He­rra­mien­tas pa­ra las RSE

Mu­chas py­mes con­tie­nen en su pro­pia “car­ga ge­né­ti­ca” ele­men­tos de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria. Un pro­gra­ma del Ban­co Ciu­dad y el Ce­nar­secs las ayu­dan a ca­na­li­zar­los en ac­cio­nes con­cre­tas.

Pymes - - GESTIÓN - por Wal­ter Duer

El cam­bio de épo­ca que re­pre­sen­ta la cre­cien­te ten­den­cia de las em­pre­sas ha­cia po­lí­ti­cas de “tri­ple im­pac­to” (so­cie­dad, me­dio am­bien­te y la pro­pia em­pre­sa) es­tá ge­ne­ran­do en no po­cas py­mes in­te­rro­gan­tes so­bre có­mo lle­var ade­lan­te ac­cio­nes que ex­ce­dan los lí­mi­tes de su pro­pio ne­go­cio. Una de las ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen ca­pa­ci­ta­ción en ese sen­ti­do es el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Eje­cu­ti­vo en Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria y Sus­ten­ta­bi­li­dad pa­ra em­pre­sa­rios Py­mes. Se tra­ta de un pro­gra­ma, 100% gra­tui­to, del Ins­ti­tu­to Py­me del Ban­co Ciu­dad: ya com­ple­tó su cuar­ta edi­ción y se lle­va a ca­bo en el Cen­tro de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria y Ca­pi­tal So­cial (Ce­nar­secs) de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la UBA.

“Mu­chas py­mes tie­nen un com­por­ta­mien­to so­cial­men­te res­pon­sa­ble, aun­que no lo aso­cien for­mal­men­te con RSE: cum­plen un rol fun­da­men­tal en la crea­ción de em­pleo y en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, pro­vo­can un gran im­pac­to en las co­mu­ni­da­des en don­de ope­ran, rein­vier­ten sus ga­nan­cias en el país, no de­jan hue­lla eco­ló­gi­ca y es­tán fuer­te­men­te in­ter­re­la­cio­na­das con otras em­pre­sas en im­por­tan­tes

ca­de­nas de va­lor”, enu­me­ra Julián D’Angelo, coor­di­na­dor eje­cu­ti­vo del Ce­nar­secs.

En­tre las em­pre­sas jó­ve­nes, afir­ma el ex­per­to, la per­mea­bi­li­dad pa­ra adop­tar prác­ti­cas de RSE au­men­ta, mien­tras que las com­pa­ñías fa­mi­lia­res sue­len su­frir una ba­rre­ra: las nue­vas ca­ma­das quie­ren in­cor­po­rar­las, pe­ro son desoí­das por la ge­ren­cia fa­mi­liar, en ma­nos de las ge­ne­ra­cio­nes más an­ti­guas.

“La im­por­tan­cia de pro­mo­ver es­tas prác­ti­cas en las py­mes lle­vó, por ejem­plo, a la prin­ci­pal ini­cia­ti­va glo­bal en ma­te­ria de RSE, el Pac­to Mun­dial de Na­cio­nes Uni­das, a sim­pli­fi­car el mo­de­lo de re­por­te pa­ra con­te­ner a em­pre­sas de en­tre 10 y 250 tra­ba­ja­do­res den­tro del pro­yec­to, por la im­por­tan­cia que és­tas reúnen pa­ra las eco­no­mías lo­ca­les”, afir­ma D’Angelo.

El aba­ni­co de al­ter­na­ti­vas de RSE que ma­ne­jan las py­mes en un plano “inconsciente” abar­ca no só­lo cues­tio­nes am­bien­ta­les, sino tam­bién me­jo­ras en prác­ti­cas la­bo­ra­les, en igual­dad de gé­ne­ro, en trans­pa­ren­cia del con­su­mi­dor y de con­ci­lia­ción fa­mi­lia-em­pleo.

“El ma­yor im­pe­di­men­to pa­ra que una py­me ar­gen­ti­na desa­rro­lle ac­cio­nes de RSE es el des­co­no­ci­mien­to y de ahí el enor­me va­lor y el po­der trans­for­ma­dor so­cial de ini­cia­ti­vas co­mo la de Ce­nar­secs”, di­ce Ma­ría Cris­ti­na Re­ca­sens Mla­di­neo, de la desa­rro­lla­do­ra tecnológica Gran Pe­ga­so, una de las en­ti­da­des ca­pa­ci­ta­das en el Ce­nar­secs.

El pro­gra­ma del Ins­ti­tu­to Py­me del Ban­co Ciu­dad, de cu­ya ex­pe­rien­cia sur­gen al­gu­nos de los ca­sos que in­te­gran es­te in­for­me, bus­ca por un la­do di­fun­dir los be­ne­fi­cios de es­tas ini­cia­ti­vas pa­ra que una ma­yor can­ti­dad de em­pre­sa­rios pue­dan apro­ve­char­los, pe­ro tam­bién apun­ta a ayu­dar a for­ma­li­zar es­tra­te­gias de RSE, a con­ver­tir lo “inconsciente” en “cons­cien­te”.

“Por eso, no só­lo nos de­te­ne­mos en el ba­ga­je teó­ri­co y con­cep­tual, sino tam­bién en la apli­ca­ción prác­ti­ca de las ideas: se apor­ta un mo­de­lo a la me­di­da de ca­da em­pren­di­mien­to”, ex­pli­ca D’Angelo. “Se otor­gan a ca­da par­ti­ci­pan­te las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que las pon­gan en jue­go en fun­ción de su ca­so con­cre­to. De esa ma­ne­ra, se bus­ca que, al ter­mi­nar el pro­gra­ma, ten­ga un plan de RSE y sus­ten­ta­bi­li­dad acor­de a su ne­go­cio, bien for­mu­la­do y lis­to pa­ra su im­ple­men­ta­ción”, con­clu­ye.

En­tre las em­pre­sas jó­ve­nes, la per­mea­bi­li­dad pa­ra adop­tar prác­ti­cas de RSE au­men­ta. En las com­pa­ñías fa­mi­lia­res, sue­le ha­ber una ba­rre­ra en­tre ge­ne­ra­cio­nes.

JULIÁN D’ANGELO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.