¿Qué es “De­sign Thin­king”?

Se tra­ta de un abor­da­je pa­ra los pro­ce­sos de in­no­va­ción en to­do ti­po de em­pre­sas. Uti­li­za mé­to­dos de di­se­ño pa­ra con­ju­gar lo que se ne­ce­si­ta, lo que es po­si­ble y lo que es via­ble.

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO - Gon­za­lo Au­za es di­rec­tor de la con­sul­to­ra In­ter-Cul­tu­ra.

La in­no­va­ción, en­ten­di­da co­mo me­jo­ra in­cre­men­tal de lo exis­ten­te, o co­mo crea­ción de al­go su­pe­ra­dor, es un im­pe­ra­ti­vo per­ma­nen­te de las or­ga­ni­za­cio­nes gran­des y pe­que­ñas, pri­va­das y pú­bli­cas. Y a pe­sar del con­sen­so so­bre su im­por­tan­cia, quie­nes ne­ce­si­tan in­cor­po­rar o po­ten­ciar la in­no­va­ción en sus or­ga­ni­za­cio­nes, fre­cuen­te­men­te se en­cuen­tran con in­fi­ni­dad de con­se­jos su­per­fi­cia­les y téc­ni­cas suel­tas que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, no re­suel­ven la cues­tión.

Pe­ro hay un en­fo­que en par­ti­cu­lar que, des­de ha­ce años, vie­ne de­mos­tran­do una al­ta efec­ti­vi­dad pa­ra la re­so­lu­ción de to­do ti­po de desafíos, in­clu­so los más com­ple­jos, en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Se tra­ta del “De­sign Thin­king”. El De­sing Thin­king es un abor­da­je de in­no­va­ción que uti­li­za mé­to­dos de di­se­ño pa­ra ar­ti­cu­lar lo que ne­ce­si­tan las personas, lo que es téc­ni­ca­men­te fac­ti­ble y lo que es via­ble en tér­mi­nos de ne­go­cios. Y en la vin­cu­la­ción de es­tos tres fac­to­res, ra­di­ca su gran va­lor, por­que no hay in­no­va­ción hu­ma­na y sus­ten­ta­ble si no se con­si­gue esa ar­mo­nía.

El De­sign Thin­king tie­ne una se­rie de prin­ci­pios cons­ti­tu­ti­vos. El prin­ci­pal es el de em­pa­tía, que re­quie­re un co­no­ci­mien­to di­rec­to y pro­fun­do de los des­ti­na­ta­rios (clien­tes, usua­rios, em­plea­dos, ciu­da­da­nos) de aque­llo que se di­se­ña­rá, en re­la­ción con sus ne­ce­si­da­des, co­no­ci­mien­tos, com­por­ta­mien­tos y mo­de­los men­ta­les.

En es­te sen­ti­do, el De­sign Thin­king im­pli­ca un en­fo­que hu­ma­nis­ta: la per­so­na, in­te­gral­men­te, es­tá en el cen­tro y las de­ci­sio­nes son orien­ta­das por ese eje. Esa in­for­ma­ción es ob­te­ni­da con in­ves­ti­ga­ción cua­li­ta­ti­va y dia­lo­ga con otro ti­po de in­for­ma­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas pa­ra in­for­mar el pro­ce­so de di­se­ño. Otro prin­ci­pio im­por­tan­te y com­ple­men­ta­rio del an­te­rior es el de sus­pen­der las ideas con­ce­bi­das a prio­ri: se­gún ese prin­ci­pio, las so­lu­cio­nes a los desafíos com­ple­jos se en­cuen­tran al re­co­rrer un pro­ce­so. Ese pro­ce­so, bien eje­cu­ta­do, lo­gra que las ma­las ideas se va­yan ca­yen­do mien­tras las bue­nas ideas sub­sis­ten, cre­cen y evo­lu­cio­nan. Pe­ro esas bue­nas ideas no ne­ce­sa­ria­men­te son aque­llas que se te­nían por “bue­nas”, al co­mien­zo del pro­ce­so.

En su sen­ti­do más abier­to, un pro­ce­so de in­no­va­ción con De­sign Thin­king es­tá orien­ta­do por la bús­que­da de un es­ta­do fu­tu­ro desea­do y no por la cons­truc­ción de un ar­te­fac­to (pro­duc­to o ser­vi­cio), que even­tual­men­te pue­de ser sim­ple­men­te el me­dio pa­ra lo­grar ese es­ta­do fu­tu­ro.

Ade­más, el De­sign Thin­king se ca­rac­te­ri­za tam­bién por ser un pro­ce­so ite­ra­ti­vo (ci­clos que evo­lu­cio­nan re­pe­ti­ción tras re­pe­ti­ción), por se­pa­rar la di­ver­gen­cia (crea­ción de ideas) de la con­ver­gen­cia (se­lec­ción de ideas), por uti­li­zar el pen­sa­mien­to vi­sual y por la ex­pe­ri­men­ta­ción con pro­to­ti­pos rá­pi­dos que se eva­lúan con los des­ti­na­ta­rios.

Por úl­ti­mo, no hay De­sign Thin­king sin co-crea­ción: el pro­ce­so se desa­rro­lla con la par­ti­ci­pa­ción de di­ver­sos ac­to­res que pue­den agre­gar vi­sio­nes y pers­pec­ti­vas, o tie­nen in­tere­ses en el pro­yec­to. Tam­bién por la par­ti­ci­pa­ción de re­pre­sen­tan­tes de los mis­mos des­ti­na­ta­rios, de modo que se pro­duz­ca la ma­yor y más ri­ca crea­ción de va­lor.

La pau­la­ti­na pe­ro fir­me adop­ción de es­te en­fo­que de­be ser im­pul­sa­da y ce­le­bra­da. Los desafíos que en­fren­tan las personas son ca­da vez más com­ple­jos y pro­fun­dos, por lo que el ca­mino de las ver­da­de­ras so­lu­cio­nes só­lo pue­de pa­sar por po­ner a la per­so­na en el cen­tro.

Una bue­na idea no es, ne­ce­sa­ria­men­te, la que pa­re­cía bue­na al co­mien­zo de un pro­ce­so. Por eso, una pre­mi­sa es de­jar­las en suspenso.La cla­ve. En el de­sign thin­king, la per­so­na es­tá en el cen­tro de to­das las de­ci­sio­nes. Re­quie­re de un co­no­ci­mien­to di­rec­to y pro­fun­do de los des­ti­na­ta­rios (clien­tes, usua­rios, em­plea­dos, ciu­da­da­nos) de aque­llo que se di­se­ña­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.