TRU­COS PA­RA QUE SEA ME­NOS CA­RA LA FAC­TU­RA DE LUZ

Mu­chos equi­pos y dis­po­si­ti­vos que se usan en una em­pre­sa con­su­men más ener­gía que la es­ti­ma­da. ¿Qué ha­cer pa­ra aho­rrar ener­gía eléc­tri­ca?

Pymes - - TAPA - por José Ma­ría La­mor­te

Por con­ven­ci­mien­to u obli­ga­ción, des­de ha­ce un tiem­po el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad ge­ne­ra ca­da vez más ad­he­sio­nes en las em­pre­sas. Y si bien es­tá re­la­cio­na­do con el im­pac­to am­bien­tal, so­cial y eco­nó­mi­co de to­das las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan, tam­bién im­pac­ta en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y, es­pe­cial­men­te, im­pul­sa el aho­rro ener­gé­ti­co, un te­ma que es im­pres­cin­di­ble te­ner en cuen­ta a la luz de las subas de las ta­ri­fas eléc­tri­cas.

AYU­DAR AL CON­TROL

En la Ar­gen­ti­na, sur­gie­ron em­pren­di­mien­tos que apun­tan a fa­ci­li­tar la ta­rea de man­te­ner con­tro­la­do el gas­to de ener­gía. Uno de esos ca­sos es el de Wa­bee, un me­di­dor de con­su­mo eléc­tri­co que se pue­de ges­tio­nar des­de el ce­lu­lar pa­ra ad­mi­nis­trar el uso de elec­tri­ci­dad en una ofi­ci­na, una em­pre­sa o el ho­gar. Ade­más, per­mi­te re­ci­bir aler­tas fren­te a si­tua­cio­nes atí­pi­cas, co­mo cor­tes y re­cu­pe­ro de ener­gía o pi­cos de ten­sión.

El pro­duc­to –desa­rro­lla­do por los em­pren­de­do­res Clau­dio Fi­gue­ro­la, Ga­briel Ca­cos­so y Mar­ce­lo Go­re– in­clu­ye una pe­que­ña ca­ja, de di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta, que se co­nec­ta al ta­ble­ro eléc­tri­co. Lue­go, hay que ins­ta­lar en el ce­lu­lar una apli­ca­ción tam­bién de­sa- rro­lla­da por ellos y, a par­tir de ahí, ob­te­ner en tiem­po real la in­for­ma­ción re­la­ti­va al con­su­mo eléc­tri­co.

Se­gún Fi­gue­ro­la, el pro­duc­to sur­gió de­bi­do a la ne­ce­si­dad de “ayu­dar a co­no­cer me­jor el uso que ha­ce­mos de la ener­gía eléc­tri­ca”. Y Ca­cos­so, su so­cio, agre­ga: “Es la me­jor ma­ne­ra de adop­tar una cul­tu­ra de con­su­mo más ver­de. Lue­go de tra­ba­jar la idea con pro­fun­di­dad, di­se­ña­mos el pro­duc­to e ini­cia­mos el desa­rro­llo”.

El equi­po tie­ne com­po­nen­tes desa­rro­lla­dos en el país, co­mo el di­se­ño de elec­tró­ni­ca e in­dus­trial, la in­yec­ción de la car­ca­sa ex­te­rior y la mano de obra es­pe­cia­li­za­da pa­ra el mon­ta­je y ar­ma­do de las par­tes eléc­tri­cas. En 2016, ob­tu­vo el pre­mio en la ca­te­go­ría Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca del con­cur­so “Po­né tu ener­gía pa­ra cui­dar el am­bien­te”, de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME).

EN­CEN­DER EL AHO­RRO

Tan im­por­tan­te co­mo con­tar con el equi­pa­mien­to ade­cua­do pa­ra op­ti­mi­zar el gas­to de ener­gía, es saber en qué se usa la elec­tri­ci­dad. Por eso, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan rea­li­zar un “es­tu­dio de con­su­mo eléc­tri­co” y lue­go de­ter­mi­nar cuá­les son las me­di­das de aho­rro más ade­cua­das.

El si­guien­te pa­so –que es muy im­por­tan­te– de­be­ría ser con­cien­ti­zar a los em­plea­dos me­dian­te cam­pa­ñas de in­for­ma­ción y de for­ma­ción pa­ra pro­mo­ver el aho­rro ener­gé­ti­co.

En ge­ne­ral, los equi­pos elec­tró­ni­cos (compu­tado­ras, im­pre­so­ras, fa­xes, pan­ta­llas, etc.) sue­len es­tar en­cen­di­dos to­do el tiem­po y mu­chas ve­ces no es­tán sien­do uti­li­za­dos. Ese en­cen­di­do en modo stand by tam­bién gas­ta ener­gía eléc­tri­ca que su­ma pe­sos a la fac­tu­ra.

Al­gu­nas cos­tum­bres son fá­ci­les de im­ple­men­tar. Por ejem­plo, apa­gar equi­pos que no van a usar­se du­ran­te más de una ho­ra y des­co­nec­tar aque­llos que di­rec­ta­men­te no ten­gan uso. Otro tip útil es con­fi­gu­rar el sal­va­pan­ta­llas de la compu­tado­ra pa­ra que se ac­ti­ve a los 10 mi­nu­tos de no uti­li­zar­la, y en modo “Pan­ta­lla en ne­gro”, ya que es el co­lor que me­nos con­su­me.

Se­gún el En­te Na­cio­nal Re­gu­la­dor de la Elec­tri­ci­dad (ENRE), la ilu­mi­na­ción re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te del con­su­mo en una ofi­ci­na. Por lo tan­to, al de­ci­dir el ti­po de ilu­mi­na­ción, hay que te­ner en cuen­ta los re­que­ri­mien­tos de ca­da am­bien­te y apro­ve­char al má­xi­mo la luz na­tu­ral, ade­cuan­do la ubi­ca­ción de los pues­tos de tra­ba­jo a su dis­po­ni­bi­li­dad.

Otra su­ge­ren­cia es sus­ti­tuir las lam­pa­ri­tas in­can­des­cen­tes por fluo­res­cen­tes o, me­jor aún, por las ba­sa­das en

LED, cu­yo pre­cio ya es bas­tan­te com­pe­ti­ti­vo. Des­de ju­nio de 2011, en la Ar­gen­ti­na es­tá prohi­bi­da la ven­ta de lam­pa­ri­tas in­can­des­cen­tes de más de 25 W.

Man­te­ner lim­pias las lam­pa­ri­tas y los ar­te­fac­tos que las con­tie­nen es un con­se­jo muy fácil de im­ple­men­tar. Tam­bién es me­jor usar ilu­mi­na­ción di­ri­gi­da, que im­pac­te en el área de tra­ba­jo, que una ilu­mi­na­ción ge­ne­ral. Y si es po­si­ble, uti­li­zar tem­po­ri­za­do­res, que suban o ba­jen la in­ten­si­dad se­gún el re­que­ri­mien­to pun­tual de ca­da mo­men­to.

GAS­TO POR EQUI­PO

To­dos los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos es­tán di­vi­di­dos en sie­te ca­te­go­rías de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca: des­de “cla­se A” has­ta “cla­se G”. Los “cla­se A” son los más efi­cien­tes, ya que con­su­men apro­xi­ma­da­men­te 50% me­nos que el con­su­mo pro­me­dio. Por lo tan­to, al comprar un nue­vo equi­po, es acon­se­ja­ble ve­ri­fi­car que sea “cla­se A” o, en su de­fec­to, “cla­se B”. La in­di­ca­ción sue­le es­tar en una eti­que­ta pe­ga­da al equi­po.

En su pá­gi­na web, el ENRE ofre­ce un lis­ta­do con el con­su­mo pro­me­dio de apa­ra­tos y equi­pos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos. Mu­chos de ellos se uti­li­zan en una em­pre­sa.

Por ejem­plo, un acon­di­cio­na­dor de ai­re frío/ca­lor de 3.500 fri­go­rías tie­ne un con­su­mo pro­me­dio de 1,6 kW/h. Le si­gue un ca­lo­ven­tor chi­co con ter­mos­ta­to, que ron­da 1,5 kW/h. Lo mis­mo que una estufa de cuar­zo tam­bién con ter­mos­ta­to y que un horno eléc­tri­co de en­tre 25 y 30 li­tros con ter­mos­ta­to, un apa­ra­to muy de mo­da en las co­ci­nas de las em­pre­sas.

La as­pi­ra­do­ra, uti­li­za­da pa­ra la lim­pie­za, con­su­me 1,2 kW/h. La ca­fe­te­ra eléc­tri­ca se lle­va 0,9 kW/h y un mi­cro­on­das con­su­me 0,64 kW/h. Só­lo el CPU de una compu­tado­ra in­su­me 0,4 kW/h y un te­le­vi­sor LCD de 40 pul­ga­das, 0,18 kW/h.

A par­tir de sim­ples ac­cio­nes y de sen­ci­llos cui­da­dos, pue­de aho­rrar­se bas­tan­te ener­gía eléc­tri­ca, y así co­la­bo­rar con el cui­da­do del me­dio am­bien­te y con el pro­pio bol­si­llo.

WA­BEE

Equi­po y app desa­rro­lla­dos por tres ar­gen­ti­nos pa­ra con­tro­lar el con­su­mo de ener­gía eléc­tri­ca. Cues­ta $ 3.300.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.