7. JUE­GOS MEN­TA­LES: LA CLA­VE ES LA EX­PE­RIEN­CIA DEL CLIEN­TE

Pymes - - NOTA DE TAPA -

La aven­tu­ra de es­ca­par de una ha­bi­ta­ción ce­rra­da, a tra­vés de acer­ti­jos que ayudan a abrir can­da­dos y ce­rra­du­ras, es des­de 2015 un ne­go­cio que se pue­de fran­qui­ciar. En el mun­do el jue­go es co­no­ci­do co­mo Es­ca­pe Room –ins­pi­ra­do en un vi­deo­jue­go ja­po­nés– y la ver­sion argentina se lla­ma Jue­gos Men­ta­les: Da­nil Tcha­povs­ki pu­so su pri­mer lo­cal en San Tel­mo, don­de fun­cio­nan dos sa­las con di­fe­ren­tes te­má­ti­cas. A tres años de aque­lla aper­tu­ra, Jue­gos Men­ta­les tie­ne 12 fran­qui­cias, una de las cua­les fun­cio­na en Uru­guay.

Las fran­qui­cias, di­ce Tcha­povs­ki, le die­ron la po­si­bi­li­dad de que ca­da lo­cal ten­ga su pro­pio due­ño, con un gra­do de com­pro­mi­so ma­yor. “Lo ma­lo es que se pier­de el con­trol de al­gu­nos de­ta­lles que son muy im­por­tan­tes, por eso es muy re­le­van­te la ca­pa­ci­ta­ción. No­so­tros in­ver­ti­mos mu­cho tiem­po en ca­pa­ci­tar a ca­da uno de nuestros fran­qui­cia­dos y a sus em­plea­dos”, di­ce.

La in­ver­sión to­tal, de­pen­dien­do de la zo­na y el lo­cal, es de apro­xi­ma­da­men­te US$ 160.000. Pa­ra ayu­dar a las ven­tas, Jue­gos Men­ta­les reali­zó acuer­dos de des­cuen­to con di­fe­ren­tes em­pre­sas, ban­cos y tar­je­tas. “El fran­qui­cia­do tie­ne que te­ner ga­nas de ga­nar di­ne­ro de ma­ne­ra di­fe­ren­te y di­ver­ti­da”, di­ce Tcha­povs­ki, y ase­gu­ra que la cla­ve pa­ra que el ne­go­cio fun­cio­ne es es­tar muy aten­tos a la ex­pe­rien­cia de los clien­tes. “Ca­da detalle es im­por­tan­te, ése es nues­tro ma­yor di­fe­ren­cial. Es una ac­ti­vi­dad que es­tá en cre­ci­mien­to, la gen­te es­tá ávi­da de vi­vir ex­pe­rien­cias nue­vas y cuan­tas más ex­pe­rien­cias les de­mos, más se irá mul­ti­pli­can­do el pú­bli­co”, di­ce.

Ja­vier Len­ti­le re­co­rrió los di­fe­ren­tes stands de la ex­po­si­ción de fran­qui- cias que to­dos los años se ha­ce en La Ru­ral. Y ahí co­no­ció Jue­gos Men­ta­les. “Que­ría­mos una fran­qui­cia que nos dé tiem­po li­bre, que nos me­jo­re la ca­li­dad de vi­da y que no sea ven­der un pro­duc­to; ésas eran nues­tras con­di­cio­nes”, cuen­ta Len­ti­le. En 2017, jun­to con su her­mano Miguel pu­sie­ron su lo­cal en Ba­rrio Nor­te, con dos sa­las y una ter­ce­ra en cons­truc­ción.

An­tes de fir­mar, cuen­ta Ja­vier, com­ple­tó pla­ni­llas de Ex­cel de to­dos los ta­ma­ños y co­lo­res, ana­li­zó el me­jor y el peor es­ce­na­rio, pe­ro lo que ter­mi­nó de con­ven­cer­lo pa­ra des­em­bol­sar los US$ 100.000 que re­qui­rió pa­ra abrir la fran­qui­cia (lla­ve en mano) fue que Tcha­povs­ki les pro­me­tió que iba a po­der le­van­tar­se tran­qui­lo a la ma­ña­na,

lle­var a sus hi­jos al co­le­gio y des­pués ir al gim­na­sio, por­que el lo­cal abre a las 4 pm. “Pa­ra no­so­tros, que es­tá­ba­mos ago­bia­dos de tan­to tra­ba­jo, fue mú­si­ca pa­ra nuestros oí­dos”, re­mar­ca.

Si bien Len­ti­le re­co­no­ce que el con­tex­to eco­nó­mi­co del país no ayu­da, con­fía en sus pla­ni­llas de Ex­cel. A un año de ha­ber pues­to el lo­cal, los her­ma­nos Len­ti­le cuen­tan que ya re­cu­pe­ra­ron la in­ver­sión. “Com­pa­ré Jue­gos Men­ta­les con un bar­co, y hay que su­bir gen­te al bar­co. A me­di­da que la ac­ti­vi­dad sea más co­no­ci­da, la gen­te se va a ir su­bien­do y cuan­do ven­ga la ola, no­so­tros ya va­mos a es­tar na­ve­gan­do y bien po­si­cio­na­dos”, con­fía Len­ti­le. Y ase­gu­ra que mes a mes vie­ne fac­tu­ran­do un po­co más.

NUE­VA VER­SIÓN Tras ha­ber abier­to Jue­gos Men­ta­les ha­ce tres años, Da­nil Tcha­povs­ki aho­ra lo com­bi­na con reali­dad vir­tual: ver­sión “VR”.

BIEN­VE­NI­DOS AL BAR­COJa­vier y Miguel Len­ti­le abrie­ron una fran­qui­cia de Jue­gos Men­ta­les en Ba­rrio Nor­te en 2017. Cuen­tan que ya re­cu­pe­ra­ron la in­ver­sión y que ca­da vez llega más pú­bli­co. “Es co­mo su­bir gen­te a un bar­co”. ARIEL GRIN­BERG MA­XI FAI­LLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.