6. UMA­RA MA­NOS CUIDADAS

Pymes - - NOTA DE TAPA -

Se­bas­tián Sot­tano y su sue­gro, Os­car Sanz, ocu­pan el di­rec­to­rio de Uma­ra, un spa de uñas que fun­da­ron en 2008 con el ob­je­ti­vo ini­cial de ex­pan­dir­se, des­de Men­do­za, al res­to del país. Co­men­za­ron con dos lo­ca­les y, dos años más tar­de, con las fran­qui­cias: hoy tie­nen 27 lo­ca­les fran­qui­cia­dos en sie­te pro­vin­cias. Ade­más, tie­nen un pie en Chi­le, con dos lo­ca­les pro­pios.

Sanz, a car­go de Uma­ra Chi­le, tu­vo una más­ter fran­qui­cia de una em­pre­sa de es­té­ti­ca cor­po­ral cor­do­be­sa en el país ve­cino. De aque­lla ex­pe­rien­cia, con to­dos los erro­res que co­me­tie­ron fran­qui­cia­do y fran­qui­cian­te, cuen­ta su yerno, fue que de­ci­die­ron lan­zar su pro­pia pro­pues­ta de fran­qui­cias.

Los spa de uñas eran ten­den­cia en el mun­do. “De aque­lla ex­pe­rien­cia, apren­di­mos so­bre la im­por­tan­cia de no per­der el con­trol y el eje del ne­go­cio. Cuan­do no se con­tro­la, au­to­má­ti­ca­men­te el fran­qui­cia­do bus­ca la for­ma de sa­car los pies fue­ra del pla­to, cre­yen­do –qui­zá– que va a con­se­guir una me­jor ren­ta­bi­li­dad, pe­ro se es­tá equi­vo­can­do. El con­trol es la ba­se del ne­go­cio”, ase­gu­ra Sot­tano.

Si bien to­das las zo­nas del país son po­ten­cia­les pla­zas pa­ra Uma­ra, los so­cios es­tán en­fo­ca­dos en Bue­nos Ai­res. Abrir un lo­cal Uma­ra re­quie­re una in­ver­sión to­tal apro­xi­ma­da des­de $ 1,3 mi­llo­nes, de­pen­dien­do del es­ta­do del lo­cal y la obra, que es el ma­yor por­cen­ta­je de la in­ver­sión, se­gún Sot­tano: “A to­dos los fran­qui­cia­dos les da­mos las mis­mas he­rra­mien­tas, por lo que el tiem­po de re­cu­pe­ro de la in­ver­sión va­ría en fun­ción de su tra­ba­jo”.

Sot­tano es cons­cien­te de que el país no es­tá en su me­jor mo­men­to y que cuan­do no hay pla­ta, a po­cos se les ocu­rre ir a ha­cer­se las ma­nos. “Es­to no es de aho­ra, creo que ve­ni­mos des­de el 2015 con un país ra­ro, que no per­mi­te pen­sar es­tra­te­gias a lar­go pla­zo, por­que la ver­dad es que las co­sas cam­bian muy abrup­ta­men­te; eso es al­go que a no­so­tros nos es­tá cos­tan­do mu­cho.”, di­ce.

El con­trol es to­do, re­mar­ca Sot­tano y, Ca­ro­li­na Pé­rez Mo­ri­lla, fran­qui­cia­da de Uma­ra en el ba­rrio por­te­ño de Flo­res, coin­ci­de. Ha­bía abier­to un se­gun­do lo­cal en Ca­ba­lli­to y ter­mi­nó ce­dién­do­lo a otro fran­qui­cia­do. “A la dis­tan­cia, no se pue­de ges­tio­nar”, di­ce.

Uma­ra fue pa­ra Pé­rez Mo­ri­lla un re­ga­lo de Na­vi­dad. Men­do­ci­na ra­di­ca­da en Bue­nos Ai­res, su cu­ña­da le re­ga­ló un váu­cher pa­ra ha­cer­se las ma­nos en Men­do­za y qui­so traer la pro­pues­ta a Bue­nos Ai­res, don­de la em­pre­sa no exis­tía. “Le ‘que­mé la ca­be­za’ a mi ma­ri­do, co­mo un pá­ja­ro car­pin­te­rio, y fi­nal­men­te, en ju­lio de 2015, inau­gu­ré en Flo­res”, cuen­ta. Pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca, Pé­rez Mo­ri­lla de­jó de ejer­cer cuan­do el cuer­po em­pe­zó a pa­sar­le fac­tu­ra. Va to­das las ma­ña­nas al lo­cal, don­de atien­den 10 ma­ni­cu­ras, y se re­par­te el con­trol con su hi­ja ma­yor. La in­ver­sión, ha­ce tres años, fue de po­co más de $ 1,2 mi­llo­nes; y un año des­pués abrie­ron el lo­cal de Ca­ba­lli­to, que lue­go de­ci­die­ron ven­der. “No po­día es­tar en los dos lo­ca­les a la vez y yo creo en el di­cho que afir­ma que el ojo del due­ño en­gor­da el ga­na­do. Se lo ven­dí a una ami­ga que es­ta­ba en bus­ca de un sa­lón y la ver­dad es que le es­tá yen­do muy bien”, cuen­ta.

CON­TROL. ”Cuan­do no se con­tro­la, el fran­qui­cia­do bus­ca por su cuen­ta, pe­ro eso es un error. El con­trol es la ba­se del ne­go­cio”, di­ce Se­bas­tián Sot­tano. DELFO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.