Tau Del­ta y Dos An­clas.

San­tia­go de Die­go creó la mar­ca de sa­bo­ri­zan­tes ha­ce una década y des­de 2009 vie­ne pro­du­cien­do pa­ra la cen­te­na­ria mar­ca de sal, que aho­ra le com­pró 60% de su em­pren­di­mien­to.

Pymes - - SUMARIO - Por Wal­ter Duer

Su vi­da pro­fe­sio­nal siem­pre es­tu­vo li­ga­da al pa­la­dar ajeno. En 2003, cuan­do lan­zó su pri­mer em­pren­di­mien­to, San­tia­go de Die­go se de­di­có a plan­tar arán­da­nos en Tu­cu­mán.

Tras dos co­se­chas exi­to­sas y un tras­pié fi­nan­cie­ro, de­ci­dió arran­car de nue­vo en Bue­nos Ai­res, con un pro­duc­to que prác­ti­ca­men­te no exis­tía en el mer­ca­do lo­cal: una lí­nea de ade­re­zos pa­ra en­sa­la­das.

Así na­ció, en 2008, Tau Del­ta. “En reali­dad, la idea ori­gi­nal era arran­car con co­mi­das des­hi­dra­ta­das, pe­ro las pri­me­ras ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos a las que nos acer­ca­mos mos­tra­ron mu­cho in­te­rés en los ade­re­zos y muy po­co en lo des­hi­dra­ta­do, con lo cual fue­ron los clien­tes los que nos mar­ca­ron el ca­mino”, cuen­ta De Die­go, hoy pre­si­den­te de la com­pa­ñía que fun­dó ha­ce po­co me­nos de una década. Lue­go su­ma­ron una lí­nea de sal­sas dul­ces.

El cre­ci­mien­to de Tau Del­ta se hi­zo ex­po­nen­cial: in­cor­po­ró tec­no­lo­gía pa­ra au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos (“an­tes en­va­sá­ba­mos y eti­que­tá­ba­mos a mano bo­te­lla por bo­te­lla y yo iba to­dos los días a los ma­yo­ris­tas a ad­qui­rir ma­te­rias pri­mas”, re­cuer­da De Die­go) y apa­re­cie­ron los gran­des clien­tes cor­po­ra­ti­vos, que uti­li­zan los ade­re­zos en sus lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos o los in­cor­po­ran en sus pro­pias pro­pues­tas: Sub­way, KFC, Wendy’s, YPF, Mos­ta­za, Ha­van­na, Kraf­tHeinz, y El Club de la Mi­la­ne­sa, en­tre otros.

Ha­cia 2009, se ha­bía pro­du­ci­do el pri­mer acer­ca­mien­to con Dos An­clas, una mar­ca de Com­pa­ñía In­tro­duc­to­ra de Bue­nos Ai­res con más de 100 años en el mer­ca­do ar­gen­tino. “No­so­tros no ven­de­mos sal: ven­de­mos sa­bor. Por lo tan­to, es­ta­mos siem­pre eva­luan­do op­cio­nes en el mer­ca­do, que nos per­mi­tan me­jo­rar nues­tra

ofer­ta y la pro­pues­ta de Tau nos pa­re­ció ori­gi­nal y una gran opor­tu­ni­dad”, se­ña­la Ser­gio Ló­pez, ge­ren­te co­mer­cial de Dos An­clas.

De he­cho, la com­pa­ñía ofre­ce una va­rie­dad de pro­duc­tos ca­da vez más di­ver­sa, que in­clu­ye des­de es­pe­cias has­ta pro­duc­tos de re­pos­te­ría, des­de ju­go de li­món has­ta sal­sas dul­ces pa­ra pos­tres y des­de acei­te de oli­va, vi­na­gre y ace­to bal­sá­mi­co has­ta sa­bo­ri­zan­tes. De mo­do que a par­tir de aquel año, la pro­duc­ción de sal­sas gour­met de Dos An­clas que­dó en ma­nos de Tau Del­ta.

EVA­LUA­CIÓN

La re­la­ción fre­cuen­te con Dos An­clas y su his­to­ria de ca­si 120 años en el mer­ca­do ar­gen­tino, per­mi­tió a De Die­go apro­ve­char esa ex­pe­rien­cia pa­ra so­pe­sar las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de su pro­pio em­pren­di­mien­to.

“So­mos ági­les, li­via­nos e in­no­va­do­res, has­ta tal pun­to que nos to­ma la mis­ma can­ti­dad de tiem­po lan­zar un nue­vo pro­duc­to al mer­ca­do que lo que una mul­ti­na­cio­nal de­mo­ra en ar­mar una reunión con el di­rec­tor”, bro­mea.

Pe­ro, cuen­ta, esa mo­ne­da tie­ne dos caras. “Por es­tar tan in­mer­sos en ha­cer lo que nos gus­ta­ba, de­ja­mos de la­do as­pec­tos co­mo ad­mi­nis­tra­ción, re­cur­sos hu­ma­nos o ma­ne­jo del flu­jo de ca­ja”, agre­ga. Y con­clu­ye: “Apren­di­mos que, cuan­do se des­cui­dan las ba­ses, aque­llo que tar­dás años en cons­truir se pue­de caer con una ven­tis­ca”.

Al mis­mo tiem­po, el ne­go­cio de sal­sas gour­met ex­pe­ri­men­tó un in­cre­men­to no­ta­ble pa­ra Dos An­clas, por lo que la em­pre­sa co­men­zó a eva­luar una in­te­gra­ción ver­ti­cal ha­cia atrás.

Así na­ció la idea de es­ta alian­za. Tau Del­ta apor­ta su ex­pe­rien­cia y su lle­ga­da al mer­ca­do gour­met y Dos An­clas, su ex­pe­rien­cia, su es­truc­tu­ra

“Las bue­nas ideas so­las a ve­ces no al­can­zan. Pa­ra pe­lear con los gran­des es ne­ce­sa­rio po­der dis­po­ner de tu la­do de las me­jo­res he­rra­mien­tas.”

em­pre­sa­rial (en es­pe­cial, las áreas de fi­nan­zas, le­ga­les, pro­duc­ción, mar­ke­ting y ven­tas) y sus ca­na­les co­mer­cia­les.

En el plano for­mal, Dos An­clas ad­qui­rió el 60% de las ac­cio­nes de

Tau Del­ta. “En es­te en­cuen­tro, se pro­du­jo una com­bi­na­ción per­fec­ta de in­no­va­ción con una só­li­da es­truc­tu­ra co­mer­cial”, apun­ta Ló­pez. “Ade­más, el po­si­cio­na­mien­to de Tau Del­ta es atrac­ti­vo y en lí­nea con nues­tros ob­je­ti­vos –agre­ga Ló­pez–. La idea es eva­luar in­ver­sio­nes pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y rea­li­zar nue­vos lan­za­mien­tos de pro­duc­tos, man­te­nien­do la in­de­pen­den­cia de mar­ca y la per­so­na­li­dad de ca­da una.”

De Die­go tam­bién se mues­tra en­tu­sias­ma­do: “Es una in­men­sa opor­tu­ni­dad y te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te. Va­mos a re­fre­nar nues­tros im­pul­sos ado­les­cen­tes pa­ra es­cu­char y apren­der de la ex­pe­rien­cia que nos apor­ta Dos An­clas”, cuen­ta, con hu­mor. “Las bue­nas ideas so­las a ve­ces no al­can­zan. Pa­ra pe­lear con los gran­des, es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de las me­jo­res he­rra­mien­tas”, con­clu­ye.

DIE­GO DÍAZ

NI­CHO San­tia­go de Die­go se es­pe­cia­li­zó en la ela­bo­ra­ción de sa­bo­ri­zan­tes con Tau Del­ta. Aho­ra se integró co­mo par­te de Dos An­clas

LU­CIANO THIEBERGER

POR­TA­FO­LIO Ser­gio Ló­pez, ge­ren­te co­mer­cial de Dos An­clas: “No ven­de­mos sal, ven­de­mos sa­bor y siem­pre es­ta­mos eva­luan­do op­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.