Vi­deo­club: un ni­cho só­lo pa­ra ci­né­fi­los

Fue­ron arra­sa­dos por la pi­ra­te­ría y el strea­ming. Que­dan en pie 300: po­cos, pe­ro exquisitos.

Pymes - - EN FOCO - POR MA­RIA­NA RO­LAN­DI FOTOS RO­LAN­DO AN­DRA­DE STRA­CUZ­ZI

La pi­ra­te­ría plas­ma­da en mi­les de pues­tos con co­pias ile­ga­les fue el pri­mer gran gol­pe, que ter­mi­nó de ser ases­ta­do con la irrup­ción ma­si­va del strea­ming en 2012, pri­me­ro con Net­flix, a la que lue­go se su­ma­ron Flow y otras. De los 10.000 videoclubes que lle­ga­ron a ha­ber en la Ar­gen­ti­na ha­ce 20 años, ca­si no que­da nin­guno. Mu­chos su­cum­bie­ron an­te la lle­ga­da de Block­bus­ter, la cual –a su vez– ter­mi­nó im­plo­sio­nan­do.

Pe­ro un pu­ña­do so­bre­vi­ve. Mar­cos Ra­go, vi­ce­pre­si­den­te de la mí­ni­ma Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Videoclubes y due­ño del lo­cal por­te­ño Black Jack, en el ba­rrio de Pa­ler­mo, afir­ma: “En el país, se pue­den cal­cu­lar unos 300 lo­ca­les, mien­tras que en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res só­lo que­da­mos diez”.

Los que si­guen en pie son ma­ne­ja­dos por due­ños ci­né­fi­los, que se­lec­cio­nan con su­mo cui­da­do lo que com­pran, pa­ra ofre­cer­le a un pú­bli­co que pi­de más que un pues­to ca­lle­je­ro, o el re­su­men de tres líneas de Net­flix. Ade­más, el strea­ming ha he­cho eje en las se­ries y no tan­to en el ci­ne.

“Los vi­deo­clu­bis­tas so­mos cu­ra­do­res, de­ci­di­mos qué pe­lí­cu­las te­ne­mos, las cla­si­fi­ca­mos, las ex­hi­bi­mos de cier­ta ma­ne­ra, agru­pa­das por paí­ses, di­rec­to­res o gé­ne­ros”, am­plía Ra­go. “Hoy en día es muy di­fe­ren­te de lo que ocu­rría en los ’90, cuan­do, en ma­yo­ría, que­rían te­ner só­lo lo nue­vo y com­pe­tían in­clu­so de ma­ne­ra des­leal. Hoy, son co­mer-

Black Jack “Los vi­deo­clu­bis­tas so­mos co­mo cu­ra­do­res de un mu­seo”, di­ce Mar­co Ra­go.

cios pe­que­ños o me­dia­nos, con un ni­cho de ne­go­cio bien seg­men­ta­do, con ase­so­ra­mien­to de ex­ce­len­cia. Po­dría­mos com­pa­rar­lo con las li­bre­rías es­pe­cia­li­za­das, en las que uno pue­de ir a con­sul­tar con un pro­fe­sio­nal que sa­be de lo que ha­bla: es un he­cho cul­tu­ral en sí mis­mo”.

El ja­po­nés-ar­gen­tino Hi­ga Yoi­chi­ro ma­ne­ja Aliens Vi­deo­club, tam­bién en Pa­ler­mo. Cuen­ta que hay clien­tes fie­les que no re­nie­gan del strea­ming, pe­ro igual van al lo­cal. “Es una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te; hay mu­chas per­so­nas que vie­nen y que­dan ma­ra­vi­lla­dos con to­do lo que po­ten­cial­men­te pue­den ver”. Otra va­rian­te son las pe­lí­cu­las en for­ma­to Blu Ray. “Los usua­rios que tie­nen te­le­vi­so­res HD y 4k y con­so­las de Blu Ray o Play Sta­tion pue­den dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia úni­ca del ver­da­de­ro HD y Ul­tra HD con ca­li­dad de ima­gen y so­ni­do ex­ce­len­te”.

Los pre­cios son otro te­ma. Por un la­do, es­tá el pre­cio que co­bran por pe­lí­cu­la. “En­tre to­dos los lo­ca­les, se pue­de cal­cu­lar un pro­me­dio de $ 120 por pe­lí­cu­la por fin de se­ma­na”, di­ce Ma­rio Misch­kows­ki, que en Ca­ba­lli­to ma­ne­ja el Vi­deo­club del Cen­te­na­rio. Pe­ro hay, ade­más, im­pues­tos: a di­fe­ren­cia del res­to de los co­mer­cios, un 10% de la re­cau­da­ción de los al­qui­le­res es pa­ra el IN­CAA.

“Lo prin­ci­pal que se pier­den los que no son so­cios es esa char­la ci­né­fi­la; por al­go, cuan­do em­pe­za­ron los lo­ca­les se les pu­so vi­deo club, un lu­gar de en­cuen­tro en el cual po­dés ha­blar y res­pi­rar ci­ne. Y, sin du­das, los que que­da­mos sa­be­mos de lo que ha­bla­mos”, agre­ga Ra­go.

Vi­deo­te­ca. Las pe­lí­cu­las son pre­sen­ta­das co­mo en las li­bre­rías, clai­fi­ca­das se­gún su gé­ne­ro, o bien agru­pa­das en de­ter­mi­na­do di­rec­tor o país de ori­gen.

Di­rec­to­res. ”Hay co­lec­cio­nes com­ple­tas, de to­do el mun­do. Hay mu­cha di­ver­si­dad”, di­ce Ra­go.

Del Cen­te­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.