QUE­DAR­ME SIN TRA­BA­JO “AFEC­TA MU­CHO A LA ECONOMIA DE MI CA­SA”

Pronto - - Donde - Ni­co­lás Pe­ral­ta Fotos: Da­niel Guía

No era el me­jor fin de año pa­ra Cint­hia Fer­nán­dez (28) ya que en lo la­bo­ral la des­pi­die­ron de In­vo­lu­cra­dos, el ma­ga­zi­ne que con­du­ce Ma­riano Iú­di­ca por Amé­ri­ca y en el cual la bai­la­ri­na te­nía pre­vis­to se­guir tra­ba­jan­do co­mo pa­ne­lis­ta al me­nos du­ran­te to­do el ve­rano. La no­ti­cia de su des­vin­cu­la­ción del ma­tu­tino la to­mó por sor­pre­sa pe­ro en­se­gui­da le sur­gió una gran opor­tu­ni­dad: su­mar­se a Los An­ge­les de la ma­ña­na, por El­tre­ce. Esa no­ve­dad la en­cuen­tra en un gran mo­men­to per­so­nal: tras ha­ber­se se­pa­ra­do del fut­bo­lis­ta Ma­tías De­fe­de­ri­co (28), pa­dre de sus hi­jas Cha­ris y Be­lla (5) y Fran­ces­ca (4), vol­vió a en­con­trar el amor en bra­zos de Mar­tín Ba­cli­ni (35) y hoy apues­ta con to­do por la pa­re­ja que lo­gró cons­truir con el em­pre­sa­rio ro­sa­rino due­ño de una co­no­ci­da tien­da en la ciu­dad cu­na de la Ban­de­ra. Con tres hi­jas chi­cas, Cint­hia se la pa­sa co­rrien­do de aquí pa­ra allá y ca­si no tie­ne un mi­nu­to li­bre. En me­dio de sus agi­ta­dos días, se to­mó un tiem­po pa­ra con­tar­le a Pron­to có­mo fue es­te aje­trea­do 2018 pa­ra ella.

-¿Qué ba­lan­ce ha­cés de es­te año?

-¡Uf, pa­sa­ron tan­tas co­sas! En lo la­bo­ral, fue muy bueno sal­vo es­to úl­ti­mo que me pa­só. Mis tra­ba­jos son fun­da­men­ta­les pa­ra sa­lir ade­lan­te en cuan­to al as­pec­to eco­nó­mi­co en mi ca­sa. Así que em­pe­cé 2018 muy bien y pa­re­cía que lo ter­mi­na­ba mal. El Bai­lan­do es ob­vio que se ter­mi­na en di­ciem­bre y que iba a pa­sar pe­ro lo de In­vo­lu­cra­dos no me lo es­pe­ra­ba. -¿Qué pa­só con In­vo­lu­cra­dos?

-Eso me gus­ta­ría sa­ber. Me des­pi­die­ron y la­men­to que ha­ya si­do así por­que sien­to que tu­ve un año re bueno en el pro­gra­ma y unos re bue­nos com­pa­ñe­ros to­das las ma­ña­nas en Amé­ri­ca. Por eso me due­le ir­me. Es un pro­gra­ma en el que apren­dí mu­chí­si­mo por­que es­tá muy in­mer­so en la ac­tua­li­dad, la po­lí­ti­ca, los te­mas so­cia- les y pu­de opi­nar des­de otro lu­gar. -¿Qué apren­dis­te co­mo pa­ne­lis­ta?

-De to­do, mu­chí­si­mo. Tu­ve la po­si­bi­li­dad de ha­blar con per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca y otros ám­bi­tos que des­co­no­cía y so­bre to­do apren­dí mu­cho de Pía Shaw, quien me en­se­ñó los tiem­pos pa­ra ha­cer es­te ti­po de pro­gra­mas y las ma­ne­ras pa­ra ex­pre­sar­me. Es una gran maes­tra Pía pa­ra mí y una ex­ce­len­te com­pa­ñe­ra ade­más. Des­pués lo que su­ce­dió con el res­to no lo sé. Me due­le el des­pi­do pe­ro ya es­tá, res­pe­to la de­ci­sión.

-¿Có­mo to­mas­te el des­pi­do?

-Sien­to en mi in­te­rior que no era la ho­ra de ir­me. Me di­je­ron que era por re­duc­ción de per­so­nal pe­ro des­pués se in­cor­po­ra­ron nue­vas per­so­nas así que fue ra­ro. Es­toy muy con­ten­ta por to­do lo que apren­dí y por el víncu­lo con la pro­duc­ción pe­ro ten­go an­gus­tia y una sen­sa­ción de tris­te­za. Me voy tris­te por­que no me lo es­pe­ra­ba. De he­cho, an­tes nos ha­bían di­cho que eli­gié­ra­mos la se­ma­na de va­ca­cio­nes que íba­mos a to­mar­nos, ele­gí los días por­que da­ba por sen­ta­do que se­guía tra­ba­jan­do ahí y de bue­nas a pri­me­ras me co­mu­ni­ca­ron que me que­da­ba afue­ra. Fue de un día pa­ra el otro, me di­je­ron que el 31 de di­ciem­bre me te­nía que ir. -¿Có­mo es­tán tus hi­jas?

-Muy bien, muy fe­li­ces. Pa­sa­ron por mu­chos es­ta­dios dis­tin­tos es­te año y sien­to que reac­cio­na­ron muy bien a to­dos los obs­tácu­los que tu­vie­ron. De­ma­sia­do bien por­que nun­ca pier­den la fe­li­ci­dad, son ne­nas her­mo­sas y siem­pre es­tán fe­li­ces y se di­vier­ten. No pier­den el buen hu­mor y es lo que más ad­mi­ro de mis ne­nas. Su­pon­go que uno las cría pa­ra eso así que en ese as­pec­to me es­tá yen­do muy bien. Las sien­to muy fe­li­ces y que Mar­tín es­tu­vie­ra en nues­tras vi­das fue muy im­por­tan­te.

De un día pa­ra el otro de­jó de per­te­ne­cer al ci­clo de Ma­riano Iú­di­ca. El te­ma la an­gus­tió mu­cho pe­ro a las po­cas ho­ras le lle­gó una ex­ce­len­te no­ti­cia: se in­cor­po­ra co­mo pa­ne­lis­ta de Los An­ge­les de la ma­ña­na

-¿Có­mo se lle­va tu no­vio con tus hi­jas? -Sú­per bien. Su lle­ga­da a nues­tras vi­das fue fun­da­men­tal no so­lo pa­ra mí sino pa­ra ellas. A mí me equi­li­bró en to­dos los sen­ti­dos, me en­se­ñó un mon­tón de co­sas, es una per­so­na pa­ra mi­rar­la, ad­mi­rar­la, ob­ser­var­la y sa­car­le ju­go a to­do lo que te da día a día: a sus pa­la­bras, sus en­se­ñan­zas, sus abra­zos. A mí me for­mó co­mo mu­jer.

-Qué de­cla­ra­ción fuer­te.

-Es lo que sien­to. Sien­to que aga­rró a una ado­les­cen­te, la for­mó y la con­vir­tió en una mu­jer. Me en­se­ña to­dos los días mu­chí­si­mas co­sas. Lo es­cu­cho y apren­do no so­lo de la vi­da sino de los ne­go­cios tam­bién. Me en­se­ña so­bre cues­tio­nes co­mer­cia­les, per­so­na­les, de pa­re­ja. Y con mis hi­jas es un sol, les abrió su co­ra­zón. El no tie­ne hi­jos, hi­zo to­do muy cui­da­do­sa­men­te y ma­ne­jó los tiem­pos de él y de ellas con mu­cho res­pe­to. Los cin­co apren­di­mos a ir ha­cien­do las co­sas muy des­pa­cio, sin in­va­dir­nos. Y eso dio muy bue­nos re­sul­ta­dos por­que fue to­do muy na­tu­ral. Eso que­ría­mos y es una ex­pe­rien­cia muy di­fí­cil de ma­ne­jar.

-¿Di­fí­cil por qué?

-Por­que en­tró en nues­tras vi­das en un mo­men­to muy com­pli­ca­do, lle­gó en un mo­men­to ca­tas­tró­fi­co y el pa­no­ra­ma era el peor. Le to­có bai­lar con la peor, yo ve­nía de un di­vor­cio di­fí­cil, te­nía que adap­tar­me a mi ca­sa nue­va, a un nue­vo es­que­ma fa­mi­liar, or­ga­ni­zar­me por com­ple­to. Ten­go tres hi­jas chi­qui­tas y no es fá­cil em­pe­zar una re­la­ción con una mu­jer que lle­ga con tres ne­nas. Pa­ra for­mar una pa­re­ja lo que ne­ce­si­tás es tiem­po y eso era jus­ta­men­te lo que yo no te­nía por­que mi po­co tiem­po es­ta­ba in­ver­ti­do en Cha­ris, Fran­ces­ca y Be­lla. Fue muy di­fí­cil, me tu­vo mu­cha pa­cien­cia y eso de­mues­tra que su amor es real­men­te ver­da­de­ro por­que pa­ra es­tar con una mu­jer co­mo yo real­men­te me te­nés que amar mu­cho.

-¿Qué le tra­jo Ba­cli­ni a tu vi­da? -Paz, es­ta­bi­li­dad, tran­qui­li­dad, ma­du­rez, ale­gría. Mu­cha ale­gría y amor sano. Me tra­jo to­do eso.

-¿Fi­nal­men­te vas a in­cor­po­rar­te a Los An­ge­les de la ma­ña­na?

-¡Sí! Me in­cor­po­ro al pro­gra­ma de An­gel de Bri­to. Ade­más, Mar­tín me va a ayu­dar a po­ner un ne­go­cio pa­ra chi­cos, con jue­gos y que las ma­más pue­dan to­mar un ca­fé mien­tras los ne­nes se di­vier­ten. A mí me pa­sa que no en­cuen­tro un lu­gar que es­té bueno y con jue­gos co­pa­dos cuan­do quie­ro sa­lir y no sé qué ha­cer con las ne­nas. En­ton­ces de­ci­dí que era una bue­na op­ción pro­bar po­ner un ne­go­cio pa­ra chi­cos de to­das las eda­des, don­de las ma­dres pue­dan com­par­tir un ca­fe­ci­to mien­tras sus hi­jos jue­gan y la pa­san bien. Ese pro­yec­to es lo úni­co que ten­go por aho­ra, es­toy con reunio­nes y de­más. -¿Có­mo vi­vís es­te mo­men­to tan fuer­te pa­ra las mu­je­res, a raíz de la de­nun­cia de Thel­ma Far­dín a Dart­hés? -Co­mo di­je en al­gu­nas no­tas, sien­to que de­be­rían pe­dir perdón por el pa­sa­do y crear un me­jor fu­tu­ro y pre­sen­te. Y que el co­lec­ti­vo de ac­tri­ces tam­bién lla­me a la gen­te del tea­tro por­que es un ám­bi­to don­de su­fri­mos mu­chí­si­mo el aco­so. El co­lec­ti­vo no se ten­dría que cir­cuns­cri­bir so­lo a las ac­tri­ces sino que ten­dría que ser de mu­je­res en ge­ne­ral. Real­men­te in­cluir­nos a to­das. El me­dio tie­ne que de­jar de chu­par­les las me­dias a las gran­des fi­gu­ras y res­pe­tar a to­dos por igual. Hay que bus­car me­jor ca­li­dad hu­ma­na y de­jar de cues­tio­nar a las víc­ti­mas. Si una mu­jer ha­bla es por­que la pa­só real­men­te mal y hay que es­cu­char­la. An­tes de cues­tio­nar a las víc­ti­mas ha­bría que in­ves­ti­gar a los acu­sa­dos. Las le­yes en la Ar­gen­ti­na tie­nen que cam­biar por­que sino va a se­guir to­do igual.

“A MI MAR­TINME FOR­MO CO­MO MU­JER”El amor es­ta­ba en Ro­sa­rio“Su lle­ga­da a nues­tras vi­das fue fun­da­men­tal no so­lo pa­ra mí sino pa­ra mis hi­jas”, di­ce so­bre Ba­cli­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.