Em­pre­sas en la Nu­be.

¿Exis­ti­rían Net­flix, Uber o Airbnb si no exis­tie­ra la nu­be? Hay em­pre­sas que ne­ce­si­tan hie­rro o te­la co­mo ma­te­ria pri­ma. Y otras que tie­nen a la nu­be co­mo in­su­mo crí­ti­co. por ali­cia gior­get­ti

Pymes - - SUMARIO -

En 2016, la tra­di­cio­nal re­vis­ta For­bes co­men­zó a ha­cer un ran­king de las 100 prin­ci­pa­les “em­pre­sas cloud” dis­tin­guien­do a las que es­tán cam­bian­do la for­ma de ha­cer ne­go­cios. En abril de 2017, en la se­gun­da edi­ción del ran­king apa­re­ce la em­pre­sa Me­da­llia en el pues­to 7, que tie­ne ge­nes ar­gen­ti­nos. Pe­ro así co­mo hay em­pre­sas que apro­ve­chan la nu­be pa­ra op­ti­mi­zar su ne­go­cio, hay otras que di­rec­ta­men­te no po­drían exis­tir sin la nu­be.

Una de ellas es Uber, que co­se­cha con­tro­ver­sias y has­ta lle­gó a la li­te­ra­tu­ra: en Ori­gen, el úl­ti­mo li­bro de Dan Brown, un per­so­na­je usa ese ser­vi­cio pa­ra es­ca­par de la es­ce­na del cri­men. En el mun­do real, Uber tie­ne se­ve­ros in­con­ve­nien­tes en va­rios paí­ses, in­clu­si­ve en la Ar­gen­ti­na, don­de es­tá acu­sa­da de eva­sión tri­bu­ta­ria agra­va­da. No obs­tan­te, el ser­vi­cio existe en 633 ciu­da­des y pro­ba­ble­men­te so­lu­cio­ne los pro­ble­mas le­ga­les en don­de los tie­ne. Se­gún al­gu­nos ana­lis­tas, Uber hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do

US$ 5 mi­llo­nes pa­ra ins­ta­lar su in­fraes­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca ha­ce 12 años, pe­ro re­qui­rió po­cos mi­les de dó­la­res pa­ra em­pe­zar a ope­rar en 2009, de­bi­do a la exis­ten­cia de la nu­be.

En ge­ne­ral, las em­pre­sas ba­sa­das en la nu­be son dis­rup­ti­vas por­que re­du­cen ex­tre­ma­da­men­te los pre­cios de pro­duc­tos o ser­vi­cios, o por­que crean una for­ma de ac­ce­der a ellos. In­ter­na­men­te, la tec­no­lo­gía es su ba­se: In­ter­net, las re­des so­cia­les, las pla­ta­for­mas de co­mer­cio elec­tró­ni­co y las apli­ca­cio­nes mó­vi­les, en­tre otras tec­no­lo­gías, son su es­que­le­to. Y eso las ha­ce di­fe­ren­tes a las em­pre­sas tra­di­cio­na­les, que in­cor­po­ran tec­no­lo­gía pa­ra man­te­ner­se y com­pe­tir.

LAS EX­PE­RIEN­CIAS

“Cla­ra­men­te Car­te­lP­rop no po­dría exis­tir sin In­ter­net. Es un in­su­mo ab­so­lu­ta­men­te crí­ti­co que nos per­mi­te vin­cu­lar la ofer­ta y la de­man­da de pu­bli­ci­dad ex­te­rior, y ha­cer to­do más efi­cien­te y trans­pa­ren­te. Atri­bu­tos co­mo la lo­ca­li­za­ción y la co­ti­za­ción on li­ne ge­ne­ran una op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos de ges­tión que nos di­fe­ren­cian de las tra­di­cio­na­les cen­tra­les de me­dios”, di­ce Mi­cae­la Ro­sen­tal, di­rec­to­ra de Car­te­lP­rop.

El por­tal agru­pa la ofer­ta de di­fe­ren­tes pro­vee­do­res de es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios en vía pú­bli­ca, que pue­den car­gar­los sin cos­to en la pla­ta­for­ma. Del otro la­do, las em­pre­sas que quie­ren co­lo­car un avi­so pue­den bus­car on li­ne por ubi­ca­ción y por pre­su­pues­to.

El ser­vi­cio fue lan­za­do en enero de 2018, lue­go de que sus so­cios de­ci­die­ran “ofre­cer a la in­dus­tria de pu­bli­ci­dad en vía pú­bli­ca un mer­ca­do on li­ne don­de se co­nec­ten la ofer­ta y la de­man­da co­mo hay pa­ra in­mue­bles o au­tos, fa­ci­li­tar el ac­ce­so de las py­mes a es­te mer­ca­do, y evi­tar la in­ter­me­dia­ción en la ca­de­na de pa­gos. Pen­sa­mos en un ser­vi­cio ba­sa­do en In­ter­net por­que hoy es un bien in­sus­ti­tui­ble pa­ra cual­quier mo­de­lo de ne­go­cios con pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to y ex­pan­sión”, ase­gu­ra la eje­cu­ti­va.

En­tre las ven­ta­jas de­bi­das al uso de la nu­be re­co­no­ce la op­ti­mi­za­ción de to­dos los pro­ce­sos. El pro­vee­dor del ser­vi­cio es Ama­zon Web Ser­vi­ces (AWS). “Te­ne­mos con­tra­ta­dos ser­vi­do­res vir­tua­les (EC2) con au­tos­ca­ling. Es de­cir, si el por­tal re­ci­be ma­yor de­man­da, se le­van­tan so­los. Tam­bién con­tra­ta­mos el ser­vi­cio de al­ma­ce­na­mien­to S3 pa­ra el ban­co de imá­ge­nes y es­ta­mos im­ple­men­tan­do el ser­vi­cio Lamb­da pa­ra thumb­nails”, cuen­ta Ro­sen­tal. AWS Lamb­da se eje­cu­ta co­mo res­pues­ta a even­tos y ad­mi­nis­tra au­to­má­ti­ca­men­te los re­cur­sos in­for­má­ti­cos.

El mo­de­lo de ne­go­cio de Car­te­lP­rop es co­brar una co­mi­sión so­bre las ope­ra­cio­nes con­cre­ta­das

a tra­vés de la pla­ta­for­ma.

Por otro la­do, Bambox es otro por­tal que ba­sa su ne­go­cio en la nu­be. “Na­ció en ju­lio de 2017, en Bue­nos Ai­res, cuan­do no­ta­mos que nues­tros ami­gos te­nían ca­da vez me­nos tiem­po, al con­ver­tir­se en pa­dres. Em­pe­za­mos a ayu­dar­los en la odi­sea de com­prar pa­ña­les y otros pro­duc­tos pa­ra sus be­bés. E ins­pi­ra­dos en ser­vi­cios co­mo Do­lla­rSha­veC­lub o las sus­crip­cio­nes de Ama­zon, ar­ma­mos un por­tal web pa­ra que los pa­dres de CA­BA eli­jan pro­duc­tos y ma­ne­jen sus pe­di­dos de for­ma sen­ci­lla, por suscripción men­sual”, cuen­ta Charles Ca­ret­te, uno de los co­fun­da­do­res.

El em­pren­de­dor des­ta­ca que “In­ter­net per­mi­te pro­bar rá­pi­da­men­te y ba­ra­to. Así po­dés ve­ri­fi­car que existe el mer­ca­do que ima­gi­nas­te, ajus­tar la ofer­ta y, lue­go, lo­grar una vi­si­bi­li­dad sin com­pa­ra­ción. La des­ven­ta­ja es que hay mu­cha com­pe­ten­cia y si no ha­cés un buen mar­ke­ting es co­mo abrir una tien­da en el de­sier­to”.

En cuan­to a la tec­no­lo­gía, Ca­ret­te des­ta­ca que “es cla­ve su elec­ción. Hay que an­ti­ci­par las ne­ce­si­da­des, el len­gua­je de desa­rro­llo, el ser­vi­dor y có­mo co­nec­tar to­do con ser­vi­cios web ex­ter­nos. Por suer­te, en el equi­po fun­da­dor hay un desa­rro­lla­dor muy ex­pe­ri­men­ta­do”. Eli­gie­ron usar ser­vi­do­res de AWS pa­ra el hos­ting web por­que “nos da una má­qui­na to­tal­men­te con­fi­gu­ra­ble por no­so­tros, al­to ni­vel de dis­po­ni­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, bac­kup de la ba­se de da­tos, gra­tui­dad por un año y flexibilidad pa­ra cre­cer, en­tre otras cues­tio­nes. Así, nues­tra pla­ta­for­ma siem­pre pue­de res­pon­der al trá­fi­co de usua­rios”, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo.

Al­gu­nas otras apli­ca­cio­nes en la nu­be uti­li­za­das son Mai­lChimp co­mo ser­vi­cio de email mar­ke­ting, Goo­gle Analy­tics pa­ra eva­luar la per­for­man­ce de la pla­ta­for­ma, Tre­llo co­mo he­rra­mien­ta de ges­tión de pro­yec­tos, Box y Dri­ve pa­ra al­ma­ce­na­mien­to de da­tos, y Slack co­mo apli­ca­ción de co­la­bo­ra­ción. “La nu­be per­mi­te una gran flexibilidad de tra­ba­jo y ac­ce­der a to­do lo ne­ce­sa­rio des­de el ce­lu­lar o una compu­tado­ra en un to­que. Y ac­ce­der a soft­wa­re ‘ba­jo de­man­da’ pa­gan­do so­lo lo que se usa. Pen­sa­mos eva­luar ser­vi­cios de Chat Bot o de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de AWS o Mi­cro­soft Azu­re”, anticipa Ca­ret­te.

Y agre­ga que “los ser­vi­cios en la nu­be per­mi­tie­ron el desa­rro­llo de una nue­va eco­no­mía con me­jor uso de re­cur­sos y cos­tos más va­ria­bles. Pe­ro la ve­lo­ci­dad de desa­rro­llo de­pen­de de los ser­vi­cios que vin­cu­lan el on li­ne y el off li­ne, y que pue­den con­ver­tir­se en cue­llos de bo­te­lla. Pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co ar­gen­tino son los cos­tos ele­va­dos y la po­ca fia­bi­li­dad de la lo­gís­ti­ca, y el pro­ce­so de co­bro on li­ne con tar­je­tas. En Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa o Asia es po­si­ble re­ci­bir un pro­duc­to com­pra­do on li­ne en dos ho­ras, al­go que real­men­te com­pi­te con la ven­ta off li­ne. No­so­tros usa­mos la pla­ta­for­ma de pa­go re­fe­ren­te en Amé­ri­ca La­ti­na pe­ro no nos da la flexibilidad que ne­ce­si­ta­mos: los co­bros pue­den ser ins­tan­tá­neos o tar­dar una se­ma­na, no po­de­mos brin­dar la po­si­bi­li­dad de que el clien­te mo­di­fi­que su pe­di­do, los gas­tos de co­mi­sión son ele­va­dí­si­mos, va­rias ve­ces hu­bo co­bros dobles y el so­por­te téc­ni­co se ba­sa en res­pues­tas pre­con­fi­gu­ra­das que no re­suel­ven na­da. Es­to nos hi­zo per­der clien­tes”.

APREN­DER JU­GAN­DO

El ca­so de la em­pre­sa Eter­max es dis­tin­to. Fun­da­da en 2009 se es­pe­cia­li­zó en el desa­rro­llo de jue­gos mó­vi­les. Es co­no­ci­da por Pre­gun­ta­dos -que tie­ne 300 mi­llo­nes de usua­rios- pe­ro tam­bién creó Apa­la­bra­dos y Pic­tio­nary.

“Nues­tros pro­duc­tos son na­ti­vos de la nu­be. Des­de Apa­la­bra­dos, el pri­mer jue­go, tu­vi­mos la ne­ce­si­dad de cre­cer o de­cre­cer elás­ti­ca­men­te en ba­se a la ofer­ta y de­man­da de nues­tros pro­duc­tos. El au­men­to de usua­rios -que se tra­du­ce en trá­fi­co en los ser­vi­do­res- fue

ex­po­nen­cial, aun­que hu­bo eta­pas es­ta­bles cuan­do el pro­duc­to lle­ga al pi­co má­xi­mo de usua­rios. Co­mo ini­cial­men­te no po­día­mos pre­de­cir cuán­to íba­mos a cre­cer, el mo­de­lo de es­ca­la­bi­li­dad fue ma­nual. Lle­ga­mos a apro­vi­sio­nar 40 ser­vi­do­res en un día pa­ra so­por­tar la de­man­da. Hoy, cuan­do en­ten­de­mos los lí­mi­tes del pro­duc­to y su ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to, ana­li­za­mos la par­te ‘fi­ja’ de la in­fraes­truc­tu­ra y ha­ce­mos re­ser­vas que nos per­mi­tan aho­rrar has­ta 50% en esos ser­vi­cios. Con la par­te que pue­de su­bir o ba­jar a de­man­da, usa­mos di­ver­sas es­tra­te­gias: des­de au­to­ma­ti­zar pro­ce­sos de es­ca­la­mien­to au­to­má­ti­co has­ta mi­grar a tec­no­lo­gías ‘as a service’ pa­ra pa­gar so­lo lo que usa­mos”, ex­pli­ca Gonzalo Gar­cía, Chief Tech­no­logy Of­fi­cer de la em­pre­sa.

En ocho años de ope­ra­ción pro­ba­ron a va­rios pro­vee­do­res de nu­be. En­tre ellos, Win­dows

Azu­re, Goo­gle Cloud y AWS. “Ele­gi­mos a AWS por­que nos brin­da más ven­ta­jas y re­sul­tó más com­pe­ti­ti­vo pa­ra nues­tro ne­go­cio. Ne­ce­si­ta­mos di­na­mis­mo: no po­de­mos es­pe­rar a que se reúnan las áreas co­mer­cia­les a ne­go­ciar un con­tra­to, y lue­go va­rios me­ses has­ta te­ner la in­fraes­truc­tu­ra. Por eso es cla­ve pa­gar lo que se usa, cuan­do se usa y no preo­cu­par­se por el di­men­sio­na­mien­to ni de­pen­der del pro­vee­dor a la ho­ra de ob­te­ner re­cur­sos”, afir­ma Mar­tín Domínguez, Chief In­fraes­truc­tu­re Of­fi­cer de Eter­max.

Pa­ra Gar­cía, ser una em­pre­sa ba­sa­da en la nu­be im­pli­ca “un cos­to lo­gís­ti­co mu­cho me­nor y un mar­gen ma­yor pa­ra co­me­ter erro­res a un cos­to más ba­jo. A tal pun­to que fa­vo­re­ce­mos la cultura de ‘fa­llar rá­pi­do’ pa­ra en­con­trar lo que fun­cio­na”. En­tre los in­con­ve­nien­tes, el eje­cu­ti­vo des­ta­ca que “las ten­den­cias apa­re­cen fá­cil­men­te pe­ro des­apa­re­cen de la mis­ma for­ma.

Hay que es­tar muy aten­tos a los cam­bios y adap­tar­se rá­pi­da­men­te pa­ra man­te­ner­se ya que la com­pe­ten­cia es gran­de y pue­de sur­gir de cual­quier la­do”.

LOS PRO­VEE­DO­RES

La pla­ta­for­ma de nu­be Ama­zon Web Ser­vi­ces (AWS) sur­gió en 2006 y hoy ofre­ce más de 90 ser­vi­cios vin­cu­la­dos con pro­ce­sa­mien­to, al­ma­ce­na­mien­to, re­des, ba­ses de da­tos, aná­li­sis, apli­ca­cio­nes, ser­vi­cios de im­ple­men­ta­ción, ad­mi­nis­tra­ción y desa­rro­llo, mo­vi­li­dad, In­ter­net de las Co­sas (IoT), In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), se­gu­ri­dad y más.

An­dré Na­za­reth, ge­ren­te de Ne­go­cios pa­ra star­tups en Amé­ri­ca La­ti­na de AWS afir­ma que “la ven­ta­ja de la compu­tación en la nu­be es que a las py­mes se les ofre­ce exac­ta­men­te la mis­ma in­fraes­truc­tu­ra, ser­vi­cios y agi­li­dad que a las em­pre­sas gran­des. Star­tups co­mo Pin­te­rest, Airbnb y Slack pu­die­ron lan­zar­se rá­pi­da­men­te al mer­ca­do sin in­ver­tir una to­ne­la­da de ca­pi­tal, y lue­go es­ca­la­ron a ni­vel mun­dial en fun­ción de la de­man­da del con­su­mi­dor, a una ve­lo­ci­dad que no se­ría po­si­ble si tu­vie­ran que cons­truir sus pro­pios cen­tros de da­tos. En la Ar­gen­ti­na te­ne­mos ca­sos co­mo Nu­bi, Eter­max, OLX o Mer­ca­do Li­bre, que uti­li­zan nues­tra nu­be”.

La em­pre­sa tie­ne un pro­gra­ma -AWS Ac­ti­va­te­que pro­vee cré­di­tos, ca­pa­ci­ta­ción y so­por­te pa­ra ini­ciar­se en la nu­be. “Los cré­di­tos va­rían en­tre US$ 1.000 y US$ 100.000, y por pe­río­dos de has­ta dos años. Ade­más de la ba­ja de cos­tos de in­ver­sión, los ser­vi­cios cloud per­mi­ten ex­pe­ri­men­tar a gran es­ca­la y apro­vi­sio­nar exac­ta­men­te el ti­po y ta­ma­ño de los re­cur­sos in­for­má­ti­cos ne­ce­sa­rios”, di­ce Na­za­reth.

Y agre­ga que “las em­pre­sas que tie­nen una in­fraes­truc­tu­ra cloud pue­den ba­jar gas­tos de ca­pi­tal (Ca­pex), con­ver­tir­los en gas­tos ope­ra­ti­vos (Opex) y li­be­rar ca­pi­tal ha­cia ac­ti­vi­da­des esen­cia­les al ne­go­cio”.

Por otro la­do, Azu­re es la pla­ta­for­ma de nu­be abier­ta de Mi­cro­soft ba­sa­da en una red glo­bal de cen­tros de da­tos ad­mi­nis­tra­dos por la com­pa­ñía. “Ofre­ce­mos a las Py­mes pa­que­tes es­pe­cia­les, con pa­go 100% aso­cia­do al con­su­mo del ser­vi­cio y me­dian­te so­cios que ayu­den a im­ple­men­tar la tec­no­lo­gía pa­ra que ca­da em­pre­sa sa­que el ma­yor pro­ve­cho”, di­ce Cecilia Cuff, di­rec­to­ra de la Uni­dad de Ne­go­cios de Nu­be de Mi­cro­soft Ar­gen­ti­na.

La eje­cu­ti­va des­ta­ca que “los ser­vi­cios cloud que ten­drán ma­yor desa­rro­llo en los pró­xi­mos años se­rán los que den ma­yor ca­pa­ci­dad de cómpu­to, los que me­jo­ren los pro­ce­sos y la pro­duc­ti­vi­dad de los em­plea­dos, y los es­que­mas vin­cu­la­dos con per­so­na­li­zar la ex­pe­rien­cia de los sis­te­mas ope­ra­ti­vos”.

Se­gún da­tos de la em­pre­sa, en el año fis­cal 2017 el 50% de la fac­tu­ra­ción es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por los ser­vi­cios de nu­be, mien­tras en 2016 ese por­cen­ta­je fue de 35%. “La com­pa­ñía es­pe­ra du­pli­car o tri­pli­car es­te ne­go­cio en los pró­xi­mos dos o tres años. Las in­dus­trias que li­de­ran la de­man­da de es­tos ser­vi­cios son fi­nan­zas y ban­cos, re­tail, ma­nu­fac­tu­ra y edu­ca­ción”, cuen­ta Cecilia Cuff.

Y aña­de que “mu­chos em­pre­sa­rios py­me no tie­nen cla­ro có­mo em­pe­zar o creen que las tec­no­lo­gías de ni­vel World Class son inal­can­za­bles pa­ra ellos. Y tra­ba­ja­mos pa­ra que cual­quier py­me pue­da ac­ce­der a so­lu­cio­nes de pri­mer ni­vel. La tec­no­lo­gía es­tá de­jan­do de ser una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra trans­for­mar­se en una con­di­ción ne­ce­sa­ria”.

Por su par­te, Gonzalo Gar­cía, de Eter­max, di­ce que exis­ten dos ti­pos de com­pa­ñías: las que son de soft­wa­re y las que aún no se die­ron cuen­ta.

Y lo ex­pli­ca así: “Pa­ra una em­pre­sa de soft­wa­re, la me­jor in­fraes­truc­tu­ra pa­ra pro­veer ser­vi­cios es una pla­ta­for­ma cloud -in­de­pen­dien­te­men­te de cual sea-, siem­pre que no se ten­ga un enor­me ta­ma­ño, por ejem­plo co­mo Fa­ce­book, don­de sí se jus­ti­fi­ca te­ner una pro­pia nu­be de ser­vi­cios”.

CECILIA CUFF La eje­cu­ti­va, de Mi­cro­soft, afir­ma que tra­ba­jan pa­ra que cual­quier py­me ac­ce­da a so­lu­cio­nes de pri­mer ni­vel en la nu­be.

MAR­TÍN DOMÍNGUEZ El Jefe de In­fraes­truc­tu­ra de Eter­max y su crea­ción: el jue­go Pre­gun­ta­dos. Re­quie­re “di­na­mis­mo” de su pro­vee­dor de ser­vi­cios de nu­be.

BAMBOX Ti­mot­hée Jauf­fret, Charles Ca­ret­te y Ré­mi Beau­fils crea­ron es­te por­tal pa­ra que los pa­dres de be­bés pue­dan ha­cer com­pras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.