Los con­cep­tos bá­si­cos

LA SA­LUD PER­SO­NAL, EL MER­CA­DO Y LO QUE PER­DU­RA.

Pymes - - NOTA DE TAPA -

QUI­RÓS: Hay al­go que me pa­re­ce que es im­por­tan­te. La men­te nos en­ga­ña mu­cho pe­ro de cuer­po no se de­ja en­ga­ñar, por eso hay que cui­dar la sa­lud. Ha­blo de em­pre­sa­rios de car­ne y hue­so: sé de un em­pre­sa­rio que se qui­tó la vi­da por­que pen­sa­ba que no ha­bía so­lu­ción pa­ra su em­pre­sa y los hi­jos me con­ta­ron que tras ha­ber­se he­cho car­go de las deu­das y de to­do, sa­ca­ron la em­pre­sa ade­lan­te y hoy es muy exi­to­sa. Pe­ro el due­ño ya se ha­bía sui­ci­da­do, al­go de lo­cos. Ten­go otro ca­so, de un ti­po que vino a ver­me ha­ce dos me­ses y me de­cía que no te­nía so­lu­ción, que to­dos los días se des­per­ta­ba a las tres de la ma­ña­na pen­san­do có­mo ha­cer pa­ra cu­brir el ban­co. Aho­ra, me di­ce que se si­gue des­per­tan­do a las tres de la ma­ña­na, pe­ro pa­ra pen­sar có­mo ar­ma su agen­da pa­ra cum­plir con las pau­tas de la se­ma­na. Es­te em­pre­sa­rio, y tan­tos otros, en seis o sie­te se­ma­nas más van a sa­lir del hu­ra­cán, que es al­go que lle­ga y te rom­pe to­do. Hay que cui­dar la sa­lud.

SB­DAR: Ha­blan­do de res­ca­tar los con­cep­tos bá­si­cos, lo que les plan­teo a mis clien­tes es res­ca­tar la Ma­triz de An­soff, un ru­so de Vla­di­vos­tok de fi­nes del si­glo XIX que desa­rro­lló una ta­bli­ta di­vi­di­da en cua­tro cua­dran­tes: mer­ca­do ac­tual, el nue­vo desa­rro­llo de pro­duc­to, pe­ne­tra­ción o di­ver­si­fi­ca­ción. Son las cua­tro po­si­bi­li­da­des que te­nés en cual­quier sec­tor de la ac­ti­vi­dad en cual­quier ne­go­cio.

Por ejem­plo, si en mi con­sul­to­ra me voy a otro país –por ejem­plo, aho­ra nos es­ta­mos ex­pan­dien­do a Perú y Paraguay–, ten­go que desa­rro­llar los ser­vi­cios exis­ten­tes, con los cos­tos que ello re­que­ri­rá. Si me pa­ro acá, de­bo es­tru­jar­me la ca­be­za pa­ra ver có­mo agre­gar pro­duc­tos y ser­vi­cios con mis clien­tes ac­tua­les y en­ton­ces sur­gen las ideas, el desa­rro­llo de pro­duc­to con clien­tes ac­tua­les. Lo que le te­ne­mos que apun­tar a las py­mes no es so­la­men­te “mu­cha­chos, hay una tor­men­ta y afue­ra lo que hay que ha­cer es abri­gar­se, tam­bién mos­trar­les un abrigo po­si­ble, que es lo que es­tán ne­ce­si­tan­do. El co­no­ci­mien­to es par­te del abrigo.

QUI­RÓS:Cuan­do co­men­cé mi ta­rea co­mo con­sul­tor, tam­bién ha­bía em­pre­sas que pa­re­cían que iban a ser las úni­cas y, fi­nal­men­te, no lo fue­ron. Es ver­dad que la In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial va a re­em­pla­zar a mu­chí­si­ma gen­te. Pe­ro ha­ce 30 años se pen­sa­ba que la compu­tación iba a re­em­pla­zar a mu­chí­si­ma gen­te y al prin­ci­pio no la re­em­pla­zó, sino que se ter­mi­nó ne­ce­si­tan­do más gen­te.

Re­cién aho­ra es cuan­do la compu­tación es­tá re­em­pla­zan­do a mu­chí­si­ma gen­te, por­que ha ma­du­ra­do y cum­ple ta­reas en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo que an­tes eran un par­to to­tal. No sé qué es lo que va a pa­sar con la In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, por su­pues­to. Pe­ro en­tien­do que, de to­das ma­ne­ras, son he­rra­mien­tas va­lio­sí­si­mas, y hay que usar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.