ALER­TA ANSIOLITICOS

Pronto - - Editorial -

En oca­sio­nes pa­re­ce que los ar­gen­ti­nos tu­vié­ra­mos una ver­da­de­ra com­pul­sión por rom­per las re­glas. La so­bre­va­lua­da “vi­ve­za crio­lla” atra­vie­sa to­da la so­cie­dad con una pre­mi­sa: sa­car una ven­ta­ja, por exi­gua que sea. Aho­ra bien, es­ta ac­ti­tud pue­de te­ner con­se­cuen­cias pue­ri­les o ser ver­da­de­ra­men­te pe­li­gro­sa. Una co­sa es in­ten­tar co­lar­se en una fi­la y otra, co­mo mues­tran es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes, es tra­tar de con­se­guir psi­co­fár­ma­cos sin re­ce­ta. El te­ma, a prio­ri, es preo­cu­pan­te.

En­tre la po­si­bi­li­dad de que no só­lo psi­quia­tras sino mé­di­cos de otras es­pe­cia­li­da­des pue­dan pres­cri­bir­los, has­ta un mer­ca­do de ven­ta ile­gal en au­ge, po­dría de­cir­se que hoy en nues­tro país es bas­tan­te sen­ci­llo con­se­guir an­sio­lí­ti­cos. Pa­ra que que­de cla­ro, la ven­ta se rea­li­za en far­ma­cias ba­jo re­ce­ta ar­chi­va­da. Pe­ro se­gún de­nun­cia el periodista Ja­vier Fir­po en Cla­rín, tam­bién los ven­den al­gu­nos kios­cos, su­per­mer­ca­dos chi­nos y fe­rias, ade­más de con­cu­rri­dos si­tios de internet.

Los nú­me­ros cru­dos del Sin­di­ca­to Ar­gen­tino de Far­ma­céu­ti­cos y Bio­quí­mi­cos in­di­can que el con­su­mo de psi­co­fár­ma­cos subió el 40 por cien­to des­de 2013. “El au­men­to del co­mer­cio ile­gal en es­pa­cios don­de no hay con­trol se de­be a los al­tos cos­tos de los me­di­ca­men­tos en las far­ma­cias. Se re­cu­rre ca­da vez más a internet o a la ven­ta ca­lle­je­ra, sin me­dir los ries­gos”, afir­ma Mar­ce­lo Pe­ret­ta, ti­tu­lar de SAFYB. “Si goo­gleás Ri­vo­tril, apa­re­cen co­mo vein­te pá­gi­nas que lo ofre­cen. Com­prás con la tar­je­ta y un de­li­very te lo lle­va a tu ca­sa co­mo si fue­ra una gran­de de muz­za­re­lla”, am­plía.

Los ries­gos es­tán a la vis­ta: los me­di­ca­men­tos pue­den ser tru­chos; se pue­de ape­lar a al­gún pro­fe­sio­nal “ami­go” pa­ra con­se­guir una re­ce­ta; y so­bre to­do, el con­su­mo sin con­trol mé­di­co pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud. No es lo mis­mo to­mar una as­pi­ri­na pa­ra el do­lor de ca­be­za, que clo­na­ze­pam pa­ra cal­mar an­gus­tia o an­sie­dad. Los psi­co­fár­ma­cos ali­vian el sín­to­ma, pe­ro no so­lu­cio­nan el pro­ble­ma. Ade­más, cau­san to­le­ran­cia (se ne­ce­si­ta una do­sis ma­yor pa­ra pro­du­cir el mis­mo efec­to) y adic­ción. La psi­quia­tra El­sa Wolf­berg, ci­ta­da en la no­ta, ase­gu­ra que “só­lo el 5% de las in­di­ca­cio­nes de psi­co­fár­ma­cos las ha­cen los psi­quia­tras. El res­to sur­ge de clí­ni­cos, trau­ma­tó­lo­gos y gi­ne­có­lo­gos y, tam­bién, mu­chos pa­cien­tes se au­to­me­di­can”. Por su par­te, el Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Psi­quia­tras de Ar­gen­ti­na, Juan Cris­tó­bal Ten­co­ni aña­de que a los an­sio­lí­ti­cos “se los to­ma co­mo si fue­ran ca­ra­me­li­tos... Hay un ami­go que con­si­gue la re­ce­ta, un far­ma­céu­ti­co que ha­ce el fa­vor, o has­ta un clí­ni­co que te alla­na el ca­mino. Te di­cen: 'Cla­va­te un Ri­vo y lis­to'. No es bro­ma”.

En tiem­pos di­fí­ci­les co­mo los que co­rren, mu­chos quie­ren una so­lu­ción in­me­dia­ta, ca­si mi­la­gro­sa. No im­por­ta có­mo se con­si­ga: lo im­por­tan­te es te­ner­la. Sín­to­ma de una épo­ca y de una so­cie­dad, la nues­tra, adic­ta a las ven­ta­jas de las que ha­blá­ba­mos más arri­ba. Fá­cil, rá­pi­do y sin me­dir las con­se­cuen­cias.

Edi­to­rial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.