Cuan­do los hi­jos ins­pi­ran nue­vos pro­yec­tos.

La lle­ga­da de los hi­jos, con sus de­man­das y ne­ce­si­da­des, pue­de ge­ne­rar res­pues­tas de sus pa­dres que tras­cien­den el ám­bi­to fa­mi­liar pa­ra trans­for­mar­se en pro­pues­tas co­mer­cia­les. Te con­ta­mos tres ca­sos. por jé­si­cA rych­ter

Pymes - - PYMES -

Al­gu­nos pro­yec­tos sur­gen por un de­seo o bús­que­da pro­pia del em­pren­de­dor. Otros, por ca­sua­li­dad o por cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res de la vi­da. Y hay otros que na­cen por dis­tin­tas for­mas de ins­pi­ra­ción. Te con­ta­mos la his­to­ria de tres em­pren­di­mien­tos cu­yos crea­do­res en­con­tra­ron en sus hi­jos la fuente de ins­pi­ra­ción.

PROYECTO

Clau­dio Sán­chez (33) ve­nía de tra­ba­jar en em­pre­sas y ban­cos cuan­do co­no­ció a su pa­re­ja, Ma­ría Sol Ma­so­li (33), una di­se­ña­do­ra de in­du­men­ta­ria que a los 22 años, con ayu­da de su fa­mi­lia, abrió su pri­mer lo­cal de in­du­men­ta­ria. Él aban­do­nó su tra­ba­jo y se de­di­có a co­la­bo­rar con el proyecto de su pa­re­ja. In­vir­tió $ 60.000 pa­ra po­ner en mar­cha un nue­vo em­pren­di­mien­to de­di­ca­do al di­se­ño, fa­bri­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción de cal­za­do.

El nom­bre del em­pren­di­mien­to, Sky Teddy, me­re­ce un pá­rra­fo apar­te. “Sol em­pe­zó a ju­gar con po­si­bles nom­bres y lo­gos. Pen­sa­mos en mu­chos, has­ta que de­ci­di­mos in­vo­lu­crar a nues­tra hi­ja Cie­lo. ‘Sky’ es por cie­lo en in­glés’ y ‘Teddy’ por el pri­mer re­ga­lo que le di­mos a nues­tra hi­ja cuan­do es­ta­ba en la pan­za de Sol: un osi­to que se con­vir­tió en su ju­gue­te fa­vo­ri­to de los mu­chos que te­nía”, ex­pli­ca Sán­chez. Y agre­ga: “Por suer­te el lo­go pe­gó mu­chí­si­mo y fue nues­tro pri­mer gran acier­to”. En el 2015 na­ció su pri­me­ra hi­ja –aho­ra es­pe­ran una se­gun­da– y unos me­ses des­pués na­ció el em­pren­di­mien­to. “El co­ra­zón de la mar­ca son las za­pa­ti­llas Sky Teddy, pa­ra mu­je­res de 18 a 35 años”, co­men­ta Sán­chez. Tiem­po des­pués in­cor­po­ra­ron za­pa­ti­llas pa­ra ni­ños, ro­pa y ac­ce­so­rios “de mo­da”, co­mo fun­das pa­ra ce­lu­la­res. “In­ten­ta­mos di­fe­ren­ciar­nos de la com­pe­ten­cia des­de nues­tro pro­duc­to. En ca­da ven­ta, que­re­mos que se pue­da cons­truir una his­to­ria. Es por eso que in­clui­mos no­tas a mano con men­sa­jes de agra­de­ci­mien­to, una fra­gan­cia que llega con el en­vío y el pac­ka­ging es­tá di­se­ña­do es­pe­cial­men­te co­mo una op­ción de guar­da­do o de­co­ra­ción”, de­ta­lla.

En 2017 abrie­ron su pri­mer lo­cal en el cen­tro co­mer­cial de San Jus­to pa­ra desa­rro­llar la

ima­gen de mar­ca y pa­ra que las per­so­nas que com­pran on­li­ne pue­dan re­ti­rar los pro­duc­tos. Ade­más, es­te año co­men­za­ron a te­ner pre­sen­cia en Mercado Li­bre.

Sán­chez y Ma­so­li, des­de el prin­ci­pio, se di­vi­die­ron los ro­les: él en la par­te de co­mer­cial, per­for­man­ce y ven­tas, y ella en la par­te de bran­ding y di­se­ño. “Co­mo du­pla nos com­ple­men­ta­mos muy bien, pe­ro es un apren­di­za­je y un desafío ser so­cios y pa­re­ja”, di­ce Sán­chez. Tam­bién tra­ba­jan con va­rias per­so­nas, al­gu­nas co­mo em­plea­dos (aten­ción di­rec­ta al pú­bli­co, de­pó­si­to, ad­mi­nis­tra­ción de re­des so­cia­les) y otras co­mo co­la­bo­ra­do­res (di­se­ño web, pren­sa y co­mu­ni­ca­ción, lo­gís­ti­ca de en­tre­ga y ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, en­tre otros). El año pa­sa­do fue­ron se­lec­cio­na­dos con otros em­pren­de­do­res de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res pa­ra al­mor­zar con el presidente Ma­cri en Oli­vos. “Sa­li­mos en los ca­na­les de di­fu­sión de él y del Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción. Eso nos po­si­cio­nó mu­chí­si­mo co­mo mar­ca.”

ROL SO­CIAL

Da­nie­la Bri­ñón (48) es li­cen­cia­da en Pu­bli­ci­dad y se desa­rro­lló en áreas de co­mu­ni­ca­cio­nes del ru­bro fi­nan­cie­ro. Su pri­me­ra hi­ja, Sofía (8), na­ció con pa­rá­li­sis ce­re­bral y en 2013, al año si­guien­te del na­ci­mien­to de su se­gun­da hi­ja, Cla­ra (6), de­ci­dió co­men­zar con un nue­vo proyecto. “Con las ru­ti­nas de terapias que te­nía Sofía era im­po­si­ble pen­sar en man­te­ner un tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia co­mo el que te­nía”, co­men­ta. “El em­pren­di­mien­to sur­gió co­mo una for­ma de pro­yec­tar en otros to­do lo que ha­bía bus­ca­do pa­ra ella”, ex­pre­sa.

Co­men­zó in­da­gan­do en ju­gue­tes y pro­duc­tos de es­ti­mu­la­ción pa­ra su hi­ja. Lue­go, Bri­ñón con­ti­nuó apren­dien­do más so­bre otras dis­ca­pa­ci­da­des y las ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas. “Te­ner el ju­gue­te o la he­rra­mien­ta ade­cua­da se­gún la ne­ce­si­dad que se ten­ga pue­de cam­biar el rum­bo y su­pe­rar ins­tan­cias que te­nían po­ca po­si­bi­li­dad de éxi­to”, con­si­de­ra. Es así que, con una in­ver­sión ini­cial de $ 10.000, na­ció Zo­na de Sen­ti­dos. “Se tra­ta de una tien­da on­li­ne de ju­gue­tes, pro­duc­tos de apo­yo y equi­pa­mien­to es­pe­cial­men­te pen­sa­dos pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad.

La Cá­ma­ra de Dipu­tados de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res de­cla­ró a Zo­na de Sen­ti­dos de in­te­rés le­gis­la­ti­vo “por su apor­te a las fa­mi­lias de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad”.

A la vez, se con­vir­tió en un es­pa­cio de acom­pa­ña­mien­to e in­for­ma­ción en el que los pa­dres com­par­ten sus his­to­rias y ex­pe­rien­cias”, ex­pli­ca.

En Zo­na de Sen­ti­dos hay to­do ti­po de pro­duc­tos, “des­de cuen­tos de Dis­ney con pic­to­gra­mas, has­ta bo­dies pa­ra chi­cos de 3 a 12 años que se ali­men­tan me­dian­te bo­tón gás­tri­co”, des­cri­be. “Tam­bién hay equi­pa­mien­to o pro­duc­tos que se uti­li­zan en tra­ta­mien­tos ba­sa­dos en la in­te­gra­ción sen­so­rial, co­mo man­tas o cha­le­cos de pe­so, grips pa­ra lá­pi­ces y mor­di­llos pa­ra chi­cos con fuer­te ne­ce­si­dad de mor­der”, enu­me­ra Bri­ñón. To­das las ven­tas se rea­li­zan en el si­tio web y pró­xi­ma­men­te con­ta­rá con un show­room pro­pio. De la lo­gís­ti­ca se ocu­pan tres em­pre­sas de co­rreo y los pro­duc­tos lle­gan has­ta otros paí­ses de la re­gión. “Des­de que co­men­za­mos no pa­ra­mos de cre­cer. En 2017 al­can­za­mos una fac­tu­ra­ción de 600.000 pe­sos”, co­men­ta la em­pren­de­do­ra.

En cuan­to al equi­po, es­tá con­for­ma­do por la hi­ja de su ma­ri­do en el área de ad­mi­nis­tra­ción y por otro miembro más en el sec­tor­de pro­duc­ción. Tam­bién tie­nen so­por­te ex­terno en pren­sa, di­se­ño, sis­te­mas y en la par­te con­ta­ble.

En 2017, en el marco de las II Jor­na­das de Ad­he­sión al Día Internacional de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res de­cla­ró de in­te­rés a Zo­na de Sen­ti­dos por su “apor­te a las fa­mi­lias de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad des­de la web ha­cia to­dos”. A fu­tu­ro, Bri­ñón pro­yec­ta crear un gru­po de ma­dres con chi­cos con dis­ca­pa­ci­dad “que tra­ba­jen co­la­bo­ra­ti­va­men­te pa­ra de­tec­tar di­fi­cul­ta­des in­di­vi­dua­les y pro­yec­tar so­lu­cio­nes co­mu­nes”.

FUN­CIO­NA­LI­DAD Y DI­SE­ÑO

Do­lo­res Ba­rous­se (41) es li­cen­cia­da en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción y tra­ba­jó en una agencia de pren­sa y co­mu­ni­ca­ción. Ma­dre de tres hi­jas –Jua­na de 11, Malena de 9 y Emi­lia de 3–, co­men­zó su proyecto en 2010, que sur­gió de su si­tua­ción co­mo ma­má.

“Cuan­do tu­ve a mi pri­me­ra hi­ja, qui­se en­con­trar un bol­so ma­ter­nal que me gus­ta­ra y no en­con­tré na­da. Cuan­do na­ció Malena, nue­va­men­te qui­se bus­car un bol­so que tu­vie­ra to­do lo que yo ne­ce­si­ta­ba pa­ra lle­var las co­sas de mis hi­jas, pe­ro que a su vez fue­ra can­che­ro y con on­da. Nue­va­men­te no en­con­tré na­da”, cuen­ta. Es así que des­cu­brió un ni­cho de mercado pa­ra ex­plo­rar.

De­di­có un pri­mer año a in­ves­ti­gar la ofer­ta de pro­duc­tos en el país y en el ex­te­rior e in­da­gar cuá­les eran las ne­ce­si­da­des de las ma­más. Tam­bién reali­zó un cur­so de mol­de­ría de bol­sos

y car­te­ras. “Yo mis­ma con­fec­cio­né el di­se­ño y los mol­des de los pri­me­ros mo­de­los”, acla­ra. La pri­me­ra in­ver­sión fue de $ 10.000, con apo­yo de su ma­ri­do, pa­ra rea­li­zar una pri­me­ra pro­duc­ción de 90 bol­sos.

Ba­rous­se creó Glob­ba, nom­bre que re­mi­te a una flor. “Me gus­tó la flor y la mu­si­ca­li­dad de la pa­la­bra”, ex­pli­ca. “La pro­pues­ta de Glob­ba es su­mar un ac­ce­so­rio de di­se­ño al look de la ma­má sin arrui­nar su es­ti­lo, co­mo con el clá­si­co bol­so pa­ña­le­ro. Nuestros bol­sos y mo­chi­las per­mi­ten que la ma­má pue­da lle­var to­do lo que ne­ce­si­ta pa­ra ella y el be­bé en una car­te­ra que com­bi­ne con su es­ti­lo, pe­ro sin per­der de vis­ta la fun­cio­na­li­dad ne­ce­sa­ria en es­te ti­po de ac­ce­so­rios.”

Se­gún Ba­rous­se, los ma­te­ria­les de los pro­duc­tos es­tán fa­bri­ca­dos en cue­ro eco­ló­gi­co, lo­ne­ta y fo­rra­dos con te­la im­permea­ble. El úl­ti­mo lan­za­mien­to fue una mo­chi­la “con un sis­te­ma de aper­tu­ra to­tal ti­po li­bro y di­fe­ren­tes es­pa­cios de guar­da­do que fa­ci­li­tan la bús­que­da de to­do lo que una ma­má ne­ce­si­ta te­ner a mano”.

Los pri­me­ros dos años, Ba­rous­se tra­ba­jó des­de su ca­sa y lue­go al­qui­ló una ofi­ci­na pa­ra re­ci­bir a los clien­tes y te­ner la mer­ca­de­ría. Ac­tual­men­te, tie­ne dos em­plea­dos, uno que se en­car­ga del te­ma lo­gís­ti­co y otro que es­tá pen­dien­te de los clien­tes y de la pro­duc­ción. Ter­ce­ri­za la fa­bri­ca­ción en dis­tin­tos ta­lle­res.

Su prin­ci­pal ca­nal de ven­tas es el mi­no­ris­ta. Tam­bién tra­ba­ja con lo­ca­les a la ca­lle de to­do el país, a los que ven­de de ma­ne­ra di­rec­ta ar­tícu­los pa­ra be­bés, ro­pa pa­ra em­ba­ra­za­das y tam­bién pa­ra ni­ños. Glob­ba cuen­ta con su tien­da on­li­ne. “En 2017, el au­men­to de ven­tas en uni­da­des con res­pec­to al 2016 fue del 40%”, co­men­ta. Su pers­pec­ti­va a fu­tu­ro es con­so­li­dar Glob­ba co­mo “la mar­ca lí­der de bol­sos y mo­chi­las ma­ter­na­les e in­cor­po­rar nue­vos pro­duc­tos fun­cio­na­les y prác­ti­cos que ayu­den a las ma­más en es­ta nue­va eta­pa.”

EL JU­GUE­TE ADE­CUA­DO. Da­nie­la Bri­ñon creó una tien­da

on­li­ne de ju­gue­tes, pro­duc­tos y equi­pa­mien­to pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad.

DIE­GO WALDMANN

NOM­BRES

Clau­dio Sán­chez y Ma­ría Sol Mas­so­li crea­ron la mar­ca de cal­za­do Sky Teddy des­de el nom­bre de su hi­ja y su pri­mer re­ga­lo.

DI­SE­ÑO

Do­lo­res Ba­rous­se lan­zó la mar­ca Glob­ba, que com­bi­na el clá­si­co “pa­ña­le­ro” con el di­se­ño de un bol­so o car­te­ra más a la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.