Ro­bó­ti­ca: las py­mes ar­gen­ti­nas que se mue­ven en la fron­te­ra del co­no­ci­mien­to.

Sis­te­mas que com­pren­den el len­gua­je hu­mano, so­lu­cio­nes que pre­di­cen la con­duc­ta de con­su­mi­do­res y ro­bots que rea­li­zan ta­reas ries­go­sas o de pre­ci­sión son al­gu­nos desa­rro­llos de py­mes lo­ca­les con tec­no­lo­gía de avan­za­da.

Pymes - - SUMARIO - Por Ma­ría Na­ran­jo

Con la in­cor­po­ra­ción de Ál­va­rez a la em­pre­sa, la ta­rea de ana­li­zar y cla­si­fi­car cien­tos de cu­rrí­cu­lums que lle­gan a dia­rio se­gún la for­ma­ción y ex­pe­rien­cia de los pos­tu­lan­tes y las ca­rac­te­rís­ti­cas que re­quie­re ca­da pues­to, se ha vuel­to mu­cho más fá­cil. Ál­va­rez no es una per­so­na, sino un sis­te­ma de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) que es ca­paz de pro­ce­sar la in­for­ma­ción en for­ma rá­pi­da y efi­cien­te, per­mi­tien­do que los re­clu­ta­do­res se abo­quen a las en­tre­vis­tas per­so­na­les so­bre la ba­se de es­ta pre­se­lec­ción.

Ál­va­rez fue de­sa­rro­lla­do por la con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca Snoop Con­sul­ting, “en prin­ci­pio, pa­ra cu­brir una ne­ce­si­dad in­ter­na, ya que no dá­ba­mos abas­to pa­ra ana­li­zar los CV que nos lle­ga­ban y, al mis­mo tiem­po, nos cos­ta­ba en­con­trar los per­fi­les más ade­cua­dos pa­ra ca­da bús­que­da. Y a

par­tir del año pa­sa­do, em­pe­za­mos a co­mer­cia­li­zar­lo en­tre em­pre­sas clien­tes de dis­tin­tos ru­bros, des­de ser­vi­cios de sa­lud has­ta ban­cos y cons­truc­to­ras”, cuen­ta Gus­ta­vo Gua­rag­na, CEO de Snoop, una fir­ma lo­cal con 200 em­plea­dos.

El sis­te­ma, “con­so­li­da to­da la in­for­ma­ción que lle­ga y es­tá guar­da­da en dis­tin­tos for­ma­tos –cuen­tas de mail, ar­chi­vos de word o pdf–, y la va ac­tua­li­zan­do au­to­má­ti­ca­men­te, evi­tan­do la car­ga ma­nual o que se tras­pa­pe­le”, des­ta­ca Gua­rag­na.

Una de las cla­ves de es­ta he­rra­mien­ta de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es que “apren­de con el uso” y, por eso, cuan­to más se la uti­li­za, más efi­cien­te se vuel­ve. “La ta­reas de Ál­va­rez no con­sis­ten en re­em­pla­zar a los es­pe­cia­lis­tas en Re­cur­sos Hu­ma­nos, sino que es un asis­ten­te en su ta­rea”, ase­gu­ra el ti­tu­lar de Snoop.

Otra de las apli­ca­cio­nes fre­cuen­tes ba­sa­das en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es el desa­rro­llo de los asis­ten­tes de ven­tas. “Per­mi­ten me­dir y ana­li­zar in­ter­ac­cio­nes

del clien­te con mar­cas y

”El ro­bot Ame­lia no só­lo ha­bla 40 idio­mas. Tam­bién es ca­paz de ana­li­zar sen­ti­mien­tos se­gún la con­ver­sa­ción.”

em­pre­sas; cuán­do fue la úl­ti­ma vez que com­pró y por qué mon­to; y, con es­tos da­tos, pre­de­cir cuá­les son sus gus­tos y ne­ce­si­da­des, pa­ra ofre­cer­le pro­duc­tos y pro­mo­cio­nes a me­di­da”, apun­ta Eze­quiel Es­pó­si­to, co­fun­da­dor de De­bMe­dia, una desa­rro­lla­do­ra lo­cal de so­lu­cio­nes en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial.

La fir­ma fue crea­da en 2011 por Es­pó­si­to y tres ami­gos con quie­nes es­tu­dia­ba In­ge­nie­ría, pa­ra fa­bri­car equipos elec­tró­ni­cos con pan­ta­llas y ter­mi­na­les de au­to­ges­tión. Dos años más tar­de, de­ci­die­ron vi­rar ha­cia los ser­vi­cios de aten­ción al clien­te, con un soft­wa­re pa­ra ci­tas y tur­nos, en­cues­tas de sa­tis­fac­ción y sis­te­mas de me­di­ción (uti­li­zan­do la in­for­ma­ción de cá­ma­ras y sen­so­res) del com­por­ta­mien­to de los clien­tes en los co­mer­cios.

Fi­nal­men­te, in­te­gra­ron to­dos los ser­vi­cios en una so­lu­ción que uti­li­za In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y ma­chi­ne lear­ning (la ca­pa­ci­dad de las má­qui­nas de apren­der), en un sis­te­ma ca­paz de ana­li­zar la in­for­ma­ción y sa­car con­clu­sio­nes en tiem­po real.

CA­SI HU­MA­NOS

Mu­chas ve­ces, in­ter­ac­tua­mos con sis­te­mas de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial sin ad­ver­tir que son má­qui­nas. Los ca­sos más im­per­cep­ti­bles ocu­rren, por ejem­plo, cuan­do en­via­mos con­sul­tas por chat o co­rreo elec­tró­ni­co y re­ci­bi­mos una res­pues­ta o di­rec­cio­na­mien­tos, que en un 100% son ge­ne­ra­dos por má­qui­nas.

Con­ver­sa Lab es una com­pa­ñía fun­da­da en 2015 por el desa­rro­lla­dor de soft­wa­re Ma­xi­mi­li­ano Con­tie­ri y el li­cen­cia­do en Ma­te­má­ti­ca An­drés Augspach “pa­ra me­jo­rar los pe­di­dos por de­li­very”.

Jun­to a un equi­po de cua­tro per­so­nas, crea­ron un “chat ro­bot”, un asis­ten­te vir­tual pa­ra pe­que­ños co­mer­cios, que res­pon­de con­sul­tas y re­cla­mos en for­ma au­to­má­ti­ca. En prin­ci­pio, lo uti­li­za­ron pa­ra “guiar al usua­rio al ha­cer pe­di­dos de co­mi­das, me­di­ca­men­tos, en­tra­das a es­pec­tácu­los o com­pras elec­tró­ni­cas de pro­duc­tos, pre­sen­tan­do las di­fe­ren­tes op­cio­nes y re­sol­vien­do du­das, ya sea a tra­vés del te­lé­fono co­mo en apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría co­mo Fa­ce­book o What­sapp. Tam­bién tie­nen en pleno desa­rro­llo un mo­de­lo pa­ra otor­gar­lo con el sis­te­ma de fran­qui­cias.

Des­de fi­nes de 2016, el em­pren­di­mien­to par­ti­ci­pa del pro­gra­ma Way­ra, la in­cu­ba­do­ra y ace­le­ra­do­ra del gru­po Te­le­fó­ni­ca, y es­tá in­te­gran­do In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pa­ra im­ple­men­tar so­lu­cio­nes adap­ta­das a otros ru­bros co­mo ban­ca, se­gu­ros y em­pre­sas de te­le­fo­nía y de ca­ble.

AME­LIA

Ca­paz de ha­blar 40 idio­mas y adap­tar­se a los mo­dis­mos lo­ca­les, Ame­lia es una so­lu­ción de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial desa­rro­lla­da por Mc Luhan Con­sul­ting pa­ra la in­dus­tria de con­tact cen­ters. “Ame­lia ha­bla con las per­so­nas en len­gua­je hu­mano, y con las má­qui­nas a la ve­lo­ci­dad de una má­qui­na, sin per­der tiem­po en la bús­que­da de in­for­ma­ción”, des­cri­be An­drea Man­del­baum, pre­si­den­te de es­ta com­pa­ñía fun­da­da en 1996 y con ofi­ci­nas en 13 paí­ses de Ibe­roa­mé­ri­ca.

“Tam­bién tie­ne un mó­du­lo de ges­tión de emo­cio­nes, crea­do a par­tir

“Un bra­zo ro­bó­ti­co im­por­ta­do pue­de lle­gar a cos­tar $ 2 mi­llo­nes. El nues­tro sa­le $ 800.000.”

de es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos, que le per­mi­te ana­li­zar el sen­ti­mien­to de las per­so­nas con ba­se en el con­tex­to de la con­ver­sa­ción. Y si el clien­te es­tá por per­der­se, pue­de ofre­cer­le, por ejem­plo, un des­cuen­to”, ase­gu­ra Man­del­baum.

EL FU­TU­RO DEL TRA­BA­JO

El te­mor a la pér­di­da de em­pleos que en­cie­rran la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y la ro­bó­ti­ca es uno de los pun­tos más con­tro­ver­ti­dos de es­tas nue­vas tec­no­lo­gías.

Se­gún pro­yec­cio­nes del Ban­co Mun­dial, el 47% de los pues­tos de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos, el 57% en los paí­ses de la OCDE y el 77% de los de Chi­na es­tán ex­pues­tos a la au­to­ma­ti­za­ción. El in­for­me, pu­bli­ca­do por In­tal (Ins­ti­tu­to pa­ra la In­te­gra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na y el Ca­ri­be), des­ta­ca que, “si bien las nue­vas tec­no­lo­gías van crean­do pues­tos de tra­ba­jo nue­vos, no lo ha­cen en las mis­mas re­gio­nes don­de los des­tru­yen”.

Pa­ra Javier Min­hon­do, ana­lis­ta de la fir­ma Glo­bant, “la au­to­ma­ti­za­ción va a re­em­pla­zar ta­reas fí­si­cas e in­te­lec­tua­les re­pe­ti­ti­vas o de po­co va­lor agre­ga­do pe­ro irá crean­do otras. Ha­ce diez años, no exis­tían pro­fe­sio­nes co­mo el ana­lis­ta de da­tos o el com­mu­nity ma­na­ger”, apun­ta.

“Hoy es di­fí­cil en­con­trar un área de ac­ti­vi­dad o una in­dus­tria don­de no se es­té uti­li­zan­do In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial o ro­bó­ti­ca”, con­si­de­ra por su par­te Mar­ce­lo De Vin­cen­zi, que es de­cano de la Fa­cul­tad de Tec­no­lo­gía In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Abier­ta In­te­ra­me­ri­ca­na (UAI) y crea­dor del pri­mer equi­po ar­gen­tino de fútbol ro­bó­ti­co.

De Vin­cen­zi enu­me­ra can­ti­dad de ele­men­tos in­dus­tria­les del si­glo XX que ya uti­li­zan (sea en se­rie, o aún en fa­se de pro­to­ti­po) apli­ca­cio­nes de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pro­pias del si­glo XXI: des­de elec­tro­do­més­ti­cos “in­te­li­gen­tes” –co­mo la­va­rro­pas fa­bri­ca­dos en el país que “eli­gen” el pro­gra­ma de la­va­do se­gún la can­ti­dad de ro­pa, co­lor y ti­po de te­ji­dos–, has­ta

he­la­de­ras que mo­ni­to­rean el es­ta­do de los ali­men­tos, re­gu­lan la can­ti­dad de frío ne­ce­sa­rio y ac­ti­van su re­po­si­ción vía co­mer­cio elec­tró­ni­co, has­ta au­tos y ca­mio­nes au­tó­no­mos que se ma­ne­jan sin cho­fer, ro­bots pa­ra me­di­ci­na, lim­pie­za o agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión.

Los tra­ba­jos que se au­to­ma­ti­zan son mo­nó­to­nos y au­to­má­ti­cos. “Los ro­bots to­da­vía no sa­ben con­di­men­tar su desem­pe­ño con hu­mor, crea­ti­vi­dad y sen­ti­do co­mún”, des­ta­ca De Vin­cen­zi.

Ta­reas ries­go­sas pe­ro tam­bién co­ti­dia­nas pue­den hoy de­jar­se en ma­nos de las má­qui­nas. El ro­bot Dolp­hin se hi­zo fa­mo­so en la pi­le­ta de ac­qua

“Ál­va­rez fue de­sa­rro­lla­do pa­ra ha­cer una pre­se­lec­ción de CV. Aho­ra lo co­mer­cia­li­za­mos.” “El Dolp­hin pue­de as­pi­rar, ce­pi­llar la pi­le­ta y re­du­cir en un 80% el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos.”

dan­ce de Mar­ce­lo Ti­ne­lli. En­tre sus vir­tu­des, “fil­tra, as­pi­ra, ce­pi­lla y re­du­ce el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos en un 80%, per­mi­tien­do re­uti­li­zar el agua”, co­men­ta Joan Cwaik, di­vul­ga­dor tec­no­ló­gi­co y re­pre­sen­tan­te de la fir­ma May­tro­nics que pro­du­ce ro­bots pa­ra uso do­més­ti­co e in­tro­du­jo a Dolp­hin en la Ar­gen­ti­na.

La fir­ma Def­yMo­tion, crea­da por Se­bas­tián Coulleri y Die­go Fer­nán­dez en 2014, en Con­cor­dia, En­tre Ríos, se de­di­ca a la pro­duc­ción de bra­zos ro­bó­ti­cos pa­ra di­fe­ren­tes in­dus­trias. “Es­te ti­po de so­lu­cio­nes son co­mu­nes en la in­dus­tria au­to­mo­triz, pe­ro sus cos­tos son muy ele­va­dos pa­ra los pro­duc­to­res lo­ca­les”, di­ce Coulleri.

Mien­tras un bra­zo ro­bó­ti­co im­por­ta­do pue­de lle­gar a cos­tar unos $ 2 mi­llo­nes, el de­sa­rro­lla­do por Coulleri y Fer­nán­dez cues­ta $ 800.000, im­ple­men­ta­do en la plan­ta o de­pó­si­to del clien­te.

“No­so­tros crea­mos un equi­po que em­bol­sa gra­nos y ali­men­to ba­lan­cea­do en bol­sas de más de 40 ki­los, los api­la en un pa­llet y los sube al ca­mión. Es­ta ta­rea, que en la zo­na se ha­ce ma­nual­men­te, es muy ries­go­sa pa­ra la sa­lud de las per­so­nas, ya que le­van­tar se­me­jan­te pe­so pro­vo­ca da­ño lum­bar. El ro­bot pue­de ha­cer­lo más rá­pi­do y sin des­per­di­ciar ma­te­rial”, di­ce Coulleri.

Por es­te desa­rro­llo, los so­cios ga­na­ron el pre­mio Adim­ra 2017, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les Me­ta­lúr­gi­cos, que con­sis­tió en $ 120.000 más ser­vi­cios de ca­pa­ci­ta­ción y apo­yo a tra­vés de la Red de Cen­tros Tec­no­ló­gi­cos Adim­ra, pre­sen­te en to­do el país.

Un mun­do don­de los ro­bots asu­man ta­reas hoy re­ser­va­das a las per­so­nas pue­de ser un sue­ño o una pe­sa­di­lla, pe­ro ha de­ja­do de ser una fic­ción. Py­mes y em­pren­de­do­res de to­dos los ru­bros ya es­tán tra­ba­jan­do en es­to.

AN­DRÉS AUGSPACH

AN­DREA MAN­DEL­BAUM

SE­BAS­TIÁN COULLERI Y DIE­GO FER­NÁN­DEZ

JOAN CWAIK

GUS­TA­VO GUA­RAG­NA

LU­CIANO THIEBERGER

EZE­QUIEL ES­PÓ­SI­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.