Par­ques in­dus­tria­les.

Hay unas 8.000 em­pre­sas ra­di­ca­das en es­tos pre­dios, que se re­par­ten en to­das las pro­vin­cias. Un 80% de las fir­mas que los usan son py­mes. por MA­RIA­NA RO­LAN­DI

Pymes - - PYMES -

Es un te­rri­to­rio de­ter­mi­na­do en el que se dan to­das las pres­ta­cio­nes que una em­pre­sa ne­ce­si­ta.” Así de­fi­ne a los par­ques in­dus­tria­les Mar­tín Rap­pa­lli­ni, presidente de la Red de Par­ques In­dus­tria­les de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y ti­tu­lar del Po­lo In­dus­trial Ezei­za.

¿Qué pres­ta­cio­nes? Ca­lles pre­pa­ra­das pa­ra al­to trán­si­to, cer­cos ver­des pe­ri­me­tra­les, se­gu­ri­dad, ins­ta­la­cio­nes ener­gé­ti­cas ap­tas pa­ra al­to con­su­mo, al igual que la tec­no­lo­gía, así co­mo ver­te­de­ros cons­trui­dos de an­te­mano pa­ra re­ci­bir el vuel­co de flui­dos in­dus­tria­les, en­tre otras pres­ta­cio­nes.

“El par­que fun­cio­na co­mo un or­de­na­dor ur­ba­nís­ti­co. Así se lo­gra una eco­no­mía más sus­ten­ta­ble, re­co­lo­can­do las em­pre­sas en un lu­gar que no in­te­rrum­pa ni per­tur­be a la ciu­dad y, al mis­mo tiem­po, sea lo me­jor pa­ra las em­pre­sas”, se ex­pla­ya Rap­pa­lli­ni y afir­ma que tie­ne que ser una in­fra­es­truc­tu­ra “bá­si­ca” en la so­cie­dad. “En es­to es im­por­tan­te que el Es­ta­do fo­men­te o ge­ne­re par­ques públicos, co­mo por ejem­plo en Brasil, don­de ca­si to­dos los par­ques son públicos.”

Pa­ra las em­pre­sas re­pre­sen­ta una in­ver­sión re­lo­ca­li­zar su es­pa­cio. Los lo­tes en un po­lo van des­de los US$ 55

has­ta los 80 el me­tro cua­dra­do, se­gún la ubi­ca­ción y ser­vi­cios; en al­gu­nos lle­gan a los US$ 200. A par­tir de allí, tie­nen que cons­truir la na­ve en la que se ins­ta­la­rá su em­pre­sa. Y lue­go pa­gar las ex­pen­sas men­sua­les que in­clu­yen la se­gu­ri­dad y cer­cos pe­ri­me­tra­les. El pre­dio res­guar­da a la em­pre­sa de mul­tas por im­pac­to am­bien­tal, le per­mi­te la mo­vi­li­dad sin inconvenientes de ca­mio­nes, des­car­gas y car­gas, et­cé­te­ra.

Se­gún Rap­pa­li­ni, 80% de las em­pre­sas lo­ca­li­za­das en un po­lo in­dus­trial son py­mes. Y la lo­ca­li­za­ción ge­ne­ra cier­tos be­ne­fi­cios, con­cre­tos, co­mo pa­ra jus­ti­fi­car una mo­vi­da tan gran­de:

* Se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en la in­ver­sión. Es­tar en el cen­tro de un lu­gar ur­bano ge­ne­ra am­plias po­si­bi­li­da­des de su­frir mul­tas, re­cla­mos de vecinos o de la mu­ni­ci­pa­li­dad. “És­te es un uso pa­ra to­da la vi­da”, di­ce Da­niel Ro­sa­to, presidente del Par­que In­dus­trial Plá­ta­nos, de Be­ra­za­te­gui.

* La em­pre­sa que­da, al es­tar den­tro del par­que, co­rrec­ta­men­te en­cua­dra­da den­tro de las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes: ade­más del im­pac­to am­bien­tal, la ra­di­ca­ción im­pli­ca es­tar al día en me­di­das con­tra in­cen­dios, uso del agua y pro­vi­sión de la ener­gía ne­ce­sa­ria.

* Reducción de cos­tos. En los po­los se com­par­ten los ser­vi­cios, lo cual ge­ne­ra un efec­to “clus­ter” que aba­ra­ta ser­vi- cios co­mu­nes: se com­par­ten los gas­tos de se­gu­ri­dad; ba­jan los cos­tos de los se­gu­ros; y se vuel­ven más ac­ce­si­bles los cré­di­tos ban­ca­rios.

“Las py­mes son gran­des be­ne­fi­cia­rias de los par­ques, por­que to­do lo que in­vier­ten es­tá ase­gu­ra­do. La se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la ba­ja de cos­tos son los gran­des pi­la­res de un par­que. Ade­más, la py­me pue­de fo­ca­li­zar­se só­lo en pro­du­cir, no tie­nen que pen­sar en los vecinos, los ins­pec­to­res, la mu­ni­ci­pa­li­dad, la se­gu­ri­dad. Al ser un lu­gar en el que la ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes las to­man una o dos per­so­nas, qui­zás una mis­ma fa­mi­lia, ne­ce­si­tan des­pe­jar las dis­trac­cio­nes que preo­cu­pan y po­ner el fo­co en

la em­pre­sa”, ex­pli­ca Rap­pa­lli­ni, que es, él mis­mo, em­pre­sa­rio py­me.

Los par­ques in­dus­tria­les son negocios in­mo­bi­lia­rios en sí mis­mos, con in­ver­so­res que ad­quie­ren gran­des par­ce­las de te­rre­nos y cons­tru­yen na­ves pa­ra al­qui­lar. Los pre­cios de al­qui­ler arran­can en $ 80 el me­tro cua­dra­do en for­ma men­sual y con dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des de con­tra­to.

Se­gún Ber­nar­do Yaz­bek, de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de In­dus­tria y Co­mer­cio, Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Pro­vin­cia de Ca­ta­mar­ca, “falta mu­cho camino por re­co­rrer has­ta que las em­pre­sas de­ci­dan es­ta ne­ce­sa­ria re­lo­ca­li­za­ción”.

Al­go de eso re­fle­jan las es­ta­dís­ti­cas: hay más de 220 par­ques in­dus­tria­les, se­gún la Fe­de­ra­ción de Par­ques In­dus­tria­les (FIPA, ver nota en es­ta mis­ma edi­ción). Se­gún los da­tos de Red Par­ques, so­bre 80.000 em­pre­sas in­dus­tria­les en el país, hay só­lo 8.000 en es­tos po­los. Só­lo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, hay más de 4.000 hec­tá­reas de po­los.

El po­lo de Ezei­za se ex­pan­de en 400 hec­tá­reas, don­de hoy fun­cio­nan 70 em­pre­sas y otras tan­tas es­tán en obra. La ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da es pa­ra unas 300 a 350 com­pa­ñías. Ezei­za Mu­chas de las em­pre­sas que lle­ga­ron a es­te pre­dio so­bre la au­to­pis­ta Ezei­za-Ca­ñue­las pro­vie­nen de Ca­pi­tal. Que­da a 35 ki­ló­me­tros del Cen­tro.

Es el mu­ni­ci­pio bo­nae­ren­se con ma­yor can­ti­dad de po­los in­dus­tria­les, in­clui­dos al­gu­nos mi­cro­par­ques. Uno de los más gran­des es el Par­que In­dus­trial Plá­ta­nos. Plá­ta­nos es pa­ra em­pre­sas ca­te­go­ría 1 (ser­vi­cios, lo­gís­ti­ca) y 2 (plás­ti­co). No acep­tan las en­cua­dra­das en ca­te­go­ría 3. Be­ra­za­te­gui

“Em­plea mano de obra lo­cal y agre­ga va­lor a la ma­te­ria pri­ma”, ex­pli­ca el se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo, Clau­dio Agui­lar. El Par­que In­dus­trial Po­sa­das te­nía una su­per­fi­cie de 112 hec­tá­reas, a las que se su­ma­ron 24,5 hec­tá­reas que re­cien­te­men­te trans­fi­rió el Go­bierno de la pro­vin­cia. Mi­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.