Es­tu­dian­tes que con­cre­tan sus pro­yec­tos an­tes de re­ci­bir­se

Diez ca­sos de em­pren­di­mien­tos en to­do el país.

Pymes - - CONTENTS - POR NINO FER­NÁN­DEZ

Lo tra­di­cio­nal ha si­do que los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios bus­ca­ran te­ner, tras su gra­dua­ción, su pro­pio con­sul­to­rio, su es­tu­dio o un buen tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia. La con­sig­na ha cam­bia­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Si bien por aho­ra es una pe­que­ña pro­por­ción den­tro de la po­bla­ción uni­ver­si­ta­ria, son mu­chos los es­tu­dian­tes que des­cu­bren su vo­ca­ción em­pren­de­do­ra y po­nen ma­nos a la obra. Em­pren­den a la par de es­tu­diar o po­co an­tes de re­ci­bir­se.

En es­te in­for­me, pre­sen­ta­mos las ex­pe­rien­cias de diez es­tu­dian­tes –em­pren­de­do­res de dis­tin­tas ca­sas de es­tu­dios y ru­bros de pro­duc­ción, que mar­can ten­den­cia en es­te sen­ti­do, acor­tan­do la tra­di­cio­nal bre­cha en­tre em­pre­sa y Uni­ver­si­dad.

Al in­ge­nie­ro Aní­bal Co­fo­ne, ex do­cen­te de ITBA y ac­tual se­cre­ta­rio de Cien­cia y Téc­ni­ca de la UBA, la ma­yor in­ci­den­cia de uni­ver­si­ta­rios dis­pues­tos a em­pren­der no lo toma por sor­pre­sa. “En la ac­tua­li­dad, la vi­sión de los jó­ve­nes no es tan es­truc­tu­ra­da y con­ser­va­do­ra co­mo ha­ce al­gu­nas ge­ne­ra­cio­nes, cuan­do uno bus­ca­ba se­gu­ri­dad y tra­ba­jo por so­bre cer­te­zas más per­so­na­les”.

Co­fo­ne di­ce que eso ex­pli­ca por qué en al­gu­nas gran­des or­ga­ni­za­cio­nes, ha­ce unos años re­te­nían al 60% de los ta­len­tos que se­lec­cio­na­ban y hoy esa ci­fra se re­du­ce a la mi­tad.

Por su par­te, Hu­go Kan­tis, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Em­pren­de­dor (Pro­dem) de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ge­ne­ral Sar­mien­to (UNGS), ase­gu­ra que la ges­tión uni­ver­si­ta­ria no es aje­na al cam­bio de pa­ra­dig­mas que es­tá en mar­cha. “Las pri­me­ras ini­cia­ti­vas ten­dien­tes a fo­men­tar las vo­ca­cio­nes y ca­pa­ci­da­des em­pren­de­do­ras se re­mon­tan a los ’90 con los ob­je­ti­vos fun­da­cio­na­les de la UNGS. Y otro tan­to hi­cie­ron lue­go las uni­ver­si­da­des del Li­to­ral y la de San An­drés. En­tre otras vías, la ges­tión de es­tos es­tí­mu­los se ex­pre­sa a tra­vés de cur­sos orien­ta­dos, even­tos de sen­si­bi­li­za­ción, con­cur­sos en torno a desafíos a re­sol­ver con pro­pues­tas de em­pren­di­mien­tos, o a tra­vés de los lla­ma­dos hac­ka­to­nes. Pe­ro lo im­por­tan­te es que es­tos es­fuer­zos no se que­den puer­tas

aden­tro de las au­las, sino que se vin­cu­len con el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor”.

Pa­ra Kan­tis, el pa­so por una uni­ver­si­dad apor­ta el co­no­ci­mien­to téc­ni­co co­mo pla­ta­for­ma que pue­de ayu­dar a iden­ti­fi­car ideas y pro­yec­tos em­pren­de­do­res. “La Uni­ver­si­dad en­se­ña a tra­ba­jar en equi­po y a or­ga­ni­zar­se en torno a cier­tas me­tas. Por su­pues­to que hay al­gu­nas des­ven­ta­jas, por ejem­plo cuan­do no se tie­ne ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo en una em­pre­sa, al­go que es cla­ve pa­ra ate­rri­zar me­jor la ima­gen de una or­ga­ni­za­ción, ade­más de re­sol­ver pro­ble­mas co­mo el desa­rro­llo de con­tac­tos o el tra­to y com­por­ta­mien­to con los clien­tes”, di­ce.

Ge­ne­ral­men­te, los em­pren­de­do­res eli­gen ru­bros li­ga­dos a sus ca­rre­ras, en la cer­te­za de que los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en los claus­tros ayu­da­rán a re­du­cir el desafío. Pe­ro no to­do ha si­do blan­co o ne­gro en la his­to­ria de la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra en­tre uni­ver­si­ta­rios. Bas­ta con re­cor­dar que Bill Ga­tes aban­do­nó su ca­rre­ra de De­re­cho, en Har­vard, pa­ra fundar y con­so­li­dar la em­ble­má­ti­ca Mi­cro­soft. Y si de es­tas pam­pas se tra­ta, el psi­quia­tra Hu­go Sig­man fun­dó ha­ce 40 años la bio­tec­no­ló­gi­ca Che­mo, que hoy es la fir­ma in­sig­nia del di­ver­si­fi­ca­do Gru­po In­sud.

Mu­chas son las ra­zo­nes que in­ci­den en la de­ci­sión de em­pren­der mien­tras se es­tu­dia una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. Des­de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de la pro­fe­sión, has­ta el en­torno fa­mi­liar y so­cial, y la ac­ti­tud de ca­da uno.

Pe­ro Co­fo­ne, que tie­ne un doc­to­ra­do en la ita­lia­na Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia, di­ce que la gran di­fe­ren­cia en­tre la pre­dis­po­si­ción a em­pren­der en­tre los es­tu­dian­tes de esa ins­ti­tu­ción eu­ro­pea y los ar­gen­ti­nos es el mar­co de pre­vi­si­bi­li­dad. “Des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ellos no tu­vie­ron una so­la cri­sis ma­cro co­mo las que te­ne­mos no­so­tros ca­da cin­co años. Es­to ge­ne­ra un es­ce­na­rio de pre­vi­si­bi­li­dad en Ita­lia, que tor­na via­bles los pro­yec­tos em­pren­de­do­res de lar­go pla­zo. Y en bue­na me­di­da, esa es­ta­bi­li­dad se de­be al mar­co ins­ti­tu­cio­nal de la Unión Eu­ro­pea, con Ale­ma­nia a la ca­be­za, al­go que por aho­ra es una asig­na­tu­ra pen­dien­te en el Mer­co­sur”, afir­ma.

1. A NO DOR­MIR­SE EN LA RU­TA Mor­feo

En ju­lio del 2017, Con­ra­do Blan­co te­nía que de­ci­dir el tra­ba­jo fi­nal de la ma­te­ria Sis­te­mas de In­ter­faz Na­tu­ral de la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas, que cur­sa en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Cen­tro (Tan­dil). “A mí siem­pre me in­tere­só mu­cho la te­má­ti­ca del sue­ño y pa­ra ese la­do en­cau­cé la in­ves­ti­ga­ción”, cuen­ta.

Así sur­gió la idea de Mor­feo, un sis­te­ma que –ex­pli­ca– es ca­paz de de­tec­tar y evi­tar la som­no­len­cia de los con­duc­to­res de vehícu­los. Pen­sa­do y diseñado ini­cial­men­te con Lud­mi­la Ba­li­ño, otra es­tu­dian­te de la ca­rre­ra, Mor­feo ya fue pre­mia­do en un con­cur­so pa­ra em­pren­de­do­res y su crea­dor le po­ne fi­chas a una in­mi­nen­te sa­li­da al mer­ca­do.

“Se tra­ta de una vin­cha apo­ya­da en la nu­ca del con­duc­tor, con un dis­po­si­ti­vo que lee las on­das ce­re­bra­les”, di­ce Blan­co. “De es­te mo­do, el sis­te­ma co­no­ce el gra­do real de som­no­len­cia y per­mi­te ad­ver­tir­le cuan­do se es­tá que­dan­do dor­mi­do a tra­vés de una aler­ta so­no­ra o vi­bra­to­ria”.

En sep­tiem­bre del año pa­sa­do, Blan­co y Ba­li­ño pre­sen­ta­ron su pro­yec­to en el con­cur­so Pren­de­te 2017, que organizan el mu­ni­ci­pio, la uni­ver­si­dad y em­pre­sas del po­lo tec­no­ló­gi­co lo­cal, y ga­na­ron el cuar­to pre­mio, que con­sis­tió en $ 50.000 y un via­je a Si­li­con Va­lley, en el que pu­die­ron co­no­cer la ace­le­ra­do­ra co­mo Plug & Play, los cen­tros de desa­rro­llo In­dieBio y la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity y em­pre­sas co­mo Fa­ce­book y Goo­gle.

“Fue una gran ex­pe­rien­cia, por ejem­plo pa­ra apren­der có­mo con­tac­tar y avan­zar en la re­la­ción con los fon­dos de ca­pi­tal de ries­go, que per­mi­ten fi­nan­ciar em­pre­sas na­cien­tes. O en­ten­der qué pa­sos de­be se­guir un em­pren­di­mien­to de ba­se tec­no­ló­gi­ca, pa­ra sa­lir al ex­te­rior”, di­ce Blan­co. Hoy Ba­li­ño to­mó dis­tan­cia del em­pren­di­mien­to por ra­zo­nes la­bo­ra­les y Blan­co es­tá abo­ca­do a con­se­guir fi­nan­cia­mien­to en ron­das de in­ver­sión.

“El di­ne­ro del pre­mio lo uti­li­za­mos en la cons­truc­ción del pro­to­ti­po, y cual­quier cam­bio que le po­da­mos in­cor­po­rar apun­ta­rá a pri­vi­le­giar la er­go­no­mía del sis­te­ma. La ma­ne­ra de co­mu­ni­car to­da la in­no­va­ción re­la­cio­na­da con Mor­feo se­rá pu­bli­ca­da me­dian­te mar­ke­ting di­gi­tal prin­ci­pal­men­te, uti­li­zan­do re­des so­cia­les”, di­ce. En cuan­to a la fu­tu­ra co­mer­cia­li­za­ción del dis­po­si­ti­vo, el jo­ven em­pren­de­dor ade­lan­ta que se­gu­ra­men­te se po­drá ad­qui­rir jun­to con una pla­ta­for­ma de mo­ni­to­reo, que apor­ta­rá ma­yor se­gu­ri­dad a los con­duc­to­res en ru­tas.

2. CON CU­BIER­TAS USA­DAS Pi­sa Pi­sue­la

‘De bo­ca en bo­ca, de pie en pie y de cu­rio­so a cu­rio­so’. Así di­ce Ji­me­na Oli­va que se em­pe­za­ron a di­fun­dir las Pi­sa-Pi­sue­la, la mar­ca de san­da­lias he­chas con go­ma de bi­ci­cle­tas usa­das de su crea­ción, que son fu­ror en al­gu­nas ciu­da­des del in­te­rior. Oli­va es­tu­dia­ba Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio y en un via­je a la Pa­ta­go­nia con Fá­ti­ma, su ma­má, des­cu­brió la téc­ni­ca pa­ra tra­ba­jar la go­ma, que lue­go apli­ca­ría en la pro­duc­ción de san­da­lias.

“Las pri­me­ras que hi­ci­mos fue­ron pa­ra nues­tro pro­pio uso. Pe­ro lue­go apa­re­cie­ron las ami­gas y nos em­pe­za­ron a en­car­gar y ca­da vez pro­du­cía­mos más. Em­pe­za­mos a in­no­var, pri­me­ro con el co­lor de los elás­ti­cos, lue­go a par­tir de su­ge­ren­cias de los clien­tes y un día nos en­con­tra­mos ex­po­nien­do en la Fe­ria de Ar­te­sa­nías y Di­se­ño en la pla­za prin­ci­pal de Ra­fae­la, nues­tra ciu­dad”, cuen­ta Oli­va, hoy en so­cie­dad con su ma­dre. Cuen­ta que el mo­de­lo tie­ne re­mi­nis­cen­cias del cal­za­do que uti­li­za mu­cha gen­te del nor­te ar­gen­tino, de Bo­li­via y de Perú, don­de la fal­ta de re­cur­sos lle­va­ba –y aún lle­va– a fa­bri­car­se su pro­pio cal­za­do con cu­bier­tas usa­das. Tan­to el di­se­ño co­mo la con­fec­ción es­tá 100% a su car­go, pe­ro no descarta que ten­gan que au­men­tar la es­ca­la. “Hoy por hoy, pen­sar en la in­dus­tria­li­za­ción me da vér­ti­go, pe­ro el de­seo de cre­cer si­gue in­tac­to”, di­ce.”Una vez que se ins­ta­ló la mar­ca en nues­tro círcu­lo de amis­ta­des y en la ciu­dad, ex­ten­di­mos la di­fu­sión a tra­vés de Fa­ce­book e Ins­ta­gram, que han re­sul­ta­do fa­bu­lo­sos co­mo ca­na­les de di­fu­sión y ven­tas”.

Ma­dre e hi­ja son de San Jus­to, San­ta Fe, pe­ro se con­si­de­ran ra­fae­li­nas por adop­ción. “Es­ta ciu­dad me ha per­mi­ti­do desa­rro­llar y cre­cer en lo que me gus­ta. En­con­tré apo­yo y mo­ti­va­ción pa­ra avan­zar y nun­ca desis­tir. Fue im­por­tan­te el pro­gra­ma Ra­fae­la Em­pren­de, del mu­ni­ci­pio, al­gu­nas uni­ver­si­da­des lo­ca­les y el Cen­tro Co­mer­cial e In­dus­trial de la ciu­dad. Ade­más, lue­go de aban­do­nar Ar­qui­tec­tu­ra, ini­cié la ca­rre­ra de Di­se­ño In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ra­fae­la, lo que tam­bién re­sul­tó mo­ti­vo de es­tí­mu­lo”.

3. AN­TI­ES­CA­RAS

Si­lla er­go­nó­mi­ca de apo­yo ven­tral

“Me en­con­tra­ba cur­san­do Bioin­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad de Men­do­za, cuan­do el Dr. Luis Sa­na­nes, un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en ci­ru­gía plás­ti­ca re­cons­truc­ti­va y re­pa­ra­do­ra, se acer­có al Ins­ti­tu­to de Bioin­ge­nie­ría con un bos­que­jo de una si­lla que evi­ta­ba la for­ma­ción de es­ca­ras por con­tac­to pro­lon­ga­do”, di­ce Ma­tías Cantón. El mo­ti­vo: un pa­cien­te que te­nía una le­sión en el sa­cro y no po­día usar su si­lla de rue­das du­ran­te tres me­ses, a quien le bus­ca­ba ali­viar su es­ta­do de pos­tra­ción. La in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de la idea es­ta­ba di­rec­ta­men­te li­ga­da a la ma­te­ria In­ge­nie­ría de Reha­bi­li­ta­ción, pe­ro Cantón pron­to des­cu­brió que cual­quier avan­ce iba a re­que­rir de he­rra­mien­tas apren­di­das en otras ma­te­rias de la ca­rre­ra e in­clu­so de di­se­ño. Es­to mo­ti­vó una se­rie de con­sul­tas con Ren­zo Bu­ca Puy, un es­tu­dian­te de Di­se­ño In­dus­trial, quien ter­mi­nó for­man­do par­te del equi­po de tra­ba­jo.

“Luis se en­car­ga­ba de con­tar­nos cuá­les eran los pro­ble­mas que te­nían sus pa­cien­tes y nos per­mi­tía en­tre­vis­tar­los, in­clu­so en la fa­se de eva­lua- ción clínica”, ex­pli­ca Cantón. “Ren­zo, por su par­te, apo­ya­ba con el di­se­ño fun­cio­nal-es­té­ti­co y la fa­bri­ca­ción del pro­to­ti­po. Mien­tras que yo me en­car­ga­ba de la par­te de in­ge­nie­ría, bús­que­da del es­ta­do del ar­te y la for­ma­li­za­ción del pro­yec­to”.

En al­go me­nos de dos años lo­gra­ron pa­ten­tar el pri­mer pro­to­ti­po en el ám­bi­to lo­cal ba­jo el nom­bre “Si­lla er­go­nó­mi­ca ro­dan­te de apo­yo ven­tral” y ca­si al mis­mo tiem­po avan­za­ron en su pa­ten­ta­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos, del cual lue­go desis­tie­ron. En la ac­tua­li­dad el pro­duc­to en­fren­ta las prue­bas clí­ni­cas de cam­po.

“El pro­to­ti­po es de ace­ro. Cons­ta de unas 130 pie­zas, de las cua­les las 12 más gran­des cons­ti­tu­yen el cha­sis, las rue­das de­lan­te­ras, tra­se­ras, los fre­nos, los cua­tro pla­nos de apo­yo, las ma­ni­jas de pro­pul­sión”, di­ce.

Cantón ase­gu­ra que la in­ver­sión en los ma­te­ria­les, bá­si­ca­men­te ca­ños es­truc­tu­ra­les, ta­pi­ce­ría y la mano de obra del ope­ra­rio me­ta­lúr­gi­co, co­rrió ex­clu­si­va­men­te por cuen­ta de Sa­na­nes. Y otro tan­to ocu­rrió con el pa­go de abo­ga­dos pa­ra los trá­mi­tes de pa­ten­tes. “La­men­ta­ble­men­te no ter­mi­na­mos de con­cre­tar el pa­ten­ta­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias. Ne­ce­si­tá­ba­mos con­tes­tar los re­que­ri­mien­tos de las au­to­ri­da­des, que exi­gían la in­ter­me­dia­ción de es­tu­dios de abo­ga­dos de aquel país, que co­bra­ban US$ 500 la ho­ra, con un mí­ni­mo de tres ho­ras por con­sul­ta”.

Con to­do, Cantón y su equi­po co­no­cen la im­por­tan­cia de ha­ber pa­ten­ta­do el pro­duc­to en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­te­lec­tual (INPI) y po­der pla­ni­fi­car los pró­xi­mos pa­sos en ma­te­ria pro­duc­ti­va y co­mer­cial sin so­bre­sal­tos.

“En prin­ci­pio va­mos a pro­du­cir a pe­di­do y más ade­lan­te, por lo­tes. La pro­duc­ción va a ser ti­po au­to­mo­triz, el en­sam­ble de par­tes pro­du­ci­das por ter­ce­ros a nues­tro re­que­ri­mien­to”.

Mien­tras es­pe­ra tran­qui­lo la eta­pa de co­mer­cia­li­za­ción de su si­lla de rue­das an­ti­es­ca­ras, Cantón ya pu­so en mar­cha un nue­vo em­pren­di­mien­to con otros so­cios. Se lla­ma In­te­gral Bio­me­di­cal So­lu­tion y pro­du­ci­rá equi­pos pa­ra la ve­ri­fi­ca­ción téc­ni­ca de apa­ra­to­lo­gía mé­di­ca.

4. DRO­NES Y MO­DE­LOS 3D Ar­tic Dro­nes

Lu­cas Cor­sino, un es­tu­dian­te de la Li­cen­cia­tu­ra de Ad­mi­nis­tra­ción, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue (UNCO), en Neu­quén, co­men­zó a es­tu­diar la tec­no­lo­gía de los VANTs/ Dro­nes ha­cia 2015. “En Es­ta­dos Uni­dos ya ha­bía va­rias em­pre­sas que se de­di­ca­ban a la pres­ta­ción de ser­vi­cios con dro­nes pa­ra la in­dus­tria, has­ta en­ton­ces acá los veía­mos co­mo un pro­duc­to de ocio, pa­ra pa­sar el ra­to. En­ten­dí que po­día mon­tar un ne­go­cio uti­li­zan­do es­tos equi­pos co­mo he­rra­mien­tas de tra­ba­jo”.

Hoy Cor­sino di­ri­ge los des­ti­nos de Ar­ctic Dro­nes, una em­pre­sa que brin­da ser­vi­cios de fo­to­gra­me­tría, ma­peo de su­per­fi­cies con dro­nes de al­ta tec­no­lo­gía, mo­de­los 3D de plan­tas, ma­pas de ele­va­cio­nes, fil­ma­cio­nes y fo­to­gra­fías en al­ta re­so­lu­ción. Ar­tic Dro­nes, cuen­ta Cor­sino, tie­ne sus clien­tes en­tre cons­truc­to­ras de obras ci­vi­les, de in­ge­nie­ría y de ser­vi­cios pe­tro­le­ros. Pa­ra­le­la­men­te, el jo­ven em­pren­de­dor tam­bién ges­tio­na la con­sul­to­ra LC Con­sul­ting Group, de­di­ca­da al ase­so­ra­mien­to en ges­tión es­tra­té­gi­ca, fi­nan­cie­ra y de mar­ke­ting.

Cor­sino di­ce que am­bas em­pre­sas fun­cio­nan de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria. “Hoy en día un clien­te que se acer­ca bus­can­do un plan de mar­te­king o de po­si­cio­na­mien­to de su mar­ca, se ter­mi­na lle­van­do co­mo ex­tra un vi­deo ins­ti­tu­cio­nal fil­ma­do con dro­nes de al­ta ca­li­dad. Con eso mos­tra­mos el gra­do de pro­fe­sio­na­lis­mo y la ima­gen de una em­pre­sa que se mue­ve en mer­ca­dos com­pe­ti­ti­vos, co­mo es la in­dus­tria del pe­tró­leo y el gas”.

Por los co­no­ci­mien­tos de su ca­rre­ra, que se apres­ta a ter­mi­nar a fin de año, Cor­sino sa­bía del ar­ma­do de pro­yec­tos de in­ver­sión, así co­mo iden­ti­fi­car ni­chos de mer­ca­do, es­ti­mar cos­tos, de­man­das e in­gre­sos. “Cuan­do de­tec­té que el pro­yec­to era via­ble y ren­ta­ble, co­men­cé a in­ver­tir y a pres­tar ser­vi­cios a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res”.

Lo pri­me­ro que hi­zo fue com­prar dro­nes. Co­men­zó con un Phan­tom 3 Pro, con ba­te­rías ex­tras, con el que le fue aga­rran­do la mano a la tec­no­lo­gía y ofre­cien­do ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos. Con el tiem­po, y la ma­yor de­man­da de tra­ba­jo, com­pró un

Ins­pi­re 1, con to­dos los ac­ce­so­rios, es­to es, ba­te­rías ex­tras, ta­blet, apli­ca­cio­nes pa­gas y va­rios in­su­mos que eran ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar. Ca­si al mis­mo tiem­po, ad­qui­rió una compu­tado­ra de al­to ren­di­mien­to, que le per­mi­tía pro­ce­sar gran can­ti­dad de da­tos, ma­pas e imá­ge­nes con el fin de au­men­tar la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, lo que fue com­ple­men­ta­do con un soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do en pro­ce­sa­mien­to de imá­ge­nes.

A es­te es­tu­dian­te y em­pren­de­dor neu­quino no se le es­ca­pa el po­ten­cial de Va­ca Muer­ta, el ya­ci­mien­to lo­cal que si­gue en vi­vo y en di­rec­to. “Es un área con pro­yec­tos muy am­bi­cio­sos y las in­ver­sio­nes de las ope­ra­do­ras son alen­ta­do­ras. Es­to ge­ne­ra una gran de­man­da pa­ra pro­duc­tos y ser­vi­cios, en­tre otros, con dro­nes. Es una opor­tu­ni­dad muy gran­de y hay que apro­ve­char­la”.

5. JU­GUE­TES DI­DÁC­TI­COS Ex­pre­sar­te

En la lo­ca­li­dad de Co­lo­nia Bel­grano, a 90 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de San­ta Fe, Ale­jan­dra Bra­vo fun­dó Ex­pre­sar­te, pro­duc­to­ra de jue­gos di­dác­ti­cos pa­ra chi­cos de 3 años en ade­lan­te, con una pro­pues­ta ne­ta­men­te di­dác­ti­ca, des­de la crea­ción de con­cien­cia eco­ló­gi­ca en los ni­ños, has­ta el desa­rro­llo de su crea­ti­vi­dad y pa­cien­cia.

“Crea­mos nues­tros pro­duc­tos a par­tir de co­no­ci­mien­tos de di­fe­ren­tes áreas, que in­du­cen al pen­sa­mien­to crea­ti­vo, uti­li­zan­do di­ná­mi­cas di­ver­ti­das y pro­pues­tas cons­truc­ti­vas me­dia­do­ras del apren­di­za­je. Que­re­mos que Ex­pre­sar­te sea la con­tra­ofer­ta a tan­ta tec­no­lo­gía”, di­ce.

Uno de los hi­tos de su for­ma­ción, cuen­ta, fue su pa­so por la In­cu­ba­do­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Li­to­ral (UNL), que le apor­tó co­no­ci­mien­tos so­bre cues­tio­nes téc­ni­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y fi­nan­cie­ras o so­bre la im­por­tan­cia de cer­ti­fi­car los pro­duc­tos con las Nor­mas IRAM. Atri­bu­tos que, una vez apli­ca­dos en su em­pren­di­mien­to, se trans­for­ma­ron en me­jo­ras com­pe­ti­ti­vas. “Lle­ga­mos a es­te mo­men­to te­nien­do tres gran­des lí­neas de pro­duc­tos, que se dis­tri­bu­yen a ni­vel ma­yo­ris­ta y mi­no­ris­ta, en to­do el país. Se tra­ta de Ar­tes Plás­ti­cas y Ma­nua­les; Crea­ti­vi­dad; y Edu­can­do en Va­lo­res y Emo­cio­nes. En for­ma pa­ra­le­la, or­ga­ni­za­mos ta­lle­res te­má­ti­cos y ca­da tan­to, con mi hi­ja Abril, nos da­mos el gus­to de dar es­pec­tácu­los pa­ra ni­ños so­bre cuen­ta­cuen­tos, tí­te­res y som­bras chi­nas”, agre­ga.

Ade­más, Ex­pre­sar­te ins­cri­bió su nom­bre en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les com­pe­ten­cias pa­ra em­pren­de­do­res del país. So­bre­sa­len el pri­mer pues­to co­mo me­jor pro­yec­to de ne­go­cios en el Con­cur­so Na­cio­nal Ma­dres Em­pren­de­do­ras, la par­ti­ci­pa­ción en Na­ves, de la Uni­ver­si­dad Aus­tral y su pre­sen­cia en la fe­rias Pu­ro Di­se­ño y del ju­gue­te de Tec­nó­po­lis del año pa­sa­do, en­tre otras.

“Pa­ra los úl­ti­mos me­ses de es­te año va­mos a par­ti­ci­par en el pro­yec­to ALIn­vest 5.0, un pro­gra­ma de for­ta­le­ci­mien­to de la in­dus­tria del di­se­ño de la mu­ni­ci­pa­li­dad de San­ta Fe, en coope­ra­ción con la Co­mi­sión Eu­ro­pea en La­ti­noa­mé­ri­ca, en el cual ci­fra­mos gran­des ex­pec­ta­ti­vas de desa­rro­llo. Y es­ta­re­mos ofre­cien­do ta­lle­res de in­ter­ac­ción di­dác­ti­ca en­tre adul­tos y ni­ños en co­le­gios, mu­ni­ci­pios, co­lo­nias de va­ca­cio­nes, ONG, ta­lle­res de ar­te”, afir­ma.

6.

FO­TOS EN EL MI­CROS­CO­PIO Za­mo, so­por­te pa­ra smartp­ho­nes

“Ten­go cla­ro que con Za­mo no me voy a sal­var, pe­ro me ayu­dó mu­cho a es­tu­diar Mi­cro­bio­lo­gía y se­gu­ra­men­te ayu­da­rá a los fu­tu­ros es­tu­dian­tes de la ma­te­ria”, di­ce Lau­ta­ro Le­des­ma, un es­tu­dian­te de Me­di­ci­na de la UBA.

Za­mo es un so­por­te que se engancha al ocu­lar del mi­cros­co­pio, sos­te­nien­do un ce­lu­lar a efec­tos de fo­to­gra­fiar o gra­bar la ima­gen ba­jo la lu­pa y per­mi­te com­par­tir­la a tra­vés de re­des so­cia­les y trans­mi­tir­la en vi­vo. Y tam­bién ayu­da a me­jo­rar el método de es­tu­dio.

“La idea sur­gió cuan­do me di cuen­ta de que no po­día lle­var­me la ima­gen que veía en el mi­cros­co­pio a mi ca­sa pa­ra es­tu­diar­la y com­pa­rar­la con otros. Por su­pues­to que In­ter­net me pue­de apor­tar apro­xi­ma­cio­nes, pe­ro no exac­ta­men­te lo que yo ha­bía vis­to. Y co­mo las opor­tu­ni­da­des de sa­car­me las du­das du­ran­te los prác­ti­cos mu­chas ve­ces eran aco­ta­das, in­ten­té fo­to­gra­fiar apo­yan­do el ce­lu­lar, pe­ro nun­ca lo­gré imá­ge­nes ní­ti­das, so­bre to­do por la fal­ta de pul­so”.

Así fue que se reunió con un ami­go que te­nía una im­pre­so­ra 3D y, des­pués de al­gu­nos in­ten­tos, le die­ron for­ma a un adap­ta­dor pa­ra el mi­cros­co­pio que Le­des­ma usa­ba en cla­ses. “To­da­vía no me ha­bía da­do cuen­ta del al­can­ce de es­ta he­rra­mien­ta cuan­do va­rios do­cen­tes de la cá­te­dra me pi­die­ron co­pias, que por su­pues­to les fue­ron he­chas y en­tre­ga­das. Creía­mos que to­do iba a ter­mi­nar ahí, cuan­do me en­te­ro de un even­to de in­no­va­ción en tec­no­lo­gías en mi fa­cul­tad. Sin mu­chas ex­pec­ta­ti­vas pre­sen­to el pro­to­ti­po de Za­mo y, pa­ra mi sor­pre­sa, ob­tu­ve el pri­mer pues­to. De allí en más, con la ayu­da de la UBA he­mos es­ta­do tra­tan­do de lle­var la idea a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de to­dos los ni­ve­les, pa­ra in­cor­po­rar el ins­tru­men­to en las asig­na­tu­ras que in­ves­ti­guen con mi­cros­co­pios o te­les­co­pios”.

El ca­mino pa­ra lle­gar al pro­to­ti­po no es­tu­vo li­bre de obs­tácu­los. “En pri­mer lu­gar, hu­bo que des­car­tar que hu­bie­ran pro­duc­tos con la mis­ma fun­cio­na­li­dad en el mer­ca­do ar­gen­tino. Aquí no ha­bía na­da, pe­ro sí en­con­tré en Ama­zon, pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, mo­de­los si­mi­la­res aun­que só­lo apli­ca­bles a los iP­ho­ne. En­ten­dí que se abría la opor­tu­ni­dad de com­pa­ti­bi­li­zar la es­truc­tu­ra con otros ce­lu­la­res pe­ro, cuan­do pro­ba­mos el pri­mer pro­to­ti­po, el ce­lu­lar en­tra­ba per­fec­to pe­ro no po­día­mos adap­tar­lo a los len­tes de los mi­cros­co­pios de Mi­cro­bio­lo­gía”, re­cuer­da.Tras mu­cha prue­ba y error, so­bre to­do en el di­se­ño, pu­do desa­rro­llar un mo­de­lo que se acer­ca bas­tan­te a la idea de uni­ver­sal.

“Es­te úl­ti­mo mo­de­lo cum­ple con las ca­rac­te­rís­ti­cas que nos ha­bía­mos pro­pues­to de que fun­cio­na­ra con cual­quier sis­te­ma de len­tes, tan­to de mi­cros­co­pios, te­les­co­pios o lu­pas y pa­ra cual­quier mo­de­lo de ce­lu­lar y po­si­ción. Ya es­tá a la ven­ta”.

Le­des­ma lle­ga a la ins­tan­cia de co­mer­cia­li­zar su in­no­va­ción acom­pa­ña­do por la mar­ca Ipun, el nom­bre de su em­pren­di­mien­to, que en ca­ta­lán sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te “y pun­to”. “La idea es avan­zar ha­cia otros pro­duc­tos si­mi­la­res a fin de ins­ta­lar de al­gu­na for­ma el con­cep­to de “smartp­ho­ni­zar” es­tos equi­pa­mien­tos pa­ra que se ad­quie­ran con la cá­ma­ra in­te­gra­da”.

7. TU­RIS­MO RU­RAL

El Bal­cón del Arro­yo

El Bal­cón del Arro­yo es el nom­bre de un tam­bo y fá­bri­ca de quesos, a po­cos ki­ló­me­tros de Sie­rra de la Ventana, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, al que ha­ce un par de años San­tia­go Shen­de­ra le su­mó el ni­cho del tu­ris­mo ru­ral.

Shen­de­ra es es­tu­dian­te de la tec­ni­ca­tu­ra de Pe­rio­dis­mo y Em­pren­di­mien­tos de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Pro­vin­cial del Sud­oes­te (UPSO).

“El tam­bo y la fá­bri­ca es un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar que co­men­zó en 2013. Un tiem­po des­pués fue la idea de apro­ve­char la ve­ta tu­rís­ti­ca, a la cual ad­he­rí con pa­sión im­pen­sa­da por­que el pai­sa­je es con­mo­ve­dor y me­re­ce ser co­no­ci­do. Es­to es un cua­dro vi­vien­te y me asal­tó la pre­gun­ta de có­mo mos­trar­lo”, cuen­ta.

Di­ce que la idea de ex­plo­tar la ve­ta tu­rís­ti­ca fue de su ma­dre, Li­lia­na y de su pa­dras­tro, Ge­rar­do, pe­ro que ter­mi­nó asu­mién­do­la co­mo pro­pia.

Con la ayu­da de una ca­sa de es­tu­dio co­mo la UPSO –con fuer­te orien­ta­ción ha­cia la pro­pues­ta em­pren­de­do­ra–, los con­se­jos de al­gu­nos pro­fe­so­res y el de­ba­te en la me­sa fa­mi­liar fue­ron dan­do for­ma a la pro­pues­ta de co­mu­ni­ca­ción y mar­ke­ting.

“Pri­me­ro di­se­ña­mos el lo­go y ar­ma­mos la pá­gi­na web, con mu­cho hin­ca­pié en Fa­ce­book. En bre­ve nos pro­po­ne­mos crear un per­fil en Ins­ta­gram y va­lo­ra­mos mu­cho el bo­ca a bo­ca que na­ce en la per­so­na que nos vi­si­ta”, ase­gu­ra.

“He­mos lo­gra­do ins­ta­lar­nos co­mo op­ción tu­rís­ti­ca den­tro de un cir­cui­to que ya es­ta­ba es­ta­ble­ci­do pe­ro que de al­gún mo­do ne­ce­si­ta­ba una vuel­ta de ros­ca, pen­san­do en tu­ris­mo ru­ral. Ade­más re­for­za­mos la apues­ta al for­mar par­te de Raí­ces de Cam­po, un sis­te­ma que aglo­me­ra em­pren­di­mien­tos den­tro del mis­mo dis­tri­to”.

El es­ta­ble­ci­mien­to es­tá en el

Km 77 de la Ru­ta 33, en un en­torno don­de con­ver­gen las sie­rras y el arro­yo Sau­ce Chi­co, con un pai­sa­je multicolor, con enor­mes ba­rran­cas y un te­rreno que­bra­do que per­mi­ten rea­li­zar tu­ris­mo de aven­tu­ra y pic­nic de un día en­tre otras ac­ti­vi­da­des, in­clui­das las ta­reas de gran­ja.

“Es una gran sa­tis­fac­ción ver có­mo la gen­te nos va co­no­cien­do. El sá­ba­do de Se­ma­na San­ta en­tra­ba un co­che tras otro. La me­ta es que ca­da per­so­na que co­me un pe­da­zo de que­so o sim­ple­men­te to­me un ca­fé con le­che, siem­pre vuel­va”.

8.

DE­PAR­TA­MEN­TOS VIR­TUA­LES In­mer­seVR

“Cuan­do ter­mi­né el co­le­gio se­cun­da­rio en el 2013 só­lo te­nía cla­ro que que­ría te­ner mi pro­pia em­pre­sa de desa­rro­llo de soft­wa­re, por lo que me pre­gun­ta­ba cuál de las ca­rre­ras afi­nes a la dis­ci­pli­na me con­ve­nía más”, cuen­ta San­tia­go Fal­zo­ne, hoy es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción y Sis­te­mas en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res (ITBA). En ma­yo de 2016 fun­dó In­mer­seVR, un em­pren­di­mien­to ba­sa­do en la tec­no­lo­gía de la reali­dad vir­tual, jun­to a un com­pa­ñe­ro del ITBA, Iván Ta­bach­nik.

“El nom­bre se po­dría tra­du­cir co­mo ‘in­mer­sio­nes en Reali­dad Vir­tual’, lo que de al­gún mo­do de­fi­ne nues­tro fo­co de ne­go­cio. So­mos una em­pre­sa que desa­rro­lla dis­tin­tos ti­pos de ex­pe­rien­cias, tan­to pa­ra la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria co­mo pa­ra agen­cias de mar­ke­ting, a tra­vés del desa­rro­llo de soft­wa­re, con am­bien­tes in­ter­ac­ti­vos en reali­dad vir­tual, he­chos a me­di­da del clien­te”.

Fal­zo­ne ex­pli­ca que es­tos am­bien­tes per­mi­ten vi­si­tar lu­ga­res que no exis­ten o que se en­cuen­tran muy le­jos, y vi­ven­ciar­los co­mo si fue­ra al­go pre­sen­cial.

“Hoy nues­tro pro­duc­to es­tre­lla se lla­ma MAVI, que sig­ni­fi­ca Ma­que­ta­do Ar­qui­tec­tó­ni­co Vir­tual In­te­rac­ti­vo. Es un sa­lón de ex­po­si­ción, en reali­dad vir­tual: se tra­ta de una ma­que­ta de ar­qui­tec­tu­ra, en 3D y tran­si­ta­ble co­mo si fue­se un vi­deo­jue­go, en la cual se pue­de in­ter­ac­tuar con los mue­bles, pa­re­des y sue­los pa­ra cam­biar­les el co­lor y las tex­tu­ras. Por ejem­plo, una in­mo­bi­lia­ria que quie­re ven­der de­par­ta­men­tos en ins­tan­cia de po­zo, pue­de mos­trar­le a un po­ten­cial clien­te su fu­tu­ro hogar y dis­tri­buir el es­pa­cio, an­tes de que sea cons­trui­do”.

In­mer­seVR lo­gró ce­rrar su pri­mer ne­go­cio va­rios me­ses des­pués de su fun­da­ción, cuan­do Fal­zo­ne y Ta­bach­nik ha­bían ya su­ma­do a To­más Ca­za­la en el área co­mer­cial y a Fran­cis­co No­res, a car­go del desa­rro­llo de soft­wa­re.

“Fui­mos re­clu­tan­do un equi­po de gen­te muy ca­paz, que hoy son el mo­tor de pro­duc­ción de la em­pre­sa. El año pa­sa­do par­ti­ci­pa­mos en Ex­poCons­truir y eso nos abrió mu­chas puer­tas con re­fe­ren­tes de la in­dus­tria cons­truc­to­ra e in­mo­bi­lia­ria, con quie­nes es­ta­mos ne­go­cian­do pro­yec­tos y ce­rran­do nue­vos clien­tes”, di­ce Fal­zo­ne.

9.

PA­RA EM­PREN­DE­DO­RES Fun­da­ción I’m Glo­bal

I’m Glo­bal es una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro que desa­rro­lla un pro­gra­ma de pre­pa­ra­ción y acom­pa­ña­mien­to del em­pren­de­dor, en cues­tio­nes ta­les co­mo la vi­si­bi­li­za­ción de la ne­ce­si­dad o pro­ble­ma que se in­ten­ta re­sol­ver, pa­san­do por la cla­ri­fi­ca­ción e im­ple­men­ta­ción de la idea (con so­lu­cio­nes lo­ca­les o glo­ba­les) has­ta el des­pe­gue del pro­yec­to. Lo lla­ma­ti­vo es que la fun­da­ción –co­mo tal es sin fi­nes de lu­cro– fue crea­da por una es­tu­dian­te: Jo­se­fi­na Aré­va­lo, que cur­sa la ca­rre­ra de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad Si­glo 21, en Cór­do­ba.

“Ele­gi­mos la fi­gu­ra sin fi­nes de lu­cro por­que el fin que per­se­gui­mos es so­cial, al en­fo­car­nos en el desa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des de las que for­ma­mos par­te. To­dos los miem­bros de I’m Glo­bal te­ne­mos otros tra­ba­jos y has­ta el mo­men­to la Fun­da­ción se sol­ven­ta con nues­tros pro­pios apor­tes”, cuen­ta.

Lue­go de la pri­me­ra eta­pa de diag­nós­ti­co y vi­si­bi­li­za­ción del pro­yec­to, a car­go de Aré­va­lo, el pro­gra­ma in­clu­ye ac­ti­vi­da­des de entrenamiento y ca­pa­ci­ta­ción que son res­pon­sa­bi­li­dad de Ana­bel Vi­lla­rreal, otra de las fun­da­do­ras. Le si­gue una fa­se de ase­so­ra­mien­to y men­to­reo del pro­yec­to so­cial y fi­nal­men­te una eta­pa de bús­que­da de fi­nan­cia­mien­to, que pue­de ser en el ám­bi­to lo­cal o in­ter­na­cio­nal.

Aré­va­lo des­ta­ca el ca­so de una ins­ti­tu­ción abo­ca­da a la ges­tión de re­si­duos y su im­pac­to am­bien­tal, a la que I’m Glo­bal ase­so­ró en el pri­mer tra­mo de su for­ma­ción. “Nues­tra ta­rea es­tu­vo orien­ta­da al for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, guián­do­los en los pri­me­ros pa­sos de la cons­ti­tu­ción le­gal, de­fi­ni­ción de es­truc­tu­ra, or­ga­ni­za­ción de equi­pos y re­clu­ta­mien­to de co­la­bo­ra­do­res. De ese mo­do, nues­tro aporte per­mi­tió que fun­da­do­res y equi­pos se po­si­cio­na­ran co­mo em­pren­de­do­res y ges­to­res de la idea, pu­dien­do ha­cer fo­co en la pro­ble­má­ti­ca de re­si­duos”.

10.

APP PA­RA ES­TI­MU­LAR Pic­toTEA

Pic­toTEA es una app desa­rro­lla­da por cua­tro es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Na­cio­nal (UTN) di­ri­gi­da a ayu­dar a los chi­cos con Tras­torno del Es­pec­tro Au­tis­ta (TEA), que ya ha si­do pro­ba­da y uti­li­za­da en va­rios paí­ses.

“Fue idea de Gi­se­lle, mi se­ño­ra, que es coor­di­na­do­ra en un Cen­tro Edu­ca­ti­vo Te­ra­péu­ti­co, y ha­bía no­ta­do que los chi­cos con TEA se co­mu­ni­can me­jor o se com­pro­me­ten más cuan­do in­ter­vie­ne un dis­po­si­ti­vo tec­no­ló­gi­co. Me pre­gun­tó si se po­día ha­cer al­go en esa lí­nea de ac­ción y la idea me en­tu­sias­mó. De pa­so me ser­vía pa­ra desa­rro­llar un tra­ba­jo que me pe­dían en la fa­cul­tad”, cuen­ta Juan Bri­to, uno de los crea­do­res.

El equi­po se con­for­mó con Bri­to, Fran­co Di Ste­fano, Mar­tín de la Lla­ve y Ma­tías Bor­ges, quie­nes tra­ba­ja­ron un año con el De­par­ta­men­to de Sis­te­mas de la UTN y con pro­fe­sio­na­les de la sa­lud con ex­pe­rien­cia en chi­cos au­tis­tas, en el desa­rro­llo de un soft­wa­re de ca­rac­te­rís­ti­cas in­te­gra­les. La idea per­se­guía me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de co­mu­ni­ca­ción de los chi­cos con sus fa­mi­lia­res y los pro­fe­sio­na­les a car­go de las ta­reas te­ra­péu­ti­cas.

Di­ce Bri­to que una de las al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas uti­li­za­das en la co­mu­ni­ca­ción con ni­ños con TEA es el lla­ma­do método de los Pic­to­gra­mas, la re­pre­sen­ta­ción de un con­cep­to a tra­vés de imá­ge­nes. “Lo que no­so­tros hi­ci­mos con Pic­toTEA fue re­em­pla­zar los pic­to­gra­mas de pa­pel por di­gi­ta­les, bus­can­do apro­ve­char esa atrac­ción de los chi­cos por lo di­gi­tal. El pro­duc­to fi­nal tie­ne dis­tin­tos ni­ve­les de di­fi­cul­tad, y has­ta un chat pa­ra es­ti­mu­lar la proac­ti­vi­dad de los chi­cos”.

Una vez que la apli­ca­ción es­tu­vo lis­ta, los so­cios se pro­pu­sie­ron avan­zar ha­cia una ver­sión MVP (en es­pa­ñol: Pro­duc­to Mí­ni­mo Via­ble) que, en la jer­ga em­pren­de­do­ra, equi­va­le a de­cir una mues­tra sen­ci­lla des­ti­na­da a me­dir la re­cep­ti­vi­dad de la pro­pues­ta y con­se­guir feed­back pa­ra, even­tual­men­te, co­rre­gir de­ta­lles del pro­duc­to. Pa­ra­le­la­men­te, de­ci­die­ron me­jo­rar la ca­pa­ci­dad del ser­vi­dor y par­ti­ci­pa­ron de un con­cur­so pa­tro­ci­na­do por Enacom y Scho­las Oc­cu­rren­tes, en el que ob­tu­vie­ron el se­gun­do pre­mio, con­sis­ten­te en una suscripción a la pla­ta­for­ma de ser­vi­cios en la nu­be de Mi­cro­soft.

Bri­to di­ce que la apli­ca­ción es­tá dis­po­ni­ble en for­ma gra­tui­ta des­de el Play Sto­re y de he­cho ya tie­ne más de 15.000 des­car­gas. “Re­ci­bi­mos mu­chos emails de los paí­ses ve­ci­nos, de Perú, Es­pa­ña e Ita­lia, con con­sul­tas y agra­de­ci­mien­tos. De ca­ra al fu­tu­ro, es­ta­mos a la bús­que­da de fi­nan­cia­mien­to pa­ra po­der ex­pan­dir la pla­ta­for­ma y po­der lan­zar la ver­sión Pre­mium de Pic­toTEA”.

TÉ­LAM

MOR­FEOCon­ra­do Blan­co y Lud­mi­la Ba­li­ño fue­ron pre­mia­dos por la ini­cia­ti­va en el con­cur­so Pren­de­te 2017.

JI­ME­NA OLI­VA Ra­fae­li­na, es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra en Ro­sa­rio, di­se­ñó sus san­da­lias con las cu­bier­tas usa­das de bi­ci­cle­tas.

EQUI­POEl mé­di­co Luis Sa­na­nes, el in­ge­nie­ro Ma­tías Cantón y el di­se­ña­dor Ren­zo Buc­ca Puy. Uti­li­za­ron 130 pie­zas.

SER­VI­CIO ES­PE­CIA­LI­ZA­DO. Lu­cas Cor­sino creó Ar­tic Dro­nes pa­ra re­le­var des­de su­per­fi­cies en fá­bri­cas has­ta ya­ci­mien­tos pe­tro­le­ros.

PA­RA JU­GAR Y PEN­SAR “Que­re­mos que Ex­pre­sar­te sea la con­tra­ofer­ta a tan­ta tec­no­lo­gía”, di­ce Ale­jan­dra Bra­vo.

RO­LAN­DO AN­DRA­DE STRACUZZI

ZA­MO-IPUNLau­ta­ro Le­des­ma y Fran­cis­co Vas­ta di­se­ña­ron un adap­ta­dor pa­ra gra­bar el mi­cros­co­pio des­de el ce­lu­lar.

UNA NUE­VA VE­TA San­tia­go Shen­de­ra su­mó el ne­go­cio tu­rís­ti­co a El Bal­cón del Arro­yo, la gran­ja y tam­bo fa­mi­liar, en Sie­rra de la Ventana.

NÉS­TOR GAR­CÍA

OB­JE­TI­VO CON­CRE­TO San­tia­go Fal­zo­ne sa­lió de la se­cun­da­ria en 2013 con el pro­pó­si­to de te­ner su pro­pia desa­rro­lla­do­ra de soft­wa­re.

DANIEL CÁ­CE­RES

APUES­TA DI­FE­REN­TE Jo­se­fi­na Aré­va­lo y Ana­bel Vi­lla­rreal, crea­do­ras de I’m Glo­bal, ase­so­ran pro­yec­tos pe­ro sin fi­nes de lu­cro.

IDEA. Fran­co Di Ste­fano, Juan Bri­to, Mar­tín de la Lla­ve y Ma­tías Bor­ges crea­ron Pic­toTEA. “Reem­pla­za­mos pic­to­gra­mas de pa­pel por di­gi­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.