El re­ci­cla­je co­mo ne­go­cio: la “eco­no­mía azul”

Diez ca­sos de em­pren­di­mien­tos que pro­du­cen en ba­se a desechos.

Pymes - - NEWS -

Hay una nueva eco­no­mía que busca dar va­lor a lo que an­tes se con­si­de­ra­ban desechos y apro­ve­char los re­cur­sos na­tu­ra­les ge­ne­ran­do em­pleo de ca­li­dad. Es­te concepto fue bau­ti­za­do co­mo “Eco­no­mía Azul” por el eco­no­mis­ta Bel­ga Gün­ter Pau­li, quien reali­zó en el país una in­ves­ti­ga­ción so­bre las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión y desa­rro­llo de nue­vos mo­de­los pro­duc­ti­vos, plas­ma­da en el li­bro “Plan A: La trans­for­ma­ción de la Eco­no­mía Ar­gen­ti­na”.

Pau­li irrum­pió con con es­te concepto en 2010, en su li­bro “La eco­no­mía azul: 10 años, 100 in­no­va­cio­nes, 100 millones de empleos”. En sus pa­la­bras, la “eco­no­mía azul” no pro­me­te sa­car agua de las pie­dras, pe­ro sí ge­ne­rar pa­pel uti­li­zán­do­las co­mo in­su­mo. Aho­ra, a tra­vés de “Plan A: La trans­for­ma­ción de la Eco­no­mía Ar­gen­ti­na” (un tra­ba­jo que hi­zo a pe­di­do del ex mi­nis­te­rio de Ambiente) Pau­li pro­po­ne “ge­ne­rar va­lor agre­ga­do y em­pleo de ca­li­dad, mul­ti­pli­can­do los re­cur­sos na­tu­ra­les”.

En el tra­ba­jo se iden­ti­fi­can diez desa­rro­llos pro­duc­ti­vos in­no­va­do­res en las di­fe­ren­tes re­gio­nes de la Ar­gen­ti­na. Van des­de la pro­duc­ción de “pa­pel de pie­dra”, que no re­quie­re uti­li­zar fi­bras ve­ge­ta­les ni agua ya que su prin­ci­pal com­po­nen­te es el car­bo­na­to de cal­cio que queda sus­pen­di­do en el ai­re (y afec­ta las vías res­pi­ra­to­rias) en las mi­nas de cal; has­ta la ela­bo­ra­ción de “es­pu­ma de vi­drio”, a par­tir de bo­te­llas usa­das. Es­te ma­te­rial se uti­li­za en cons­truc­ción y se ob­tie­ne mez­clan­do el vi­drio tri­tu­ra­do con dió­xi­do de car­bono (CO2), con lo que con­tri­bu­ye a re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal al ex­traer es­te gas in­ver­na­de­ro de la at­mós­fe­ra.

En la cos­ta bo­nae­ren­se se po­drían cul­ti­var al­gas ma­ri­nas pa­ra ali­men­to de pe­ces, bio­com­bus­ti­ble y bio­fer­ti­li­zan­tes. “La ten­den­cia es mi­grar la pro­duc­ción de pro­teí­nas del sue­lo al océano, mul­ti­pli­can­do el ren­di­mien­to, ya que no son cul­ti­vos pla­nos sino en tres di­men­sio­nes”, ex­pli­ca Pau­li en su li­bro.

Otras opor­tu­ni­da­des men­cio­na­das son la co­ne­xión a in­ter­net por ilu­mi­na­ción LED (li-fi), cul­ti­vo de hon­gos a par­tir de desechos de ali­men­tos, bio­ma­sa con residuos do­mi­ci­lia­rios, y re­fo­res­ta­ción del bos­que cha­que­ño con im­pul­so al tu­ris­mo.

Aún en mo­men­tos crí­ti­cos co­mo el ac­tual, en ca­si to­dos los sec­to­res es­tán sur­gien­do em­pren­di­mien­tos que com­bi­nan in­no­va­ción y cui­da­do del ambiente, tal co­mo se pre­sen­ta en

in­for­me.• el si­guien­te

1 EWAR

Ma­de­ra bio­sin­té­ti­ca

Fun­da­da en 2008 en los al­re­de­do­res de La Pla­ta, la fir­ma Ewar pro­du­ce per­fi­les de ma­de­ra sin­té­ti­ca pa­ra la cons­truc­ción, en ba­se a desechos plás­ti­cos y ve­ge­ta­les. “Ge­ne­ra­mos un producto nue­vo a par­tir de po­li­eti­leno y otros plás­ti­cos de des­car­te y cás­ca­ras de arroz”, cuen­ta Juan Pa­tri­cio “Juan­pi” Par­do, uno de los fun­da­do­res de la com­pa­ñía, jun­to con Do­lo­res La­vi­co­li y Ro­ber­to Pa­che­co.

La fá­bri­ca se en­cuen­tra en el cin­tu­rón hor­tí­co­la pla­ten­se. “Allí desa­rro­lla­mos gru­pos de re­co­lec­ción del po­li­eti­leno ya des­car­ta­do por los pro­duc­to­res de fru­tas y ver­du­ras de la zo­na, uti­li­za­do co­mo co­ber­tu­ra de in­ver­nácu­los”, se­ña­la Par­do. “Es­tos plás­ti­cos eran que­ma­dos, en­te­rra­dos o acu­mu­la­dos a la in­tem­pe­rie, de mo­do que cam­bia­mos el pai­sa­je. E in­cor­po­ra­mos al mer­ca­do for­mal la­bo­ral a fa­mi­lias de ba­jos re­cur­sos, co­mo pro­vee­do­res de la ma­te­ria pri­ma”.

La tec­no­lo­gía que uti­li­za Ewar fue desa­rro­lla­da por un in­ge­nie­ro ale­mán ra­di­ca­do en Bra­sil, que adap­tó el pro­ce­so de ex­tru­sión de plás­ti­cos pa­ra po­der usar­los en la for­ma en que se re­ci­ben (con im­pu­re­zas, sin pa­sar por el pro­ce­so de re­ci­cla­je tra­di­cio­nal de se­lec­cio­na­do, la­va­do, se­ca­do y chi­pia­do o pe­le­ti­za­do) aba­ra­tan­do los cos­tos, re­du­cien­do el uso de ener­gía y agua y abrien­do el aba­ni­co de ma­te­ria­les que se pue­den usar co­mo ma­te­rial pri­ma.

La ma­de­ra bio­sin­té­ti­ca ob­te­ni­da sir­ve pa­ra “cuan­do la ma­de­ra fra­ca­sa”, prin­ci­pal­men­te en usos en ex­te­rior, ya que es un ma­te­rial li­bre de man­te­ni­mien­to y re­em­pla­za a las ma­de­ras blan­das tra­ta­das con CCA (cro­mo, co­bre y ar­sé­ni­co) o ma­de­ras du­ras de al­to cos­to eco­nó­mi­co y am­bien­tal. A par­tir de es­te ma­te­rial se pue­den hacer decks, pér­go­las, re­ves­ti­mien­tos ex­te­rio­res, mue­bles de jar­dín y mo­bi­lia­rio ur­bano, en­tre otros usos.

La com­pa­ñía pla­ten­se lo­gró apli­car es­ta tec­no­lo­gía (que es­ta­ba en eta­pa de la­bo­ra­to­rio) y lle­var­la a una es­ca­la de pro­duc­ción in­dus­trial ren­ta­ble y com­pe­ti­ti­va. Ac­tual­men­te tra­ba­jan allí 25 per­so­nas en for­ma di­rec­ta y más de 100 in­di­rec­ta­men­te, co­mo re­co­lec­to­res y pro­vee­do­res de ma­te­ria pri­ma.

Ade­más de brin­dar em­pleo a per­so­nas en vul­ne­ra­bi­li­dad, la ma­de­ra bio­sin­té­ti­ca per­mi­te sal­var un ár­bol por ca­da 10 m2 de ma­te­rial bio­sin­té­ti­co.

A la vez, pa­ra ela­bo­rar­lo se usan 150 ki­los de plás­ti­cos des­car­ta­dos por otras in­dus­trias. Ca­da mes, Ewar des­pa­cha 60 to­ne­la­das de ma­te­rial re­sis­ten­te y 100% re­ci­cla­ble, equi­va­len­te a la ta­la de 300 ár­bo­les.

2 YASI BERÁ / LA CHOZA Eco­tu­ris­mo en el Ibe­rá

En­cla­va­do en el co­ra­zón de los Es­te­ros del Ibe­rá, so­bre uno de los acuí­fe­ros más im­por­tan­tes del con­ti­nen­te, pa­ra­dó­ji­ca­men­te el pa­ra­je ru­ral Mboy Kuá, en la pro­vin­cia de Co­rrien­tes, no tie­ne ac­ce­so al agua po­ta­ble.

En es­te po­bla­do de 1.500 per­so­nas se cons­ti­tu­yó una coope­ra­ti­va de­di­ca­da al tu­ris­mo ru­ral que ge­ren­cia el cam­ping Ya­sí Berá. Jun­to a la Aso­cia­ción Ci­vil La Choza desa­rro­lla­ron un pro­yec­to de cons­truc­cio­nes bio­cli­má­ti­cas con sis­te­ma de ba­ños se­cos don­de, en lu­gar de uti­li­zar agua co­rrien­te, los desechos son com­pos­ta­dos y trans­for­ma­dos en abono. La re­co­lec­ción y sa­nea­mien­to de agua es me­dian­te man­gue­ras y fil­tros.

“Ha­ce sie­te años que la coope­ra­ti­va re­ci­be tu­ris­tas, y hoy el cam­ping cuen­ta con elec­tri­ci­dad gra­cias a las ener­gías re­no­va­bles”, cuen­ta Sa­bi­na Bac­ca­li­ni, de la aso­cia­cion ci­vil. “El pro­yec­to se com­ple­ta con ta­lle­res edu­ca­ti­vos en las es­cue­las y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el tra­ta­mien­to de residuos só­li­dos”, apun­ta.

“Que­re­mos que la co­mu­ni­dad lo­gre una ges­tión sus­ten­ta­ble de apro­vi­sio­na­mien­to de agua po­ta­ble, no só­lo pa­ra el cam­ping, sino pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de las 35 fa­mi­lias que ha­bi­tan el pa­ra­je, y que pue­dan desa­rro­llar cul­ti­vos en pe­que­ñas cha­cras pa­ra au­to abas­te­ci­mien­to”, agre­ga Bac­ca­li­ni.

Es­te pro­yec­to, de­no­mi­na­do “Aguas Bri­llan­tes”, fue uno de los ga­na­do­res del Con­cur­so de Agua 2018, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Vi­da Sil­ves­tre y Co­caCo­la de Ar­gen­ti­na, por el que re­ci­bió $ 260.000 pa­ra su con­cre­ción.

3 RECICLARG

Desechos elec­tró­ni­cos trans­for­ma­dos en ob­je­tos

Hoy se ge­ne­ran en Ar­gen­ti­na unos 8,7 ki­los de basura elec­tró­ni­ca por ha­bi­tan­te por año. En Bue­nos Aires la ci­fra sube a más de 11 ki­los, se­gún datos del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). Compu­tado­ras, te­lé­fo­nos mó­vi­les, im­pre­so­ras y has­ta te­le­vi­so­res y he­la­de­ras for­man desechos que con­tie­nen ma­te­ria­les tó­xi­cos co­mo ar­sé­ni­co, se­le­nio y plo­mo que pue­den ser re­uti­li­za­dos. Pe­ro si se li­be­ran al ambiente con­ta­mi­nan el sue­lo, ai­re y agua.

En vis­ta de es­te pro­ble­ma, los her­ma­nos men­do­ci­nos Fa­rid y An­drea Na­llim crea­ron en 2008 un cen­tro de re­ci­cla­je. “Ar­ma­mos un plan de ne­go­cios y nos con­tac­ta­mos con la fun­da­ción En­dea­vor, que nos brin­dó ca­pa­ci­ta­ción y nue­vos con­tac­tos”, cuen­ta Fa­rid. Así sur­gió Reciclarg, una em­pre­sa de “tri­ple im­pac­to” que busca me­jo­rar el ambiente, ge­ne­rar va­lor eco­nó­mi­co y em­pleo. En 2010, con un ca­pi­tal se­mi­lla de $ 60.000 de en­ton­ces y apo­yo fa­mi­liar, ad­qui­rie­ron un gal­pón en la lo­ca­li­dad men­do­ci­na de Guay­ma­llén.

Hoy la fir­ma em­plea 10 per­so­nas en el des­ar­ma­do de equi­pos y se­pa­ra­do de ma­te­ria­les, que se ha­ce ma­yor­men­te en for­ma ma­nual. Son to­dos jó­ve­nes de en­tre 18 y 24 años, cu­yo com­pro­mi­so es ter­mi­nar el se­cun­da­rio mien­tras tra­ba­jan. A es­te equi­po se su­man una di­se­ña­do­ra y cua­tro ar­te­sa­nas que ela­bo­ran pie­zas de bi­joute­rie, de­co­ra­ción y jue­gos di­dác­ti­cos a par­tir de me­ta­les y otros ma­te­ria­les re­cu­pe­ra­dos. Aque­llas compu­tado­ras y equi­pos que pue­den re­pa­rar­se son ven­di­das a tra­vés de Mer­ca­do Li­bre, o do­na­das a es­cue­las, y el res­to de las pie­zas son com­pra­das por em­pre­sas pa­ra ser re­uti­li­za­das en su cir­cui­to pro­duc­ti­vo. En 2017, la em­pre­sa re­ci­bió más de 60.000 ki­los de basura, re­pa­ró unos 600 equi­pos elec­tró­ni­cos pa­ra ven­der y do­nar y fa­bri­có más de 600 pie­zas de di­se­ño.

A co­mien­zos de es­te año, Reciclarg co­men­zó a ex­por­tar a Eu­ro­pa pla­que­tas de compu­tado­ras, de las cua­les se ob­tie­nen me­ta­les co­mo oro, co­bre y alu­mi­nio. Al con­tar con una ha­bi­li­ta­ción co­mo ope­ra­dor de residuos pe­li­gro­sos, la fir­ma ex­tien­de cer­ti­fi­ca­dos am­bien­ta­les a aque­llas em­pre­sas y mu­ni­ci­pios que le en­vían residuos elec­tró­ni­cos pa­ra su tra­ta­mien­to. “Nues­tro ob­je­ti­vo es se­guir cre­cien­do. Ya ex­pan­di­mos nues­tro ac­cio­nar des­de Men­do­za a San Luis y San Juan, tam­bién brin­dan­do char­las de concientización en es­cue­las e ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias”, agre­ga Na­llim.

4 ASO­CIA­CIÓN PRO­DUC­TO­RES AGROFORESTALES

Agua, bos­ques y em­pleo

En In­ge­nie­ro Juárez, a 450 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de For­mo­sa, la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Agroforestales es­tá abo­ca­da a re­cu­pe­rar el mon­te na­ti­vo a par­tir de la siem­bra de al­ga­rro­bo y la ge­ne­ra­ción de huer­tas co­mu­ni­ta­rias. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras (45° C en ve­rano) y el dé­fi­cit hí­dri­co son obs­tácu­los im­por­tan­tes.

Allí vi­ven 750 po­bla­do­res, de ori­gen to­ba, wi­chi y crio­llos, que son due­ños de las tie­rras pe­ro no tie­nen agua. “Ha­ce 35 años el Go­bierno nos dio la ti­tu­la­ri­dad de los te­rre­nos, pe­ro ca­da vez es más di­fí­cil ac­ce­der al agua”, cuen­ta Pe­dro Or­tiz, ti­tu­lar de la Aso­cia­ción, quien por años se de­di­có a traer el agua en un ca­rro de dos rue­das ti­ra­do por ani­ma­les. “Son 200 li­tros por ca­da via­je, y a ve­ces no al­can­za ni pa­ra un día, por­que el ca­lor es tan abra­sa­dor, que la tie­rra hier­ve y las plan­tas se que­man”, des­cri­be.

Jun­to a la Fun­da­ción Gran Cha­co, su pro­yec­to es cons­truir mi­cro­em­bal­ses pa­ra “co­se­char” agua de llu­via y apro­ve­char­la pa­ra hacer rie­go por go­teo. Tam­bién es­tán ana­li­zan­do cuá­les son los cul­ti­vos más apro­pia­dos que re­quie­ran me­nos agua, y así crear huer­tas pa­ra el au­to­con­su­mo y la ven­ta en po­bla­dos cer­ca­nos.

La ini­cia­ti­va es li­de­ra­da por la geó­lo­ga Li­lia­na Abas­cal, quien ex­pli­ca que “bus­ca­mos un en­cuen­tro en­tre la tec­no­lo­gía y la cul­tu­ra an­ces­tral: es­ta­mos ge­ne­ran­do una in­fra­es­truc­tu­ra y ca­pa­ci­tan­do a la co­mu­ni­dad pa­ra que ellos pue­dan man­te­ner las ins­ta­la­cio­nes en fun­cio­na­mien­to. Así co­mo yo ana­li­zo el ci­clo hi­dro­ló­gi­co del agua, los Qom to­man en cuen­ta el ci­clo del cre­ci­mien­to del al­ga­rro­bo pa­ra com­pren­der lo que es­tá su­ce­dien­do en su en­torno na­tu­ral”.

El pro­yec­to fue otro de los ga­na­do­res del con­cur­so de Agua que pro­mue­ven Co­ca Co­la Ar­gen­ti­na y la Fun­da­ción Vi­da Sil­ves­tre, y re­ci­bió $260.000 pa­ra ser lle­va­do a la prác­ti­ca.

5 TRAP

Los residuos del feed­lot, una fuen­te de ener­gía

Pa­trick Trup­pel es li­cen­cia­do en ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión de Agro­ne­go­cios, y jun­to a sus padres y her­ma­nos ad­mi­nis­tran el es­ta­ble­ci­mien­to La Cau­ti­va, dedicado a cría de ga­na­do ra­za An­gus pa­ra pro­duc­ción de car­ne en el par­ti­do bo­nae­ren­se de Mar Chi­qui­ta. En 2014 pa­sa­ron del en­gor­de a cam­po abier­to a ha­cer­lo en feed­lot en es­ta­blos, con ali­men­to ba­lan­cea­do. Ahí se die­ron cuen­ta del im­pac­to am­bien­tal de es­ta prác­ti­ca, por la gran ge­ne­ra­ción de efluen­tes en un lu­gar con­cen­tra­do.

“Em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar de qué for­ma re­sol­ver es­te pro­ble­ma, y en­con­tra­mos que la ge­ne­ra­ción de bio­gás so­lu­cio­na­ba va­rios fren­tes. En pri­mer lu­gar, se pue­de ge­ne­rar ener­gía a par­tir de la bos­ta; tam­bién se ob­tie­ne un bio­fer­ti­li­zan­te, y el sis­te­ma, que im­pli­ca cam­biar los pi­sos de tie­rra por otros de hor­mi­gón, me­jo­ra la efi­cien­cia del ma­ne­jo del es­ta­blo ”, cuen­ta Trup­pel.

Con­tac­ta­ron a dos in­ge­nie­ros que desa­rro­lla­ron un bio­di­ges­tor, pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de los residuos y su trans­for­ma­ción en bio­gas y bio­fer­ti­li­zan­te. La in­ver­sión has­ta el mo­men­to fue de u$s 600.000, mas otro tan­to in­ver­ti­do en los ani­ma­les. Es­to in­clu­yó ar­mar to­dos los co­rra­les con pi­so de hor­mi­gón, co­lo­car ca­ños y bom­bas, una fo­sa de re­co­lec­ción y dos pi­le­to­nes de al­ma­ce­na­mien­to.

El 90%, cuen­ta Trup­pel, fue fi­nan­cia­do con ca­pi­tal pro­pio y la ayu­da de un cré­di­to a ta­sa sub­si­dia­da del Con­se­jo Fe­de­ral de In­ver­sio­nes y del Ban­co Pro­vin­cia, de $ 2 millones.

El si­guien­te pa­so es ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca a par­tir del bio­gas, lo cual re­quie­re un des­em­bol­so adi­cio­nal de u$s 450.000. Pe­ro an­tes de la in­ver­sión hay un pa­so pre­vio: de­ben ase­gu­rar­se de que con­ta­rán con un com­pra­dor de la ener­gía que ge­ne­ren (la es­ti­ma­ción es lle­gar a 125 kw, cuan­do el con­su­mo en el cam­po es de 3 kw, con lo cual pue­den vol­car el ex­ce­den­te a la red). Has­ta el mo­men­to, cuen­ta Trup­pel, no hay in­te­rés por par­te del Es­ta­do en com­prar la ener­gía.

En el em­pren­di­mien­to tra­ba­jan seis per­so­nas, ade­más de los fun­da­do­res. Una vez en mar­cha, el pro­yec­to de bio­gás ge­ne­ra­ría 12 empleos más.

“El pro­ble­ma es que aún no es­tá re­gla­men­ta­da la Ley de Ener­gía Dis­tri­buí­da en la pro­vin­cia, lo cual per­mi­ti­ría ven­der el ex­ce­den­te ener­gé­ti­co a la coope­ra­ti­va eléc­tri­ca del pue­blo más cer­cano, Ge­ne­ral Pi­rán”, co­men­ta Trup­pel.

Al no ha­ber una re­gla­men­ta­ción, la coope­ra­ti­va tam­po­co es­tá “obli­ga­da” a com­prar es­te ex­ce­den­te de ener­gía lim­pia.

Ade­más, por el ti­po de pro­yec­to, la po­ten­cia a ge­ne­rar es in­fe­rior a la ne­ce­sa­ria pa­ra par­ti­ci­par de las li­ci­ta­cio­nes de pro­yec­tos del plan Re­no­var del go­bierno na­cio­nal, que tie­ne un pi­so de 500 MW .

Sin em­bar­go, los Trup­pel con­fían en que pron­to po­drán ven­der la ener­gía lim­pia ge­ne­ra­da en su cam­po. Por lo pron­to, el bio­di­ges­tor ya es­tá mos­tran­do un im­pac­to po­si­ti­vo, ya que per­mi­te el tra­ta­mien­to de los efluen­tes pa­ra ob­te­ner fer­ti­li­zan­te, y me­jo­ra la efi­cien­cia y la lim­pie­za del es­ta­blo.

6 SWAHILI Mo­chi­las y bol­sos con lo­nas y sa­chets de des­car­te

El cre­cien­te pro­ble­ma de los desechos plás­ti­cos, que es­tá ge­ne­ran­do is­las de basura en pla­yas y océa­nos, ins­pi­ró a Ivan Pa­ve­lic a crear Swahili, una mar­ca de bol­sos, fun­das pa­ra ta­blas de surf y mo­chi­las fa­bri­ca­das con lo­nas de pu­bli­ci­dad, bol­sas de ali­men­to pa­ra mas­co­tas y sa­chets de le­che. “Con­ver­ti­mos lo­nas y bol­sas plás­ti­cas que se ti­ran a la basura y tar­dan 500 años en de­gra­dar­se”, di­ce Pa­ve­lic. Agre­ga que Swahi­liin­cen­ti­va la in­clu­sión so­cial me­dian­te la ca­pa­ci­ta­ción y crea­ción de empleos en la zo­na del Gran La Pla­ta.

Pa­ra po­ner en mar­cha su ne­go­cio, Pa­ve­lic com­par­tió un vi­deo con la pro­pues­ta en la pla­ta­for­ma de fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo PBA, de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Es­ta ini­cia­ti­va del mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción pro­vin­cial fun­cio­na en ba­se a un acuer­do con Idea.me y cuen­ta con va­rias em­pre­sas spon­sor (Fun­da­ción Itaú, BGH y Mer­ca­do Li­bre) que apor­tan fondos pa­ra los pro­yec­tos.

Gra­cias a un apor­te ini­cial de $267.000, la fir­ma es­tá pro­du­cien­do ac­tual­men­te unos 200 mo­chi­las y bol­sos men­sua­les.

Ade­más, gra­cias a la di­fu­sión lo­gra­da por es­ta vía, Pa­ve­lic sus­cri­bió un acuer­do con una em­pre­sa de ali­men­tos pa­ra mas­co­tas, pa­ra re­ci­bir sin cos­to las bol­sas que se re­ti­ran de la lí­nea de pro­duc­ción por al­gún des­per­fec­to. Tam­bién acor­dó con una im­por­tan­te fir­ma quí­mi­ca la con­fec­ción de kits de mo­chi­las y bol­sos pa­ra hacer re­ga­los em­pre­sa­rios.

Por otra par­te, a me­dia­dos de 2018 co­men­zó a brin­dar ta­lle­res de cor­te y con­fec­ción en Unidad Pe­ni­ten­cia­ria 8 de mujeres en Los Hor­nos, así co­mo un cur­so en su ta­ller de La Pla­ta, don­de hay más de 20 ins­crip­tas. Des­de agos­to, allí fun­cio­na ade­más un me­ren­de­ro pa­ra las ma­dres y sus hi­jos. “To­dos los días re­ci­bo men­sa­jes de di­fe­ren­tes lu­ga­res don­de quie­ren re­pli­car la idea”, ase­gu­ra Pa­ve­lic.

“Una fa­mi­lia ti­po ge­ne­ra un ki­lo de basura por día y el 50% es plás­ti­co”, di­ce el re­ver­so de las mo­chi­las de Swahili.

7 FLUENCE

Po­ta­bi­li­za­ción y reuso del agua

Sur­gi­da en 1993 co­mo pro­vee­do­ra de fa­bri­can­tes de so­da y agua de me­sa, dos años más tar­de, la fir­ma Uni­tek, fun­da­da por un em­pren­de­dor mar­pla­ten­se, se trans­for­mó en una com­pa­ñía de tra­ta­mien­to de aguas.

Con una in­ver­sión de u$s 60 mil y el apor­te de in­ge­nie­ros de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mar del Pla­ta, la fir­ma desa­rro­lló un sis­te­ma de reuso de efluen­tes y desa­li­ni­za­ción de agua de mar. Y du­ran­te la cri­sis de 2001, cuan­do el mer­ca­do in­terno se des­plo­mó, co­men­zó a ex­por­tar ser­vi­cios al Mer­co­sur.

En 2013 fue ad­qui­ri­da por el gru­po RWL y en 2017 se fu­sio­nó con la fir­ma is­rae­lí Emefcy, trans­for­mán­do­se en Fluence Cor­po­ra­tion, cu­ya fi­lial en Ar­gen­ti­na inau­gu­ró en ju­lio de es­te año una nueva plan­ta de po­ta­bi­li­za­ción en su ciu­dad de ori­gen.

“Nues­tro fo­co es el tra­ta­mien­to y el reúso del agua, un re­cur­so tan vi­tal y es­ca­so que en Amé­ri­ca La­ti­na hay 25 millones de per­so­nas que no ac­ce­den al agua po­ta­ble”, co­men­ta Alejandro Stur­nio­lo, in­ge­nie­ro quí­mi­co, vi­ce­pre­si­den­te de Fluence y di­rec­ti­vo de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Desa­li­ni­za­ción y Reúso de Agua, Aladyr).

“El mun­do es un sis­te­ma ce­rra­do en el que con­ta­mos con la mis­ma can­ti­dad de agua des­de an­tes que el hom­bre ha­bi­ta­ra el pla­ne­ta. El pro­ble­ma es que con el cre­cien­te con­su­mo de agro­quí­mi­cos, me­di­ca­men­tos, hor­mo­nas y otros con­ta­mi­nan­tes, los cur­sos de agua dulce es­tán ca­da vez más con­ta­mi­na­dos”, apun­ta Stur­nio­lo. “Es ca­da vez más im­por­tan­te con­tar con téc­ni­cas de po­ta­bi­li­za­ción del agua. Y a par­tir de los residuos in­dus­tria­les que se pro­ce­san du­ran­te el tra­ta­mien­to de aguas, se pue­de ob­te­ner ener­gía”, ase­gu­ra.

La fir­ma hoy cuen­ta con 97 em­plea­dos en Ar­gen­ti­na y 23 en

Bra­sil y es­tá par­ti­ci­pan­do en va­rios pro­yec­tos de ge­ne­ra­ción de bio­ma­sa (com­bus­ti­ble de ori­gen or­gá­ni­co) y bio­gás del pro­gra­ma Re­no­var.

8 LEAF SO­CIAL

Cal­za­do in­clu­si­vo y sus­ten­ta­ble

A par­tir del cau­cho que desecha una fá­bri­ca de neu­má­ti­cos, la mar­ca Leaf creó una lí­nea de za­pa­ti­llas, al­par­ga­tas y ac­ce­so­rios que ade­más de apro­ve­char es­te ma­te­rial de des­car­te, ge­ne­ra ca­pa­ci­ta­ción y empleos pa­ra je­fas de ho­gar y jó­ve­nes en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Y ade­más, des­ti­na el 50% de sus ga­nan­cias an­tes de im­pues­tos a la ONG Te­cho.

La fir­ma fue crea­da en 2015, con la idea de ge­ne­rar be­ne­fi­cios tan­to eco­nó­mi­cos co­mo so­cia­les y am­bien­ta­les. “La can­ti­dad de con­su­mi­do­res con con­cien­cia so­cial es­tá cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te”, afir­ma San­to Par­sons, co-fun­da­dor del em­pren­di­mien­to. “Pe­ro, aun­que mu­chos es­tán dis­pues­tos a ayu­dar, sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas ha­cen di­fí­cil en­con­trar la ma­ne­ra de ha­cer­lo. Por ese mo­ti­vo ge­ne­ra­mos pro­duc­tos con un im­pac­to po­si­ti­vo ya que al com­prar­los, con­tri­bu­yen con la ta­rea de Te­cho, ade­más de sos­te­ner el tra­ba­jo de mujeres y jó­ve­nes em­pren­de­do­res”.

Ade­más de ser fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les de des­car­te, los em­ba­la­jes tam­bién son re­uti­li­za­bles. Se tra­ta de eco-bol­sas de al­go­dón, o ca­jas de car­tón bio­de­gra­da­ble que pue­den con­ver­tir­se en ma­ce­tas. Pa­ra ce­rrar el círcu­lo, aquel con­su­mi­dor que que de­vuel­ve sus vie­jas za­pa­ti­llas Leaf, ob­tie­ne un des­cuen­to pa­ra la pró­xi­ma com­pra, mien­tras que la mar­ca vuel­ve a re­ci­clar la sue­la.

Hoy tra­ba­jan pa­ra Leaf cin­co per­so­nas en for­ma di­rec­ta, y otras cua­tro en for­ma in­de­pen­dien­te. La ma­yo­ría de los pro­duc­tos se ven­den en una tien­da on­li­ne, y tam­bién a tra­vés de dis­tri­bui­do­res en to­do el país.

“El he­cho de do­nar la mi­tad de nues­tras ga­nan­cias nos qui­ta li­qui­dez pa­ra cre­cer más rá­pi­do. No obs­tan­te, lo que ge­ne­ra­mos es un be­ne­fi­cio que va mu­cho más allá del cor­to pla­zo”, afir­ma Par­sons.

9 COOPE­RA­TI­VA PARCEROS La­dri­llos eco­ló­gi­cos y cons­truc­cio­nes eco­nó­mi­cas

A par­tir de su te­sis fi­nal en la ca­rre­ra de Geó­lo­go, Al­va­ro Al­de­re­te Has­san co­men­zó a desa­rro­llar “ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos” de cons­truc­ción pa­ra la coope­ra­ti­va de Tra­ba­jo Parceros, en el mu­ni­ci­pio de Ban­da del Río Sa­lí, en Tu­cu­mán. Con el apo­yo del La­bo­ra­to­rio de Ma­te­ria­les y Ele­men­tos de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán (UNT), crea­ron dos ti­pos de la­dri­llos eco­ló­gi­cos: los Blo­ques de Tie­rra Com­pri­mi­da (BTC), que uti­li­zan una mez­cla de sue­lo ári­do no ap­to pa­ra agri­cul­tu­ra, con ce­men­to Portland; y otro a par­tir del re­si­duo de­ri­va­do del pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción de la ro­ca vol­cá­ni­ca Per­li­ta (scrap per­lí­ti­co), que re­sul­tan más li­via­nos, y con ma­yor ais­la­ción tér­mi­ca y del rui­do que los la­dri­llos con­ven­cio­na­les.

“En la pro­duc­ción de la­dri­llos BTC no se re­quie­re que­mar­los pa­ra su coc­ción, con lo que hay un aho­rro im­por­tan­te en el con­su­mo de le­ña, con me­nos ta­la y li­be­ra­ción de ema­na­cio­nes tó­xi­cas a la at­mós­fe­ra”, ex­pli­ca Al­de­re­te Has­san.

“Hoy te­ne­mos una pro­duc­ción de 2.000 la­dri­llos al día, con un di­se­ño en­cas­tra­ble que no uti­li­za re­vo­que, por lo que su apli­ca­ción es rá­pi­da y sen­ci­lla y reduce el cos­to de cons­truc­ción en ca­si un 40%”, ase­gu­ra.

En cuan­to a los la­dri­llos de scrap per­lí­ti­co, la idea de in­cor­po­rar es­te ma­te­rial sur­gió por­que en Ban­da del

Río Sa­lí se en­cuen­tra el ma­yor pro­ce­sa­dor de es­te ma­te­rial vol­cá­ni­co en Su­da­mé­ri­ca, que ge­ne­ra co­mo des­car­te enor­mes vo­lú­me­nes de un pol­vo fino que con­ta­mi­na el ai­re y pro­du­ce da­ños en las vías res­pi­ra­to­rias.

Al­de­re­te Has­sán y un gru­po de co­la­bo­ra­do­res in­ves­ti­ga­ron có­mo uti­li­zar es­te re­si­duo en mez­clas pa­ra ela­bo­rar ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Y des­cu­brie­ron que lo que era un re­si­duo pro­ble­má­ti­co pue­de trans­for­mar­se en una so­lu­ción innovadora pa­ra las cons­truc­cio­nes, apro­ve­chan­do la li­vian­dad de es­te ma­te­rial, su po­der ig­ní­fu­go (re­sis­ten­te al fue­go) y de ais­la­ción tér­mi­ca y acús­ti­ca, ba­ja re­ten­ción hí­dri­ca e inal­te­ra­bi­li­dad ante agen­tes fí­si­cos y quí­mi­cos.

Am­bos ti­pos de la­dri­llos se en­cuen­tran con una so­li­ci­tud de pa­ten­te de In­ven­ción apro­ba­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­dus­trial. La coope­ra­ti­va fir­mó un con­ve­nio de coope­ra­ción con Río Sa­lí pa­ra ins­ta­lar nue­vas lí­neas de pro­duc­ción en el nue­vo po­lo pro­duc­ti­vo mu­ni­ci­pal.

La coope­ra­ti­va de tra­ba­jo Parceros, hoy com­pues­ta por 15 aso­cia­dos, ha­bía si­do fun­da­da en 2010 pa­ra pres­tar ser­vi­cios de cons­truc­ción, por Luis Al­de­re­te (pa­dre) y un gru­po de co­la­bo­ra­do­res. Al po­co tiem­po co­men­za­ron a in­cur­sio­nar en la fa­bri­ca­ción de la­dri­llos co­mu­nes, pa­ra lue­go co­men­zar a desa­rro­llar otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción sus­ten­ta­bles e in­no­va­do­res. La en­ti­dad fue dis­tin­gui­da el año pa­sa­do por la Con­fe­de­ra­ción de la Me­dia­na Em­pre­sa (CA­ME) por su im­pac­to so­cial y am­bien­tal.

10 REGOMAX

Cés­ped sin­té­ti­co a par­tir de neu­má­ti­cos en desuso

En el país se desechan anual­men­te 130 mil to­ne­la­das de cu­bier­tas, que sue­len dis­po­ner­se en ba­su­ra­les al ai­re li­bre, con lo que acu­mu­lan agua y se con­vier­ten en vec­to­res del den­gue; o bien son que­ma­das y li­be­ran sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes al ambiente. Y si son en­te­rra­dos, pue­den tar­dar más de 600 años en de­gra­dar­se.

A par­tir de la preo­cu­pa­ción por el im­pac­to de es­tos desechos, en 2010 co­men­zó a fun­cio­nar en el pre­dio del CEAMSE la plan­ta de Regomax, una fir­ma de­di­ca­da al re­ci­cla­do de cu­bier­tas pa­ra pa­ra la fa­bri­ca­ción de cés­ped sin­té­ti­co.

El INTI le brin­dó asis­ten­cia téc­ni­ca en la pues­ta a pun­to de la plan­ta, “des­de la ni­ve­la­ción del te­rreno ce­di­do por CEAMSE, el di­se­ño y ti­po de equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rios, has­ta el se­gui­mien­to del pro­ce­so pro­duc­ti­vo y la ob­ten­ción del grá­nu­lo de cau­cho, que sir­ve de in­su­mo pa­ra la fa­bri­ca­ción de cés­ped sin­té­ti­co”, de­ta­lla Ka­ri­na Po­tarsky, re­fe­ren­te del cen­tro de Cau­cho del INTI.

“A par­tir de la ne­ce­si­dad de re­ci­clar los neu­má­ti­cos, el INTI im­pul­só el pro­yec­to de la plan­ta. Hoy re­ci­bi­mos su apo­yo téc­ni­co, res­pal­do y va­li­da­ción de nues­tros pro­ce­sos, por ejem­plo, ante or­ga­nis­mos co­mo la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud”, sin­te­ti­za Daniel Ro­drí­guez, ge­ren­te de la plan­ta Regomax.

El pro­ce­so pro­duc­ti­vo co­mien­za con la re­cep­ción de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso.

Las cu­bier­tas de los au­tos, que pe­san al­re­de­dor de sie­te ki­los, se trans­por­tan con una cin­ta ha­cia una tri­tu­ra­do­ra que las reduce a tro­zos de cin­co a diez mi­lí­me­tros. Es­te gra­nu­la­do, jun­to con el pol­vo de cau­cho, se mez­cla con are­na y se co­lo­ca de­ba­jo de la al­fom­bra de cés­ped sin­té­ti­co pa­ra brin­dar­le amor­ti­gua­ción y du­ra­bi­li­dad.

Du­ran­te el pro­ce­so tam­bién se se­pa­ran ele­men­tos me­tá­li­cos y textiles, que vuel­ven co­mo in­su­mo a la in­dus­tria, y el cau­cho mo­li­do que no se uti­li­za en cés­ped es em­bol­sa­do y ven­di­do se­gún el ta­ma­ño de los grá­nu­los.

Con una ca­pa­ci­dad de re­ci­clar mil to­ne­la­das de neu­má­ti­cos por mes, es­te año la plan­ta co­men­zó a te­ner ren­ta­bi­li­dad.

MAU­RI­CIO NIE­VAS

EWAR WWW.EWAR.COM.ARAc­ti­vi­dad: Pro­duc­ción de ma­te­ria bio­sin­té­ti­ca a par­tir desechos plás­ti­cos y ve­ge­ta­les. Fun­da­ción: 2008 In­ver­sión ini­cial: US$ 1.000.000 Ubi­ca­ción: La Pla­ta Di­rec­ción: Juan Pa­tri­cio Par­do (ti­tu­lar) , Do­lo­res Ia­vi­co­li (fi­nan­zas) y Ro­ber­to Pa­che­co (ge­ren­te) Empleos: 25 per­so­nas

GUS­TA­VO GARELLO

ASOC. CI­VIL LA CHOZA FA­CE­BOOK: LACHOZACTESAc­ti­vi­dad: Cons­truc­ción de un sis­te­ma de ba­ños se­cos y sa­nea­mien­to en el cam­ping coope­ra­ti­vo Ya­sí Berá. In­ver­sión ini­cial: $260.000 (del Con­cur­so de Agua de Fun­da­ción Vi­da Sil­ves­tre y Co­ca Co­la).Ubi­ca­ción: Es­te­ros del Ibe­rá, Co­rrien­tes. Im­pac­to: Apro­vi­sio­na­mien­to de agua po­ta­ble pa­ra el cam­ping y pa­ra la crea­ción de huer­tas co­mu­ni­ta­rias.

RECICLARG WWW.RECICLARG.COMAc­ti­vi­dad: Tra­ta­mien­to de residuos elec­tró­ni­cos y pro­duc­ción de ob­je­tos de di­se­ño.Fun­da­ción: 2010In­ver­sión ini­cial: $60.000 (ca­pi­tal se­mi­lla) Ubi­ca­ción: Guay­ma­llén, Men­do­za.Di­rec­ción: An­drea y Fa­rid Na­llimEmpleos: 15 per­so­nas

ASO­CIA­CIÓN DE PRO­DUC­TO­RES AGROFORESTALES WWW.GRAN-CHA­CO.ORGAc­ti­vi­dad: Cons­truc­ción de mi­cro embalses y un sis­te­ma de rie­go por go­teo.In­ver­sión ini­cial: $ 260.000 (Con­cur­so de Agua) Ubi­ca­ción: In­ge­nie­ro Juárez, For­mo­sa. Im­pac­to: Re­cu­pe­ra­ción de bos­ques y apro­vi­sio­na­mien­to de agu po­ta­ble.

TRAP SRL WWW.TRAPSRL.COMAc­ti­vi­dad: Ge­ne­ra­ción de bio­gas a par­tir de desechos en la cría de ga­na­do.Ini­cio: 2014 In­ver­sión ini­cial: US$ 600.000Fun­da­do­res: Fa­mi­lia Trup­pel.Empleos: 18 per­so­nas.Im­pac­to: El bio­di­ges­tor ge­ne­ra bioJ­gUáA­sN“JlOi­mSÉ­pTioR”A.VER­SO

MAU­RI­CIO NIE­VAS

SWAHILI FA­CE­BOOK: SWAHILIECOAc­ti­vi­dad: Con­fec­ción de bol­sos y mo­chi­las a par­tir de lo­nas, bol­sas y sa­chets de des­car­te.Fun­da­dor: Iván Pa­ve­licIn­ver­sión ini­cial: $267.000 (fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo). Ubi­ca­ción: La Pla­ta, Bue­nos Aires.Empleos: 20 per­so­nas.Im­pac­to: Trans­for­ma desechos plás­ti­cos y ge­ne­ra em­pleo pa­ra per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

FA­BIÁN GASTIARENA

FLUENCE WWW.FLUENCECORP.COMAc­ti­vi­dad: Tra­ta­mien­to, po­ta­bi­li­za­ción y desa­li­ni­za­ción de agua, y ge­ne­ra­ción de ener­gía.In­ver­sión ini­cial: US$ 60.000Ubi­ca­ción: Mar del Pla­ta, Bue­nos Aires.Ti­tu­lar lo­cal: Alejandro Stur­nio­lo (vi­ce­pre­si­den­te). Empleos: 93 en Ar­gen­ti­na y 27 en Bra­sil. Im­pac­to: Des­con­ta­mi­na­ción y ge­ne­ra­ción.

LEAF SO­CIAL WWW.LEAF.SO­CIALAc­ti­vi­dad: Fa­bri­ca­ción de cal­za­do y ac­ce­so­rios a par­tir de neu­má­ti­cos en desuso.Co­fun­da­dor: San­tos Par­sonsUbi­ca­ción: Vi­cen­te Ló­pez, Bue­nos Aires.Empleos: 5 di­rec­tos y 4 en ta­lle­res in­de­pen­dien­tes. Im­pac­to: Reu­ti­li­za ma­te­ria­les de desecho, ge­ne­ra em­pleo pa­ra je­fas de ho­gar y jó­ve­nes.

LU­CIANO THIEBERGER

D

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.