Ac­ci­den­tes de tra­ba­jo.

Con la “in­dus­tria del jui­cio” un po­co más aco­ta­da, aho­ra las em­pre­sas apun­tan a la ca­pa­ci­ta­ción efect­vi­va con­tra los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les.

Pymes - - PYMES - POR NINO FER­NÁN­DEZ

En po­co tiem­po, ac­ci­den­tes de tra­ba­jo y jui­cios la­bo­ra­les se con­vir­tie­ron en uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­ra pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. A pe­sar de una im­por­tan­te caí­da de la si­nies­tra­li­dad, en me­nos de diez años el fuer­te au­men­to de los jui­cios ins­ta­ló el pro­ble­ma en el po­dio de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de las py­mes, de­trás de la caí­da de ven­tas y la pér­di­da de ren­ta­bi­li­dad y por en­ci­ma del ac­ce­so al cré­di­to.

La cons­truc­ción, el agro y la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra son los sec­to­res con ma­yor par­ti­ci­pa­ción de ac­ci­den­tes y con­si­guien­te li­ti­gio­si­dad la­bo­ral en el mercado lo­cal.

Si bien la nue­va Ley de Ries­gos de Tra­ba­jo, con la ad­he­sión a la nor­ma de la ma­yor par­te de las pro­vin­cias, le es­tá qui­tan­do pre­sión a la “in­dus­tria del jui­cio”, el con­sen­so de los es­pe­cia­lis­tas es que aún hay mu­cho por ha­cer, so­bre to­do en ma­te­ria de pre­ven­ción. Al re­du­cir la ta­sa de ac­ci­den­tes, ba­ja la po­si­bi­li­dad de li­ti­gio.

“La ga­ran­tía pa­ra dis­mi­nuir los ac­ci­den­tes en to­das las áreas la­bo­ra­les pa­sa por la ca­pa­ci­ta­ción

en me­di­das de se­gu­ri­dad, el uso de bue­nas prác­ti­cas y el res­pe­to ri­gu­ro­so por los pro­ce­di­mien­tos”, se­ña­la Ma­ra Bet­tiol, presidente de la Unión de Ase­gu­ra­do­ras de Ries­gos del Tra­ba­jo (UART). “Pa­ra avan­zar en am­bien­tes de tra­ba­jo más sa­nos y se­gu­ros, es ne­ce­sa­ria una con­cien­cia in­di­vi­dual y gru­pal so­bre las ta­reas de pre­ven­ción. La em­pre­sa de­be in­vo­lu­crar­se en je­rar­qui­zar las con­duc­tas, al cui­da­do de la sa­lud la­bo­ral.”

En sus 21 años, el sis­te­ma de ries­go de tra­ba­jo en el mercado lo­cal re­gis­tra ba­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas de la si­nies­tra­li­dad, que los es­pe­cia­lis­tas ad­ju­di­can al tra­ba­jo coor­di­na­do de Es­ta­do, em­plea­do­res, tra­ba­ja­do­res y ART.

“Des­de su ori­gen, el sis­te­ma con­si­guió re­du­cir un 35% los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y un 70% los fa­lle­ci­mien­tos en el lu­gar de tra­ba­jo. La pa­ra­do­ja es que mien­tras ba­jan los ac­ci­den­tes y au­men­tan los be­ne­fi­cios, los jui­cios no pa­ran de cre­cer”, di­ce Da­niel Pi­vet­ti, ge­ren­te ge­ne­ral de Omint ART.

DÓN­DE EM­PE­ZAR

Pa­ra ge­ne­rar con­tex­tos la­bo­ra­les más se­gu­ros hay que co­men­zar con el re­le­va­mien­to, por par­te de la ART, de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en la em­pre­sa y se com­ple­men­ta lue­go con las me­di­das de se­gu­ri­dad re­co­men­da­das por la ase­gu­ra­do­ra, cu­ya apli­ca­ción de­be con­tro­lar el Es­ta­do.

En for­ma pa­ra­le­la, el ma­nual in­di­ca que em­pre­sa y ART tie­nen que dis­po­ner de ac­ti­vi­da­des de ca­pa-

citación de su do­ta­ción des­ti­na­das a la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes. La ofer­ta de cur­sos con es­te pro­pó­si­to, que es brin­da­da por las pro­pias ase­gu­ra­das, y pro­fe­sio­na­les o em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das es am­plia, tan­to en la mo­da­li­dad pre­sen­cial co­mo on li­ne.

En el mercado exis­ten pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da ti­po de ac­ti­vi­dad o ca­rac­te­rís­ti­ca si­nies­tral del em­plea­dor, se­ña­la Bet­tiol. “Si bien mu­chas ac­cio­nes de pre­ven­ción son co­mu­nes pa­ra la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des, tam­bién exis­ten otras ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas acor­des a los ries­gos de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos in­for­ma­dos por el em­plea­dor a su ART”. La eje­cu­ti­va agre­ga que, a ma­yor ries­go de ac­ci­den­te, ma­yor tie­ne que ser el ni­vel de re­cau­dos de se­gu­ri­dad.

En Ex­per­ta ART, uno de los gran­des ju­ga­do­res del mercado, afir­man que la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les es un pi­lar cla­ve. “Tra­ba­ja­mos a tra­vés de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio en el ase­so­ra­mien­to téc­ni­co a las em­pre­sas de nues­tra car­te­ra, con una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción, in­clu­yen­do pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra cier­tos sec­to­res. Ha­ce­mos es­pe­cial hin­ca­pié en que una pre­ven­ción efi­cien­te de ries­gos fa­vo­re­ce la pro­duc­ti­vi­dad, la ca­li­dad y la ren­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas”, di­ce Mar­ce­lo Vec­chio, ge­ren­te de Área Téc­ni­ca, Pre­ven­ción y Pres­ta­cio­nes.

En SMG ART se des­ti­na un 4% de la fac­tu­ra­ción a la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des de pre­ven­ción y ca­pa­ci­ta­ción, di­ce Juan Au­li­cino La Sal­via, res­pon­sa­ble de Pre­ven­ción y Sus­crip­ción de la ase­gu­ra­do­ra. Agre­ga que las ac­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción es­tán di­ver­si­fi­ca­das y seg­men­ta­das de acuer­do con el tar­get.

“Los cur­sos es­tán di­ri­gi­dos a los tres ni­ve­les de la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal de las em­pre­sas, tra­ba­ja­do­res, man­dos me­dios y ni­vel ge­ren­cial. En­ten-

de­mos que la ca­pa­ci­ta­ción es una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes y me­jo­rar las con­di­cio­nes del me­dio am­bien­te la­bo­ral, pe­ro no es la so­lu­ción de to­dos los pro­ble­mas y ca­re­ce de sen­ti­do si no for­ma par­te de un pro­gra­ma de se­gu­ri­dad más am­plio, que in­clu­ya ins­pec­cio­nes, re­le­va­mien­tos y co­mi­tés de se­gu­ri­dad.”

ES­TRA­TE­GIA

Car­los No­va Cal­de­rón, ge­ren­te de RR.HH. de Hor­cri­sa, cuen­ta que cuan­do tu­vo que en­ca­rar una es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir el ries­go de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, su pri­me­ra ta­rea en es­ta ma­te­ria fue con­cien­ti­zar al per­so­nal por la vía de la ca­pa­ci­ta­ción y tam­bién de un sis­te­ma flui­do de co­mu­ni­ca­ción. Hor­cri­sa tie­ne 150 em­plea­dos y se de­di­ca a la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de hor­mi­gón ela­bo­ra­do.

“La ma­yo­ría de nues­tras ac­cio­nes de pre­ven­ción sur­gen del con­trol pe­rió­di­co y la cons­tan­te ob­ser­va­ción del ám­bi­to de tra­ba­jo del área de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne”, di­ce No­va Cal­de­rón. “Es­to re­quie­re de nor­mas que ri­gen la con­duc­ta se­gu­ra den­tro de las ins­ta­la­cio­nes, de la opi­nión de los co­la­bo­ra­do­res y de las re­co­men­da­cio­nes de la ART.”

En Hor­cri­sa, las ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción se ha­cen en las dos fá­bri­cas de pro­duc­ción de hor­mi­gón, en sa­las es­pe­cial­men­te acon­di­cio­na­das. “Dis­po­ne­mos de las co­mo­di­da­des y me­dios au­dio­vi­sua­les ne­ce­sa­rios pa­ra que la ca­pa­ci­ta­ción sea di­ná­mi­ca, y se pue­dan ex­hi­bir ejem­plos con­cre­tos so­bre los ries­gos de la ac­ti­vi­dad”, ase­gu­ra No­va Cal­de­rón.

RIES­GOS VA­RIOS

Avi­ber SRL es una em­pre­sa aví­co­la de Pi­lar que con­tra­tó a Jor­ge Nan­ni­ni, in­ge­nie­ro en Se­gu­ri­dad Am­bien­tal, pa­ra el re­le­va­mien­to de ries­gos ini­cial y la pos­te­rior ela­bo­ra­ción de una po­lí­ti­ca de pre­ven­ción y se­gu­ri­dad la­bo­ral.

Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, den­tro de una gran­ja sue­le ha­ber una gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des que con­lle­van ries­gos: ta­reas en al­tu­ra, co­mo la re­vi­sión de si­los, man­te­ni­mien­to en equi­pos de ele­va­ción de gra­nos, o el tra­ba­jo en las lí­neas au­to­má­ti­cas de pro­duc­ción, que abas­te­cen de agua y ali­men­to a los ani­ma­les. O bien la fa­bri­ca­ción de ali­men­to ba­lan­cea­do, ca­rac­te­ri­za­da por una fuer­te ex­po­si­ción al rui­do am­bien­tal y la mis­ma cer­ca­nía con las aves, lo que en­tra­ña ries­gos bio­ló­gi­cos.

“La ca­pa­ci­ta­ción co­mien­za con la crea­ción de con­cien­cia de ca­da uno de los ries­gos de la ta­rea co­ti­dia­na, la de­mos­tra­ción del co­rrec­to uso de los ele­men­tos de pro­tec­ción bá­si­cos y de aque­llos que son es­pe­cí­fi­cos pa­ra cier­tas ta­reas”, di­ce Nan­ni­ni. “Al­guien que tra­ba­ja en una al­tu­ra su­pe­rior a los dos me­tros de­be uti­li­zar ar­nés de se­gu­ri­dad; quie­nes tra­ba­jan en am­bien­tes con par­tí­cu­las en sus­pen­sión de­ben usar pro­tec­ción res­pi­ra­to­ria, y los que tra­ba­jan en am­bien­tes rui­do­sos de­ben usar la pro­tec­ción au­di­ti­va”.

En Me­tal­crom, es­pe­cia­li­za­da en pro­veer pie­zas me­tá­li­cas y cro­ma­das a di­ver­sas in­dus­trias, ubi­ca­da en el Par­que In­dus­trial Plá­ta­nos, di­vi­den la ta­rea de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes en dos ejes. “Por un la­do, se abar­can los gran­des ries­gos y se ca­pa­ci­ta al per­so­nal, por ejem­plo, en qué ha­cer en ca­so de in­cen­dio, se for­man bri­ga­das con­tra in­cen­dio y se de­ter­mi­nan res­pon­sa­bi­li­da­des. Se les dan cur­sos de Pri­me­ros Au­xi­lios, in­clu­yen­do re­ani­ma­ción y uti­li­za­ción de un des­fi­bri­la­dor, en­tre otros”, ex­pli­ca su presidente, Ale­jan­dro Bar­ta­la­ni. “El otro eje son las ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra ca­da fun­ción den­tro de la or­ga­ni­za­ción. En ese ca­so, se en­se­ña a uti­li­zar y pre­ser­var los ele­men­tos de se­gu­ri­dad que se les pro­vee se­gún la ta­rea, co­mo len­tes, guan­tes, más­ca­ras. Y se ca­pa­ci­ta en el co­rrec­to ma­ne­jo de las pie­zas y má­qui­nas, por ejem­plo, có­mo uti­li­zar los ele­men­tos de iza­je. Tam­bién se ex­hi­ben vi­deos de ac­ci­den­tes con má­qui­nas si­mi­la­res a las exis­ten­tes en la plan­ta, ya sea por erro­res ope­ra­ti­vos o por des­aten­ción del tra­ba­ja­dor”, de­ta­lla.

Bar­ta­li­ni acla­ra que to­das es­tas ac­ti­vi­da­des se rea­li­zan en ho­ra­rio la­bo­ral, pre­via­men­te pac­ta­do y con en­tre­ga de cer­ti­fi­ca­dos de asis­ten­cia.

Nan­ni­ni cuen­ta que en Avi­ber tam­bién sue­len

re­cu­rrir a imá­ge­nes y vi­deos en las reunio­nes de ca­pa­ci­ta­ción, así co­mo a la en­tre­ga al per­so­nal de ma­te­rial es­cri­to, con re­co­men­da­cio­nes so­bre bue­nas prác­ti­cas de uso de la ma­qui­na­ria e ins­ta­la­cio­nes.

“Otra ini­cia­ti­va que adop­ta­mos es el man­te­ni­mien­to con­ti­nuo de las con­di­cio­nes de or­den y lim­pie­za de ca­da uno de los lu­ga­res de tra­ba­jo, es­ca­le­ras y otras es­truc­tu­ras de la plan­ta. Dis­po­ner de lu­ga­res de tra­ba­jo con­for­ta­bles y lim­pios no só­lo re­du­ce el ries­go de ac­ci­den­tes, sino que ade­más ha­ce que el per­so­nal sea res­pon­sa­ble del sec­tor”, ase­gu­ra Nan­ni­ni.

PRE­VEN­CIÓN

“Se sue­le de­cir que to­dos los ac­ci­den­tes son evi­ta­bles, y real­men­te es así”, ase­gu­ra Vec­chio, de Ex­per­ta ART. “Las di­fi­cul­ta­des pa­ra fa­vo­re­cer am­bien­tes sa­nos y se­gu­ros mu­chas ve­ces es­tán re­la­cio­na­das con el va­lor de la in­ver­sión que im­pli­ca rea­li­zar me­jo­ras o ade­cua­cio­nes de in­ge­nie­ría. El he­cho de pro­pi­ciar el desa­rro­llo y la sus­ten­ta­bi­li­dad de la cul­tu­ra del cui­da­do por par­te de to­dos los in­te­gran­tes de una em­pre­sa, es una prác­ti­ca cla­ve en la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo.”

Con ba­se en es­ta pre­mi­sa, la ase­gu­ra­do­ra des­plie­ga una se­rie de ac­ti­vi­da­des con fo­co en el ase­so­ra­mien­to con­ti­nuo y la asis­ten­cia cons­tan­te a las em­pre­sas clien­tes. For­man par­te de es­ta es­tra­te­gia el Pro­gra­ma Abier­to de For­ma­ción, el del Es­pa­cio Vir­tual de Ca­pa­ci­ta­ción y los cur­sos “in com­pany”, orien­ta­dos par­ti­cu­lar­men­te a em­pre­sas con al­ta si­nies­tra­li­dad, o que ne­ce­si­ten afron­tar el con­trol de ries­gos es­pe­cí­fi­cos.

“En ‘pro­gra­ma abier­to’, el tra­ba­ja­dor tie­ne la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner el certificado de “Mo­ni­tor en Se­gu­ri­dad y Sa­lud Ocu­pa­cio­nal”, que emi­te una Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, con la que te­ne­mos vi­gen­te un con­ve­nio. De esa ma­ne­ra, es­te tra­ba­ja­dor se con­vier­te en re­fe­ren­te y fa­ci­li­ta­dor de pre­ven­ción de ries­gos ante el res­to de la do­ta­ción de tra­ba­ja­do­res. Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad com­pues­ta por die­ci­sie­te cur­sos y ta­lle­res, que se dic­tan en di­fe­ren­tes se­des de CABA y Gran Bue­nos Ai­res”, afir­ma Vec­chio.

Au­li­cino La Sal­via, de SMG ART, des­ta­ca que los cur­sos son com­ple­men­ta­rios a las ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción or­ga­ni­za­das por las pro­pias em­pre­sas.

“Te­ne­mos un cro­no­gra­ma anual de se­mi­na­rios pre­sen­cia­les en to­do el país, so­bre dis­tin­tos te­mas ge­ne­ra­les, co­mo er­go­no­mía en los pues­tos de tra­ba­jo, con­duc­ción se­gu­ra de vehícu­los, téc­ni­cas de ma­ne­jo de la voz y pri­me­ros au­xi­lios, don­de las em­pre­sas clien­tes se pue­den ins­cri­bir y en­viar a sus co­la­bo­ra­do­res. En for­ma pa­ra­le­la, ha­ce­mos ac­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción den­tro de las em­pre­sas o por In­ter­net, de­fi­ni­dos de co­mún acuer­do con el clien­te”, di­ce.

En Omint ART, en tan­to, dis­po­nen del Pro­gra­ma Omint Pre­vie­ne, en el cual los ex­per­tos de la ART eva­lúan la si­tua­ción de los ries­gos de ac­ci­den­tes con los eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas clien­te, con pla­nes a me­di­da.

“Omint Pre­vie­ne na­ció el año pa­sa­do pa­ra un gru­po re­du­ci­do de clien­tes y co­mo los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos fue­ron muy bue­nos, lo he­mos ex­ten­di­do a to­da la car­te­ra. Los pla­nes de acción a me­di­da de ca­da ca­so, se com­ple­men­tan con la ofer­ta de ca­pa­ci­ta­ción, que es gra­tui­ta, pu­dien­do ser pre­sen­cial o por e-lear­ning. A ello se su­ma la en­tre­ga de ma­te­rial im­pre­so y vi­si­tas a las em­pre­sas”, afir­ma su ge­ren­te, Da­niel Pi­vet­ti.

“Si se tra­ba­ja a más de dos me­tros hay que usar ar­nés. Cuan­do hay par­tí­cu­las en sus­pen­sión o rui­do, hay que usar la co­rres­pon­dien­te pro­tec­ción.”

DIE­GO WALDMANN

MA­XI FAI­LLA

CO­MU­NI­CA­CIÓN Car­los No­va Cal­de­rón, de Hor­ci­sa: “Nues­tra pri­me­ra ta­rea fue con­cien­ti­zar al per­so­nal por la vía de la ca­pa­ci­ta­ción”.

CON­CIEN­CIAJor­ge Nan­ni­ni, de Avi­ber: “La ca­pa­ci­ta­ción co­mien­za con la de­mos­tra­ción del uso de los ele­men­tos de pro­tec­ción bá­si­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.