Lle­gan los sies­ta­rios a las em­pre­sas.

Po­co a po­co, al­gu­nas em­pre­sas co­mien­zan a acep­tar y fa­vo­re­cer ese “sue­ñi­to” de 20 mi­nu­tos post al­muer­zo, re­pa­ra­dor y pro­duc­ti­vo. Quié­nes es­tán ha­cien­do pun­ta con los sies­ta­rios.

Pymes - - SUMARIO - por MARIANA ROLANDI

Pa­sa­mos un ter­cio de nues­tra vi­da dur­mien­do, lo que re­ve­la la im­por­tan­cia del sue­ño en nues­tro ci­clo vi­tal. Ocho ho­ras de sue­ño re­pa­ra­dor nos ayu­dan a tran­si­tar las res­tan­tes die­ci­séis en un óp­ti­mo ni­vel de aler­ta. ¿Qué es­tá su­ce­dien­do efec­ti­va­men­te en el mun­do? Que gran par­te de la po­bla­ción, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, no es­tá dur­mien­do es­tas ho­ras re­co­men­da­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Preo­cu­pa­cio­nes, es­trés, fa­mi­lias des­or­ga­ni­za­das, más can­ti­dad de ho­ras de tra­ba­jo de las in­di­ca­das, una vi­da hi­per­co­nec­ta­da… son mu­chos los mo­ti­vos por los cua­les se lle­ga al tra­ba­jo con 5 ó 6 ho­ras de sue­ño.

Dis­tin­tos es­tu­dios se­ña­lan que dormir dos ho­ras me­nos pue­de re­du­cir la se­gu­ri­dad y la sa­lud, in­cre­men­tan­do el ries­go de le­sio­nes y ac­ci­den­tes en el lu­gar de tra­ba­jo. Tam­bién se aso­cia con una ma­yor pre­va­len­cia de en­fer­me­da­des ta­les co­mo la obe­si­dad, los tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res, la hi­per­ten­sión, el cán­cer, la an­sie­dad y la de­pre­sión, en­tre otros.

En ese con­tex­to es que apa­re­cen los sies­ta­rios, un es­pa­cio con­for­ta­ble y dis­po­ni­ble pa­ra to­mar una sies­ta de no más de 30 mi­nu­tos. El tiem­po no es un fac­tor me­nor. De acuer­do con los es­tu­dios de la NASA, la sies­ta ideal no de­be du­rar más de 26 mi­nu­tos. De es­ta ma­ne­ra, nun­ca se lle­ga a la eta­pa

de sue­ño pro­fun­do y se evi­ta la sen­sa­ción de atur­di­mien­to al des­per­tar. To­do cal­cu­la­do.

En la Ar­gen­ti­na, de­tec­ta­mos cua­tro es­pa­cios que tie­nen es­te ti­po de sies­ta­rios: la em­pre­sa Goo­gle, pa­ra sus “goo­glers” (así lla­man a sus em­plea­dos); las ofi­ci­nas ad­mi­nis­ta­ti­vas Arre­do; la Fa­cul­tad de Di­se­ño y Ur­ba­nis­mo de la UBA, con un es­pa­cio di­se­ña­do y rea­li­za­do por sus pro­pios alum­nos, y la UADE, con un lu­gar en­te­ro de sie­te me­tros cua­dra­dos.

¿Cuá­les son las cla­ves pa­ra ar­mar un buen sies­ta­rio? Por em­pe­zar, de­be­mos acla­rar que no tie­ne que ser un lu­gar ca­ro, só­lo es ne­ce­sa­rio to­mar la de­ci­sión de rea­li­zar­lo. Con­tract Work­pla­ces, em­pre­sa re­gio­nal de di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo, re­co­mien­da con­tar con un es­pa­cio ade­cua­do. Pue­de ser un lu­gar es­pe­cial­men­te de­di­ca­do, una sa­la de reunión in­for­mal o una sa­la co­mún, siem­pre y cuan­do reúna al­gu­nos re­qui­si­tos esen­cia­les pa­ra po­der con­ci­liar el sue­ño. És­tas son al­gu­nas de las co­sas que no de­ben fal­tar:

· Tran­qui­li­dad y pri­va­ci­dad.

En lo po­si­ble, de­be ser un es­pa­cio con puer­ta, pa­ra po­der ais­lar­se del ex­te­rior.

· Equi­pa­mien­to apro­pia­do: si­llo­nes mu­lli­dos, ha­ma­cas, bag­beans o cual­quier otro equi­pa­mien­to có­mo­do. Pue­de ser des­de una es­te­ra de yo­ga en el sue­lo has­ta un so­fis­ti­ca­do Nap pod.

· Sis­te­mas de os­cu­re­ci­mien­to. Cor­ti­nas blac­kout que blo­quean la luz so­lar, jun­to con una ilu­mi­na­ción am­bien­tal te­nue, se­rán efec­ti­vos pa­ra ayu­dar a con­ci­liar el sue­ño.

· Tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble y fres­ca. La tem­pe­ra­tu­ra ideal son los 24 °C.

· Acon­di­cio­na­mien­to acús­ti­co. Un sis­te­ma de en­mas­ca­ra­mien­to de so­ni­do ayu­da­rá a blo­quear los rui­dos del ex­te­rior, mien­tras que re­pro­du­cir so­ni­dos na­tu­ra­les (agua flu­yen­do, vien­to, llu­via, etc.) fa­vo­re­ce la cal­ma.

· Aro­ma­ti­zan­tes na­tu­ra­les. Al­gu­nos es­tu­dios re­ve­lan que hay aro­mas que pro­du­cen efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre las per­so­nas. Por ejem­plo, la la­van­da y el ro­me­ro dis­mi­nu­yen el es­trés y me­jo­ran el hu­mor, mien­tras que el ylang ylang, al igual que la vai­ni­lla, pro­pi­cia la re­la­ja­ción.

· Man­tas y al­moha­das. De­bi­do a que nues­tro sen­ti­do del tac­to es­tá es­tre­cha­men­te aso­cia­do con sen­sa­cio­nes de co­mo­di­dad, con­ten­ción y ca­li­dez, los ma­te­ria­les na­tu­ra­les ta­les co­mo los tex­ti­les de la­na sua­ve se aso­cian a me­nu­do con un sen­ti­mien­to cá­li­do y aco­ge­dor.

Por otro la­do, se cal­cu­la que el mo­men­to ideal pa­ra dormir una sies­ta es du­ran­te el lap­so en que los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad del ci­clo cir­ca­diano son más ba­jos: en­tre las 15 y las 17 ho­ras. Por úl­ti­mo, es re­co­men­da­ble no ex­ce­der­se en el tiem­po de esa sies­ta.

El pas­to. Así le di­cen los chi­cos de la Fa­cul­tad de Di­se­ño de la UBA a es­te es­pa­cio, con una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca con ma­de­ra y pas­to sin­té­ti­co.

La fal­ta de sue­ño es muy co­mún en las gran­des ciu­da­des: pro­du­ce es­trés, an­sie­dad y de­pre­sión. Cien­tí­fi­co. Has­ta la NASA se ocu­pó de es­tu­diar el be­ne­fi­cio de la sies­ta. Seis alum­nos de una cá­te­dra de Ar­qui­tec­tu­ra ga­na­ron un con­cur­so y desa­rro­lla­ron es­te in­no­va­dor pro­yec­to. Fa­du (UBA)

“Es­tos lu­ga­res ge­ne­ran me­jor desem­pe­ño, me­nor ro­ta­ción y ma­yor pro­duc­ti­vi­dad”, afir­ma Flo­ren­cia Sa­ba­ti­ni, de Goo­gle. Goo­gle

De­sen­chu­fe.

Los em­plea­dos pue­den usar­lo du­ran­te el día pa­ra des­can­sos de po­co me­nos de me­dia ho­ra.

“Lo ar­ma­mos en el área del co­me­dor, tie­ne 7 m2. Se usa en va­rios tur­nos de cur­sa­da”, cuen­ta Fe­de­ri­co Iñí­guez, di­rec­tor de Alum­nos de UADE. Ma­dru­ga­do­res. La ho­ra pi­co del sies­ta­rio son las 14, con los alum­nos que co­mien­zan muy tem­prano con las cla­ses. UADE

Con 20 mi­nu­tos de sue­ño se pue­de re­cu­pe­rar la aten­ción y con­so­li­dar la me­mo­ria, se­gún los es­pe­cia­lis­tas.

Ocho ho­ras. Es el tiem­po de sue­ño re­co­men­da­do por la OMS. Dormir dos ho­ras me­nos pue­de in­cre­men­tar el ries­go de ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.