El ca­sa­mien­to con la em­pre­sa

¿Qué co­sas po­de­mos ha­cer pa­ra que los jó­ve­nes al­can­cen el ma­yor gra­do de au­to­no­mía y mo­ti­va­ción en su elec­ción de for­mar par­te (o no) del ne­go­cio de la fa­mi­lia?

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO - JOR­GE HAMBRA Jor­ge O. Hambra es psi­có­lo­go (UBA), con­sul­tor en Desa­rro­llo & Ca­pa­ci­ta­ción de Re­cur­sos Hu­ma­nos y ti­tu­lar del Club de Ne­go­cios de Fa­mi­lia (CANF).

Una leyenda ja­po­ne­sa cuen­ta que, con la pre­ten­sión de es­ca­lar en la je­rar­quía so­cial, un jo­ven agri­cul­tor fue en­via­do por su fa­mi­lia a apren­der el ar­te de la gue­rra con un an­ciano y fa­mo­so sa­mu­rai. Así, se en­ca­mi­nó a la montaña con nue­ve mo­ne­das de oro pa­ra pa­gar su edu­ca­ción. Ha­bien­do pa­ga­do, se dis­pu­so a to­mar la pri­me­ra lec­ción, pe­ro el sa­mu­rai lo man­dó a bus­car le­ña pa­ra ha­cer fue­go. Cuan­do cre­yó cum­pli­da la ta­rea vol­vió con un ata­do. El an­ciano se que­jó de lo exi­guo de la car­ga y, cuan­do el jo­ven qui­so jus­ti­fi­car­se, le pe­gó con su bas­tón. Los días si­guien­tes no fue­ron muy di­fe­ren­tes.

Un día, el jo­ven, har­to de las pa­li­zas, in­ten­tó ata­car el an­ciano. El gol­pe fue há­bil­men­te de­te­ni­do y, con sor­pren­den­te ra­pi­dez, el jo­ven se vio en­fren­ta­do al gue­rre­ro y a su te­mi­ble bas­tón. Y en vez de huir, el jo­ven afir­mó el ma­de­ro en su mano y se dis­pu­so a dar com­ba­te. Fue en­ton­ces que el an­ciano le hi­zo una re­ve­ren­cia y se ofre­ció hu­mil­de­men­te a en­se­ñar­le el ar­te de la gue­rra.

Mi abue­la es­pa­ño­la, que no sa­bía cuen­tos de sa­mu­rais, de­cía: “Lo que Na­tu­ra no da, Sa­la­man­ca no pres­ta” y Freud nos ha­bla­ría de la di­ná­mi­ca del De­seo. Pe­ro to­do se re­fe­ri­ría a lo mis­mo, son las co­sas del que­rer, o no… que nos sa­len del alma.

A mu­chas fa­mi­lias em­pre­sa­rias les preo­cu­pan las cues­tio­nes del man­da­to. El “ca­sa­mien­to” de los jó­ve­nes con la em­pre­sa pue­de ser un asun­to arre­gla­do de an­te­mano, o al­go so­bre lo que se es­fuer­zan por ser neu­tra­les. En mi opinión, en am­bos ca­sos fa­lla­rán, por­que tal co­mo no se pue­de de­cre­tar la fe­li­ci­dad, tam­po­co es po­si­ble lo con­tra­rio. La vi­da se vi­ve y las elec­cio­nes son com­ple­jas.

Aho­ra bien, ¿qué co­sas po­de­mos ha­cer pa­ra que los jó­ve­nes al­can­cen el ma­yor gra­do de au­to­no­mía y mo­ti­va­ción po­si­ble en su elec­ción de vi­da y por for­mar par­te (o no) del ne­go­cio de la fa­mi­lia?

Lo pri­me­ro, re­co­no­cer que for­man par­te de una fa­mi­lia em­pre­sa­ria. Una fa­mi­lia que no es nor­mal, don­de se en­tre­la­zan los in­tere­ses eco­nó­mi­cos, pro­fe­sio­na­les y de po­der. Es una tra­ma so­bre la cual de­be­rán ac­tuar.

So­le­mos ha­cer ejer­ci­cios que ayu­dan a los jó­ve­nes a re­fle­xio­nar so­bre un te­ma cen­tral pa­ra el fu­tu­ro desa­rro­llo de sus vi­das, no so­bre la vi­sión de la em­pre­sa, sino la pro­pia vi­sión de vi­da.

Los se­res hu­ma­nos pa­de­ce­mos y go­za­mos de un va­cío exis­ten­cial: na­die nos di­ce por qué ni pa­ra qué es­ta­mos acá. Pe­ro tal co­mo ex­pli­ca con maes­tría Vic­tor Frankl en El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do, nos re­sul­ta esen­cial asig­nar un pro­pó­si­to a nues­tras vi­das. To­da vi­sión es un an­he­lo de ser, y no hay an­he­lo sin cos­to aso­cia­do, que es el pre­cio que de­be­re­mos pa­gar pa­ra lo­grar lo que nos pro­po­ne­mos. Y aquí se dan va­rios vec­to­res que se pue­den y de­ben tra­ba­jar con los más jó­ve­nes: ¿Adón­de voy, por dón­de voy, có­mo voy? Y dos pre­gun­tas cru­cia­les: ¿Qué sen­ti­do tie­ne pa­ra mí ir ha­cia allí? ¿Qué es­toy dis­pues­to a po­ner de mí pa­ra tran­si­tar ese ca­mino?

Si el des­tino vie­ne de afue­ra, co­mo una obli­ga­ción; o si vie­ne des­de den­tro, pe­ro sin la de­bi­da eva­lua­ción de sus cos­tos, el re­sul­ta­do es el mis­mo: la fal­ta de au­to­afir­ma­ción exis­ten­cial. Un hor­ne­ro cum­ple con la or­den ge­né­ti­ca de ha­cer un só­li­do ni­do. En las personas, la or­den no es ge­né­ti­ca. Se con­for­ma en­tre­la­zan­do las múl­ti­ples ca­rre­te­ras del alma que con­ver­gen en el de­seo.

La coo­pe­ra­ción pa­ra que ese de­seo pue­da ser dis­tin­gui­do, pen­sa­do, eva­lua­do y de­ci­di­do con au­to­no­mía de cri­te­rio es par­te del le­ga­do que nos to­ca ofre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.