­si­le­ña y des­de en­ton­ces, su ca­rre­ra no pa­ra de cre­cer: gra­bó dos dis­cos so­lis­tas, se con­vir­tió en la pri­me­ra Drag Queen no­mi­na­da al Grammy La­tino y es una re­fe­ren­te de la co­mu­ni­dad LGBT (Les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les y tran­se­xua­les) de su país y, además, hi­zo co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas con­sa­gra­dos co­mo Ma­jor La­zer y Anit­ta. A La­li la co­no­cía por su tra­ba­jo co­mo ac­triz en ti­ras ju­ve­ni-

Na­ció y se crió en un hu­mil­de

ho­gar en el nor­te de Bra­sil. En la in­fan­cia su­frió bull­ying,

cir­cuns­tan­cia que re­vir­tió gra­cias a su fuer­te per­so­na­li­dad. “Me di cuen­ta de que po­día ser trans­for­mis­ta y can­tan­te y to­do cam­bió”, di­ce en una en­tre­vis­ta

ex­clu­si­va con Pron­to

les, co­mo Flo­ri­cien­ta, Chi­qui­ti­tas y Ca­si án­ge­les. Por eso, al re­ci­bir la pro­pues­ta pa­ra can­tar jun­tas Caliente ni lo du­dó. -¿Có­mo fue tra­ba­jar con La­li?

-Es­toy tan fe­liz de po­der tra­ba­jar con ella, ¡la amo! Ima­gi­na­te que em­pe­cé muy de aba­jo y que ella me ha­ya ele­gi­do pa­ra par­ti­ci­par en Bra­va, que es un dis­co her­mo­so es muy im­por­tan­te. Lo que más me gus­ta de La­li es que uno la ve chi­qui­ta, pe­ro cuan­do sa­le al es­ce­na­rio se con­vier­te en una gi­gan­te. Es ex­pan­si­va. -¿Al­gu­na vez so­ñas­te que ibas a lle­gar al lu­gar en el que es­tás?

-Nun­ca lo ima­gi­né e in­clu­so si no lo hu­bie­ra lo­gra­do es­ta­ría muy fe­liz. Me con­si­de­ro una per­so­na ben­de­ci­da por la fa­mi­lia que ten­go, por mis ami­gos. Se lo agra­dez­co siem­pre a Dios.

-¿Te­nés que li­diar con los pre­jui­cios de la gen­te por ser una ar­tis­ta drag? -Soy cons­cien­te de que co­mo ar­tis­ta mu­chas per­so­nas me van a que­rer y mu­chas otras no. Lo más di­fí­cil es ma­ne­jar los pre­jui­cios que tie­nen an­te mi se­xua­li­dad y mi ma­ne­ra de ves­tir. Pe­ro tra­to de en­fo­car­me en lo bueno y agra­de­cer el apo­yo de mi fa­mi­lia, ami­gos y mis fans que me for­ta­le­cen mu­chí­si­mo.

-¿Qué me­tas te po­nés en tu ca­rre­ra? -Quie­ro lan­zar mi nue­vo dis­co, por­que tie­ne mu­chas co­sas co­pa­das y quie­ro que la gen­te lo es­cu­che. Tam­bién de­seo se­guir tra­ba­jan­do y mos­tran­do que la co­mu­ni­dad LGBT pue­de te­ner voz y mos­trar­se al mun­do sin te­ner mie­do de la ex­po­si­ción.

-En­tre tan­to tra­ba­jo, ¿te­nés tiem­po pa­ra el amor?

-Es­toy sol­te­ra y muy en­fo­ca­da en el tra­ba­jo. Pe­ro los ar­tis­tas tam­bién so­mos hu­ma­nos y nos gus­ta be­sar (se ríe) así que si sa­bés de al­guien que mi­da más de 1,87... ¡po­dés pa­sar­le mi What­sapp!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.