DAR ES DAR

Pronto - - Editorial -

Los ges­tos so­li­da­rios siem­pre exis­ten. Pe­ro en tiem­pos de cri­sis, cuan­do aflo­ra el in­di­vi­dua­lis­mo y mu­chos se mi­ran el om­bli­go, se ha­cen más vi­si­bles y brin­dan una lec­ción su­pe­ra­do­ra a to­da la so­cie­dad. En los úl­ti­mos días, sa­lie­ron a la luz dos no­ti­cias que nos mues­tran que dar una mano va­le mu­cho más de lo que cues­ta. El pri­mer he­cho ocu­rrió en Dai­reaux, en el oes­te de la pro­vin­cia de Buenos Aires. Ha­ce al­gu­nos me­ses, Ju­lie­ta Co­li­nas tu­vo la va­len­tía de con­tar que su hi­ja Mo­re­na, de nue­ve años, ha­bía si­do abu­sa­da por su ex pa­re­ja. Con mu­cho es­fuer­zo lo­gró con­te­ner a la ne­na y a mo­do de ejer­ci­cio de re­so­cia­li­za­ción le pro­pu­so or­ga­ni­zar una me­rien­da con sus ami­gui­tas pa­ra ce­le­brar el ini­cio de las va­ca­cio­nes. Tan­to se en­tu­sias­mó Mo­re­na con la idea, que apor­tó sus aho­rros pa­ra com­prar la co­mi­da y las be­bi­das de la fies­ta. Pe­ro la sor­pre­sa (e in­dig­na­ción) de Ju­lie­ta fue cuan­do en el gru­po de ma­dres de What­sapp las otras “ma­mis” le di­je­ron que sus hi­jas no iban a acep­tar la in­vi­ta­ción. ¿El mo­ti­vo? Re­sul­ta confuso, pe­ro co­mo mues­tra va­le ci­tar la res­pues­ta de una de las mu­je­res: "Apren­dé a ser más ma­dre, por­que has­ta el mo­men­to ve­nís fa­llan­do. Yo a mi hi­ja la cui­do y no voy a de­jar que le pa­se al­go". Un ac­to de dis­cri­mi­na­ción in­com­pren­si­ble. Lle­na de bron­ca y an­gus­tia, Ju­lie­ta hi­zo pú­bli­ca la his­to­ria en las re­des y la reac­ción fue in­me­dia­ta: los ve­ci­nos de­ci­die­ron ha­cer una me­rien­da co­lec­ti­va y con el slo­gan #NiU­naMo­re­naMas, se ar­mó una cam­pa­ña que con­vo­có a unas 50 per­so­nas con sus hi­jos que com­par­tie­ron la tar­de con ella en el Par­que In­ge­nie­ro An­gel Mar­tín, con re­ga­los y car­tas emo­ti­vas in­clui­dos. Bren­da Co­loc­ci­ni, or­ga­ni­za­do­ra de la me­rien­da, des­ta­có que no co­no­cía ni era fa­mi­liar de Ju­lie­ta ni Mo­re­na y que “es­to lo ha­go de co­ra­zón”.

La otra no­ti­cia lle­gó des­de Obe­rá, Misiones. En la ofi­ci­na de ANSES, los em­plea­dos le­van­ta­ron la vis­ta de los in­ter­mi­na­bles for­mu­la­rios y vie­ron a una se­ño­ra, Agri­pi­na Be­ni­tez, de 62 años, llo­ran­do. Agri­pi­na ha­bía lle­ga­do has­ta allí pi­dien­do fia­do el via­je de co­lec­ti­vo y con la ilu­sión de co­brar su pri­me­ra ju­bi­la­ción. Pe­ro co­mo to­da su vi­da tra­ba­jó co­mo em­plea­da do­més­ti­ca y no te­nía to­dos los apor­tes co­rres­pon­dien­tes, tu­vo que aco­ger­se a una mo­ra­to­ria. La bu­ro­cra­cia exi­ge que la pri­me­ra cuo­ta de esa mo­ra­to­ria de­be abo­nar­se con un de­pó­si­to de di­ne­ro en efec­ti­vo, mien­tras que el res­to se va des­con­tan­do de la ju­bi­la­ción. Agri­pi­na te­nía que pa­gar 448 pesos. Ob­via­men­te, no los te­nía. Y llo­ra­ba des­con­so­la­da. Has­ta que, co­mo en un cuen­to na­vi­de­ño, va­rios em­plea­dos hi­cie­ron una va­qui­ta, rea­li­za­ron el de­pó­si­to co­rres­pon­dien­te y de paso le die­ron pla­ta pa­ra que pu­die­ra vol­ver a su ca­sa. Hoy Agri­pi­na com­ple­tó el trá­mi­te de su ju­bi­la­ción, co­bra­rá 9309 pesos por mes y ten­drá co­ber­tu­ra mé­di­ca de PAMI. Es tan sim­ple co­mo cier­to: vol­ver a mi­rar al otro, ge­ne­ran­do ges­tos que son lec­cio­nes.

Mo­re­na dis­fru­tó de una me­rien­da solidaria jun­to a sus ve­ci­nos de Dai­reaux.

Agri­pi­na mues­tra or­gu­llo­sa su trá­mi­te ju­bi­la­to­rio apro­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.