BAS­TA DE MUER­TES

Pronto - - Editorial -

La aso­cia­ción ci­vil Lu­che­mos por la Vi­da reali­zó días atrás su en­tre­ga anual de pre­mios en el Sa­lón Au­di­to­rio de Uce­ma y por se­gun­da vez le otor­gó una dis­tin­ción a la Re­vis­ta Pron­to gra­cias a "su cons­tan­te y per­ma­nen­te di­fu­sión y co­ber­tu­ra en sus no­tas editoriales de los te­mas vin­cu­la­dos con la con­cien­ti­za­ción y la se­gu­ri­dad vial, y su com­pro­mi­so con la vi­da, des­de ha­ce años. Di­cho se­rio com­pro­mi­so con la pro­mo­ción de la se­gu­ri­dad vial es un ejem­plo a se­guir por el pe­rio­dis­mo de to­do el país, y sin lu­gar a du­das es­tá ayu­dan­do a sal­var vi­das en Ar­gen­ti­na."

Más allá de agra­de­cer y enor­gu­lle­cer­nos por el re­co­no­ci­mien­to, que re­cu­rren­te­men­te ten­ga­mos que edi­to­ria­li­zar so­bre es­te te­ma es se­ñal elo­cuen­te de que se tra­ta de una ca­la­mi­dad que día a día nos gol­pea con sus pa­vo­ro­sas es­ta­dís­ti­cas: en 1990 en la Ar­gen­ti­na mu­rie­ron 7075 per­so­nas en ac­ci­den­tes de trán­si­to, en 2000 fue­ron 7545; en 2008 las víc­ti­mas al­can­za­ron la ci­fra de 8205, en 2014 fue­ron 7813 y en 2017 las muer­tes lle­ga­ron a 7213. La lec­tu­ra de es­tos da­tos nos lle­va a una con­clu­sión tan evi­den­te co­mo do­lo­ro­sa. Pe­se a las cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción de en­ti­da­des co­mo Lu­che­mos por la vi­da, la fal­ta de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do efi­caz im­pi­dió que dis­mi­nu­ye­ran es­tas ci­fras co­mo sí su­ce­dió en paí­ses co­mo Es­pa­ña don­de en 1990 mu­rie­ron 9032 per­so­nas y en 2014 la ci­fra ba­jó a 1680. ¿Có­mo lo hi­cie­ron? Muy sim­ple: po­nien­do el te­ma so­bre la me­sa, sien­do trans­pa­ren­tes en la in­for­ma­ción de los da­tos pa­ra ge­ne­rar cre­di­bi­li­dad y fun­da­men­tal­men­te sien­do ri­gu­ro­sos en el cum­pli­mien­to de la ley. El res­pe­to por los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad y las nor­mas de trán­si­to, la prohi­bi­ción de be­ber al­cohol y con­du­cir, la obli­ga­to­rie­dad del uso del cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y el cas­co, y la no uti­li­za­ción del ce­lu­lar mien­tras se con­du­ce, un pe­li­gro cre­cien­te de­ri­va­do de la cul­tu­ra de la hi­per­co­nec­ti­vi­dad. De par­te del Es­ta­do es­pa­ñol se re­for­za­ron los con­tro­les de al­coho­le­mia, se es­ta­ble­cie­ron per­mi­sos de con­du­cir por pun­tos, se ins­ta­la­ron ra­da­res pa­ra la fis­ca­li­za­ción de la ve­lo­ci­dad, se au­men­tó la pre­sen­cia de efec­ti­vos po­li­cia­les pa­ra el con­trol del trá­fi­co, se in­cre­men­ta­ron las pe­nas pa­ra los de­li­tos con­tra la se­gu­ri­dad vial, se in­ten­si­fi­ca­ron las cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción y se me­jo­ra­ron las ca­lles, ave­ni­das y ru­tas. Co­mo se ve, nin­gu­na receta má­gi­ca.

Más allá de que és­te es un pro­ble­ma que no dis­tin­gue épo­cas del año ni lu­ga­res del país, la lle­ga­da de las va­ca­cio­nes y la con­se­cuen­te dis­per­sión de vehícu­los por las dis­tin­tas ru­tas ar­gen­ti­nas nos obli­ga una vez más a re­for­zar la im­por­tan­cia de la con­cien­ti­za­ción so­bre la con­duc­ción res­pon­sa­ble. El Dr. Al­ber­to Jo­sé Sil­vei­ra, pre­si­den­te de Lu­che­mos por la Vi­da, du­ran­te su dis­cur­so de inau­gu­ra­ción de la en­tre­ga de pre­mios se pre­gun­ta­ba. "¿Por qué otros pue­den y no­so­tros no? Nues­tras le­yes de trán­si­to no son muy di­fe­ren­tes a las que ri­gen en los paí­ses exi­to­sos en se­gu­ri­dad vial. La gran di­fe­ren­cia es que en es­tos paí­ses se cum­plen y en el nues­tro, no. ¿Cuán­do nos va­mos a po­ner de pie y de­cir bas­ta a es­ta ma­sa­cre que nos cues­ta 7000 vi­das por año?".

Edi­to­rialChristian Ba­nett, je­fe de re­dac­ción de Pron­to, agra­de­cien­do el pre­mio Lu­che­mos por la vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.