MI NO­VIO VA A “SER ABUE­LO, ES RA­RO PE­RO ME EN­CAN­TA”

A su la­bor en la te­le, es­tá en Mor­fi (Te­le­fe) y en Net con Ma­riano Pe­luf­fo, le agre­ga el lan­za­mien­to de un li­bro so­bre nu­tri­ción. En pa­re­ja con el con­duc­tor de In­tru­sos, vi­ve de cer­ca el pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción de Rial con Mo­re­na. “Ella es­tá bien, es­tá

Pronto - - Editorial - Ni­co­lás Pe­ral­ta Fotos: Na­dia Ju­go

Le de­di­có un año com­ple­to de mu­cho tra­ba­jo y hoy que tie­ne a su primer li­bro en mano, Romina Pe­rei­ro (38) no pue­de más de la emo­ción. Se lla­ma ¡A co­mer! Sano, fá­cil y ri­co (Edi­cio­nes Lea) y la nu­tri­cio­nis­ta cuen­ta có­mo fue el pro­ce­so de crea­ción. “Es mi primer li­bro y es co­mo un hi­ji­to. El pro­ce­so crea­ti­vo fue muy in­terno: sos vos y el tex­to y des­pués lle­ga el mo­men­to en el que lo te­nés que sol­tar y com­par­tir. Pa­ra mí fue mo­vi­li­za­dor por­que lo fui es­cri­bien­do muy de a po­co du­ran­te to­do el año, bus­can­do las pa­la­bras jus­tas, es­tu­dian­do y con­sul­tan­do mu­cho. Me ha­ce fe­liz ha­ber po­di­do al­can­zar un ob­je­ti­vo y com­par­tir­lo con los que más quie­ro”, re­fle­xio­na Pe­rei­ro, quien ter­mi­na el 2018 a pleno. Ma­má or­gu­llo­sa de Violeta (7) y Em­ma (5), lo­gró en­sam­blar su fa­mi­lia con la de su pa­re­ja, Jor­ge Rial (57) y con­vi­ven to­dos en el pi­so que el con­duc­tor tie­ne en Bel­grano, jun­to con Ro­cío Rial (18) más un pe­rro y dos ga­tos. Por su par­te, Mo­re­na (19), quien es­tá por en­trar en el sex­to mes de em­ba­ra­zo, com­par­te sus días con su no­vio fut­bo­lis­ta, Fa­cun­do Am­bro­sio­ni (19), y po­co a po­co se va acer­can­do a su pa­pá, con quien se ene­mis­tó en ma­yo pa­sa­do. Y aun­que Romina no se me­te en ese te­rri­to­rio por­que es “un te­ma de pa­pá e hi­ja”, co­la­bo­ra pa­ra que reine la ar­mo­nía fa­mi­liar. En char­la con Pron­to, la nu­tri­cio­nis­ta ha­bla so­bre su nue­vo li­bro y so­bre es­te in­ten­so año que ter­mi­na.

-¿Sos apa­sio­na­da?

-¡Muy! Soy es­cor­pia­na del 29 de

oc­tu­bre y to­dos los es­cor­pia­nos va­mos a to­do o na­da. No ten­go tér­mino me­dio y voy con to­do a full o di­rec­ta­men­te no lo ha­go. Soy una mu­jer in­ten­sa. Se pue­de co­mer ri­co, sano y fá­cil y lo de­mues­tro en el li­bro. Una co­sa es de­cir­lo y ex­pli­car­lo y otra lle­var­lo a la prác­ti­ca en ca­sa pa­ra te­ner cam­bios reales.

-¿Co­ci­nás?

-Po­co. Aho­ra que vi­vi­mos con Jor­ge y él tie­ne una se­ño­ra que co­ci­na en la ca­sa, la res­pe­to un mon­tón y no me­to mano. Co­cino más el fin de se­ma­na pe­ro sí es­toy pen­dien­te de qué va­mos a co­mer y ar­mo el me­nú se­ma­nal por ade­lan­ta­do pa­ra que sea más o me­nos equi­li­bra­do. No soy ob­se­si­va pe­ro sí le pres­to aten­ción a eso. -¿Có­mo fue en­sam­blar las fa­mi­lias?

-No­so­tras ve­nía­mos de a tres. Re­sul­tó bien pe­ro al prin­ci­pio tu­ve el mie­do ló­gi­co de to­da pa­re­ja que em­pie­za una nue­va eta­pa. Des­pués se fue dan­do na­tu­ral­men­te. Las chi­cas ayu­dan un mon­tón por­que Ro­chi se lle­va bár­ba­ro con las ne­nas. En­se­gui­da flu­yó y eso a no­so­tros nos re­la­jó mu­cho.

-¿En qué mo­men­to de tu vi­da se cru­zó Jor­ge?

-En el que es­ta­ba to­tal­men­te des­creí­da del amor y odian­do a los hom­bres. Ha­cía cua­tro años que no te­nía una re­la­ción es­ta­ble, un mon­tón de tiem­po. Me se­pa­ré con las chi­cas muy chi­cas, fue un pro­ce­so y el día a día so­la con dos ne­nas chi­cas era di­fí­cil. Es­ta­ba en esa eta­pa, en­ce­rra­da y en­fo­ca­da en mis hi­jas y el tra­ba­jo. No en­tra­ba la po­si­bi­li­dad de una pa-

re­ja y se cru­zó Jor­ge.

-¿Re­cor­dás la pri­me­ra vez que lo vis­te? -Sí, fue en el ca­fé de un gim­na­sio. Ve­nía­mos cha­tean­do bas­tan­te y pa­ra mí era ra­ro por­que ha­blá­ba­mos por chat pe­ro no nos co­no­cía­mos en per­so­na. Ni si­quie­ra ha­blá­ba­mos ro­mán­ti­ca­men­te, sim­ple­men­te con­ver­sá­ba­mos. Has­ta que un día que­da­mos en ir a desa­yu­nar y a él se le ocu­rrió ir a un Star­bucks sú­per con­cu­rri­do a la vis­ta de to­do el mun­do co­mo pa­ra no ge­ne­rar nin­gu­na sos­pe­cha. Na­die va a te­ner una ci­ta ro­mán­ti­ca en un lu­gar así. De he­cho, no lo es­tá­ba­mos y fue un fle­cha­zo.

-¿Te enamo­ras­te en ese primer en­cuen­tro?

-En ese mo­men­to no por­que uno se va enamo­ran­do a me­di­da que va co­no­cien­do a la otra per­so­na. Pe­ro sí fue un fle­cha­zo gran­de. El enamo­ra­mien­to vie­ne con el tiem­po pe­ro re­co­noz­co que sí hu­bo un chis­pa­zo gran­de.

-¿Qué te atra­pa de él?

-Que es sú­per com­pa­ñe­ro, un ti­po muy in­te­li­gen­te, nos reí­mos mu­cho. A ve­ces, te­ne­mos mi­ra­das di­fe­ren­tes de las co­sas y nos en­ri­que­ce por­que nos com­ple­men­ta­mos mu­cho. El me ba­ja bas­tan­te a tie­rra, me apo­ya un mon­tón y yo a él. Me de­vol­vió las ga­nas de vol­ver a creer en el amor.

-Rial tu­vo un año di­fí­cil con su pa­ra­te en In­tru­sos y el es­cán­da­lo con Mo­re­na. ¿Có­mo fue acom­pa­ñar­lo?

-Fue di­fí­cil por­que fue una si­tua­ción que a cual­quie­ra lo des­co­lo­ca, lo po­ne tris­te, lo an­gus­tia. Lo de Mo­re­na no se lo es­pe­ra­ba, al no te­ner ex­pe­rien­cia en una si­tua­ción así, no sa­bía qué ha­cer y lo que in­ten­té fue acom­pa­ñar­lo a él y que es­tu­vie­ra lo más fuer­te po­si­ble. Era com­pli­ca­do y tra­té de ha­cer eso, no me­diar sino con­te­ner y acom­pa­ñar des­de un lu­gar de pa­re­ja. Me co­rrí del me­dio y no ocu­pé nin­gún lu­gar que no me co­rres­pon­día; era un te­ma de pa­dre e hi­ja y na­die po­día me­ter­se ahí.

-¿Có­mo es tu víncu­lo con Mo­re­na? -Siem­pre me lle­vé bien y tu­vi­mos re bue­na re­la­ción pe­ro me gus­ta­ría for­mar un víncu­lo más fuer­te. El otro día se lo di­je a ella. Ob­via­men­te que cuan­do pa­só lo que pa­só, hu­bo un dis­tan­cia­mien­to na­tu­ral y aho­ra eso se va a cor­tar. Jor­ge y Mo­re­na es­tán re­com­po­nien­do la re­la­ción y to­dos nos va­mos a ter­mi­nar de acer­car. Ella es­tá bien, es­tá con­ten­ta con el em­ba­ra­zo y no­so­tros tam­bién de ver­la fe­liz. Sin for­zar na­da, las co­sas se van a ir dan­do y nos va­mos a co­no­cer me­jor. -¿Ha­blás con ella?

-Sí, de vez en cuan­do ha­bla­mos. ¿Si me cuen­ta de su em­ba­ra­zo? Al­gu­nas co­sas, sí. Cuan­do pien­so que mi no­vio va a ser abue­lo, es ra­ro y me en­can­ta. Es­ta­mos to­dos cho­chos por­que un be­bé es bien­ve­ni­do siem­pre.

-¿Y con Ro­cío có­mo te lle­vás? -Bár­ba­ro. Con Ro­chi nos lle­va­mos sú­per, vi­vi­mos jun­tas y te­ne­mos co­ti­dia­nei­dad. La veo una chi­ca sú­per in­de­pen­dien­te y lu­cha­do­ra, con mu­cho hu­mor y siem­pre es­tá pa­ra mí, pa­ra las ne­nas, pa­ra su pa­pá. Ro­chi siem­pre es­tá. Es muy ge­ne­ro­sa y nos abrió el co­ra­zón de una ma­ne­ra que yo no es­pe­ra­ba.

-¿Te gus­ta­ría ca­sar­te?

-¡Eso no lo voy a de­cir! Jor­ge to­da­vía no me pro­pu­so na­da pe­ro úl­ti­ma­men­te veo mo­vi­mien­tos ex­tra­ños en la ca­sa, en­tre las ne­nas y él, en­tre Ro­chi y él, mi vie­ja me pa­re­ce aho­ra. Al­go es­ta­ría su­ce­dien­do pe­ro no sé na­da.

-¿So­ñás con el ves­ti­do blan­co? -Nun­ca fue un gran sue­ño en mi vi­da. Ya me ca­sé una vez por ci­vil pe­ro nun­ca por igle­sia. El ves­ti­do blan­co no me qui­ta el sue­ño. No soy la tí­pi­ca mu­jer que siem­pre so­ñó con eso y la gran fies­ta. No lo sé.

-¿Se van de va­ca­cio­nes?

-Por aho­ra, no. Jor­ge va a se­guir con In­tru­sos por el ve­rano y yo es­toy en Mor­fi y en Co­mo to­do, por Net TV con Ma­riano Pe­luf­fo to­dos los días. Nos es­ca­pa­re­mos al­gún fin de se­ma­na pe­ro va­ca­cio­nes, por aho­ra no.

Tips a car­go de una es­pe­cia­lis­ta La se­ma­na pa­sa­da, Romina pre­sen­tó ¡A co­mer! Sano, fá­cil y ri­co (Edi­cio­nesLea). “Es mi primer li­bro y es co­mo un hi­ji­to”, di­ce la nu­tri­cio­nis­ta.

“ES­TA­BA DESCREIDA DEL AMOR Y ODIABA A LOSHOM­BRES”Fa­mi­lia en­sam­bla­da y pla­tos equi­li­bra­dosRomina se mu­dó a la ca­sa de Jor­ge, don­de vi­ven con sus hi­jas, Violeta y Em­ma,y Ro­cío Rial. “Yo me en­car­go del ar­ma­do del me­nú se­ma­nal”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.