PER­DI­MOS TO­DOS

Pronto - - En Voz Baja -

La fi­nal del mun­do”. “De vi­da o muer­te”. “No ha­brá un ma­ña­na pa­ra el que pier­da”. Siem­pre pro­cli­ves a la gran­di­lo­cuen­cia, los me­dios ro­tu­la­ron con es­te ti­po de hi­pér­bo­les a es­ta iné­di­ta fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te. “Es la oportunidad de mos­trar lo que so­mos al mun­do”, se de­cía, aten­tos a la pre­sen­cia de pe­rio­dis­tas y a la venta los de­re­chos del par­ti­do a to­do el mun­do. Esa fra­se, tal vez, fue la más acer­ta­da, aun­que con una lectura mu­cho me­nos op­ti­mis­ta que la de su for­mu­la­ción ini­cial. Por­que le mos­tra­mos al mun­do con bru­tal elo­cuen­cia lo que so­mos. Un país in­ca­paz de or­ga­ni­zar un par­ti­do de es­ta mag­ni­tud. Que­rían -pro­pues­ta del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri- ju­gar con cua­tro mil hin­chas vi­si­tan­tes y no pu­die­ron cui­dar a 40 que iban en un mi­cro, de la bar­ba­rie de un cen­te­nar de hin­chas que le arro­ja­ron lo que te­nían a mano y le­sio­na­ron a un fut­bo­lis­ta, Pa­blo Pé­rez y el res­to su­frió las con­se­cuen­cias del gas la­cri­mó­geno que arro­jó la po­li­cía. Otra vez sur­gen ca­ta­ra­tas de pre­gun­tas has­ta aho­ra sin res­pues­tas con­vin­cen­tes. ¿Por qué no es­ta­ba el va­lla­do que pro­te­gía a lo lar­go de la ave­ni­da Li­do­ro Quinteros el ac­ce­so del mi­cro del plan­tel del Bo­ca, que el pro­pio cho­fer ase­gu­ró que en to­dos los su­per­clá­si­cos se ar­ma­ba? ¿Por qué el pri­mer cor­dón po­li­cial re­tu­vo du­ran­te una ho­ra a los hin­chas en la es­qui­na por don­de iba a pa­sar el mi­cro has­ta amon­to­nar una mu­che­dum­bre enar­de­ci­da? ¿Por qué con el ma­yor ope­ra­ti­vo po­li­cial hu­bo me­nos se­gu­ri­dad en pun­tos cla­ves y zo­nas li­be­ra­das don­de la ba­rra bra­va ro­ba- ba en­tra­das de los hin­chas que lle­ga­ban, rom­pían au­tos?. ¿Era el mo­men­to de des­man­te­lar­le el ne­go­cio a la ba­rra bra­va de Ri­ver y en­ci­ma no me­ter­los pre­sos, pa­ra que con­cre­ta­ran tal vez la con­sig­na de “si no en­tra­mos, el par­ti­do no se jue­ga”? Un cen­te­nar de de­lin­cuen­tes y un ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad in­com­pe­ten­te le arrui­na­ron la fies­ta a 60 mil per­so­nas que so­por­ta­ron seis ho­ras en la can­cha sin en­ten­der bien qué pa­sa­ba y a un país que que­ría verlo por te­le­vi­sión. Al cie­rre de es­ta edi­ción ha­bía re­nun­cia­do el Mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Mar­tín Ocam­po y se au­gu­ra­ba una reunión en Con­me­bol pa­ra ver si se le da­ba el par­ti­do ga­na­do a Bo­ca o si se dispu­taría en fe­cha y con­di­cio­nes a de­sig­nar. Pe­ro ya es lo de me­nos. La fi­nal del mun­do fue el pa­pe­lón del mun­do. Es­ta vez, per­di­mos to­dos.

Lo ven­die­ron co­mo “la fi­nal del mun­do”. Pe­ro ter­mi­nó en un es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por la bar­ba­rie de al­gu­nos hin­chas y un ope­ra­ti­vo po­li­cial de­fi­cien­te. Un bo­chorno que de­be ser un pun­to de in­fle­xión pa­ra el fút­bol ar­gen­tino

Zo­na li­be­ra­daEl mi­cro de Bo­ca pa­sa por de­lan­te de la mul­ti­tud de Ri­ver sin la ade­cua­da pro­tec­ción po­li­cial. Vo­la­ron pie­dras y bo­te­llas y dos ju­ga­do­res de Bo­ca, Pa­blo Pé­rez y el ju­ve­nil Gon­za­lo La­mar­do tu­vie­ron cor­tes y ter­mi­na­ron con par­ches en un ojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.