Por­ta­bi­li­dad nu­mé­ri­ca.

Des­de me­dia­dos de oc­tu­bre se­rá po­si­ble cam­biar de em­pre­sa pro­vee­do­ra sin per­der el nú­me­ro. Qué di­cen los pro­vee­do­res. Có­mo es el pro­ce­di­mien­to. por Ali­ciA gior­get­ti

Pymes - - CONTENTS -

Ape­nas 18 años des­pués de ha­ber si­do de­cla­ra­da un “de­re­cho del clien­te” por el de­cre­to 764/2000, co­mien­za a ser reali­dad la por­ta­bi­li­dad nu­mé­ri­ca fi­ja. En el me­dio, tam­bién fue ne­ce­sa­rio que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia re­co­no­cie­ra a fi­nes de 2014 el “de­re­cho” de ca­da usua­rio a la “li­ber­tad de elec­ción” y a man­te­ner su nú­me­ro cuan­do cam­bie de pres­ta­dor, en el mar­co de una de­man­da co­lec­ti­va ini­cia­da por la aso­cia­ción de con­su­mi­do­res Pro­con­su­mer. Ade­más, exi­gió al go­bierno que avan­za­ra sin más di­la­cio­nes con el te­ma.

Se tra­ta, sim­ple­men­te de ex­ten­der a la te­le­fo­nía fi­ja lo que su­ce­de con la te­le­fo­nía mó­vil des­de 2012: po­der cam­biar de ope­ra­dor sin per­der el nú­me­ro.

A prin­ci­pios de abril, el mi­nis­te­rio de Mo­der­ni­za­ción de la Na­ción emi­tió la re­so­lu­ción 203/2018 me­dian­te las que apro­bó el ré­gi­men de por­ta­bi­li­dad nu­mé­ri­ca y de­ter­mi­nó que la pri­me­ra eta­pa de la mis­ma de­bía es­tar ope­ra­ti­va a par­tir del 11 de ju­lio. Pe­ro es­ta fe­cha fue pos­ter­ga­da por 90 días por la re­so­lu­ción 401/2018. Es de­cir, la por­ta­bi­li­dad nu­mé­ri­ca fi­ja de­be ser reali­dad des­de el 11 de oc­tu­bre de 2018 en las ciu­da­des de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, Men­do­za, Ro­sa­rio y La Pla­ta.

Se­gún el cro­no­gra­ma, en di­ciem­bre de­be­rá lle­gar a las de­más ca­pi­ta­les de pro­vin­cia y a Mar del Pla­ta, Bahía Blan­ca y Río Cuar­to. En ju­lio de 2019 de­be­rá es­tar dis­po­ni­ble en ciu­da­des con más de 100.000 ha­bi­tan­tes, y en di­ciem­bre del año que vie­ne, a to­das las zo­nas don­de ha­ya dos o más em­pre­sas que pres­ten ser­vi­cio.

La por­ta­bi­li­dad abar­ca­rá tam­bién a los lla­ma­dos nú­me­ros no geo­grá­fi­cos, co­mo el

0800 y el 0810. Y las coope­ra­ti­vas de ser­vi­cios te­le­fó­ni­cos no pue­den ne­gar­le a nin­gún clien­te la po­si­bi­li­dad de lle­var su nú­me­ro a otro pro­vee­dor pe­ro no es­tán obli­ga­das a re­ci­bir a nue­vos usua­rios.

LOS QUE ES­TÁN CON­TEN­TOS

El mer­ca­do ar­gen­tino de te­le­fo­nía fi­ja es­tá des­re­gu­la­do des­de el año 2000 pe­ro a las po­cas em­pre­sas que qui­sie­ron par­ti­ci­par de él no les fue fá­cil con­se­guir clien­tes. Se­gún Je­ró-

ni­mo Se­ra­fi­ni, fun­da­dor y CEO de Anu­ra, “el 95% mer­ca­do de te­le­fo­nía fi­ja es­tá re­par­ti­do en­tre dos pro­vee­do­res. Y mu­chos abo­na­dos no que­rían cam­biar de pres­ta­dor -es­pe­cial­men­te las em­pre­sas- por­que te­nían in­con­ve­nien­tes al per­der su nú­me­ro te­le­fó­ni­co”.

Por lo tan­to, la po­si­bi­li­dad de cam­biar de em­pre­sa de te­le­fo­nía fi­ja y man­te­ner el nú­me­ro, be­ne­fi­cia la com­pe­ten­cia en­tre ope­ra­do­res.

Es por eso que va­rias pe­que­ñas em­pre­sas de te­le­fo­nía es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios. Y así lo ce­le­bra Se­ra­fi­ni: “Las pymes aso­cia­das a la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de In­ter­net (CABASE) ya es­ta­mos pre­pa­ra­das pa­ra cum­plir con los tiem­pos y es­pe­ra­mos que no se re­tra­se más la im­ple­men­ta­ción. En ge­ne­ral es­ta­mos con­for­mes con la re­so­lu­ción 203/18 por­que cum­ple con lo re­que­ri­do y fo­men­ta la com­pe­ten­cia efec­ti­va. Ade­más, otro be­ne­fi­cio se­rá el en­ru­ta­mien­to de lla­ma­dos y la cen­tra­li­za­ción de la in­for­ma­ción, ya que has­ta aho­ra es­to es­tá ba­jo con­trol de las gran­des ope­ra­do­ras. Aho­ra de­be­rá ges­tio­nar­lo un ter­ce­ro y eso me­jo­ra­rá la ca­li­dad y op­ti­mi­za­rá el uso de la nu­me­ra­ción. Tam­bién po­drá me­jo­rar­se lo re­la­cio­na­do con los lla­ma­dos de emer­gen­cia (911)”.

El eje­cu­ti­vo afir­ma que “la por­ta­bi­li­dad so­lo per­ju­di­ca­rá a pres­ta­do­res que brin­den un ser­vi­cio de­fi­cien­te o cos­to­so. Los cam­bios se da­rán prin­ci­pal­men­te des­de los pro­vee­do­res do­mi­nan­tes a aque­llos que pres­ten un me­jor ser­vi­cio de pos­ven­ta o nue­vas pres­ta­cio­nes aso­cia­das: prean­ten­de­dor, voi­ce mail, no­ti­fi­ca­cio­nes al email, apli­ca­ción en el ce­lu­lar, gra­ba­cio­nes, trans­fe­ren­cias, con­fe­ren­cias, es­ta­dís­ti­cas, etc. Si bien hay ten­den­cia al de­cre­ci­mien­to de lí­neas fi­jas, eso su­ce­de en el seg­men­to de abo­na­dos re­si­den­cia­les, don­de el ce­lu­lar re­em­pla­za al te­lé­fono fi­jo. Pe­ro en­tre las em­pre­sas, la te­le­fo­nía fi­ja si­gue sien­do un ca­nal muy im­por­tan­te pa­ra vin­cu­lar­se con clien­tes y pro­vee­do­res. Por eso bus­can más pres­ta­cio­nes de va­lor agre­ga­do y eso ha­rá que la te­le­fo­nía fi­ja pa­ra em­pre­sas mi­gre a la nu­be, sim­pli­fi­can­do la ges­tión y aba­ra­tan­do cos­tos”.

Es de­cir, la por­ta­bi­li­dad nu­mé­ri­ca fi­ja tam­bién ha­bi­li­ta al­gu­nos cam­bios tec­no­ló­gi­cos. “Los ope­ra­do­res de vi­deo­ca­ble da­rán te­le­fo­nía a tra­vés de In­ter­net. Los que brin­den ser­vi­cio a tra­vés del par te­le­fó­ni­co de­be­rán mi­grar a fi­bra (Fi­ber To The Ho­me o FTTH, por la si­gla en in­glés) pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos, ya que el ac­ce­so a In­ter­net por par te­le­fó­ni­co (ADSL) no per­mi­te una ve­lo­ci­dad ma­yor a 10 Mbps. Es de­cir, hay una gran opor­tu­ni­dad pa­ra nue­vos pres­ta­do­res por­que la te­le­fo­nía fi­ja se­rá pres­ta­da a tra­vés de In­ter­net: ya no tie­ne sen­ti­do ins­ta­lar lí­neas fi­jas pa­ra te­le­fo­nía, es tec­no­lo­gía vie­ja y cos­to­sa. Así, la im­ple­men­ta­ción es in­me­dia­ta -bas­ta te­ner In­ter­net- y el ser­vi­cio se pue­de usar des­de un te­lé­fono IP o una apli­ca­ción de ti­po softp­ho­ne. Y hay al­go más, muy im­por­tan­te pa­ra las em­pre­sas: per­mi­te in­te­gra­ción con apli­ca­cio­nes co­mo ERP, CRM y otras”, des­ta­ca Se­ra­fi­ni.

Des­de la fi­lial lo­cal de Cla­ro se ma­ni­fes­ta­ron “a fa­vor de la me­di­da”. Fuen­tes de la em­pre­sa afir­ma­ron que “gra­cias a la re­so­lu­ción 203/18, el usua­rio de te­le­fo­nía fi­ja ten­drá ca­da vez me­nos ba­rre­ras pa­ra cam­biar­se de com­pa­ñía y ele­gir li­bre­men­te cuál le con­vie­ne, man­te­nien­do su nú­me­ro. Pa­ra no­so­tros la nor­ma­ti­va se con­vier­te en un puen­te pa­ra com­pe­tir con los de­más ju­ga­do­res”.

LOS INCUMBENTES

Así se de­no­mi­na a los ope­ra­do­res his­tó­ri­cos de te­le­fo­nía fi­ja, es de­cir, Te­le­fó­ni­ca y Te­le­com.

Con­sul­ta­dos al res­pec­to, des­de Te­le­fó­ni­caMo­vis­tar ase­gu­ra­ron: “Con­ti­nua­mos tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer efec­ti­vo el nue­vo ré­gi­men de por­ta­bi­li­dad de lí­neas de te­le­fo­nía fi­ja. No obs­tan­te, da­das las in­de­fi­ni­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas que aún per­sis­ten, es­ta ta­rea se tor­na com­ple­ja.

Da­do el gra­do de ma­du­rez que hoy pre­sen­ta la te­le­fo­nía fi­ja en el país y el há­bi­to pre­do­mi­nan­te de uso de te­le­fo­nía mó­vil y otras vías de co­mu­ni­ca­ción ba­sa­das en In­ter­net por par­te de los clien­tes, en­ten­de­mos que la me­di­da no pro­du­ci­rá cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la con­for­ma­ción ac­tual del mer­ca­do”.

Por otro la­do, des­de Te­le­com opi­na­ron que “abor­dar una nor­ma de por­ta­bi­li­dad fi­ja co­mo la pre­ten­di­da im­pli­ca reasig­nar in­ver­sio­nes pa­ra un ser­vi­cio que hoy es­tá en con­ti­nuo desuso en la Ar­gen­ti­na y el mun­do, com­pa­ra­do con los ser­vi­cios de co­ne­xión y co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les. Ade­más, con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio des­ta­car la com­ple­ji­dad del desa­rro­llo téc­ni­co de un sis­te­ma de por­ta­bi­li­dad fi­ja, ya que su co­rrec­ta im­ple­men­ta­ción exi­ge cam­bios pro­fun­dos en los sis­te­mas y so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas ad hoc, que si no se con­tem­plan a la ho­ra de de­fi­nir el mar­co nor­ma­ti­vo pue­den im­pac­tar en la co­rrec­ta ope­ra­ción y ca­li­dad del ser­vi­cio. Tam­bién se de­ben con­si­de­rar los con­di­cio­nan­tes tem­po­ra­les de im­ple­men­ta­ción de la nor­ma­ti­va, con pla­zos más ex­ten­sos y ra­zo­na­bles pa­ra la co­rrec­ta vi­gen­cia”.

Es de­cir, pa­re­ce­ría que am­bas com­pa­ñías tie­nen cier­tas re­ti­cen­cias an­te la me­di­da de­ri­va­da de un fa­llo ju­di­cial, que lle­ga con 18 años de atra­so.

Bá­si­ca­men­te, es­ti­man que al ser un mer­ca­do que no cre­ce en can­ti­dad de lí­neas fi­jas, la por­ta­bi­li­dad po­dría no te­ner re­le­van­cia y/o los es­fuer­zos

de­be­rían fo­ca­li­zar­se en la te­le­fo­nía mó­vil.

Pe­ro la nor­ma­ti­va apun­ta a pro­te­ger un de­re­cho de los usua­rios, fa­ci­li­tán­do­les la po­si­bi­li­dad de ele­gir al pro­vee­dor que más se adap­te a sus ne­ce­si­da­des y pre­su­pues­tos, sin te­ner que aban­do­nar su nú­me­ro te­le­fó­ni­co.

Y a par­tir del mo­men­to en que es­té to­tal­men­te im­ple­men­ta­da se po­drá ob­ser­var quié­nes acer­ta­ron con sus pro­nós­ti­cos. Las em­pre­sas

de­ci­sión.• usua­rias tie­nen la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.