Sabe la Tie­rra

Reúne a más de 50 pe­que­ños pro­duc­to­res, ba­jo la con­sig­na de ofre­cer ali­men­tos or­gá­ni­cos.

Pymes - - CONTENTS - por MA­RIA­NA RO­LAN­DI

Co­men­zar a te­ner con­tac­to fre­cuen­te con em­pren­de­do­res ru­ra­les que com­par­tían con ella las di­fi­cul­ta­des del sec­tor: la po­ca va­lo­ri­za­ción, la fal­ta de es­pa­cios de co­mer­cia­li­za­ción y las dis­tan­cias con los gran­des pun­tos de ven­ta, hi­cie­ron que An­gie Fe­rraz­zi­ni pen­sa­ra en cam­biar su tra­ba­jo, su vi­da y sus con­tac­tos pa­ra ar­mar lo que hoy es Sabe la Tie­rra. “Nos pro­po­ne­mos re­edu­car há­bi­tos de con­su­mo, ge­ne­rar con­cien­cia; que to­dos en nues­tro rol de con­su­mi­do­res vea­mos real­men­te lo que com­pra­mos, có­mo son sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, a quién apo­ya­mos con nues­tra com­pra, qué im­pac­to am­bien­tal tie­ne ese pro­duc­to”, ex­pli­ca.

Em­pe­za­ron por San Isi­dro, ella y su

ma­ri­do bra­si­le­ño, y hoy tie­nen sie­te mer­ca­dos en Ca­pi­tal y la zona Nor­te del Co­nur­bano. Con­for­ma­dos co­mo aso­cia­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro, or­ga­ni­zan las fe­rias con una coor­di­na­do­ra, un equi­po de ar­ma­do, pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res. Al ser en es­pa­cios abier­tos, ar­man y des­ar­man ca­da vez. Ca­da mer­ca­do tie­ne su ma­nual, su equi­po, sus pro­duc­to­res y su idio­sin­cra­sia.

Los in­tere­sa­dos tie­nen que en­trar a la web de Sabe la Tie­rra y po­ner­se en con­tac­to. “Si cum­plen con los re­qui­si­tos bá­si­cos y sus pro­duc­tos no es­tán aún en el mer­ca­do, los in­vi­ta­mos pa­ra una en­tre­vis­ta de ad­mi­sión en el co­mi­té cu­ra­dor”, di­ce Fe­rraz­zi­ni.

Fer­nan­do Car­die­llo fun­dó San­gus­to, un em­pren­di­mien­to de ham­bur­gue­sas ve­ge­ta­ria­nas, pe­ro la co­sa no fun­cio­na­ba, se­gún sus pro­pias pa­la­bras. Has­ta que co­no­ció Sabe la Tie­rra y, di­ce, bus­ca­ban lo que él ofre­cía. “Qui­zá, con el tiem­po, lo­gre­mos te­ner un Res­tó de­li­ca­do y sen­si­ble pa­ra que la gen­te pue­da ve­nir a nues­tra ca­sa”.

Ma­xi Mon­te­ne­gro fun­dó en 2001 Ca­ba­ña Mon­te­ne­gro. Cuen­ta que sus

pro­duc­tos, que­sos y fiam­bres, son sin con­ser­van­tes ni adi­ti­vos, ela­bo­ra­dos con le­che de va­cas Jer­sey y un campo bio­di­ná­mi­co, sin pes­ti­ci­das ni agro­quí­mi­cos y con sis­te­ma de po­li­cul­ti­vo pa­ra la ali­men­ta­ción de los ani­ma­les. Sabe la Tie­rra lo ayu­dó a ex­pli­car es­tos con­cep­tos al pú­bli­co y –di­ce– le ge­ne­ró ma­yor can­ti­dad de ven­tas.

“Per­te­ne­cer a Sabe la Tie­rra es sen­tir que hay un puen­te que ha­ce al encuentro en­tre el pro­duc­tor y el con­su­mi­dor, don­de el pro­duc­tor pue­de asis­tir an­te la ne­ce­si­dad de un con­su­mi­dor que quie­re sa­ber y es­cu­char la pa­sión con la que na­ce un pro­duc­to”, ex­pli­ca Sonia Eli­za­beth Le­gui­za­món, que vende pas­tas se­cas con apor­te de se­mi­llas, ver­du­ras y ce­rea­les.

“Lo que ven­do en mi em­pren­di­mien­to es de pro­duc­ción pro­pia y agroe­co­ló­gi­ca. Mi de­seo es que ca­da vez más personas adop­ten con­cien­cia or­gá­ni­ca en pos de una so­be­ra­nía ali­men­ta­ria. Pa­ra mí, Sabe la Tie­rra sig­ni­fi­ca la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir los fun­da­men­tos bá­si­cos de es­ta mo­vi­da na­tu­ral”, cuen­ta Ser­gio Ruiz, que vende ve­ge­ta­les y, ade­más, im­par­te ta­lle­res gra­tui­tos so­bre huer­tas ur­ba­nas.

A di­fe­ren­cia de otros mer­ca­dos, Sabe la Tie­rra pro­mue­ve un cam­bio en los há­bi­tos de vi­da y de con­su­mo de la po­bla­ción. De modo que, ade­más, ofre­ce ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des, co­mo cla­ses de Hat­ha Yo­ga Di­ná­mi­co, ta­ller de pre­pa­ra­dos bio­di­ná­mi­cos, ta­ller de huerta pa­ra niños y cla­ses de huerta pa­ra adul­tos.

Pro­duc­to­res. Pue­den mos­trar y ven­der su tra­ba­jo di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor, sin acu­dir a las gran­des ca­de­nas. Ade­más de com­prar pa­ra lle­var a ca­sa, la fe­ria es­tá or­ga­ni­za­da co­mo un paseo. Los vi­si­tan­tes pue­den, ade­más, co­mer en gran­des me­sas co­lec­ti­vas.

“Tra­ta­mos que la gen­te ba­je un po­co el es­trés de la se­ma­na”, cuen­ta Pau­lo San­ta­na Se­na.

Temporada al­ta. En di­ciem­bre, los fe­rian­tes apro­ve­chan pa­ra ofre­cer nue­vos pro­duc­tos y pro­mo­cio­nes preNa­vi­dad.

Pre­cios. El con­tac­to di­rec­to en­tre pro­duc­tor y con­su­mi­dor ha­ce que los ali­men­tos re­sul­ten más eco­nó­mi­cos que en las gón­do­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.