Me­dio si­glo a flo­te

El As­ti­lle­ro Con­tes­si, de Mar del Pla­ta, va por su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Ca­peó las crisis au­to­fi­nan­cián­do­se. por waltEr duEr fo­to fa­bián gas­tia­rE­na

Pymes - - EMPRESAS -

En la dé­ca­da de 1950, Fe­de­ri­co Con­tes­si lle­gó a la Argentina des­de su Ita­lia na­tal pa­ra re­en­con­trar­se con su pa­dre, que ha­bía arri­ba­do a es­tas tie­rras pa­ra “ha­cer­se la Amé­ri­ca” co­mo pes­ca­dor y a quien la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía de­ja­do va­ra­do aquí, en la otra pun­ta del mun­do. Ha­bían pa­sa­do 16 años des­de la úl­ti­ma vez que se ha­bían vis­to y, con­tra­ria­men­te a lo que mar­ca­ba la tra­di­ción fa­mi­liar, Fe­de­ri­co no lle­gó con­ver­ti­do en un pes­ca­dor, sino que ha­bía apren­di­do las ar­tes de la car­pin­te­ría na­val. Co­men­zó co­mo em­plea­do en un ta­ller, pe­ro su ha­bi­li­dad era tal que fue as­cen­di­do a ca­pa­taz ca­si de in­me­dia­to: cuan­do ape­nas te­nía 19 años su je­fe lo lla­mó y le dio un ul­ti­má­tum: “In­de­pen­di­za­te, por­que no te pa­go más el suel­do”.

RE­PA­RA­CIÓN

Así na­ció la se­mi­lla de lo que hoy es As­ti­lle­ro Na­val Fe­de­ri­co Con­tes­si y Cía.: un pequeño as­ti­lle­ro de re­pa­ra­ción de bar­cos pes­que­ros. An­tes del fi­nal de esa dé­ca­da, un in­quie­to Fe­de-

ri­co, que iba com­pran­do re­za­gos de ma­de­ras y he­rra­mien­tas en el puer­to pa­ra per­se­guir su sue­ño de cons­truir una na­ve des­de ce­ro, lo­gró un hi­to na­cio­nal: ven­der un bar­co de al­tu­ra, uno de los pri­me­ros en fa­bri­car­se en el país. “Des­de ese mo­men­to, la em­pre­sa no pa­ró más”, cuen­ta Do­min­go Con­tes­si, hi­jo de Fe­de­ri­co y ac­tual di­rec­tor co­mer­cial de la fir­ma.

BU­QUES DE TO­DO TI­PO

El con­tex­to ayu­da­ba: la in­dus­tria na­val argentina su­po ser, se­gún cuen­ta Con­tes­si, una de las más fuer­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, lle­gan­do a em­plear a más de 100.000 per­so­nas y a fa­bri­car to­do ti­po de bu­ques, des­de car­gue­ros has­ta de pa­sa­je­ros, in­clu­so de gue­rra. Po­co a po­co, los di­fe­ren­tes es­que­mas de ayu­da al fi­nan­cia­mien­to del sec­tor fue­ron des­apa­re­cien­do y, co­mo con­se­cuen­cia, la in­dus­tria co­men­zó a hun­dir­se. Pa­ra fi­nes de la dé­ca­da de 1980 que­da­ban ape­nas unos po­cos re­cuer­dos de los años de es­plen­dor y ape­nas 1.500 per­so­nas em­plea­das en el seg­men­to.

“Nues­tra es­tra­te­gia fue apren­der a au­to­fi­nan­ciar las obras, ge­ne­rar fon­dos pro­pios y dar pla­zo a los clien­tes: he­mos lle­ga­do a arre­glar has­ta 80 cuo­tas”, re­cuer­da Con­tes­si. “La idea fue man­te­ner siem­pre las per­sia­nas abier­tas y, pa­ra no pa­ra­li­zar al per­so­nal, co­men­za­mos a cons­truir bar­cos en stock: una ver­da­de­ra ra­re­za.” El as­ti­lle­ro es un ne­go­cio que se ma­ne­ja a pe­di­do: ar­mar una na­ve que no per­te­ne­ce a na­die re­pre­sen­ta un ries­go fi­nan­cie­ro muy al­to. “Sin em­bar­go, ése fue nues­tro se­cre­to, rein­ver­tir en la in­dus­tria. Te­ner la ca­be­za más pues­ta en tra­ba­jar que en ga­nar di­ne­ro”, di­ce Con­tes­si.

TA­LLER

Do­min­go es el me­nor de cua­tro her­ma­nos: lo an­te­ce­den Eve­li­na, Fe­li­sa y Ale­jan­dra. To­dos tra­ba­jan des­de muy jó­ve­nes en el as­ti­lle­ro. “Arran­ca­mos en edad de se­cun­da­rio: yo ten­go 48 años y mi pri­mer re­ci­bo de suel­do es de 1975”, evo­ca Do­min­go. ¿Qué cam­bió con la lle­ga­da de la se­gun­da ge­ne­ra­ción a es­ta em­pre­sa fa­mi­liar? “Lo im­por­tan­te es lo que lo­gra­mos man­te­ner: ser una em­pre­sa cu­ya par­te más im­por­tan­te es el ta­ller y no la ad­mi­nis­tra­ción ni el área co­mer­cial”, cuen­ta Do­min­go. “Tra­ta­mos de man­te­ner la fi­lo­so­fía de mi pa­pá en una in­dus­tria muy cas­ti­ga­da: nues­tra com­pe­ten­cia nun­ca fue­ron los otros as­ti­lle­ros, sino los bar­cos usa­dos im­por­ta­dos”, di­ce. “Por eso, bus­ca­mos di­fe­ren­ciar­nos por la ca­li­dad de nuestros pro­duc­tos, por ha­cer las co­sas bien y por ar­mar un buen equi­po de gen­te.”

Y mien­tras aso­ma la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción (Lean­dro Go­ñi, so­brino de Do­min­go, es in­ge­nie­ro na­val y ya se desem­pe­ña en la em­pre­sa), el pro­pio Fe­de­ri­co, a sus 87 años, pa­sa to­dos los días por las ins­ta­la­cio­nes. “Has­ta ha­ce dos años se­guía tra­ba­jan­do en el ta­ller, con el ma­me­lu­co pues­to”, cuen­ta su hi­jo.

CA­DE­NA

El as­ti­lle­ro cre­ció de 47 em­plea­dos en ju­lio de 2017, a 57 en mar­zo de es­te año. Ade­más, tra­ba­jan con un eco­sis­te­ma de na­val­par­tis­tas. “Cuan­do se reac­ti­va nues­tra in­dus­tria, lo ha­cen en la mis­ma me­di­da to­dos los ru­bros que sub­con­tra­ta­mos: no hay que per­der de vis­ta que un bar­co tie­ne has­ta 3.500 ítems.”

La com­pa­ñía fac­tu­ra al­re­de­dor de US$ 7 mi­llo­nes al año y en­tre­ga en ese pe­río­do en­tre dos y tres bar­cos (a fi­nes de los ’80 lle­ga­ron a cons­truir has­ta ocho bar­cos en un año). Los pla­nes fu­tu­ros son aus­pi­cio­sos: tie­nen con­tra­tos fir­ma­dos por más de US$ 15 mi­llo­nes pa­ra el pe­río­do 2018-2019.

Más allá de la si­tua­ción de su em­pre­sa,

Con­tes­si se mues­tra in­vo­lu­cra­do en la si­tua­ción ge­ne­ral de su ac­ti­vi­dad. “En los úl­ti­mos 15 años con­ti­nuó el pro­ce­so de in­vo­lu­ción y nos vi­mos obli­ga­dos a cons­truir bar­cos ca­da vez más pe­que­ños”, ex­pli­ca. Di­ce que la flo­ta pes­que­ra no cre­ce por tra­bas bu­ro­crá­ti­cas si­mi­la­res a las de las li­cen­cias de los ta­xis. “Só­lo pa­ra man­te­ner esa edad pro­me­dio, que es muy al­ta, y que el año que vie­ne no de­ba­mos de­cir que es de 38 años, de­be­ría­mos fa­bri­car 20 bar­cos al año”, cal­cu­la Con­tes­si. “El mercado po­ten­cial que te­ne­mos es muy gran­de, ne­ce­si­ta­mos in­ver­tir pa­ra re­cons­truir la in­dus­tria na­val y evi­tar que to­da esa de­man­da ter­mi­ne yén­do­se a as­ti­lle­ros ex­tran­je­ros”.

“Lo im­por­tan­te es lo que lo­gra­mos man­te­ner: ser una em­pre­sa cu­ya par­te más im­por­tan­te es el ta­ller y no la ad­mi­nis­tra­ción ni el área co­mer­cial.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.