EL RE­PO­SO DEL GUE­RRE­RO

El vo­lan­te de Bo­ca se des­ta­có en la fi­nal con­tra Ri­ver en Ma­drid, pe­ro su ga­rra no al­can­zó y los xe­nei­zes per­die­ron una fi­nal que que­da­rá en la his­to­ria. Des­pués de la de­rro­ta, se to­mó va­ca­cio­nes en Pun­ta con su mu­jer Sa­rah y su hi­ji­ta Ma­til­da

Pronto - - Salud - M.C. Fo­tos: Mar­ce­lo Ro­drí­guez

No fue, se­gu­ra­men­te, el fi­nal de año es­pe­ra­do pa­ra Nahitan Nandez (22). El fut­bo­lis­ta uru­gua­yo es­tu­vo a mi­nu­tos de lo­grar el sue­ño más es­pe­ra­do por to­dos los hin­chas de Bo­ca: ga­nar la sép­ti­ma Co­pa Li­ber­ta­do­res pa­ra el club. Pe­ro el sue­ño no pu­do ser y que­dó trun­co lue­go de la de­rro­ta con Ri­ver en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­beu. Fue una de las fi­gu­ras de la fi­nal y si bien no lo­gró el tí­tu­lo, se lle­vó el re­co­no­ci­mien­to de los hin­chas de Bo­ca por su en­tre­ga in­con­di­cio­nal. Pa­ra pa­sar el mal tra­go, el fut­bo­lis­ta -que es­te año tam­bién dis­pu­tó el mun­dial de Ru­sia con la se­lec­ción Uru­gua­ya- se fue con su fa­mi­lia a pa­sar unos días de va­ca­cio­nes a Pun­ta del Es­te, de don­de es oriun­do. Jun­to a su no­via Sa­rah Gar­cía (21) y Ma­til­da (2), la pe­que­ña hi­ja de am­bos, dis­fru­ta­ron de las pla­yas es­te­ñas don­de, ade­más, tam­bién pa­sa­rán las fies­tas jun­to a sus fa­mi­lia­res. La re­la­ción en­tre Nandez y Sa­rah, co­ti­za­da mo­de­lo uru­gua­ya, ya lle­va seis años. Se pu­sie­ron de no­vios en la se­cun­da­ria, cuan­do él era un ju­ve­nil que to­da­vía ni so­ña­ba con ju­gar en pri­me­ra. “Nos co­no­ci­mos en el co­le­gio. Des­pués, cuan­do pa­sa­mos al li­ceo, em­pe­za­mos a jun­tar­nos con ami­gos y a co­no­cer­nos me­jor y ahí nos gus­ta­mos. En ese mo­men­to, aun­que ju­ga­ba al fút­bol y prac­ti­ca­ba, era más por di­ver­sión. Ni ahí me ima­gi­né que iba a ser pro­fe­sio­nal y creo que él tam­po­co. Fue a pro­bar­se a Pe­ña­rol, que­dó, ju­gó muy po­co en ter­ce­ra, des­pués pa­só a pri­me­ra y al fi­nal lle­gó a Bo­ca... Se die­ron las co­sas muy rá­pi­do. Pa­ra él es di­fí­cil es­tar le­jos, y en mi ca­so te­ner que es­pe­rar­lo. Es muy fa­mi­li­ero y ex­tra­ña mu­cho. To­do el tiem­po quie­re es­tar en ca­sa”, con­tó ella ha­ce po­co en una en­tre­vis­ta. La be­lla es­po­sa del fut­bo­lis­ta no só­lo es mo­de­lo, sino que tam­bién tie­ne su pro­pia mar­ca de in­du­men­ta­ria: Za­ra­go­za. Lo que se­gu­ra­men­te ellos tra­ta­rán de evi­tar por es­tos días se­rán los bo­li­ches. El ve­rano pa­sa­do, el fut­bo­lis­ta fue pro­ta­go­nis­ta de una pe­lea en un lo­cal noc­turno de Pun­ta, cuan­do un hom­bre in­ten­tó ma­no­sear a su no­via. El me­dio­cam­pis­ta reac­cio­nó pe­gán­do­le una pi­ña en la bo­ca, por la cual el abu­sa­dor re­ci­bió ocho pun­tos de su­tu­ra. Lue­go de de­cla­rar en la fis­ca­lía de Mal­do­na­do, hu­bo un acuer­do eco­nó­mi­co en­tre am­bas par­tes y la de­nun­cia so­bre el ju­ga­dor xe­nei­ze fue re­ti­ra­da. Mien­tras dis­fru­ta de su tie­rra na­tal con su fa­mi­lia, co­mien­za a pen­sar en su fu­tu­ro. Es que si bien en los pri­me­ros días de enero de­be­ría pre­sen­tar­se pa­ra co­men­zar la pre­tem­po­ra­da con Bo­ca Jrs., co-

men­za­ron a sur­gir ru­mo­res que po­drían lle­var­lo a emi­grar a Eu­ro­pa. El Atlé­ti­co de Ma­drid que­dó ab­so­lu­ta­men­te en­can­di­la­do con su ren­di­mien­to en la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res y pa­ra el Cho­lo Si­meo­ne tie­ne el per­fil ideal pa­ra ju­gar en su equi­po. Eso sí: en Bo­ca lo con­si­de­ran in­dis­pen­sa­ble y ya ta­sa­ron su pa­se en 20 mi­llo­nes de dó­la­res. Una su­ma que si bien pa­ra nues­tro fút­bol es enor­me, pa­ra los eu­ro­peos es un con­tra­to más. Qui­zás la his­to­ria del ju­ga­dor y su fa­mi­lia se si­ga es­cri­bien­do en Ma­drid.

Lin­da pa­re­jaNandez y Sa­rah se pu­sie­ron de no­vios en la se­cun­da­ria.Pre­mio con­sue­loEl vo­lan­te de Bo­ca jun­to a Sa­rah y la pe­que­ña Ma­til­da,ce­le­bran­do un cam­peo­na­to lo­calde Bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.