La ho­ra de re­em­pla­zar pro­duc­tos im­por­ta­dos

A pe­sar de la caí­da de la ac­ti­vi­dad, en al­gu­nos ni­chos pro­duc­ti­vos hay py­mes que sus­ti­tu­yen in­su­mos o par­tes im­por­ta­das por na­cio­na­les. Al­gu­nas com­pras del Es­ta­do, tam­bién.

Pymes - - NOTA DE TAPA - POR NINO FER­NÁN­DEZ

Au­gus­to San­tu­cho es ti­tu­lar de Fa­me­tal Ace­ros, una fá­bri­ca de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Ca­se­ros de­di­ca­da a la pro­vi­sión de me­ta­les pa­ra la pro­duc­ción de ma­tri­ces de va­rias in­dus­trias. Des­de ese lu­gar, ob­ser­va una in­ci­pien­te ten­den­cia a cam­biar la ofer­ta ex­tran­je­ra por na­cio­nal. “Hay un au­men­to de la de­man­da de las em­pre­sas lo­ca­les, que du­ran­te mu­chos me­ses es­tu­vo pa­ra­da y aho­ra se es­tá mo­vien­do. Acla­ro que yo vendo ma­te­ria­les con pre­cios do­la­ri­za­dos, o sea que se­gu­ra­men­te hay sec­to­res que es­tán sus­ti­tu­yen­do a una ma­yor ve­lo­ci­dad”, di­ce.

San­tu­cho cuen­ta que, en su ca­so, la ma­yor de­man­da pro­vie­ne de fa­bri­can­tes de pro­duc­tos de bazar. “Se­gún al­gu­nos clien­tes que pro­du­cen ar­tícu­los de plás­ti­cos o de me­ta­les li­via­nos, si un pro­duc­to im­por­ta­do re­sul­ta 25 a 30% más ca­ro que el pre­cio ma­yo­ris­ta de un pro­duc­to lo­cal, con­vie­ne sus­ti­tuir la im­por­ta­ción. Si la bre­cha es me­nor, ya no con­vie­ne”.

CA­MINO

Ca­da tan­to, la eco­no­mía ar­gen­ti­na re­to­ma el ca­mino de la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, un pro­ce­so que por lo ge­ne­ral so­bre­vie­ne a las gran­des de­va­lua­cio­nes del pe­so. Aun­que la prác­ti­ca sus­ti­tu­ti­va más co­no­ci­da es la de em­pre­sas que bus­can re­du­cir cos­tos cam­bian­do pro­vee­do­res ex­ter­nos por lo­ca­les, la mo­da­li­dad tam­bién se ad­vier­te a ni­vel de or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Pe­ro en es­tos ca­sos, la po­lí­ti­ca y los in­tere­ses por fue­ra de lo que es es­tric­ta­men­te con­ve­nien­te pa­ra el con­tri­bu­yen­te sue­len me­ter la co­la pa­ra des­co­no­cer cláu­su­las de le­yes que pri­vi­le­gian la pro­duc­ción lo­cal, co­mo Com­pre Py­me o Com­pre Na­cio­nal. Tam­bién hay es­fuer­zos sus­ti­tu­ti­vos en el pro­gra­ma de Me­sas Sec­to­ria­les, que lle­van ade­lan­te el Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción y dis­tin­tas cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les, en pro­cu­ra de au­men­tar la in­te­gra­ción na­cio­nal de de­ter­mi­na­dos bie­nes.

“La ho­ja­la­ta y la li­to­gra­fía tam­bién au­men­ta­ron. Pe­ro el im­por­ta­dor exi­ge que le com­pren un con­te­ne­dor”.

Has­ta el mo­men­to la sus­ti­tu­ción dis­ta de ser al­go au­to­má­ti­co co­mo, por ejem­plo, en el 2003-2004. La ra­zón se en­cuen­tra en la caí­da del con­su­mo in­terno que des­alien­ta de­ci­sio­nes de ese ti­po, que la ma­yo­ría de las ve­ces re­quie­ren in­ver­sio­nes. Tam­po­co se sa­be si se­rá un pro­ce­so lo su­fi­cien­te­men­te vir­tuo­so co­mo pa­ra alum­brar una ola rein­dus­tria­li­za­do­ra.

En­ri­que Dén­ti­ce, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de San Mar­tín (Un­sam) ad­vier­te que el pa­no­ra­ma es muy he­te­ró­ge­neo por­que, si bien la fuer­te de­va-

“La sus­ti­tu­ción pue­de en­con­trar­se en in­dus­trias co­mo cal­za­do, in­du­men­ta­ria, tex­til, plás­ti­cos y ra­mas de la me­tal­me­cá­ni­ca”.

lua­ción pue­de in­du­cir a sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes, la fal­ta de un mer­ca­do in­terno pu­jan­te y la car­ga fis­cal des­alien­tan de­ci­sio­nes en ese sen­ti­do.

“Si no hay mer­ca­do, di­fí­cil­men­te se pue­da pen­sar en sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes, al­go que ge­ne­ral­men­te re­quie­re ha­cer in­ver­sio­nes. Y lo mis­mo pa­sa con la al­ta pre­sión im­po­si­ti­va o las ta­sas de in­te­rés, que des­in­cen­ti­van la pro­duc­ción”.

Aun así, no po­cas em­pre­sas es­tán re­em­pla­zan­do ofer­ta im­por­ta­da por pro­duc­tos lo­ca­les, que a su vez son ad­qui­ri­dos por otros ac­to­res del mer­ca­do lo­cal. Y aun en me­dio de un pro­ce­so re­ce­si­vo, hay pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que mar­can el ca­mino.

VO­LU­MEN

Car­los Go­raj fa­bri­ca la­tas pa­ra co­ci­na de­co­ra­das y per­so­na­li­za­das ba­jo la mar­ca Arty­pol, y ase­gu­ra que sus ven­tas se in­cre­men­ta­ron un 20% y las con­sul­tas en­tre un 40 y un 50%, en­tre ma­yo y agos­to.

“A mí el pre­cio de la ho­ja­la­ta me subió 55% y la li­to­gra­fía un 9%, só­lo con la de­va­lua­ción que se re­gis­tró has­ta ju­lio. A la par, el mis­mo pro­duc­to im­por­ta­do subía en­tre 40 y 50%, se­gún la ca­li­dad y el va­lor agre­ga­do. Pe­ro ocu­rre que el im­por­ta­dor de­be­ría com­prar un con­tai­ner en­te­ro. En cam­bio, yo vendo vo­lú­me­nes mu­cho más chi­cos, en­tre 50 y 1.000 uni­da­des. Eso eva­po­ra la ven­ta­ja de pre­cio, por lo que al ma­yo­ris­ta le con­vie­ne com­prar­me a mí”, di­ce.

Gus­ta­vo Svarz­man, eco­no­mis­ta y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio con am­plia ex­pe­rien­cia en la ges­tión pú­bli­ca so­bre py­mes y em­pren­di­mien­tos, di­ce que es pro­ba­ble que el nue­vo ti­po de cam­bio ge­ne­re me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra el fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos sec­to­res.

“El cam­bio de cli­ma pue­de en­con­trar­se tan­to en las in­dus­trias tra­di­cio­na­les, co­mo in­du­men­ta­ria y tex­til, cal­za­do, plás­ti­cos, cier­tas ra­mas de me­tal­me­cá­ni­ca, has­ta en las que tie­nen al­gún ses­go ex­por­ta­dor, co­mo eco­no­mías re­gio­na­les y ali­men­tos. Tam­bién en ac­ti­vi­da­des co­mo ser­vi­cios ba­sa­dos en co­no­ci­mien­to ”, es­pe­ci­fi­ca.

Ka­ka­wa es el nom­bre de una py­me del ba­rrio por­te­ño de Bel­grano, de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción de cho­co­la­tes de al­ta ga­ma que co­mien­zan a ga­nar mer­ca­do don­de an­tes só­lo ha­bía cho­co­la­tes im­por­ta­dos. A la vez, su due­ña, Ju­lie­ta Pas­ca­le, es­tá re­em­pla­zan­do par­te de sus in­su­mos im­por­ta­dos. “Uti­li­za­mos re­lle­nos de pas­tas de cas­ta­ñas de ca­jú, de pis­ta­cho y ave­lla­nas, que aho­ra es­ta­mos com­pran­do a pro­duc­to­res lo­ca­les. Mien­tras que el cho­co­la­te lo se­gui­mos im­por­tan­do de Bél­gi­ca y de Ecua­dor”, di­ce.

Pas­ca­le cuen­ta que Ka­ka­wa sig­ni­fi­ca ca­cao en len­gua ma­ya, y que su in­te­rés pa­sa por di­fe­ren­ciar­se con di­se­ño y ca­li­dad. “Apos­ta­mos fuer­te a las for­mas –por ejem­plo con las es­fe­ras ca­la­das– y al aro­ma, pa­ra lo cual te­ne­mos só­li­dos con es­pe­cias, co­mo mix de pi­mien­tas y car­da­mo­mo. No es un buen mo­men­to por la caí­da del con­su­mo, pe­ro te­ne­mos una fran­qui­cia en Lo­mas de Zamora y nos gus­ta­ría cre­cer en ese for­ma­to y em­pe­zar a ex­por­tar. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que po­de­mos com­pe­tir con las gran­des mar­cas”, se­ña­la.

VI­DA ÚTIL

Tri­vial Tech, fa­bri­can­te de lu­mi­na­rias led, ha ve­ni­do ga­nan­do par­ti­ci­pa­ción co­mo pro­vee­do­ra de gran­des com­pa­ñías co­mo Coca Co­la, Da­no­ne y Cer­ve­ce­ría Quil­mes. Tam­bién en los úl­ti­mos me­ses ga­nó li­ci­ta­cio­nes por lu­mi­na­rias pú­bli­cas en los mu­ni­ci­pios de San Sal­va­dor de Ju­juy y Pi­na­mar. “La pro­duc­ción na­cio­nal de lu­ces led es ca­da vez más com­pe­ti­ti­va. Si bien en al­gu­nos ca­sos las im­por­ta­das es­tán en­tre 5 y 8% más ba­ra­tas que las nues­tras, el aná­li­sis de De­cai­mien­to del Flu­jo Lu­mí­ni­co, que en­tre otros rea­li­za el IN­TI, re­ve­la que esos pro­duc­tos tie­nen una vi­da útil de 35.000 a 40.000 ho­ras, mien­tras que las nues­tras y las na­cio­na­les en

ge­ne­ral, su­pe­ran las 100.000 ho­ras”, ase­gu­ra

Jo­sé Tam­bo­ro­nea, pre­si­den­te la em­pre­sa.

Ges­tión Lo­gís­ti­ca SB, una py­me de 30 em­plea­dos ubi­ca­da en el Par­que Lo­gís­ti­co AMNI, de Tor­tu­gui­tas, cam­bió la to­ta­li­dad de sus equi­pos de ilu­mi­na­ción ha­ló­ge­nos, por tec­no­lo­gía led pro­vis­ta por Tri­vial Tech. “Las lámparas chi­nas sa­lían un po­co más ba­ra­tas que las lo­ca­les. Pe­ro nos de­ci­di­mos por las na­cio­na­les por­que te­nían ma­yor vi­da útil, y en los de­pó­si­tos la luz es fun­da­men­tal y la lu­mi­na­ria es­tá a 12 me­tros de al­tu­ra: no es fá­cil cam­biar las lámparas”, di­ce Marcelo No­ten­son, ti­tu­lar de la fir­ma lo­gís­ti­ca. “Tam­bién cuen­ta el di­se­ño: el pro­duc­to chino que nos ofre­cían era re­don­do y el haz de luz se dis­per­sa­ba ha­cia los cos­ta­dos. Co­mo no­so­tros te­ne­mos que ilu­mi­nar los pa­si­llos nos con­ve­nían los equi­pos rec­tan­gu­la­res, por­que ilu­mi­nan a lo lar­go”. Ges­tión Lo­gís­ti­ca SB ad­qui­rió a

Tri­vial Tech un to­tal de 132 lu­mi­na­rias led, pa­ra de­pó­si­tos y ofi­ci­nas, que fi­nan­ció par­cial­men­te con los ANR (Apor­tes No Re­em­bol­sa­bles) de un pro­gra­ma pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y se­gu­ri­dad, del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

Otro ca­so es el de Sin­te­plast, que es­tá des­pa­chan­do pin­tu­ra pa­ra par­tes de au­tos, que has­ta aho­ra pro­ve­nía del ex­te­rior. “Se tra­ta de la pin­tu­ra pa­ra el re­pin­ta­do au­to­mo­triz, uti­li­za­da por los ta­lle­res de cha­pa y pin­tu­ra en sus re­pa­ra­cio­nes de par­tes ave­ria­das, por ejem­plo en cho­ques”, di­ce Mi­guel Án­gel Ro­drí­guez, di­rec­tor de Sin­te­plast.

Un pa­so más atrás vie­ne la fir­ma Proil­de, de Ciu­dad Ma­de­ro, fa­bri­can­te de equi­pos pa­ra po­zos de pe­tró­leo, que se en­ca­mi­na a in­cur­sio­nar co­mo pro­vee­dor de gran­des com­pa­ñías en Va­ca Muer­ta. “Com­pra­mos un torno ver­ti­cal CNC en US$ 300.000 que fi­nan­cia­mos con un cré­di­to blan­do del Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción, a tra­vés del pro­gra­ma Pro­de­pro, y va­mos a fa­bri­car vál­vu­las y ca­be­zas de po­zos que es­ta­rán a la al­tu­ra de la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra”, di­ce Ma­riano Ka­plan, ti­tu­lar de la fir­ma.

Mar­tín Be­caas es ti­tu­lar de Tor­ni­llos

Sui­pa­cha, una fá­bri­ca de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Vi­lla Do­mí­ni­co. Ase­gu­ra que, en las ac­tua­les con­di­cio­nes, la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes en el mer­ca­do que atien­de su em­pre­sa es muy di­fí­cil de eje­cu­tar. “Los nú­me­ros no cie­rran, por­que la ma­te­ria pri­ma com­pra­da en el mer­ca­do lo­cal tie­ne pre­cios do­la­ri­za­dos. Por más que el pe­so se de­va­lúe, no­so­tros se­gui­mos pa­gan­do pre­cios ac­tua­li­za­dos de acuer­do con el va­lor del dó­lar. De esa for­ma, la re­la­ción siem­pre se man­tie­ne: el ki­lo de alam­bre de ace­ro cues­ta US$ 3 y el ki­lo de tor­ni­llos im­por­ta­do de Chi­na si­gue cos­tan­do US$ 1,6. Por otra par­te, la caí­da de la de­man­da es muy fuer­te y de he­cho hay dos em­pre­sas im­por­ta­do­ras que de­ci­die­ron ce­rrar ape­nas co­lo­quen la úl­ti­ma par­ti­da de tor­ni­llos im­por­ta­dos”.

“La ma­te­ria pri­ma es en dó­la­res y el ki­lo de alam­bre de ace­ro pa­ra ha­cer tor­ni­llos si­gue cos­tan­do US$ 3. El ki­lo de tor­ni­llos chi­nos si­gue cos­tan­do US$ 1,60”.

GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ ADAMI

ECUA­CIÓN. Fa­me­tal, de Au­gus­to San­tu­cho, pro­vee ma­te­ria­les pa­ra ma­tri­ces. “Si el pro­duc­to im­por­ta­do es 25 o 30% más ca­ro, con­vie­ne sus­ti­tuir­lo”.

CHO­CO­LA­TE LO­CAL “Nos gus­ta­ría cre­cer con las fran­qui­cias y co­men­zar a ex­por­tar, po­de­mos com­pe­tir con las gran­des mar­cas”, di­ce Ju­lie­ta Pas­ca­le.

A BA­JA ES­CA­LACar­los Go­raj, de Arty­pol, se di­fe­ren­cia por­que pue­de ven­der, a pre­cio si­mi­lar, me­nos uni­da­des que los im­por­ta­do­res.

NÉS­TOR GAR­CÍA

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.