8. UR­BAN CREPE: UN NE­GO­CIO CON RUEDITAS

Pymes - - NOTA DE TAPA -

Ur­ban Crepe, la cre­pe­ría fun­da­da en 2014 por Lu­ciano Bick, tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad: es un ne­go­cio con rueditas, ya que fun­cio­na en un con­te­ne­dor en es­pa­cios abier­tos. Si la zo­na no an­da bien, se pue­de mu­dar sin cos­tos. La em­pre­sa tie­ne tres pun­tos de ven­ta pro­pios y tres fran­qui­cia­dos en­tre Cór­do­ba y Rosario.

“Re­su­mi­ría las ven­ta­jas de un con­tai­ner en tres pa­la­bras: pro­pie­dad, por­ta­bi­li­dad y ren­ta­bi­li­dad. Cuan­do uno in­vier­te en un in­mue­ble, sal­vo que sea pro­pio, la in­ver­sión en obra ci­vil y me­jo­ras que­dan en el lo­cal. Acá, el con­te­ne­dor es pro­pie­dad del fran­qui­cia­do, de mo­do que se que­da con 100% de la in­ver­sión, ade­más de que se pue­de mu­dar con ce­ro cos­to y ce­ro es­pe­ra pa­ra vol­ver a abrir”, di­ce Bick. Y agre­ga: “Un dato no me­nor es que la mano de obra tie­ne una in­ci­den­cia de no más de 23% de los cos­tos en es­te for­ma­to”. La re­co­men­da­ción de la em­pre­sa es te­ner dos em­plea­dos por turno y que el due­ño de la fran­qui­cia tam­bién es­té en el mos­tra­dor, “Nues­tra pro­pues­ta es­tá ba­sa­da en la ca­li­dad de los pro­duc­tos y la ex­ce­len­cia del ser­vi­cio, de mo­do que es­tas dos va­ria­bles no son ne­go­cia­bles”, re­mar­ca Bick.

Se­gún in­for­man en Ur­ban Crepe, la in­ver­sión to­tal ron­da los $ 750.000: “Por ser una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca, el mon­to de la in­ver­sión es ba­jo en re­la­ción con la ren­ta­bi­li­dad pro­me­dio”.

Rei­nal­do Ba­ci­ga­lu­po y dos so­cios se de­di­can a ope­rar fran­qui­cias gas­tro­nó­mi­cas en Rosario. El Club de la Mi­la­ne­sa, Al­ma­cén de Piz­za, Ta­co Box, Das­hi y, des­de 2016, Ur­ban Crepe. “Esa su­pues­ta ba­ja de con­su­mo no la veo co­mo em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co ni co­mo clien­te cuan­do sal­go a ce­nar con mis ami­gos. Lo que no­to es que hu­bo un cre­ci­mien­to muy gran­de de lo­ca­les, fun­da­men­tal­men­te de cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les, que ge­ne­ró una ofer­ta ma­yor a la de­man­da dis­po­ni­ble y por eso al­gu­nas de­bie­ron ce­rrar. Tam­bién ce­rra­ron res­tau­ran­tes que se que­da­ron con con­cep­tos vie­jos y no su­pie­ron adap­tar­se a las nue­vas ten­den­cias, pe­ro te diría que se abrió más de lo que se ce­rró”, ar­gu­men­ta.

En cuan­to a Ur­ban Crepe, “lo ele­gi­mos por su con­cep­to su­per­sen­ci­llo y cla­ro en cuan­to al me­nú; la co­mu­ni­ca­ción es una mar­ca lim­pia, pio­la y jo­vial –di­ce Ba­ci­ga­lu­po–. Vi­mos que la idea del con­tai­ner sus­ten­ta­ble y ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, jun­to a la co­mi­da al pa­so, fun­cio­na muy bien en el ex­te­rior y ellos lo te­nían muy bien ar­ma­do”. Ade­más, re­co­no­ce que el cos­to de mu­dar un lo­cal es muy al­to y, lle­ga­do el ca­so, con Ur­ban Crepe no ten­drían ma­yo­res inconvenientes. La fran­qui­cia de Ba­ci­ga­lu­po y sus so­cios es­tá en el Shop­ping Al­to Rosario, don­de pa­gan un al­qui­ler equi­va­len­te al de una is­la. En cuan­to al con­su­mi­dor, Ur­ban Crepe es tam­bién atrac­ti­vo –ex­pli­ca Ba­ci­ga­lu­po–, por­que con $ 150 co­me un crepe con una ga­seo­sa, sin preo­cu­par­se por las pro­pi­nas o ser­vi­cios de me­sa que siem­pre en­ca­re­cen el tic­ket. “El gran desafío es cum­plir con las fac­tu­ras de ser­vi­cio; só­lo en luz un lo­cal hoy pa­ga $ 5.000 por mes. A es­to hay que su­mar­le los de­más ser­vi­cios y las car­gas so­cia­les de los em­plea­dos. Es­pe­ra­mos que en es­to ha­ya un avan­ce, por­que ga­nas de to­mar más gen­te, siem­pre hay.”

ES­TI­LO “FAST FOOD” “Por $ 150 co­men una crepe con ga­seo­sa, sin pa­gar na­da más”, di­ce Rei­nal­do Ba­ci­ga­lu­po, con fran­qui­cia en Rosario.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.