QUIEN ES FLO­REN­CIA ALZIEU, LA NO­VIA 20 ANOS ME­NOR DE SUAR

Pronto - - Editorial - Ma­tías Ay­ra­la Fotos: M. Ro­drí­guez

Re­ce­lo­so de su in­ti­mi­dad, Adrián Suar (50) se vol­vió un ex­per­to en eva­dir a pe­rio­dis­tas y fo­tó­gra­fos. Ya sea por te­mas pro­fe­sio­na­les y mu­cho más cuan­do es con­sul­ta­do por cues­tio­nes per­so­na­les, el ge­ren­te del pro­gra­ma­ción de El Tre­ce ha­ce de­cla­ra­cio­nes im­por­tan­tes cuan­do él tie­ne ga­nas y en las con­di­cio­nes que él dis­pon­ga. Por eso, ha­bi­tual­men­te, es im­po­si­ble sa­ber si for­jó al­gu­na re­la­ción con una mu­jer des­de su se­pa­ra­ción con Gri­sel­da Si­ci­lia­ni (40)- en sep­tiem­bre de 2016-, o si se di­vier­te con su sol­te- ría. Se­gún su círcu­lo más ín­ti­mo, Suar es un ob­se­si­vo de su tra­ba­jo co­mo ac­tor, pro­duc­tor y po­pe de una de las emi­so­ras más im­por­tan­tes de Ar­gen­ti­na, y los tiem­pos li­bres los uti­li­za pa­ra es­tar bien cer­ca de Mar­ga­ri­ta, la hi­ja que tu­vo con Si­ci­lia­ni, y pa­ra com­par­tir al­gún en­cuen­tro con To­más (20), su hi­jo ma­yor, fru­to de su re­la­ción con Ara­ce­li Gon­zá­lez (51). Sus alle­ga­dos re­pi­ten que, a los 50 años, Adrian no tie­ne tiem­po pa­ra re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Y por su­pues­to, se equi­vo­can. Por es­tos días, él tie­ne una nue­va no­via.

El finde, el due­ño de Pol-Ka par­tió rum­bo a Uru­guay. El des­tino ele­gi­do fue su ca­so­na en un ba­rrio ce­rra­do en las afue­ras de Jo­sé Ig­na­cio, a po­cos ki­ló­me­tros de Pun­ta del Es­te. Via­jó en se­cre­to, aun­que no en so­le­dad. A su la­do, en un vue­lo pri­va­do que sa­lió des­de Bue­nos Ai­res ha­cia el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de La­gu­na del Sau­ce, se sen­tó una her­mo­sa mu­jer. Cuan­do to­ca­ron tie­rra fir­me y fiel a su cos­tum­bre, Suar y su acom­pa­ñan­te se es­fu­ma­ron ca­si de in­me­dia­to. Du­ran-

te va­rios días no se su­po na­da de ellos. Has­ta que el día del re­gre­so a Ar­gen­ti­na, Pron­to los en­con­tró. Y así pu­do com­pro­bar que no es­tá so­lo. Por su­pues­to, no fue na­da fá­cil. Pe­ro, por pri­me­ra vez, el pro­duc­tor se de­jó ver acom­pa­ña­do. Fue cuan­do sa­lió de su ho­gar y to­mó la ru­ta 10, que atra­vie­sa Ma­nan­tia­les y La Ba­rra, a bor­do de un au­to al­qui­la­do con rum­bo al ae­ro­puer­to. En ese mo­men­to, se ad­vir­tió que él iba al vo­lan­te y en el asien­to del acom­pa­ñan­te una si­lue­ta fe­me­ni­na. Des­pués de en­trar al ae­ro­puer- to, Suar y su nue­va pa­re­ja se se­pa­ra­ron. A ella se la vio ca­mi­nan­do en so­le­dad a la es­pe­ra de la or­den de ha­cer los trá­mi­tes en la adua­na y su­bir de for­ma rá­pi­da al avión pri­va­do. El pro­duc­tor, en cam­bio, in­gre­só rá­pi­da­men­te a una de las ofi­ci­nas e in­ten­tó mos­trar­se dis­tan­cia­do de ella.

La reali­dad es que Suar ini­ció es­ta re­la­ción ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres me­ses. El nom­bre de la mu­jer es Flo­ren­cia Alzieu, una mo­de­lo de 30 años, a quien co­no­ce des­de me­dia­dos del año pa­sa­do. Al pa­re­cer, no es la pri­me­ra vez que rea­li­za un via­je al ex­te­rior con ella. En uno de sus úl­ti­mas vi­si­tas a Es­ta­dos Uni­dos am­bos to­ma­ron el mis­mo vue­lo aun­que se sen­ta­ron se­pa­ra­dos pa­ra no le­van­tar nin­gu­na sos­pe­cha. Tam­po­co es la pri­me­ra vez que se en­cuen­tran en Uru­guay. Du­ran­te el úl­ti­mo ve­rano, ella se ins­ta­ló en una ca­sa de Jo­sé Ig­na­cio, in­vi­ta­da por unas ami­gas y, ade­más de ver­se en al­gu­nas fies­tas pri­va­das, am­bos com­par­tie­ron más de una ce­na en la ca­sa del pro­duc­tor.

ES­PA­CIO QUIEN ES PARAAS FLO­REN­CIA EL PA­SE ALZIEU... DE TITSASDF

Pu­ra fic­ción ASDDF ULO

Ni bien en­tró al ae­ro­puer­to, Suar to­mó pru­den­te dis­tan­cia de t wi­sit su no­via wis ac­cum pa­ra evi­tar zz­ri­lla que lo des­cu­brie­ran. Ya era tar­de... Lor­per­ci tet nos­tin eu­gait wi­sit wi­sit lo­re vel dio­nulpu­tat. Ut

lup­tat. Pat, si tat, ve­nisl

La pri­me­ra vez que se vie­ron fue, lla­ma­ti­va­men­te, en público. To­do ocu­rrió en ju­lio del año pa­sa­do, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de un bar en Pa­ler­mo. No es co­mún ver­lo a Adrián en es­te ti­po de even­tos, pe­ro en aque­lla oca­sión lo hi­zo por­que co­no­ce a los due­ños. Lle­gó acom­pa­ña­do por Pa­blo Co­de­vi­lla y el ac­tor Gus­ta­vo Ber­mú­dez y mien­tras com­par­tía un tra­go con sus ami­gos, su re­fi­na­do ojo di­vi­só en una me­sa cer­ca­na la pre­sen­cia de la be­lla mo­de­lo. Con dis­cre­ción, le pre­gun­tó a uno de los or­ga­ni­za­do­res de quien se tra­ta­ba. Su nom­bre le dio me­nos pis­tas que en­te­rar­se de que era ami­ga de Na­cho Via­le, el nieto de Mirt­ha Le­grand y pro­duc­tor de sus pro­gra­mas en Ca­nal 13. Ese con­tac­to fue de­ci­si­vo pa­ra que se ges­ta­ra un en­cuen­tro con ella y así fue que los ce­les­ti­nos de la pa­re­ja fue­ron Na­cho Via­le y su no­via Lu­cía Pe­dra­za, quien es una de las me­jo­res ami­gas de Alzieu.

Pe­ro, ¿quién es la mu­jer que enamo­ró a Suar? A los 30 años, Flo­ren­cia lle­va más de una dé­ca­da co­mo mo­de­lo. Oriun­da de San­ta Fe, se ins­ta­ló en Bue­nos Ai­res con el sue­ño de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te y es­tu­diar. Lo­gró am­bas co­sas. Ade­más de ser la ca­ra de de­ce­nas de pri­me­ras mar­cas de ro­pa, de con­se­guir im­por­tan­tes pu­bli­ci­da­des grá­fi­cas y de via­jar al ex­te­rior pa­ra mo­de­lar, Alzieu se re­ci­bió

de tra­duc­to­ra pú­bli­ca de in­glés en la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor, en 2014. En lo per­so­nal, su mo­men­to más du­ro ocu­rrió al año si­guien­te, cuan­do se se­pa­ró de su no­vio Fa­cun­do, un em­pre­sa­rio san­ta­fe­sino con el que con­vi­vió du­ran­te va­rios años. Des­pués de eso, la mo­de­lo se re­fu­gió en sus ami­gas. Ade­más de Pe­dra­za, cons­tru­yó un fuer­te víncu­lo con Be­lén Ber­gag­na, otra mo­de­lo que su­po ha­cer­se fa­mo­sa ha­ce unos años por pro­ta­go­ni­zar un af­fai­re con Ma­riano Mar­tí­nez. Por ese mo­ti­vo, es nor­mal ver a ese trío a pu­ro bai­le en el sec­tor Vip de la dis­co Te­qui­la o en las me­sas del res­tau­ran­te Gar­di­ner.

Des­de ha­ce años, Flor es re­que­ri­da por im­por­tan­tes mar­cas. Ade­más de sus be­llos ras­gos, mi­de 1,75 me­tros y sus me­di­das son 80-60-88, por lo que es una de las pre­fe­ri­das de va­rios di­se­ña­do­res de al­ta cos­tu­ra. Ade­más de ser tra­duc­to­ra de in­glés, Alzieu do­mi­na el fran­cés y, ha­ce unos años, lo per­fec­cio­nó ya que vi­vió seis me­ses en Pa­rís, Fran­cia, don­de tam­bién ob­tu­vo re­co­no­ci­mien­to co­mo mo­de­lo. Cuan­do no tra­ba­ja, a Flo­ren­cia le gus­ta pa­sar tiem­po con Ni­ce­to, su pe­rro de ra­za bull­dog fran­cés, al que lle­va a to­das par­tes. Tam­bién es aman­te de los de­por­tes. Ade­más de ir al gym ca­si to­dos los días, la mo­de­lo pre­fie­re las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, que apren­dió en su pro­vin­cia na­tal, y es nor­mal wa­ke­board ca­da vez que pue­de. Por otra par­te, es fa­ná­ti­ca del fút­bol y su gran pa­sión es Bo­ca Ju­niors, club del que tam­bién es hin­cha Suar. Ge­ne­ral­men­te, la nue­va pa­re­ja de Adrián pue­de ser vis­ta en uno de los pal­cos de la Bom­bo­ne­ra, acom­pa­ña­da por su ami­ga Lu­cía.

En la ac­tua­li­dad, Suar y ella com­par­ten su tiem­po. Aun­que siem­pre fue­ra de la vis­ta de cu­rio­sos. Ha­ce me­nos de un año, el pro­duc­tor ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta con Cla­rín, cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre el amor y sus nue­vas re­la­cio­nes: “Es­toy tra­tan­do de ver es­te mo­de­lo nue­vo y ser fiel a lo que yo creo que me tie­ne que re­pre­sen­tar un nue­vo amor. No voy a ir a bus­car­lo. Que apa­rez­ca. . No ne­ce­si­to lle­nar agu­je­ros ni tra­tar de en­con­trar a al­guien que me ta­pe al­gu­na ne­ce­si­dad o al­gu­na an­gus­tia. Tie­ne que ser mo­vi­li­za­dor real­men­te”. Y com­ple­tó: “Creo que soy un hom­bre que ne­ce­si­ta es­tar en pa­re­ja. No im­pe­rio­sa­men­te, pe­ro no me ima­gino la vi­da so­lo. Ne­ce­si­to com­pa­ñía. Des­pués vie­nen mu­chos as­te­ris­cos: vi­vien­do, no vi­vien­do jun­tos... Hoy en día, me pa­re­ce que no vi­vien­do jun­tos. De­pen­de del mo­men­to, por­que po­dría cam­biar. De­pen­de de có­mo ter­mi­ne por en­trar en mi ca­be­za esa per­so­na. Hoy me gus­ta­ría te­ner un víncu­lo más di­vi­di­do con al­guien, no vi­vien­do en el mis­mo lu­gar”.

Lo cier­to es que hay que dar­le tiem­po. Nun­ca se sa­be qué pue­de pa­sar con la re­la­ción que es­tán ini­cian­do. Mu­cho me­nos con Suar. De mues­tra es­tá el ini­cio del ro­man­ce con Si­ci­lia­ni. En ese en­ton­ces, el pro­duc­tor vi­vía un ida y vuel­ta en lo que se­rían los úl­ti­mos mo­men­tos de su ma­tri­mo­nio con Ara­ce­li. Des­de ha­cía tres años, los ru­mo­res so­bre un po­si­ble ro­man­ce con Gri­sel­da ha­bían des­gas­ta­do la re­la­ción. Na­da de eso se pu­do com­pro­bar. La pa­sión que tras­pa­sa­ba la pan­ta­lla en la ti­ra Sin có­di­go siem­pre se res­guar­dó en la fic­ción. Aun­que, se sa­bía que en­tre el due­ño de Pol-Ka y Si­ci­lia­ni ya ha­bía al­go más en la vi­da real. Siem­pre en se­cre­to. Y le­jos de las mi­ra­das de los cu­rio­sos y, prin­ci­pal­men­te, de la pren­sa. Fi­nal­men­te, cuan­do Ara­ce­li blan­queó su no­viaz­go con Fa­bián Maz­zei, Suar de­ci­dió ha­cer lo pro­pio. Pe­ro to­do fue a su ma­ne­ra. No que­ría ni guar­dias pe­rio­dís­ti­cas en la puer­ta de su ca­sa, ni el aco­so de los mo­vi­le­ros ca­da vez que sa­lía o en­tra­ba a su pro­duc­to­ra. Así que pla­neó pre­sen­tar a su en­ton­ces nue­va no­via en un even­to mul­ti­tu­di­na­rio. Pe­ro, esa vez, al­go tam­bién fa­lló. Y tal co­mo su­ce­de en la ac­tua­li­dad con Flo­ren­cia, la pri­me­ra ima­gen de Suar y Si­ci­lia­ni fue en un au­to. Con él al vo­lan­te y ella co­mo

acom­pa­ñan­te. Por su­pues­to, hay gran­des di­fe­ren­cias. Por ejem­plo, días an­tes de pre­sen­tar­la co­mo su nue­va pa­re­ja, ha­bía di­cho en una en­tre­vis­ta: “Es­toy bien por­que ha­ce un tiem­po que es­toy sa­lien­do con al­guien es­pe­cial, con una mu­jer que me con­tie­ne”. Y en esa mism no­ta tam­bién ad­mi­tió que su hi­jo ya la ha­bía co­no­ci­do. Dos se­ma­nas des­pués de esa pu­bli­ca­ción, fue­ron vis­tos ce­le­bran­do el día de los enamo­ra­dos en un res­tau­ran­te de Ba­rrio Nor­te. Ese fue el prin­ci­pio de una his­to­ria de amor que du­ró ocho años y que tu­vo su pun­to cúl­mi­ne con el na­ci­mien­to de Mar­ga­ri­ta. Cla­ro que el fi­nal de esa re­la­ción tam­bién es­tu­vo mar­ca­do por el mis­te­rio. Los ru­mo­res ya se­ña­la­ban que el amor en­tre am­bos se ha­bía ter­mi­na­do. Pe­ro nin­guno de los dos pen­sa­ba acla­rar eso. Has­ta que él de­ci­dió con­fir­mar la rup­tu­ra en sep­tiem­bre de 2016. La ima­gen del pro­duc­tor, su ex y su hi­ja fue la ta­pa de to­das las re­vis­tas, jun­to con las de­cla­ra­cio­nes de am­bos. Co­mo siem­pre, Suar ha­bían con­tro­la­do la si­tua­ción has­ta el fi­nal. A par­tir de ahí, el con­duc­tor de El host en­tró a nue­va eta­pa de su vi­da. A los 50 años y con más de 40 de ex­pe­rien­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, man­ten­dría su vi­da per­so­nal al mar­gen de cual­quier ti­po de ex­po­si­ción. Por ese mo­ti­vo, no se le co­no­ció nin­gún ro­man­ce en los úl­ti­mos dos años de sol­te­ría. Al­go muy ex­tra­ño pa­ra un hom­bre con po­der, fa­ma y di­ne­ro. Sin du­da, la reali­dad es otra. Y al tiem­po que, en la in­ti­mi­dad, se reía de los ru­mo­res de ro­man­ce con la ac­triz bra­si­le­ña Ma­ría Bopp, de 27 años y con quien com­par­tió las gra­ba­cio­nes en la se­rie de Fox; co­men­za­ba a dis­fru­tar de la com­pa­ñía de Alzieu, a la que le lle­va 20 años. Se­rá cues­tión de tiem­po sa­ber si el amor en­tre am­bos pu­do con­ver­tir es­ta re­la­ción en al­go se­rio. Por aho­ra, ellos se di­vier­ten jun­tos. Ya sea en Bue­nos Ai­res o en Pun­ta del Es­te. So­los o acom­pa­ña­dos. Pe­ro en la in­ti­mi­dad siem­pre. O, en reali­dad, ca­si siem­pre.

Ella es ami­ga de Lu­cíaPe­dra­za, la no­via de Na­cho Via­le, quie­nes se la pre­sen­ta­ron a Adrián.Se co­no­cen des­de el año pa­sa­do pe­ro es­tan sa­lien­do des­de agos­to. Flor es mo­de­lo, hi­zo va­rias cam­pa­ñas de mar­cas im­por­tan­tes y ade­más se re­ci­bió de tra­duc­to­ra de in­glés

Dios al solUna ima­gen de Flo­ren­cia en Jo­sé Ig­na­cio que se­ría en la ca­sa de Suaren Pi­nar del Fa­ro.

Uni­dos por la mis­ma pa­siónJun­to a Na­cho Via­le y ami­gos en la Bom­bo­ne­ra. La mo­de­lo es hin­cha de Bo­ca, al igual que Adrián.Po­wer tríoFlo­ren­cia jun­to a dos de sus me­jo­res ami­gas: Be­lu Ber­gag­na -ex de Ma­riano Mar­tí­nez- y Lu­cía Pe­dra­za, no­viade Na­cho Via­le. Sue­len ir a bai­lar a Te­qui­la jun­tas.

QUIEN ES FLO­REN­CIA ALZIEU...Bus­can­do en las re­desA la iz­quier­da, la ima­gen de Flo­ren­cia en el ae­ro­puer­to de Pun­ta, ale­ja­da de Suar. Arri­ba, una ima­gen de su ins­ta­gram con la mis­ma cam­pe­ra que subió el 4 de no­viem­bre pa­sa­do y ayu­dó a con­fir­mar la iden­ti­dad de lano­via se­cre­ta del Chue­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.