Jue­gos pa­ra adul­tos

Ca­da vez más pro­pues­tas pa­ra que adul­tos pue­dan ju­gar y di­ver­tir­se. Una nueva ten­den­cia que bus­ca ven­der ex­pe­rien­cias, más que pro­duc­tos. Por Pa­blo Wi­no­kur

Pymes - - NEWS -

La eco­no­mía de la fe­li­ci­dad es una co­rrien­te aca­dé­mi­ca que mez­cla la eco­no­mía con la psi­co­lo­gía, in­ten­tan­do eva­luar las co­rre­la­cio­nes en­tre di­ne­ro y fe­li­ci­dad. Las con­clu­sio­nes fue­ron lla­ma­ti­vas: com­prar ex­pe­rien­cias –su­pues­ta­men­te efí­me­ras– da ma­yor fe­li­ci­dad a lar­go pla­zo, que los ob­je­tos du­ra­de­ros.

La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla: a me­di­da que pa­sa el tiem­po nos acos­tum­bra­mos a ese nue­vo te­lé­fono ce­lu­lar que tan­to que­ría­mos y de­ja­mos de per­ci­bir­nos fe­li­ces con él. En cam­bio, una bue­na ex­pe­rien­cia, co­mo un via­je, es re­cor­da­da siem­pre; e in­clu­so los ma­los mo­men­tos de un via­je se vuel­ven sim­pá­ti­cos cuan­do se trans­for­man en bue­nas anéc­do­tas. El in­ves­ti­ga­dor en Psi­co­lo­gía de la Fe­li­ci­dad de la Uni­ver­si­dad de Corn­well, Tho­mas Gi­lo­vich, lo sin­te­ti­za así: “Nues­tra fe­li­ci­dad es una de­ri­va­ción de las ex­pe­rien­cias y no de las co­sas”.

Y es­tas teo­rías, par­cial­men­te de­mos­tra­das por in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, tam­bién im­pac­tan en la vi­da co­ti­dia­na. Con la tec­no­lo­gía, ca­da vez más pre­sen­te pa­ra bus­car cual­quier co­sa, y la pro­li­fe­ra­ción de ob­je­tos in­ne­ce­sa­rios que se ven­den a pre­cios ac­ce­si­bles, ca­da vez más gen­te es­tá bus­can­do con­su­mir ex­pe­rien­cias. Y ju­gar es una ex­pe­rien­cia que de­jó de ser só­lo pa­ra chi­cos. Hoy, los gran­des tam­bién jue­gan y eso pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad de ne­go­cios.

ES­CA­PE DE LA RU­TI­NA

Vier­nes a la no­che. Te que­das­te en­ce­rra­do con tus ami­gos en un ca­la­bo­zo en el pun­to más al­to de una to­rre. En una ho­ra em­pe­za­rá un jui­cio cu­yo ve­re­dic­to se­rá ina­pe­la­ble. La sen­ten­cia: pe­na de muer­te. Te­nés una ho­ra pa­ra es­ca­par­te, usan­do to­dos los re­cur­sos dis­po­ni­bles.

Así em­pie­za “Pri­sio­ne­ros en la to­rre” uno de los “jue­gos de es­ca­pe” que desa­rro­lló Da­nil Tcha­povs­ki, due­ño de la mar­ca “Jue­gos Men­ta­les”. “Es un en­tre­te­ni­mien­to nue­vo, co­mo si fuera una pe­lí­cu­la, o un jue­go de rol en pri­me­ra per­so­na, don­de in­gre­sa un gru­po de

“Nues­tra fe­li­ci­dad es una de­ri­va­ción de las ex­pe­rien­cias y no de las co­sas” (Tho­mas Gi­lo­vich, de la Uni­ver­si­dad de Corn­well y es­tu­dio­so de la Psi­co­lo­gía de la Fe­li­ci­dad).

gen­te, una per­so­na en un de­ter­mi­na­do lu­gar o es­pa­cio de jue­go y tie­nen una ho­ra pa­ra en­con­trar la ma­ne­ra de sa­lir”, ex­pli­ca Tcha­povs­ki.

En el jue­go, los par­ti­ci­pan­tes se in­tro­du­cen en una ha­bi­ta­ción te­má­ti­ca. Pue­de ser un hospital, un bar­co pi­ra­ta, una to­rre, un mu­seo o una agen­cia secreta. Y tie­nen que ir des­ci­fran­do pis­tas pa­ra po­der sa­lir. Siem­pre se tra­ta de usar el in­ge­nio: en­con­trar puer­tas se­cre­tas, des­ci­frar có­di­gos, in­ter­cam­biar men­sa­jes en có­di­go mor­se… Los ju­ga­do­res tie­nen una ho­ra pa­ra sa­lir. Se pue­de ha­cer en gru­pos de en­tre dos y seis per­so­nas. Pa­ra los prin­ci­pian­tes, exis­te la op­ción de ju­gar con pis­tas.

Son jue­gos fí­si­cos que surgen co­mo una re­crea­ción de los jue­gos de es­ca­pe vir­tua­les o las vie­jas aven­tu­ras grá­fi­cas. La idea fue de un in­ge­nie­ro ja­po­nés. En un via­je, Tcha­povs­ki co­no­ció es­ta ex­pe­rien­cia y la qui­so re­pli­car en la Argentina. “Ro­bar un mu­seo, des­co­nec­tar alar­mas, sa­lir de un neu­ro­psi­quiá­tri­co… es co­mo una mi­ni­pe­lí­cu­la”, ex­pli­ca.

¿Có­mo fun­cio­na el mo­de­lo de ne­go­cios? Tcha­povs­ki al­qui­ló dos ca­sas con­ti­guas con mu­chas ha­bi­ta­cio­nes en el ba­rrio de San Tel­mo. En to­tal, son 600 me­tros cua­dra­dos que la em­pre­sa acon­di­cio­nó pa­ra que es­tén am­bien­ta­dos en la te­má­ti­ca de los jue­gos. El pre­cio de los jue­gos es por ho­ra, in­de­pen­dien­te­men­te de la can­ti­dad de ju­ga­do­res y van en­tre los $ 600 y 800, de­pen­dien­do el ho­ra­rio; de día es más ba­ra­to por­que hay me­nos de­man­da. Gra­cias a esos pre­cios di­fe­ren­cia­dos, lo­gran una ocu­pa­ción ca­si per­ma­nen­te de las sa­las: a la ma­ña­na y me­dia tar­de van chi­cos y ofi­ci­nis­tas; y a la no­che, el res­to de la gen­te.

“La in­ver­sión es la es­ce­no­gra­fía, la elec­tró­ni­ca de los jue­gos. Ju­ga­mos

con las sen­sa­cio­nes. So­plar y que se abra una puer­ta. O, hay un jue­go en que hay que ele­var­se la fre­cuen­cia car­día­ca pa­ra que se abra un pa­sa­di­zo”, ex­pli­ca Tcha­povs­ki. En Jue­gos Men­ta­les tra­ba­jan 11 per­so­nas, en­tre lo ad­mi­nis­tra­ti­vo y la aten­ción al pú­bli­co.

¿Qué es lo más com­pli­ca­do del ne­go­cio? Al prin­ci­pio, era que la gen­te se ani­ma­ra a pro­bar. “Ha­bía que ha­cer­les en­ten­der de qué se tra­ta y có­mo con­su­mir­lo. Con el pa­so del tiem­po y las 100.000 per­so­nas que pa­sa­ron a ju­gar, ya sa­ben el con­cep­to, sa­ben que es un jue­go de adre­na­li­na y claus­tro­fo­bia”, di­ce Tcha­povs­ki. “Hoy, lo más di­fí­cil es man­te­ner el cau­dal de gen­te, por­que ne­ce­si­tás que las sa­las fun­cio­nen cons­tan­te­men­te pa­ra cos­tear los gas­tos fi­jos.”

La con­tra del ne­go­cio es que no exis­ten los clien­tes fie­les. Una vez que una per­so­na ya hi­zo los seis jue­gos dis­po­ni­bles en la su­cur­sal, no tie­ne sen­ti­do que vuel­va. Y los jue­gos no se re­nue­van, por­que la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra es muy gran­de. Por eso, es­tán apos­tan­do a ar­mar un mo­de­lo de fran­qui­cias, que le per­mi­te ins­ta­lar nue­vos jue­gos sin per­der los vi­gen­tes.

La in­ver­sión pa­ra la fran­qui­cia es de $ 1,2 mi­llo­nes, lla­ve en mano con dos jue­gos (“Te­ne­mos 100 jue­gos crea­dos”, di­ce Tcha­povs­ki), sin in­cluir el al­qui­ler del lo­cal. Tie­nen pre­vis­to abrir dos lo­ca­les nue­vos en la ca­pi­tal fe­de­ral y tres en Montevideo.

EL QUE ROM­PE, PA­GA

En­trar a un lo­cal y rom­per al­gu­nos de los pro­duc­tos en ex­hi­bi­ción y te­ner que pa­gar­los pa­re­ce ser una ca­tás­tro­fe, un ac­ci­den­te, al que na­die se quie­re en­fren­tar. En ese sen­ti­do, que al­guien quie­ra intenciona­lmente ir a un lu­gar y pa­gar pa­ra rom­per, pa­re­cie­ra un gran de­li­rio. Pe­ro exis­te un lu­gar en Bue­nos Aires que ofre­ce ju­gar a rom­per co­sas.

El Break Club es una idea de Gui­do Do­de­ro, que mon­tó un lo­cal pa­ra que la gen­te se ani­me a des­truir ob­je­tos. “Es una ex­pe­rien­cia que bus­ca sa­car­te de la ru­ti­na. En­trás a un lu­gar acon­di­cio­na­do con los ob­je­tos que vos ele­gis­te pa­ra rom­per y te­nés el tiem­po que quie­ras pa­ra ha­cer­lo. En­trar a un lu­gar a rom­per co­sas, de­to­na va­rios chips en la ca­be­za”, cuen­ta Do­de­ro, de 33 años.

Los par­ti­ci­pan­tes in­gre­san con un ma­me­lu­co, guan­tes y pro­tec­ción pa­ra la ca­ra. Lue­go, pue­den ele­gir al­gún ac­ce­so­rio que los ayu­de en la ta­rea de rom­per, co­mo un bate de beis­bol, un mar­ti­llo… y des­pués se pue­de ele­gir la mú­si­ca que lo acom­pa­ña­rá du­ran­te el mo­men­to. En la ha­bi­ta­ción hay una bol­sa de box, res­tos que otras per­so­nas rom­pie­ron y los ob­je­tos que el par­ti­ci­pan­te eli­gió pa­ra des­truir.

El pre­cio del ser­vi­cio, jus­ta­men­te, va­ría en fun­ción de lo que se quie­ra rom­per: arran­ca des­de $ 350 por 30 bo­te­llas, y au­men­ta has­ta los $ 1.150 por el com­bo “Plas­ma + 30 bo­te­llas”. Tam­bién hay compu­tado­ras, te­le­vi­so­res vie­jos, en­tre otros ob­je­tos en ex­hi­bi­ción. “El pre­cio no es por tiem­po. La gen­te no es­tá en­tre­na­da pa­ra es­tar rom­pien­do. Fí­si­ca­men­te y psi­co­ló­gi­ca­men­te te su­pera; 15 o 20 mi­nu­tos es el pro­me­dio pa­ra tran­qui­li­zar­se”, ex­pli­ca Do­de­ro, que em­pe­zó con es­ta pro­pues­ta lú­di­ca ha­ce cin­co años. “Era un es­pa­cio ne­ce­sa­rio en es­ta ciu­dad de la fu­ria. Es­tu­ve vi­vien­do afue­ra y ob­ser­vé la ciu­dad con una vi­sión más ob­je­ti­va. Las op­cio­nes de sa­li­das eran li­mi­ta­das”, ex­pli­ca.

¿Qué es lo más com­pli­ca­do del ne­go­cio? Con­se­guir los ob­je­tos pa­ra que la gen­te rom­pa. “Or­ga­ni­zar el stock es una de las cla­ves del ne­go­cio. La par­te fea es tra­ba­jar con la ba­su­ra, lle­go a ca­sa lleno de pol­vo o su­cio.” Pa­ra op­ti­mi­zar la ta­rea, se aso­ció con coope­ra­ti­vas de re­cu­pe­ra­do­res ur­ba­nos, que le traen el ma­te­rial y, a la vez, se lo lle­van (ro­to) pa­ra re­ci­clar. Los pro­pios par­ti­ci­pan­tes, a ve­ces, le do­nan ma­te­ria­les vie­jos.

Al ter­mi­nar la ex­pe­rien­cia, los par­ti­ci­pan­tes se pue­den que­dar en un bar del lu­gar y com­prar mer­chan­di­sing pa­ra lle­var­se a ca­sa un re­cuer­do

“Lo más di­fí­cil es man­te­ner el cau­dal de gen­te, por­que ne­ce­si­tás que las sa­las fun­cio­nen cons­tan­te­men­te pa­ra cos­tear los gas­tos fi­jos” (Da­mil Tcha­povs­ki).

del jue­go. Es de­cir, au­men­tar el ré­di­to de la “eco­no­mía de la fe­li­ci­dad”. Y, de pa­so, Do­de­ro tie­ne una fuen­te más de in­gre­so y de mar­ke­ting. “En Pa­ler­mo, hay mu­cha ofer­ta pe­ro es to­do tan si­mi­lar, que es ri­dícu­lo. ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre es­te bar­ci­to o el otro? Las pe­lí­cu­las cam­bian, las obras de tea­tro cam­bian, pe­ro siem­pre es ir al ci­ne y com­prar po­cho­clo. Acá, te lle­vas al­go pa­ra vos”, di­ce.

A CO­RRER EN KAR­TING

Los kar­tings pa­ra adul­tos exis­ten des­de ha­ce mu­chos años. Sin em­bar­go, hay nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra ex­plo­rar, por fuera del “mun­do tuer­ca” de quie­nes so­lían con­su­mir es­te ti­po de pro­pues­tas.

Las ca­rre­ras se pue­den co­rrer en al me­nos dos mo­da­li­da­des. La pri­me­ra, per­mi­te que cual­quie­ra se su­me a unas vuel­tas. La se­gun­da, en mo­do ce­rra­do, per­mi­te com­pe­tir con­tra ami­gos y co­no­ci­dos den­tro de un mis­mo gru­po. Por ejem­plo, F1 Karts ha­ce re­ser­vas pa­ra cum­plea­ños de adul­tos que se fes­te­jan ín­te­gra­men­te en el lu­gar.

Wal­ter Gaut­hier es el res­pon­sa­ble del Club Ar­gen­tino de Kar­ting, que tie­ne la con­ce­sión del kar­tó­dro­mo del Au­tó­dro­mo de Bue­nos Aires. Ellos al­qui­lan sus pis­tas en dos seg­men­tos: uno ne­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo y uno de afi­cio­na­dos que van a di­ver­tir­se: “Te­ne­mos un cro­no­gra­ma de al­qui­ler de 16 kar­tings. Y lo ofre­ce­mos jue­ves, vier­nes, sá­ba­do y do­min­go, de 18 a 24. Vie­nen mu­chos en gru­po”, ex­pli­ca.

La pis­ta tie­ne 900 me­tros de lar­go y par­ti­ci­pan en si­mul­tá­neo 12 au­tos si­mi­la­res a los de una com­pe­ti­ción. El al­qui­ler de las pis­tas es por tiem­po.

Así co­mo The Break Club ofre­ce la po­si­bi­li­dad de lle­var­se mer­chan­di­sing, en el Club de Kar­ting tam­bién los que par­ti­ci­pan se lle­van un re­cuer­do: una pla­ni­lla con el cro­no­me­tra­je que ca­da com­pe­ti­dor reali­zó. La idea es que real­men­te ca­da par­ti­ci­pan­te se sien­ta un co­rre­dor pro­fe­sio­nal, sin de­jar de ju­gar.

¿Có­mo con­si­guen clien­tes? “Mu­cho In­ter­net y Fa­ce­book. Pe­ro fun­da­men­tal­men­te el bo­ca en bo­ca”, di­ce Gaut­hier. En es­te ru­bro, una va­ria­ble a se­guir muy de cer­ca es la se­gu­ri­dad. “Se les da una char­la pre­via ex­pli­can­do cla­ra­mu­cho

men­te qué es lo que se pue­de ha­cer y qué no. Se les da el cas­co re­gla­men­ta­rio, los kar­tings tie­nen una de­fen­sa al­re­de­dor pa­ra evi­tar da­ños frente a un cho­que”, cuen­ta Gaut­hier, que co­rrió en Rally, en TC 2000 y en otras ca­te­go­rías du­ran­te 27 años.

JU­GAR EN CA­SA

Ade­más de op­cio­nes pa­ra ir a ju­gar a un de­ter­mi­na­do lu­gar, es­tá la de ju­gar en ca­sa. Cla­ro que pa­ra los adul­tos no hay tan­tas op­cio­nes. De esa pre­mi­sa sur­gió Ben­te­jue­go, una ju­gue­te­ría pen­sa­da es­pe­cial­men­te pa­ra adul­tos.

“No­té que ha­bía mu­cha gen­te bus­can­do pro­pues­tas lú­di­cas pa­ra adul­tos, pe­ro no exis­tía nin­gún ca­nal de ven­ta que lo cen­tra­li­za­ra. Exis­ten ju­gue­te­rías de chi­cos, pe­ro no de adul­tos”, ex­pli­ca Flo­ren­cia Bag­nar­di, crea­do­ra de es­ta ju­gue­te­ría. “Em­pe­cé a ob­ser­var que los adul­tos, en su tiem­po li­bre, ha­cen ac­ti­vi­da­des pa­si­vas, co­mo ver tele o na­ve­gar re­des so­cia­les; o don­de to­man co­sas del me­dio, co­mo sa­lir a co­mer o to­mar al­go. La pro­pues­ta fue ha­cer ju­gue­tes pa­ra que jó­ve­nes y adul­tos vuel­van a ex­pe­ri­men­tar, a crear y que eli­jan to­mar una ac­ti­tud ac­ti­va a la ho­ra de ele­gir qué ha­cer en su tiem­po li­bre.”

La ju­gue­te­ría fue inau­gu­ra­da ha­ce po­cos me­ses y, se­gún re­la­ta, “las ven­tas ex­plo­ta­ron sin in­ver­sión en mar­ke­ting”.

¿Qué ti­pos de jue­gos ven­den? Jue­gos de cons­truc­ción pa­ra ar­mar ma­que­tas de ma­de­ra, ro­bots so­la­res, cá­ma­ras de fo­tos (de las vie­jas), jue­gos de me­sa, ju­gue­tes re­tro y li­bros pa­ra co­lo­rear o ha­cer ori­ga­mis, son al­gu­nas de las al­ter­na­ti­vas. El pro­duc­to es­tre­lla son los de­no­mi­na­dos KIDIs (que los fa­bri­can ellos) y que son kits de ini­cia­ción con ele­men­tos que per­mi­ten apren­der un hobby o téc­ni­ca: ha­cer per­fu­mes, cer­ve­za ar­te­sa­nal, ar­mar una huer­ta, apren­der xi­lo­gra­fía, coc­te­le­ría, crear ob­je­tos con ter­mo­for­ma­do o ha­cer co­mi­da mo­le­cu­lar.

Por aho­ra, el for­ma­to de es­ta ju­gue­te­ría es vir­tual, sin lo­cal a la ca­lle, aun­que se pue­de ir al show­room a ver los jue­gos. Bag­nar­di cuen­ta que su idea or­gi­nal era po­ner un lo­cal, pe­ro –a me­di­da que se me­tió en el sec­tor– se dio cuen­ta de que no exis­tían los pro­vee­do­res pa­ra los pro­duc­tos que ella ne­ce­si­ta­ba. “Me tu­ve que po­ner a crear y pro­du­cir los jue­gos y to­do se vol­vió más com­ple­jo: pro­du­cir y co­mer­cia­li­zar, re­quie­re más tiem­po e in­ver­sión. Cuan­do ten­ga bien acei­ta­da la pro­duc­ción, pa­sa­re­mos a una pró­xi­ma eta­pa, con un lo­cal a la ca­lle”, di­ce.

“El mer­ca­do po­ten­cial es mu­cho más gran­de y va a ir cre­cien­do a me­di­da que se va­ya cam­bian­do el pa­ra­dig­ma de que los adul­tos no tie­nen ju­gue­tes. Creo que hay mu­chos adul­tos con ga­nas de ju­gar

y ex­pe­ri­men­tar, pe­ro hay que rom­per esa ba­rre­ra de que el jue­go es pa­ra ni­ños o que no tie­ne un sen­ti­do pro­duc­ti­vo.”

Con un es­que­ma si­mi­lar na­ció Pe­gland, una lí­nea de mu­ñe­cos pen­sa­dos pa­ra adul­tos, aun­que los chi­cos tam­bién es­tán in­vi­ta­dos. “Son mu­ñe­cos de ma­de­ra fa­bri­ca­dos en la Argentina, que vie­nen con pin­tu­ras acrí­li­cas de bue­na ca­li­dad, al agua y no tó­xi­co. La idea es que ca­da uno pue­da crear los per­so­na­jes”, ex­pli­ca Co­ri­na Ca­so­la, una de las so­cias. “Las po­si­bi­li­da­des pa­ra los adul­tos son in­fi­ni­tas. No­so­tros da­mos el so­por­te pa­ra pin­tar lo que quie­ran. Pe­ro hay al­gu­nos ins­truc­ti­vos o mo­de­los pa­ra po­der pin­tar con al­gu­nas te­má­ti­cas: les in­di­ca­mos el pro­ce­so de pin­tu­ra pa­ra te­ner un re­sul­ta­do óp­ti­mo.”

En­tre los kits, hay pro­pues­tas te­má­ti­cas, co­mo el de Fri­da Kah­lo, Ca­la­ve­ras me­xi­ca­nas, Su­per­hé­roes re­tro, en­tre otros. Los kits tam­bién vie­nen con stic­kers, por si al­gún adul­to no quie­re o no pue­de di­bu­jar el mu­ñe­co en­te­ro.

La idea sur­gió ha­ce un año. Ellas fa­bri­can las fi­gu­ras en ma­de­ra. “Es una ten­den­cia li­ga­da al ar­te y a pe­da­go­gías al­ter­na­ti­vas. Es una va­rian­te de los hob­bies, un so­por­te que per­mi­te ar­mar co­lec­cio­nes”, cuen­ta Ca­so­la.

¿Qué dis­tin­gue a es­tos mu­ñe­cos de com­prar ma­de­ra y pin­tu­ras en lo­ca­les de ar­te? Qui­zás, ahí es­tá el di­fe­ren­cial de la pro­pues­ta. “Hay un con­cep­to y eso es lo que más atrae. Nues­tro pro­duc­to es ce­rra­do, en una ca­ji­ta, con ma­te­ria­les de bue­na ca­li­dad. Son pie­zas que no exis­ten en el mer­ca­do. La pre­sen­ta­ción es cla­ve, el pro­duc­to es atrac­ti­vo y es­ta­mos tan­to en ju­gue­te­rías co­mo en tien­das de di­se­ño y son idea­les pa­ra re­ga­lar. Sentarse a pin­tar es terapéutic­o y mo­ti­van­te. Es­tas pie­zas se ter­mi­nan en una ho­ra y son un in­cen­ti­vo pa­ra po­der in­gre­sar al mun­do del ar­te.”

ATRÉVASE A JU­GAR

Mu­chas ve­ces, los adul­tos so­los no se animan a ju­gar. “El ne­ne no le tie­ne mie­do a pa­sar ver­güen­za con tal de ju­gar; el adul­to, con tal de no pa­sar ver­güen­za, pre­fie­re que­dar­se con las ga­nas, aun­que le pa­rez­ca fan­tás­ti­co lo que se es­tá ha­cien­do. Siem­pre hay mie­do al ri­dícu­lo”, di­ce Damián Es­ses,

due­ño de la em­pre­sa “To­do al 20” que se es­pe­cia­li­za en ani­ma­ción de even­tos pa­ra adul­tos con pro­pues­tas re­crea­ti­vas.

Es­ses, de 25 años, es pro­fe­sor de re­crea­ción y siem­pre tra­ba­jó en pro­pues­tas lú­di­cas pa­ra chi­cos. Has­ta que un día, una de las ma­dres de los chi­cos con que tra­ba­ja­ba le pre­gun­tó si se ani­ma­ría a di­ri­gir al­gu­nos jue­gos en su cum­plea­ños de 40. “Pen­sé una pro­pues­ta, se la pa­sé. Así em­pe­cé a ge­ne­rar pro­pues­tas pa­ra un pú­bli­co adul­to. La pri­me­ra fue un jue­go de pan­ta­lla con di­fe­ren­tes tó­pi­cos, pun­ta­jes y pre­mios”, cuen­ta. A par­tir de eso, las re­co­men­da­cio­nes fue­ron cre­cien­do.

Ofre­cer es­te ser­vi­cio pa­ra un pú­bli­co adul­to tie­ne la ven­ta­ja de que no hay tan­ta com­pe­ten­cia, co­mo la hay en even­tos infantiles. Aun­que no siem­pre es fá­cil con­ven­cer so­bre la pro­pues­ta. “Lo que más les en­gan­cha a los adul­tos es la par­ti­ci­pa­ción cuan­do se pa­sa a un jue­go, con cues­tio­na­rios. Se ge­ne­ra cier­ta in­co­mo­di­dad, pe­ro has­ta ahí. Les gus­tan mu­cho los jue­gos con vi­deo, pre­gun­tas y res­pues­tas, jue­gos re­tro, jue­gos de Fe­liz Do­min­go… Pe­ro la pro­pues­ta se pien­sa es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el que ar­ma el even­to. Se ha­ce siem­pre reunión pre­via”, ex­pli­ca.

La otra di­fi­cul­tad del ne­go­cio es con­se­guir bue­nos ani­ma­do­res. Jus­ta­men­te por esos mie­dos que tie­nen los adul­tos a ju­gar, mu­chos acep­tan la pro­pues­ta só­lo si es Damián quien lo ani­ma. Eso com­pli­ca un po­co la “es­ca­la­bi­li­dad” del pro­yec­to. “Ten­go otros ani­ma­do­res pa­ra ir cre­cien­do. La per­so­na que lo li­de­ra es lo más im­por­tan­te pa­ra que los in­vi­ta­dos se vin­cu­len. Pe­ro la idea es te­ner pro­pues­tas que no de­pen­dan tan­to del ani­ma­dor”, di­ce Es­ses.

Sean jue­gos pa­ra ju­gar en sa­li­das, en el ho­gar o en un even­to, ju­gar es to­da una ex­pe­rien­cia que se dis­fru­ta en el mo­men­to y se dis­fru­ta al re­cor­dar­la. Los con­su­mi­do­res bus­can ca­da vez más ese ti­po de ex­pe­rien­cias. Y eso es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra los em­pren­de­do­res que quie­ran ha­cer de los jue­gos un ne­go­cio.

04.2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.