Pa­ra no es­pe­rar

PACKASAP OFRE­CE “E-LOCKERS” QUE FA­CI­LI­TAN LA EN­TRE­GA DE LAS COM­PRAS ONLINE.

Pymes - - NOTA DE TAPA -

Un pro­ble­ma ha­bi­tual del e-com­mer­ce es la en­tre­ga del pro­duc­to: mu­chas ve­ces, el des­en­cuen­tro lle­va­ba a que el clien­te ten­ga que sen­tar­se en su ca­sa a es­pe­rar la en­tre­ga, o bien ter­mi­nar re­cla­mán­do­lo en una ofi­ci­na de co­rreo. Packasap fue lan­za­da pa­ra ata­car esa ne­ce­si­dad: es la pri­me­ra red pú­bli­ca de e-loc­ker del país. . “Ex­pli­ca­do de ma­ne­ra sen­ci­lla, se tra­ta de ca­je­ros au­to­má­ti­cos de co­sas. Son ca­si­lle­ros me­tá­li­cos con puer­tas me­tá­li­cas que per­mi­ten que al­guien en­tre­gue au­to­má­ti­ca­men­te al­go, y al­guien lo re­ti­re au­to­má­ti­ca­men­te. El desa­rro­llo co­men­zó en el año 2011 y cuan­do, en el 2012, Ama­zon lan­zó los e-lockers, y ahí nos di­mos cuen­ta de que el ma­yor desafió del e-com­mer­ce es­ta­ba en la lo­gís­ti­ca”, co­men­ta Juan Gruss, CEO de Packasap. Ha­bían co­men­za­do en 2012, jun­to a otros so­cios, con un emprendimiento lla­ma­do Bo­xe­way, pen­sa­da co­mo una so­lu­ción a la en­tre­ga y re­ti­ro de co­sas au­to­ma­ti­za­das. De ahí na­ció el con­cep­to de Packasap, que co­men­zó a ope­rar en 2015. La pro­pues­ta es que el clien­te in­gre­sa a la pá­gi­na web de la em­pre­sa y ge­ne­ra un per­fil. Se coor­di­na una di­rec­ción en­tre las op­cio­nes dis­po­ni­bles, y una vez que llega el pro­duc­to, el sis­te­ma no­ti­fi­ca al usua­rio vía mail, y con un sms pa­ra que pa­se a bus­car­lo en el ho­ra­rio que pre­fie­ra. Ade­más, el usua­rio pue­de ir si­guien­do el es­ta­do de la ope­ra­ción has­ta que el pro­duc­to es re­ci­bi­do.

Gruss agre­ga que la gen­te ya per­dió el mie­do a comprar online, pe­ro que el ma­yor desafío es­ta­ba en lo que se lla­ma la lo­gís­ti­ca de la úl­ti­ma milla: “Si yo no com­pré al­go que me pue­den en­viar por mail, co­mo un pa­sa­je aé­reo, ahí es­tá el pro­ble­ma. El vo­lu­men del e-com­mer­ce cre­ció tan­to en Amé­ri­ca La­ti­na, y en par­ti­cu­lar en la Ar­gen­ti­na, que la lo­gís­ti­ca lo­cal que­dó com­ple­ta­men­te des­bor­da­da. La en­tre­ga a do­mi­ci­lio se­ría muy ca­ra, por­que la gen­te tra­ba­ja, no es­tá en la ca­sa. De es­ta ma­ne­ra, la en­tre­ga es de una efi­cien­cia de 100%”. Agre­ga que al usua­rio se le brin­da la po­si­bi­li­dad de pa­sar a re­ti­rar en un ho­ra­rio muy am­plio:

“Pue­de ser de 7 a 24, co­mo po­dría ser even­tual­men­te, en un pun­to que le que­de cer­ca del tra­ba­jo o la ca­sa, y yo lo pa­so a re­ti­rar cuan­do me con­ven­ga”.

En la ac­tua­li­dad, Packasap tie­ne 31 pun­tos, y con diez pun­tos más a ins­ta­lar­se. “Te­ne­mos acuer­dos de lo­ca­cio­nes con cen­tros co­mer­cia­les, la ca­de­na Ca­rre­four y es­ta­mos ce­rran­do acuer­dos con una red de gim­na­sio”, dice Gruss, y de­ta­lla que la in­ver­sión ini­cial fue de un mi­llón de dó­la­res, y cuen­tan con 15 em­plea­dos. Ade­más, tie­nen ofi­ci­na pro­pia en Chi­le y ope­ra­cio­nes en Pa­ra­guay, Bra­sil, Uru­guay y Pe­rú. La fac­tu­ra­ción, agre­ga, es de US$ 100.000 al año, con unas 30.000 transac­cio­nes al mes. “Va­mos a lan­zar fran­qui­cias”, dice Gruss.

“Den­tro de los mo­de­los de ne­go­cios del mer­ca­do, va a ser una fran­qui­cia ac­ce­si­ble. Es­ta­mos ter­mi­nan­do de de­fi­nir có­mo va a ser el mo­de­lo de ne­go­cio, ya que pue­de ser muy in­tere­san­te pa­ra em­pre­sas que es­tán vin­cu­la­das a la lo­gís­ti­ca.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.