“ME ENCANTARIA PRO­BAR LA CON­VI­VEN­CIA”

Pronto - - Horoscopo -

Su agen­da la­bo­ral siem­pre es­tá com­ple­ta y no pa­ra un mi­nu­to: ade­más de ser pa­ne­lis­ta en In­tru­sos, Marcela Tauro (53) es­tá to­das las ma­ña­nas en la FM 100 en los pro­gra­mas de San­tia­go del Mo­ro y Gui­do Kacz­ka. Y a eso hay que su­mar­le su rol de ma­dre de Juan Cruz (12) y de pa­re­ja de Mar­tín Bi­sio (32), que se de­di­ca al ru­bro au­to­mo­triz. Co­mo se ave­ci­na­ban las fies­tas y sa­bía que en el ve­rano no iba a po­der to­mar­se un res­pi­ro en sus tra­ba­jos, la pe­rio­dis­ta ar­mó una se­ma­na de re­lax y par­tió rum­bo a Ca­ri­ló con su no­vio y su hi­jo. “Nos vi­ni­mos unos días a car­gar­nos de bue­na ener­gía en la pla­ya. Es­ta­ba lle­gan­do bas­tan­te ago­ta­da a fin de año y me vino bien es­te res­pi­ro”, con­fe­só Marcela, quien se alo­jó en el ho­tel Ca­ri­ló Vi­lla­ge, el mis­mo al que va ha­ce mu­chos años. “Acá me sien­to co­mo en ca­sa”, aco­tó. Aun­que fe­li­ces con el via­je, en reali­dad cam­bia­ron de des­tino a úl­ti­mo mo­men­to. “Te­nía­mos pen­sa­do ir­nos a Cu­ba pe­ro Juan Cruz se es­guin­zó el to­bi­llo ju­gan­do al fút­bol y pos­ter­ga­mos ese via­je pa­ra cuan­do le sa­quen la bo­ta y se re­cu­pe­re”, con­tó la Tauro.

-¿Có­mo es­tá Juan Cruz?

-Bien, an­da bien por suer­te. Los pri­me­ros días es­tu­vo un po­co mo­les­to pe­ro aho­ra ya mu­cho me­jor y den­tro de po­co le van a sa­car la bo­ta por com­ple­to. La pa­sa­mos in­creí­ble y fue­ron las se­gun­das va­ca­cio­nes de Juan Cruz con Mar­tín. -¿Có­mo se lle­van en­tre ellos?

-Sú­per bien. El año pa­sa­do nos fui­mos a Pun­ta Ca­na y aho­ra a Ca­ri­ló. Son re com­pin­ches, se me­ten al mar jun­tos, van a la pi­le­ta, ha­cen jue­gos de mano, jue­gan al ping pong y al fút­bol. No com­par­ten el cua­dro: mi hi­jo es de Ri­ver y mi no­vio de Newell’s Old Boys.

-¿Cos­tó en­sam­blar­se?

-¿Sa­bés que no? Flu­yó des­de el prin­ci­pio. Pa­ra mí era fun­da­men­tal que mi hi­jo se sin­tie­ra bien con Mar­tín y sino ol­ví­da­te. Se lo di­je cuan­do nos co­no­ci­mos: “Que­ri­do, yo ven­go en com­bo y so­mos dos”. El primer día, ha­ce dos años y me­dio, fui­mos los tres al Ba­rrio Chino, lue­go me acom­pa­ña­ron a gra­bar un pro­gra­ma y mien­tras yo es­ta­ba al ai­re, Mar­tín y Juan Cruz es­ta­ban de­trás de cá­ma­ra ma­tán­do­se de la ri­sa.

­ ¿En­ton­ces flu­yó des­de el prin­ci­pio? -Sí. Re­cuer­do que ese día es­ta­ba Mar­ce­lo Po­lino, lo veía a Juan sen­ta­do arri­ba de un chi­co jo­ven y to­da­vía no sa­bía que era mi no­vio. Juan Cruz tie­ne a su pa­pá y es­tá muy pre­sen­te y Mar­tin es el primer no­vio que le pre­sen­to. Ade­más, pa­ra Mar­tín soy su pri­me­ra no­via con un hi­jo.

­ ¿Y vos, Mar­tín, que­rés ser pa­pá? -No, no es un plan. Nun­ca fue una me­ta ser pa­dre. Por aho­ra, es­ta­mos muy bien así.

-¿Y mu­dar­te de Ro­sa­rio a Bue­nos Aires?

-Eso sí, po­dría ser una op­ción pa­ra el 2019. Ten­dría­mos que ver al­gu­nas co­si­tas del plano la­bo­ral y si eso se com­pa­gi­na bien, pro­ba­ría­mos la con­vi­ven­cia. Por aho­ra, yo via­jo to­dos los fi­nes de se­ma­na y con­vi­vi­mos cuan­do ven­go pe­ro no es­ta­mos 24 por 7. Oja­lá es­te año po­da­mos con­cre­tar­lo.

-¿Qué de­cís, Marcela? -Sí, a mí tam­bién me en­can­ta­ría pro­bar la con­vi­ven­cia con Mar­tín. Con­vi­vi­mos to­dos los fi­nes de se­ma­na así que es­tar jun­tos un po­co más tam­bién se­ría bár­ba­ro. Se­ría un pa­so ade­lan­te.

­Es­tás muy bien fí­si­ca­men­te. ¿Te cui­dás mu­cho?

-¡Me ma­to de ham­bre, esa es la ver­dad! Co­mo no ha­go na­da de ac­ti­vi­dad fí­si­ca ni gim­na­sia, me ten­go que cui­dar en las co­mi­das. Voy a la es­te­ti­cis­ta y ha­go lo que pue­do. No es­toy bár­ba­ra, ten­go ce­lu­li­tis co­mo to­das las mu­je­res y me cui­do co­mo pue­do.

-¿Ter­mi­na In­tru­sos?

-No lo sa­be­mos, es una in­cóg­ni­ta. Jor­ge nos di­jo que se iba a fi­nes de fe­bre­ro así que se­gui­mos al ai­re to­do el ve­rano pe­ro uno nun­ca sa­be. El otro día lo en­ca­ré a Rial y le pre­gun­té si se iba en fe­bre­ro. “Si es así, yo me ba­jo aho­ra”, le di­je y me res­pon­dió: “No, ban­ca­me, va­mos a ver”. Así que no es­tá con­cre­to na­da. Yo creo que In­tru­sos tie­ne cuer­da pa­ra ra­to. Ve­re­mos.

Con su hi­jo, Juan Cruz, y su pa­re­ja, Mar­tín Bi­sio, se fue­ron unos días de va­ca­cio­nes a Ca­ri­ló. Acos­tum­bra­dos a pa­sar jun­tos los fi­nes de se­ma­na por­que él vi­ve en Ro­sa­rio y ella en Bue­nos Aires, Marcela re­co­no­ce que es­tá dis­pues­ta a dar un pa­so más en la re­la­ción

Ni­co­lás Pe­ral­ta Fotos: Al­bum per­so­nal Marcela Tauro

Fut­bo­lis­ta le­sio­na­do Juan Cruz se es­guin­zó un pie ju­gan­do al fút­bol y via­jó con una bo­ta de ye­so. Ma­má Marcela lo mi­mó co­mo nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.