Bue­nas for­mas de in­te­gra­ción

La in­ser­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes den­tro de la em­pre­sa fa­mi­liar no ocu­rre de ma­ne­ra es­pon­tá­nea. Re­quie­re de tiem­po y de­di­ca­ción.

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO -

Cuen­tan que los Sioux de la pra­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na te­nían un mé­to­do muy efi­cien­te pa­ra desa­rro­llar su ca­pi­tal hu­mano. Su vi­da co­ti­dia­na era muy exi­gen­te por­que li­te­ral­men­te vi­vían per­si­guien­do la co­mi­da que eran las ma­na­das de bú­fa­los con una se­ria des­ven­ta­ja: ellos an­da­ban en dos pier­nas y los bú­fa­los se mo­vían en cua­tro pa­tas. Es­to los obli­ga­ba a tras­la­dar­se cons­tan­te­men­te su­peran­do esa pri­me­ra des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y a ca­zar de a pie, y con ar­co y fle­chas a ani­ma­les de una for­ta­le­za, pe­so y re­sis­ten­cia muy su­pe­rior a la de un hom­bre. En ese es­ti­lo de vi­da, la ado­les­cen­cia co­mo pe­río­do evo­lu­ti­vo de la vi­da era un fe­nó­meno des­co­no­ci­do. Los jó­ve­nes pa­sa­ban de ni­ños a adul­tos di­rec­ta­men­te a tra­vés de cier­tos ri­tua­les de ini­cia­ción y, a par­tir de ahí, se vol­vían ca­za­do­res/gue­rre­ros. Es de­cir, se con­ver­tían en “re­cur­sos hu­ma­nos pro­duc­ti­vos”. Es­to ocu­rría al­re­de­dor de los 12 o 13 años de edad. El mé­to­do de for­ma­ción de gue­rre­ros/ca­za­do­res que desa­rro­lla­ron da­ba por su­pues­ta la im­por­tan­cia de con­tar tem­pra­na­men­te con un ague­rri­do co­la­bo­ra­dor, así co­mo la con­fian­za en sí co­mo cua­li­dad fun­da­men­tal.

Pa­ra lo­grar­lo, ya de ni­ño le fa­bri­ca­ban un ar­co acor­de a sus po­si­bi­li­da­des de ma­ne­jo y le en­se­ña­ban a ca­zar un ra­tón de cam­po. Cuan­do lo lo­gra­ba, le ha­cían un gran fes­te­jo y lo en­tre­na­ban en el uso del ar­co del cier­vo. Cuan­do ca­za­ba su pri­me­ra pie­za nue­va­men­te re­ci­bía un gran fes­te­jo. De allí en más, su en­tre­na­mien­to se­guía por el do­mi­nio del ar­co del guerrero/ca­za­dor y, cuan­do es­ta­ba lis­to, lo lle­va­ban a la ca­za del bi­son­te. Con el lo­gro de su pri­mer bi­son­te al­can­za­ba en­ton­ces el es­ta­tus de guerrero/ca­za­dor, y nue­va­men­te se ha­cía acree­dor a un gran fes­te­jo pa­ra su ale­gría y la de to­da su fa­mi­lia. Es­te mé­to­do apa­ren­te­men­te sen­ci­llo, res­pe­ta nor­mas que en­cie­rran mu­cha sa­bi­du­ría:

1. Nun­ca se du­da­ba de la ca­pa­ci­dad de un ni­ño pa­ra lle­gar a ser un guerrero/ca­za­dor.

2. Siem­pre se le ofre­cían es­tí­mu­los que po­día ma­ne­jar, co­nec­ta­dos con la reali­dad.

3. Nun­ca se lo aver­gon­za­ba por las ha­bi­li­da­des de las que aún ca­re­cía.

4. Las re­glas de jue­go pa­ra lle­gar al éxi­to es­ta­ban cla­ras pa­ra to­dos des­de el prin­ci­pio.

5. Exis­tía una gran pre­sión so­cial pa­ra que to­dos las res­pe­ta­ran.

En las em­pre­sas fa­mi­lia­res, cuan­do ha­bla­mos de in­te­gra­ción de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, sue­le pen­sar­se en el in­gre­so de jó­ve­nes fa­mi­lia­res que ter­mi­na­ron la es­cue­la se­cun­da­ria o es­tán en una ca­rre­ra de gra­do. Se su­po­ne que allí em­pie­za el pro­ce­so.

Sin em­bar­go, des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co el pro­ce­so co­mien­za mu­cho tiem­po atrás me­dian­te pe­que­ños ac­tos que pue­den pa­re­cer in­sig­ni­fi­can­tes pe­ro que de­jan una pro­fun­da hue­lla en el sen­tir de los más pe­que­ños.

Tomy Ka­ra­go­zian, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fá­bri­ca tex­til TNP­la­tex, cuen­ta: “Cuan­do pa­pá vol­vía del tra­ba­jo yo le pre­gun­ta­ba ¿Có­mo te fue en tu fá­bri­ca? y él siem­pre me res­pon­día: En ‘nues­tra’ fá­bri­ca. Hoy, yo pue­do de­cir que soy de Ri­ver y de TNP­la­tex”.

Pe­ro de na­da ser­vi­rían esas for­mu­la­cio­nes lin­güís­ti­cas si el sen­ti­mien­to fa­mi­liar res­pec­to del ne­go­cio fue­ra ne­ga­ti­vo o si la de­di­ca­ción ex­ce­si­va y ob­se­si­va de­ja­ra sin pa­dres a los hi­jos. O si el “show del hom­bre úni­co” ge­ne­ra la fal­sa sen­sa­ción de que na­die tie­ne, ni ten­drá, la ca­pa­ci­dad que él po­see pa­ra lle­var ade­lan­te el ne­go­cio y ob­te­ner éxi­to.

Co­mo en tan­tas otras co­sas, el amor o el re­cha­zo al ne­go­cio fa­mi­liar se trans­mi­te des­de muy tem­prano y sin dar­se cuen­ta, “con la leche tem­pla­da y en ca­da can­ción”.

Jor­ge O. Hambra es Psi­có­lo­go (UBA), con­sul­tor en Desa­rro­llo & Ca­pa­ci­ta­ción de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Ti­tu­lar del Club de Negocios de Fa­mi­lia (CANF).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.