Nun­ca es tar­de.

Pa­ra mu­chos, el ce­se la­bo­ral por ju­bi­la­ción es el fin de una eta­pa. Sin em­bar­go, otros apro­ve­chan es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra nue­vos pro­yec­tos.

Pymes - - CONTENTS - por jé­si­ca rych­ter

Ma­ría Josefina Moix (67) y su pa­re­ja, Ho­ra­cio Aguirre (68), siem­pre se de­di­ca­ron a fa­bri­car regalos em­pre­sa­ria­les. Ella, a su vez, es psi­có­lo­ga y aún ejer­ce su pro­fe­sión. Ha­ce cua­tro años, la hi­ja de am­bos, Ma­ría Ce­lia Pic­co­li (39, ge­ren­te de pro­duc­to en Sony) vol­vió de un via­je por tra­ba­jo con dos va­li­jas des­trui­das y, a raíz de ese in­ci­den­te, le pi­dió a su ma­dre que le crea­ra una fun­da con “di­se­ños co­pa­dos” pa­ra po­der pro­te­ger y re­co­no­cer su equipaje. El pe­di­do de su hi­ja y la mo­ti­va­ción de los ami­gos de la pa­re­ja fue­ron los mo­to­res del emprendimiento fa­mi­liar “Quie­ro mi va­li­ja”, una lí­nea de fun­das pa­ra equi­pa­jes.

Tan­to Moix co­mo Aguirre se man­tie­nen en ple­na ac­ti­vi­dad crea­ti­va y la­bo­ral. “Los do­min­gos se trans­for­ma­ron en char­las so­bre la em­pre­sa fa­mi­liar. A ve­ces nos po­ne­mos de acuer­do, a ve­ces no. En don­de más di­fe­ri­mos es en que Ma­ría Ce­lia quie­re su­mar más pro­duc­tos y di­se­ños y yo soy de ir más len­ta, no ha­ce fal­ta ha­cer to­do ya”, ex­pre­sa Moix.

Los tres tie­nen bien asig­na­dos sus ro­les:

Moix se en­car­ga de la pro­duc­ción –mues­tras pre­vias a la co­lec­ción, ajus­tes, tiem­pos de fa­bri­ca­ción pa­ra ven­tas ma­yo­ris­tas, lí­neas de nue­vos pro­duc­tos–, y Pic­co­li su­per­vi­sa al equi­po: dos di­se­ña­do­ras, una per­so­na en aten­ción al clien­te, una pu­bli­cis­ta y un ven­de­dor. Aguirre, por su par­te, se en­car­ga de la lo­gís­ti­ca, co­mo tras­la­dos de la te­la a los ta­lle­res y la en­tre­ga de los pro­duc­tos lue­go del con­trol de ca­li­dad.

“Con Ho­ra­cio apor­ta­mos sa­bi­du­ría, co­no­ci­mien­to del ru­bro tex­til y mu­cha pa­cien­cia. Ma­ría Ce­lia tie­ne más ener­gía que no­so­tros y sa­be mu­cho de mar­ke­ting. Al via­jar tan­to, tie­ne esa men­ta­li­dad de ser­vi­cio y bús­que­da del buen

pro­duc­to”, co­men­ta Moix y re­mar­ca que el equi­po de tra­ba­jo que for­mó su hi­ja “tie­ne una mi­ra­da tec­no­ló­gi­ca e in­no­va­do­ra”.

Los so­cios de “Quie­ro mi va­li­ja” in­vir­tie­ron en to­tal $ 140.000, lo que in­clu­yó la par­ti­ci­pa­ción en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo en La Ru­ral “pa­ra dar a co­no­cer la mar­ca”, se­gún co­men­ta Pic­co­li. Ella es la que ex­pli­ca los de­ta­lles más es­pe­cí­fi­cos del pro­duc­to: “La fun­da se co­lo­ca co­mo una re­me­ra y se cie­rra con pre­cin­to de se­gu­ri­dad en su par­te ba­ja.

Es­to per­mi­te re­co­no­cer la va­li­ja a sim­ple vis­ta y pro­te­ger­la de man­chas y ra­yo­nes. Tam­bién es la­va­ble. Tra­ba­ja­mos con ly­cra de al­ta ca­li­dad, los di­se­ños son to­dos nues­tros y ade­más se pue­den per­so­na­li­zar”.

Las fun­das sa­len des­de $ 650 y los kits de via­je –una ca­ja con fun­da, man­ta, an­ti­faz, cue­llo cer­vi­cal y por­ta pa­sa­por­te, “to­do ha­cien­do jue­go”– des­de $ 990. Los pro­duc­tos los ven­den a tra­vés de su si­tio web, en el duty free shop del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Ezei­za y, des­de abril, en Ae­ro­par­que. Tam­bién re­ven­den a lo­ca­les en dis­tin­tos pun­tos del in­te­rior del país. Por otro la­do, artistas co­mo Fa­cun­do Ara­na, Ce­les­te Cid y Na­ta­lia Orei­ro po­sa­ron con el pro­duc­to y eso los ayu­dó tam­bién a di­fun­dir la mar­ca.

Con res­pec­to a las ven­tas, del 2016 al 2017 “cre­cie­ron un 40% y tie­nen mu­cha más pro­yec­ción”, de acuer­do con Pic­co­li, que agre­ga que el fuer­te es la ven­ta cor­po­ra­ti­va. “Son pro­duc­tos muy ori­gi­na­les pa­ra que las mar­cas pro­mo­cio­nen su fir­ma o ha­gan un mer­chan­di­sing VIP. Ya fa­bri­ca­mos pa­ra Ca­rrier, Su­rrey Mi­dea, Ca­nal Sony, AXN y va­rios la­bo­ra­to­rios”, co­men­ta.

Pa­ra Moix to­da­vía fal­ta mu­cho por ha­cer. “Nos es­cri­ben de va­rios paí­ses y sa­be­mos que hay más mer­ca­dos por ex­plo­rar. Nos gus­ta­ría ex­pan­dir­nos, por eso es­ta­mos con reunio­nes acá y afue­ra. Pe­ro va­mos pa­so a pa­so, aho­ra es­ta­mos desa­rro­llan­do nue­vos pro­duc­tos pa­ra via­je­ros”, co­men­ta. “Nues­tra me­ta es que las em­pre­sas pue­dan pro­mo­cio­nar sus fir­mas a tra­vés de nues­tro pro­duc­to, de una ma­ne­ra más ori­gi­nal.”

NE­CE­SI­DAD

Mar­ce­lo Ro­mán (56) se ju­bi­ló en el 2013 con 26 años de an­ti­güe­dad en la do­cen­cia. Tra­ba­jó co­mo pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca en es­cue­las de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res; lue­go fue di­rec­tor del Cen­tro de Edu­ca­ción Fí­si­ca N° 98 de Pi­lar y al­can­zó por con­cur­so el car­go de Ins­pec­tor de En­se­ñan­za. Su cos­ta­do em­pren­de­dor sur­gió a par­tir de una ne­ce­si­dad, cuan­do se mu­dó con su familia a su ac­tual vi­vien­da, en Es­co­bar.

“El gas na­tu­ral lle­ga­ba só­lo has­ta la es­qui­na, así que pa­ra la ca­le­fac­ción te­nía­mos só­lo una sa­la­man­dra a le­ña. Ha­bía que en­cen­der­la dia­ria­men­te y mu­chas ve­ces a mi­tad de la no­che. Por eso es que co­men­cé a bus­car una ma­ne­ra rá­pi­da

y efi­cien­te pa­ra que el en­cen­di­do fue­ra exi­to­so al pri­mer in­ten­to”, cuen­ta. Es así que Ro­mán desa­rro­lló el di­se­ño de un ini­cia­dor de fue­go al que bau­ti­zó “Car­bo­lis­to”.

El ex pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca ne­ce­si­ta­ba fi­nan­cia­ción pa­ra po­der avan­zar con su in­ci­pien­te emprendimiento. Fue en el 2015 que se agre­gó un nue­vo con­di­men­to a su his­to­ria: con su her­mano Jor­ge par­ti­ci­pa­ron del pro­gra­ma de te­le­vi­sión “Los 8 es­ca­lo­nes”, don­de ga­na­ron $ 36.000. Ro­mán lo uti­li­zó co­mo ca­pi­tal pa­ra ha­cer la pri­me­ra par­ti­da in­dus­tria­li­za­da de “Car­bo­lis­to”. Un año más tar­de ac­ce­dió al fi­nan­cia­mien­to del Fon­do Se­mi­lla del Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Na­ción y ade­más lo pre­sen­tó en el Con­cur­so In­no­var, del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, en el que fue se­lec­cio­na­do pa­ra el Ca­tá­lo­go 2016. En la ac­tua­li­dad, el pa­ten­ta­mien­to del pro­duc­to co­mo “Mo­de­lo de uti­li­dad” es­tá aún en trámite.

Ro­mán de­ta­lla que el ini­cia­dor de fue­go es­tá cons­trui­do en car­tón co­rru­ga­do, re­ci­cla­do e im­pre­so con tin­tas ve­ge­ta­les, “sin quí­mi­cos ace­le­ran­tes ni im­preg­nan­tes mi­ne­ra­les”. Sus prin­ci­pa­les ven­ta­jas, dice, es que no ne­ce­si­ta cui­da­dos es­pe­cia­les de es­ti­ba o al­ma­ce­na­mien­to, es muy sim­ple de usar y las ins­truc­cio­nes son sen­ci­llas. “Es com­ple­ta­men­te eco­ló­gi­co y no es ne­ce­sa­rio man­te­ner­lo ale­ja­do de los ni­ños, ya que no tie­ne nin­gún com­po­nen­te no­ci­vo.” Ro­mán ter­ce­ri­za la pro­duc­ción con la em­pre­sa

A1PACK y re­ci­be fi­nan­cia­ción de su her­mano, quien tam­bién es su so­cio aun­que no par­ti­ci­pa en la to­ma de de­ci­sio­nes.

“Car­bo­lis­to” cues­ta $ 25 por uni­dad, pe­ro “ge­ne­ral­men­te se ven­de en packs de cin­co uni­da­des a $ 100”, pun­tua­li­za Ro­mán. Por aho­ra, lo co­mer­cia­li­za por In­ter­net, a tra­vés de Tien­da Nu­be, y gra­cias a otros em­pren­de­do­res que lo dis­tri­bu­yen por co­mer­cios de la zo­na o a do­mi­ci­lio ha­cien­do una com­pra mí­ni­ma. “Has­ta el mo­men­to, lo­gra­mos la ven­ta de 20.000 pro­duc­tos en to­do el país e in­clu­so en­via­mos mues­tras a Ja­pón, que han si­do muy bien re­ci­bi­das. Es­ta­mos en pro­ce­so de ex­por­tar allí, siem­pre que los cos­tos nos lo per­mi­tan. Tam­bién es­ta­mos en tra­ta­ti­vas con una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos”, co­men­ta.

Su prin­ci­pal in­con­ve­nien­te pa­ra ven­tas mi­no­ris­tas es que el en­vío su­pera el va­lor del pro­duc­to. De modo que Ro­mán acor­dó con dos em­pren­de­do­res de Tu­cu­mán, Mar­cos Robles y Má­xi­mo de la To­rre, pa­ra que “Car­bo­lis­to” lle­gue al Nor­te con fa­bri­ca­ción lo­cal. “Tu­vi­mos muy buen re­ci­bi­mien­to del mi­nis­tro de Pro­duc­ción de Tu­cu­mán y pron­to es­ta­re­mos ha­cien­do la pri­me­ra pro­duc­ción, lo que aba­ra­ta los cos­tos del fle­te”, agre­ga.

“No quie­ro de­te­ner­me só­lo por ha­ber al­can­za­do la ju­bi­la­ción”, dice Ro­mán. “Ser do­cen­te es mi vo­ca­ción, pe­ro aho­ra en­con­tré un nue­vo ca­mino pa­ra desa­rro­llar otras fa­ce­tas”.

PRO­CE­SO IN­VES­TI­GA­TI­VO

Hugo Ruc­ci vi­ve en la ciu­dad rio­ne­gri­na de Ge­ne­ral Ro­ca y siem­pre se de­di­có a ha­cer equi­pos elec­tró­ni­cos pa­ra em­pre­sas pe­tro­le­ras y fri­go­rí­fi­cos de fru­ta. La ju­bi­la­ción no le im­pi­dió que con­ti­núe con un desa­rro­llo que co­men­zó en 1992: la crea­ción de un sis­te­ma re­duc­tor de con­su­mo que sir­va pa­ra cual­quier ar­te­fac­to que use un mo­tor eléc­tri­co, co­mo por ejem­plo elec­tro­do­més­ti­cos, bi­ci­cle­tas, mo­tos, he­li­cóp­te­ros, dro­nes, avio­nes, au­tos y to­do ti­po de bom­bas de lí­qui­dos.

“Lo que mo­ti­vó el desa­rro­llo fue mi in­quie­tud de lo­grar un sis­te­ma pro­pul­sor de mo­to­res eléc­tri­cos de má­xi­ma efi­cien­cia, que sea be­nigno, am­bien­tal­men­te sus­ten­ta­ble y con un sis­te­ma sim­ple pa­ra dar lo má­xi­mo con la mí­ni­ma com­ple­ji­dad po­si­ble. Es­to me lle­vó a ex­pe­ri­men­tar con mé­to­dos al­ter­na­ti­vos a los uti­li­za­dos tra­di­cio­nal­men­te”, ex­pli­ca.

El as­pec­to in­no­va­dor es que “en tiem­po real pue­de re­ci­clar ener­gía re­ma­nen­te en dis­tin­tos ti­pos de mo­to­res eléc­tri­cos, lo que per­mi­te re­du­cir el con­su­mo de los mis­mos en­tre un 30 y un 40%”.

Ruc­ci co­men­zó en­sa­yos en modo mo­no­fá­si­co –mo­tor que tie­ne una so­la lí­nea de ali­men­ta­ción–. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía In­dus­trial (INTI) par­ti­ci­pó en la eta­pa fi­nal del desa­rro­llo del pro­yec­to, eva­luan­do y cons­ta­tan­do los pa­rá­me­tros del sis­te­ma. Aho­ra es­tá pre­pa­ran­do en­sa­yos en modo tri­fá­si­co: “El mo­tor se co­nec­ta con tres ca­bles a la fuen­te de ener­gía, lo que per­mi­te que se pue­da apli­car más po­ten­cia eléc­tri­ca”.

El desa­rro­llo fue pa­ten­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos en 2015 y es­tá en trámite de con­cre­tar­lo tam­bién en el ám­bi­to lo­cal. “El mé­to­do no es ca­ro, pe­ro no pue­do dar pre­cios es­ti­ma­dos por­que de­pen­de del ti­po de mo­tor al que se apli­que”, acla­ra Ruc­ci y agre­ga que el sis­te­ma aún no se co­mer­cia­li­za, pe­ro que, “en un lap­so me­diano, lo ha­rá”.

El desa­rro­lla­dor ad­mi­te que lle­gó “al fi­nal de un lar­go pro­ce­so in­ves­ti­ga­ti­vo” y que su ob­je­ti­vo es que el mé­to­do se co­noz­ca y se uti­li­ce.

DE­JAR HUE­LLA

Moix co­men­ta que tra­ba­jar des­pués de la ju­bi­la­ción “te re­ju­ve­ne­ce, te co­nec­ta con el de­seo y te es­ti­mu­la cons­tan­te­men­te a me­jo­rar”. Aguirre coin­ci­de: “Me ha­ce sen­tir útil y ac­ti­vo, me lle­na de en­tu­sias­mo”. “Cuan­do sur­gió Car­bo­lis­to de­ci­dí tra­tar de que afec­te lo me­nos po­si­ble las obli­ga­cio­nes que ten­go co­mo pa­dre de mi hi­jo de nue­ve años, co­mo lle­var­lo a la es­cue­la o a las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res”, men­cio­na Ro­mán.

Ruc­ci co­men­ta que tra­ba­ja “más tran­qui­lo”, pe­ro que no sien­te “mu­cha di­fe­ren­cia” con res­pec­to a no es­tar ju­bi­la­do. En cuan­to a las re­glas y res­pon­sa­bi­li­da­des que im­pli­ca un tra­ba­jo pos­ju­bi­la­ción, Moix con­si­de­ra que se sien­ten con más fuer­za en es­ta eta­pa. “Es al­go pro­pio y el re­sul­ta­do de­pen­de mu­cho del es­fuer­zo que uno le pon­ga”, jus­ti­fi­ca. Pa­ra Ro­mán, las res­pon­sa­bi­li­da­des “son las mis­mas” de siem­pre, ya que se tra­ta “de te­ner la mis­ma éti­ca”.

“Aho­ra tra­ba­jo más tran­qui­lo que an­tes, es ver­dad. Pe­ro no sien­to mu­cha di­fe­ren­cia con res­pec­to a no es­tar ju­bi­la­do.”

CUEN­TA PEN­DIEN­TE Tras ju­bi­lar­se, Hugo Ruc­ci desa­rro­lló un re­duc­tor de con­su­mo pa­ra mo­to­res eléc­tri­cos, en co­la­bo­ra­ción con el INTI.

DE LA NE­CE­SI­DAD Mar­ce­lo Ro­mán (56) se mu­dó a un ba­rrio de Es­co­bar sin gas na­tu­ral. Desa­rro­lló Car­bo­lis­to pa­ra su pro­pia sa­la­man­dra.

COMPLEMENTADOS Ce­ci­lia Pic­co­li ar­mó Quie­ro Mi Va­li­ja en so­cie­dad con su ma­dre, Josefina Moix (en la fo­to) y su pa­dre, Ho­ra­cio Aguirre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.