10. MUN­DO SA­LAD: DES­DE BAHÍA BLAN­CA

Pymes - - NOTA DE TAPA -

Mun­do Sa­lad es pre­sen­ta­da co­mo una ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da sa­lu­da­ble, fun­da­da por Fran­cis­co Giam­bar­to­lo­mei y Juano Sal­da­ño, en Bahía Blan­ca, a fi­nes del 2012. Hoy tie­ne dos lo­ca­les pro­pios y dos fran­qui­cia­dos. “Nues­tro ob­je­ti­vo es con­ver­tir­nos en una ca­de­na lí­der del sec­tor, pe­ro fun­da­men­tal­men­te trans­for­mar la ali­men­ta­ción en una ex­pe­rien­cia sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca Sal­da­ño.

La in­ver­sión to­tal apro­xi­ma­da pa­ra abrir un Mun­do Sa­lad ron­da los $ 150.000. Sal­da­ño ad­vier­te que es muy im­por­tan­te ve­ri­fi­car que el cos­to va­ria­ble de la mer­ca­de­ría no su­pere el 38% de las ven­tas. Pa­ra que la ope­ra­ción fun­cio­ne de ma­ne­ra óp­ti­ma, di­ce, son ne­ce­sa­rios en­tre cin­co y sie­te em­plea­dos. “Em­pren­der en la Argentina no es al­go fá­cil; es­ta­mos acos­tum­bra­dos a los cambios brus­cos y a las crisis”, opi­na.

Pa­blo Ca­bre­ra y Héc­tor Gi­rard in­vir­tie­ron en una de las dos fran­qui­cias de Mun­do Sa­lad, en Mar del Pla­ta. Sa­bían que no es­ta­ba fun­cio­nan­do con el due­ño an­te­rior, pe­ro con­fia­ban en que un cam­bio de ges­tión ge­ne­ra­ría me­jo­res re­sul­ta­dos.

Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue mu­dar el lo­cal; en­ten­die­ron que la ubi­ca­ción no era la ideal. Aun­que re­co­no­ce Ca­bre­ra que ésa fue só­lo una de las pa­tas ne­ce­sa­rias pa­ra sos­te­ner el ne­go­cio “La otra pa­ta fue tra­ba­jar mu­cho en la ex­pe­rien­cia del clien­te: en dar­le una aten­ción de ca­li­dad, en un es­pa­cio sú­per lim­pio y con pro­duc­tos de ca­li­dad. Creo que los fran­qui­cia­dos an­te­rio­res no te­nían to­do es­to bien acei­ta­do y tam­po­co es­ta­ban de­trás del ne­go­cio, era co­mo un jue­go pa­ra ellos”, ex­pli­ca. La cla­ve, di­ce, fue con­cen­trar­se en el com­pro­mi­so del per­so­nal y una can­ti­dad de pu­bli­ci­dad que Ca­bre­ra pau­tó en me­dios lo­ca­les: con eso, di­ce, con­si­guió le­van­tar el ne­go­cio en unos po­cos me­ses.

Ca­bre­ra cuen­ta que ana­li­zó tres va­ria­bles que le pro­me­tió Mun­do Sa­lad pa­ra ser un ne­go­cio ren­ta­ble: un mercado en cre­ci­mien­to, una ges­tión sen­ci­lla y un ne­go­cio sus­ten­ta­ble en el tiem­po. Cuen­ta que su in­ver­sión fue de apro­xi­ma­da­men­te U$S 30.000, un mon­to me­nor a lo ha­bi­tual­men­te ne­ce­sa­rio por­que he­re­dó el equi­pa­mien­to del fran­qui­cia­do an­te­rior. Ca­bre­ra es de Bahía Blan­ca y fue allí don­de co­no­ció la mar­ca y lue­go a los so­cios. Es li­cen­cia­do en mar­ke­ting y tra­ba­ja en una em­pre­sa en re­la­ción de de­pen­den­cia y ges­tio­na a dis­tan­cia la fran­qui­cia y sus seis em­plea­dos. “Hoy con la tec­no­lo­gía to­do es po­si­ble. Pue­do ver el lo­cal a tra­vés de las cá­ma­ras, pue­do ha­cer un se­gui­mien­to de los nú­me­ros por el sis­te­ma; ten­go unas mé­tri­cas ar­ma­das que me per­mi­te sa­ber cuán­to se ven­dió, cuan­to en­tró, cuán­to de­be­ría ha­ber en­tra­do, cuán­to con tar­je­ta cuan­to en efec­ti­vo. Por su­pues­to, ade­más te­ne­mos un res­pon­sa­ble de lo­cal”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, acla­ra, que si bien via­ja a Mar del Pla­ta ca­da diez días apro­xi­ma­da­men­te, to­dos los días es­tá en con­tac­to con la fran­qui­cia; sa­be qué pa­só y qué no pa­só en ca­da ins­tan­te. Cuen­ta que jun­to a su so­cio se ocu­pan de las cues­tio­nes es­tra­té­gi­cas y que el en­car­ga­do del lo­cal es­tá en la ope­ra­ción.

Pa­ra fin de año, Ca­bre­ra es­pe­ra po­der abrir un nue­vo lo­cal. “La gen­te me lo pi­de, se tra­ta de co­mi­da sa­na, ri­ca, sa­lu­da­ble y a muy buen pre­cio”, ar­gu­men­ta. Y no des­car­ta de­jar su otro tra­ba­jo pa­ra con­cen­trar­se en su pro­pia ca­de­na de lo­ca­les.

RE­CON­VER­SIÓN Mar­ce­lo Nem­brot ve­nía de la ven­ta de au­tos de al­ta ga­ma. A los 50, ya abrió dos fran­qui­cias de la pa­na­de­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.