No só­lo ven­der bi­ci­cle­tas: ne­go­cios aso­cia­dos a es­te me­dio de trans­por­te.

Ca­da año, en la Ar­gen­ti­na se ven­den más y más bi­ci­cle­tas, lo cual ade­más es­tá ge­ne­ran­do ini­cia­ti­vas no­ve­do­sas li­ga­das a es­te me­dio de trans­por­te. Te pre­sen­ta­mos tres ca­sos.

Pymes - - SUMARIO - por Jé­si­ca Rych­ter

Afi­nes de 2015, Teo Aguer (54) ob­ser­vó una si­tua­ción que fue el pun­ta­pié pa­ra desa­rro­llar un em­pren­di­mien­to ba­sa­do en la cre­cien­te ten­den­cia del uso de la bi­ci­cle­ta. “Vi­vo en­tre dos es­cue­las, con lo cual siem­pre veo a los pa­dres que lle­van a sus hi­jos y de­ben de­jar sus au­tos es­ta­cio­na­dos en do­ble fi­la”, co­men­ta. De esa ne­ce­si­dad po­ten­cial, Aguer ideó Ruf­fus Car­go Bi­ke, un em­pren­di­mien­to de­di­ca­do a ofre­cer so­lu­cio­nes pa­ra trans­por­te de per­so­nas y car­gas, en bi­ci­cle­tas es­pe­cial­men­te acon­di­cio­na­das.

La bi­ci­cle­ta de­jó de ser vis­ta so­la­men­te co­mo una op­ción más de trans­por­te ur­bano y su uso pa­só a con­ver­tir­se en una ten­den­cia en

au­men­to. ¿Cuá­les son los mo­ti­vos? De acuer­do con Da­niel Ti­ga­ni, di­rec­tor de la Cá­ma­ra In­dus­trial de la Mo­to­ci­cle­ta, Bi­ci­cle­ta, Ro­da­dos y Afi­nes (Cim­bra), des­de ha­ce una década existe una “con­cien­ti­za­ción más evi­den­te acer­ca de la bi­ci­cle­ta co­mo me­dio de trans­por­te eco­ló­gi­co y sus­ten­ta­ble”. Ade­más, men­cio­na que hay una “ini­cia­ti­va de co­mu­ni­ca­ción e in­fraes­truc­tu­ra que adop­ta­ron los go­bier­nos de las ciu­da­des por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas: es mu­cho más fá­cil ha­bi­li­tar bi­ci­sen­das y trans­por­te pú­bli­co que ex­pan­dir los es­pa­cios de es­ta­cio­na­mien­to y en­san­char ca­lles y ave­ni­das pa­ra el uso de au­to­mó­vi­les”. En ter­cer lu­gar, co­men­ta que es una “op­ción de re­crea­ción sa­lu­da­ble”.

NUE­VE ME­SES

Aguer lan­zó Ruf­fus Car­go Bi­ke con una in­ver­sión ini­cial de “apro­xi­ma­da­men­te $ 250.000” y nue­ve me­ses de tra­ba­jo dia­rio jun­to con otro so­cio que es­tu­vo en los co­mien­zos del pro­yec­to. “La me­to­do­lo­gía Car­go Bi­ke ya se vie­ne uti­li­zan­do en paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, Ho­lan­da, No­rue­ga, Sue­cia, Ca­na­dá y Ale­ma­nia”, cuen­ta.

Aguer di­vi­de la ta­rea en­tre el ta­ller de en­sam­ble, a car­go su­yo, y las ta­reas que sol­da­du­ra, pin­tu­ra y car­pin­te­ría, que en­car­ga a otros ta­lle­res.

Ruf­fus dis­po­ne de dos mo­de­los que apun­tan a pú­bli­cos di­fe­ren­tes. El pri­me­ro es Ruf­fus Fa­mily: son Car­go Bi­ke con ca­nas­tos de mim­bre des­ti­na­dos a fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños en edad es­co­lar, a fa­mi­lias con mas­co­tas, y a pro­fe­sio­na­les o tra­ba­ja­do­res que de­ban lle­var ca­jas. “Las Car­go Bi­ke tie­nen un sis­te­ma que per­mi­te se­pa­rar en dos par­tes la bi­ci­cle­ta, dan­do la po­si­bi­li­dad de in­ter­cam­biar la zo­na de car­ga por otro mo­de­lo. Pue­de ser un ca­rro pa­ra trans­por­tar una si­lla de rue­das, o un ca­rro más cor­to, en­tre otros”, ex­pli­ca. Ruf­fus Fa­mily pue­de so­por­tar en la zo­na de car­ga “has­ta 120 kg más el pe­so de un con­duc­tor de apro­xi­ma­da­men­te 90 kg”, de­ta­lla Aguer. A su vez, el es­pa­cio de car­ga “tie­ne un vo­lu­men has­ta la al­tu­ra del ma­nu­brio de 380 li­tros, que es el vo­lu­men del baúl de un au­to chi­co o me­diano”, agre­ga.

El se­gun­do mo­de­lo es Ruf­fus Eco, bi­ci­cle­tas des­ti­na­das a em­pre­sas con

al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des: “El te­cho es de lo­na con pla­cas so­la­res in­crus­ta­das, que ge­ne­ran ener­gía pa­ra ali­men­tar una no­te­book, ce­lu­la­res o una he­la­de­ri­ta de ba­jo con­su­mo de 12 vol­tios. Tie­ne ba­te­rías que le dan una au­to­no­mía de cin­co ho­ras por la no­che con lu­ces led en­cen­di­das. El fun­cio­na­mien­to es co­mo una bi­ci co­mún con cam­bios, pe­ro se le pue­de agre­gar un mo­tor eléc­tri­co op­cio­nal”, des­cri­be.

Ruf­fus Car­go Bi­ke fue con­vo­ca­da pa­ra par­ti­ci­par en la ex­po­si­ción In­no­var 2016 en Tec­nó­po­lis (im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio de Cien­cia de la Na­ción), en Ex­poBio Sus­ten­ta­ble Ar­gen­ti­na 2016 (en el Hi­pó­dro­mo en San Isi­dro) y en Ex­po Bi­ci & Run en La Ru­ral de Pa­ler­mo (2016 y 2017). En cuan­to a los pre­cios, las Car­go Bi­kes “es­tán en­tre $ 33.000 y 40.000” y las Food Bi­kes las al­qui­la de for­ma dia­ria a un pre­cio de $ 3.000. “A fu­tu­ro, es­pe­ra­mos abrir un lo­cal a la ca­lle de ven­ta y desa­rro­llar una flo­ta de 20 Food Bi­kes pa­ra al­qui­lar a em­pre­sas o a even­tos”, afir­ma Aguer.

EX­PE­RIEN­CIA

Quo­bi­ke na­ció en 2014 de la mano de tres ci­clis­tas a par­tir de sus ex­pe­rien­cias en la vía pú­bli­ca y de un pos­te­rior es­tu­dio de mer­ca­do. “Nues­tra for­ta­le­za es abar­car des­de pro­duc­tos pa­ra la re­pa­ra­ción de bi­ci­cle­tas en la vía pú­bli­ca, el es­ta­cio­na­mien­to y ram­pas pa­ra es­ca­le­ras, has­ta una am­plia ga­ma de so­por­tes pa­ra el guar­da­do de la bi­ci­cle­ta en el ho­gar y en el tra­ba­jo. Otro de nues­tros lo­gros es rea­li­zar es­tos pro­duc­tos con di­se­ños ex­clu­si­vos y pen­san­do en su du­ra­bi­li­dad y fa­ci­li­dad en el uso”, ex­pli­ca Ale­jan­dro Ara­ta (46), uno de los con­fun­da­do­res jun­to con Her­nán Leczyc­ki (41) y Gad Le­vin­ton (50). En to­tal do­ce per­so­nas tra­ba­jan en Quo­bi­ke.

“Ins­ta­la­mos 22 es­ta­cio­nes de ci­clo me­cá­ni­ca e in­fla­do­res de uso pú­bli­co jun­to al Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y 10 jun­to al Go­bierno de la ciu­dad de San­ta Fe”, cuen­ta Ara­ta. La em­pre­sa tam­bién brin­da ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to pa­ra ins­ta­la­cio­nes. Ade­más, tra­ba­ja pa­ra ba­rrios pri­va­dos.

Ara­ta ase­gu­ra que la in­ver­sión ini­cial pa­ra Quo­bi­ke fue de

US$ 20.000. “Nues­tros pre­cios

es­tán en­tre los $ 300 y 25.000 y se co­mer­cia­li­zan en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal”, co­men­ta. “Con res­pec­to a las ven­tas, del pri­mer al se­gun­do año, las du­pli­ca­mos y en el 2017 subimos un 500% con res­pec­to al año an­te­rior”, aña­de.

En 2016, el em­pren­di­mien­to fue uno de los ga­na­do­res del con­cur­so Em­pren­de­do­res Ex­po Bi­ci 2016, or­ga­ni­za­do por el Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. En la ac­tua­li­dad, el equi­po es­tá tra­ba­jan­do “en un sis­te­ma de guar­de­rías ma­si­vas pa­ra bi­ci­cle­tas en pun­tos neu­rál­gi­cos de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res”, se­gún men­cio­na Ara­ta. En cuan­to a pers­pec­ti­vas a fu­tu­ro, des­ta­ca: “Es­ta­mos fo­ca­li­za­dos en ge­ne­rar nues­tras pri­me­ras ven­tas en el ex­te­rior, que es­pe­ra­mos se con­cre­ten en los pri­me­ros me­ses de es­te año”.

AC­CE­SO­RIOS

Lean­dro Lau­ren­ce­na (39) es un di­se­ña­dor in­dus­trial que tam­bién vio en el mer­ca­do de las bi­ci­cle­tas una opor­tu­ni­dad: ha­ce po­co me­nos de dos años creó la mar­ca de ac­ce­so­rios Be­lVen­to:

“El uso de la bi­ci­cle­ta en la ciu­dad obli­ga a es­tar aten­tos al cli­ma, las ac­ti­vi­da­des que ten­ga­mos que rea­li­zar y las co­sas que de­be­mos trans­por­tar. Fren­te a es­te es­ce­na­rio, nos pu­si­mos a pen­sar en qué po­día­mos ha­cer des­de el di­se­ño”.

Du­ran­te los me­ses pre­vios al lan­za­mien­to de la mar­ca, Lau­ren­ce­na jun­to a Kia­ra Fior –quien se ocu­pa del di­se­ño, pro­gra­ma­ción web y mar­ke­ting di­gi­tal– in­ves­ti­ga­ron

Bue­nos Ai­res, Ro­sa­rio, Cór­do­ba y Go­doy Cruz (Men­do­za) son las ciu­da­des con ma­yor can­ti­dad de usua­rios que se des­pla­zan en bi­ci­cle­ta.

el ci­clis­mo ur­bano a ni­vel in­ter­na­cio­nal y las mar­cas de re­fe­ren­cia. Aun­que co­men­zó con una in­ver­sión ini­cial “ex­tre­ma­da­men­te aco­ta­da y sin fi­nan­cia­ción ex­ter­na”, Lau­ren­ce­na con­si­de­ra que el va­lor agre­ga­do de su em­pren­di­mien­to es­tá pues­to en el di­se­ño.

Los pro­duc­tos de Be­lVen­to, de acuer­do con su crea­dor, es­tán pen­sa­dos “pa­ra res­pon­der de for­ma óp­ti­ma a las fun­cio­nes de con­te­ner, trans­por­tar y pro­te­ger las co­sas que lle­va un ci­clis­ta ur­bano”. Se tra­ta de bol­sos, mo­chi­las, al­for­jas y bi­lle­te­ras “rea­li­za­dos so­bre la ba­se de dos tex­ti­les muy re­sis­ten­tes e im­permea­bles: cor­du­ra ori­gi­nal cer­ti­fi­ca­da y lo­na co­ber­tu­ra”, co­men­ta. Y agre­ga que desa­rro­lla­ron sis­te­mas de an­cla­je: “Son los ele­men­tos me­cá­ni­cos que per­mi­ten su­je­tar el bol­so a la bi­ci­cle­ta pa­ra que es­té fir­me du­ran­te el via­je. El ma­nu­brio o el por­ta pa­que­te sue­len ser los dos lu­ga­res más se­gu­ros pa­ra su­je­tar el equi­pa­je”.

Los pre­cios de los pro­duc­tos os­ci­lan en­tre los “$ 1.750 y 2.990, de­pen­dien­do del mo­de­lo y de sus pres­ta­cio­nes” y se ven­de “en to­do el país con ex­pec­ta­ti­vas de co­men­zar a ex­por­tar”, se­gún co­men­ta Lau­ren­ce­na. “Has­ta el mo­men­to, la mar­ca ha lo­gra­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos con­si­de­ran­do su cor­ta vi­da: en 2017 las ven­tas cre­cie­ron un 13,7% res­pec­to del 2016”, men­cio­na. Sin em­bar­go, acla­ra que su prin­ci­pal fo­co es­tá pues­to en “ba­jar cos­tos con ba­se a au­men­tar la es­ca­la de pro­duc­ción y me­jo­rar los pre­cios al con­su­mi­dor fi­nal pa­rar ecu­pe­rar lar en­ta­bi­li­dad”.

Be­lVen­to tam­bién fun­cio­na con pro­vee­do­res y ase­so­res ex­ter­nos pa­ra ta­reas que van des­de la pro­duc­ción has­ta la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias de mar­ke­ting. Al igual que los em­pren­de­do­res de Quo Bi­ke, ga­na­ron el con­cur­so Em­pren­de­do­res Ex­po Bi­ci 2016. Y en el 2017, re­ci­bie­ron el Se­llo Buen Di­se­ño Ar­gen­tino en la ca­te­go­ría Cal­za­do y Ma­rro­qui­ne­ría, que otor­ga el Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Na­ción.

ALFREDO MAR­TÍ­NEZ

VER LA NE­CE­SI­DAD Teo Aguer vi­ve en­tre dos es­cue­las y no­tó la cons­tan­te do­ble fi­la de vehícu­los: “De ahí na­ció la idea de Ruff­fus Car­go Bi­ke”.

NÉS­TOR GAR­CÍA

ES­PE­CÍ­FI­CO Lean­dro Lau­ren­ce­na, crea­dor de la mar­ca de ac­ce­so­rios Be­lVen­to: “Es­tán di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra el ci­clis­ta ur­bano”.

LU­CIANO THIEBERGER

EX­PE­RI­MEN­TA­DOS Ale­jan­dro Ara­ta y sus so­cios de Quo­bi­ke ya eran ex­per­tos ci­clis­tas y sa­bían qué pro­duc­tos y ser­vi­cios es­ta­ban de­man­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.