“A las em­pre­sas les con­vie­ne con­tra­tar mu­je­res.”.

SI­LVI­NA MOS­CHI­NI

Pymes - - CONTENTS - por Lau­ra An­daha­zi Kasn­ya fo­to­gra­fía Ma­xi Fai­lla

ASil­vi­na Mos­chi­ni se la co­no­ce co­mo @miss-In­ter­net por ser una re­fe­ren­te en in­no­va­ción di­gi­tal. Ade­más es em­pren­de­do­ra se­rial, lle­va fun­da­das cua­tro em­pre­sas que bus­can trans­for­mar el mun­do del tra­ba­jo en la eco­no­mía di­gi­tal. La más re­cien­te es She Works!, una pla­ta­for­ma que per­mi­te a las mu­je­res en­con­trar tra­ba­jos fle­xi­bles pa­ra rea­li­zar de ma­ne­ra re­mo­ta, en la nu­be de In­ter­net. “La ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia siem­pre em­pie­za por la bi­lle­te­ra y en She Works le da­mos a las mu­je­res la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar su pro­pio di­ne­ro. Y, so­bre to­do, la opor­tu­ni­dad de no que­dar afue­ra del mer­ca­do la­bo­ral cuan­do son ma­dres”, di­ce.

Tan­di­len­se de na­ci­mien­to y ra­di­ca­da en Mia­mi (Estados Uni­dos), Mos­chi­ni di­ce que la ob­se­sio­nan la es­ca­sez de ta­len­tos y el rol de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral. Se­gún sus da­tos, más de 51% de las mu­je­res que tie­nen su pri­mer hi­jo en­tre los 27 y los 35 años aban­do­nan sus pro­fe­sio­nes y só­lo un 25% re­gre­sa cuan­do los hi­jos se es­co­la­ri­zan. Y plan­tea que, de la mano de la tec­no­lo­gía, ese tra­ba­jo se pue­de ha­cer de ma­ne­ra re­mo­ta y glo­bal. “Tam­bién es dar­le al mun­do la po­si­bi­li­dad de co­no­cer el ta­len­to ar­gen­tino. No­so­tros cree­mos que con She Works po­de­mos po­si­cio­nar a la Ar­gen­ti­na co­mo un cen­tro mun­dial de ex­por­ta­ción de ta­len­tos vía el cloud­sour­cing, ex­por­ta­ción de ta­len­to en la nu­be”, ar­gu­men­ta.

¿Qué po­ten­cial tie­nen las ar­gen­ti­nas?

Hay dos gran­des ha­bi­li­da­des que son re­co­no­ci­das en el mun­do. Una de ellas es la in­dus­tria crea­ti­va, don­de las mu­je­res son par­ti­cu­lar­men­te des­ta­ca­das. Por lo tan­to, in­clui­mos ex­per­tas en con­te­ni­dos; tra­duc­to­ras; co­rrec­to­ras; pu­bli­cis­tas; com­mu­nity ma­na­gers y ex­per­tas en mar­ke­ting di­gi­tal y pren­sa. To­das es­tas ha­bi­li­da­des se pue­den ofre­cer de ma­ne­ra re­mo­ta. La otra gran ha­bi­li­dad tie­ne que ver con el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el Big Da­ta.

¿Hay una re­vo­lu­ción del mer­ca­do la­bo­ral?

El mer­ca­do del tra­ba­jo es re­tró­gra­do y ob­so­le­to. Cam­bió des­de la ma­ne­ra en có­mo ha­ce­mos las com­pras has­ta la for­ma de con­se­guir no­vio y de mi­rar pe­lí­cu­las. Sin em­bar­go, el mer­ca­do del tra­ba­jo si­gue ope­ran­do con re­glas analó­gi­cas, es ab­sur­do. Yo co­no­cí a mi ma­ri­do en Match, un si­tio de ci­tas on­li­ne, pe­ro tam­bién fue lo que me ins­pi­ró pa­ra crear She Works, don­de pre­ca­li­fi­ca­mos mu­je­res pro­fe­sio­na­les, de­tec­ta­mos sus ha­bi­li­da­des y lue­go, gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y al­go­rit­mos Match, las pre­sen­ta­mos con el em­plea­dor com­pa­ti­ble, de acuer­do con las ne­ce­si­da­des de am­bas par­tes. La trans­for­ma­ción di­gi­tal nos va a lle­var a una re­vo­lu­ción del mer­ca­do la­bo­ral.

¿Por qué las em­pre­sas de­ben con­si­de­rar se­ria­men­te a las mu­je­res?

Las mu­je­res so­mos las que to­ma­mos el 80% de las de­ci­sio­nes de com­pra. Des­de el pun­to de vis­ta del ne­go­cio, se­ría muy po­co ati­na­do que una com­pa­ñía no ten­ga en cuen­ta la ex­pe­rien­cia y el ta­len­to de las mu­je­res a la ho­ra de pen­sar y di­se­ñar pro­duc­tos. Con­tra­tar mu­je­res es el im­pe­ra­ti­vo del ne­go­cio, es lo in­te­li­gen­te. Ade­más, hay in­fi­ni­dad de es­tu­dios que prue­ban que, cuan­do los equi­pos son di­ver­sos, el ren­di­mien­to es ma­yor. Y, cuan­do las com­pa­ñías tie­nen mu­je­res en pues­tos de li­de­raz­go, lo­gran un 28% más de ga­nan­cias que las li­de­ra­das por hom­bres. Ade­más, las mu­je­res te­ne­mos la ha­bi­li­dad de lo­grar ha­cer más con me­nos. Con el mis­mo ca­pi­tal, las mu­je­res ge­ne­ra­mos el do­ble de ven­tas, so­mos na­tu­ral­men­te me­jo­res ad­mi­nis­tra­do­ras y te­ne­mos más for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Las com­pa­ñías tie­nen que en­ten­der que la ma­ne­ra de re­te­ner a las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral es alen­tan­do mo­de­los más fle­xi­bles, a dis­tan­cia, por pro­yec­tos, a de­man­da, part ti­me.

El di­cho es “edu­ca­das, pe­ro en ca­rre­ras equi­vo­ca­das”…

Cul­tu­ral­men­te es­tá ese man­da­to y des­de chi­cas nos edu­can pa­ra ser prin­ce­si­tas; te­nés que ser bo­ni­ta, son­reír y que no se te cai­ga una idea de­ma­sia­do in­te­li­gen­te. En­ton­ces, ¿qué pa­sa­ría si cam­bia­mos es­ta di­ná­mi­ca de que las mu­je­res es­tu­dian ca­rre­ras equi­vo­ca­das por­que es lo que se es­pe­ra de ellas por man­da­to so­cial o cul­tu­ral? Te­ne­mos que lo­grar ser las cons­truc­to­ras de nues­tros pro­pios cas­ti­llos o, si se quie­re, prin­ce­sas in­ge­nie­ras. Mu­chas ve­ces cree­mos que no so­mos ade­cua­das pa­ra cier­tas ca­rre­ras, pe­ro es por man­da­to. Has­ta los seis años, las ni­ñi­tas se sa­ben tan bue­nas en ma­te­má­ti­cas co­mo los ni­ñi­tos, des­pués ya no tan­to. ¿Por qué?

¿Qué opi­na del sis­te­ma de cu­pos?

Me en­can­ta­ría no te­ner que ha­blar de cu­pos, ni de em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, ni de di­ver­si­dad. El día que de­je­mos de ha­blar de es­tas co­sas es por­que el te­ma es­tá re­suel­to. Creo que el te­ma de cu­pos hay que to­mar­lo con cui­da­do, pa­ra evi­tar que se to­men mu­je­res só­lo por ase­gu­rar un cu­po y no se ten­gan en cuen­ta sus ha­bi­li­da­des y se des­apro­ve­che un ta­len­to. Los cu­pos son una for­ma pa­ra for­zar una trans­for­ma­ción, pe­ro tam­bién creo que mu­chas ve­ces las mu­je­res per­de­mos pers­pec­ti­va: no por ser mu­je­res te­ne­mos el de­re­cho, hay que sa­lir a ga­nár­se­lo. Lo que re­cla­ma­mos es equi­dad, que más allá de si sos hom­bre o mu­jer, a igual ta­len­to, igua­les opor­tu­ni­da­des y mis­mo suel­do. Cuan­do un hom­bre ve a una mu­jer que se des­ta­ca en lo que ha­ce, sue­le de­cir que va­lo­ra su en­tu­sias­mo, no su ta­len­to. Error, no es­tán vien­do en­tu­sias­mo, es­tán vien­do ta­len­to y sus re­sul­ta­dos.

¿Y el rol del Es­ta­do?

El Es­ta­do de­be to­mar me­di­das que pro­mue­van el tra­ba­jo des­de el ho­gar y mo­de­los fle­xi­bles, de modo que quie­nes de­ci­dan ser in­de­pen­dien­tes ten­gan, por ejem­plo, pla­nes de sa­lud ac­ce­si­bles. Creo que la Ar­gen­ti­na tie­ne que ex­por­tar ta­len­to de ma­ne­ra más sis­te­ma­ti­za­da pa­ra con­ver­tir el país en una ca­nas­ta de ce­re­bros del mun­do. Hay que sa­lir a dar ese ta­len­to que Si­li­con Va­lley de­man­da. En She Works te­ne­mos chi­cas de San­to To­mé, Gua­le­guay­chú y Chu­but que es­tán tra­ba­jan­do pa­ra com­pa­ñías de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, pa­ra Goo­gle o pa­ra el BID.

La pro­mo­ción del tra­ba­jo fle­xi­ble, ¿no sig­ni­fi­ca con­va­li­dar el rol de la mu­jer pa­ra el cui­da­do del ho­gar y los hi­jos?

No hay una res­pues­ta úni­ca y apro­pia­da. Hay una reali­dad bio­ló­gi­ca in­ne­ga­ble, los pri­me­ros años de la vi­da de nues­tros hi­jos re­quie­ren de nues­tra pre­sen­cia y cer­ca­nía fí­si­ca, pe­ro de­pen­de de no­so­tras qué de­ci­sión to­ma­mos de nues­tras vi­das. Si que­re­mos dis­fru­tar de la ma­ter­ni­dad y tra­ba­jar a la vez, de­be­ría ser po­si­ble gra­cias al tra­ba­jo fle­xi­ble. Yo creo que el ver­da­de­ro em­po­de­ra­mien­to tie­ne que ver con que po­da­mos to­mar nues­tras pro­pias de­ci­sio­nes. She Works es la pun­ta de lan­za en es­ta nue­va eco­no­mía di­gi­tal, don­de los hom­bres tam­bién pue­dan ac­ce­der a tra­ba­jar don­de quie­ran y por pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.