La su­pera­ción cons­tan­te de un ju­ga­dor sin te­cho

Leonardo Ulloa fue el de­por­tis­ta na­ci­do en Ro­ca más des­ta­ca­do del año. Ser cam­peón de la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa fue el nue­vo pel­da­ño de su ca­rre­ra bri­llan­te.

Río Negro - Aniversario - - Aniversario De Roca - WAL­TER RO­DRÍ­GUEZ wro­dri­guez@rio­ne­gro.com.ar

La vi­da de­por­ti­va de Leo Ulloa siem­pre es­tu­vo sig­na­da por el sa­cri­fi­cio y la su­pera­ción. Lo fue des­de el mis­mo mo­men­to que de­ci­dió de­jar De­por­ti­vo Ro­ca a los 15 años pa­ra ir­se a ju­gar a la CAI de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via. Atrás ha­bían que­da­do los días fe­li­ces en el Na­ran­ja, los pi­ca­dos en las 500 Vi­vien­das “de pa­red a pa­red” y las in­cur­sio­nes sin per­mi­so en los pa­tios de ce­men­to de la igle­sia de los Mor­mo­nes. Era el mo­men­to del quie­bre: ha­bía que ser fut­bo­lis­ta, o no.

Pu­do ha­ber si­do Bo­ca su pri­mer des­tino, pe­ro Jor­ge Grif­fa, por en­ton­ces en­car­ga­do de las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res del Xe­nei­ze, lo des­es­ti­mó, lue­go se arre­pin­tió pe­ro ya era tar­de.

En las for­ma­ti­vas del De­po ju­ga­ba en el me­dio, pe­ro cuan­do Mi­guel Ca­neo (pa­dre) lo subió a la ter­ce­ra lo pu­so arri­ba. “Va a ser el re­fe­ren­te de área, aguan­ta bien la pe­lo­ta. Só­lo le fal­ta me­jo­rar la de­fi­ni­ción”, de­cía por en­ton­ces el téc­ni­co de la re­ser­va. No se equi­vo­có.

Ulloa fue for­jan­do su 1,88 me­tros, se hi­zo de­lan­te­ro de área y go­lea­dor. Se sa­be, esa cla­se de ju­ga­do­res no abun­dan en nin­gún fút­bol del mun­do. Es por eso que Hu­go To­ca­lli, al mo­men­to de ser téc­ni­co del se­lec­cio­na­do sub-17, se fi­jó en él.

El pro­ble­ma era có­mo ha­ría Leo pa­ra en­tre­nar­se jun­to al res­to de sus com­pa­ñe­ros. La so­lu­ción la apor­tó el pre­si­den­te de la CAI, quien le fa­ci­li­tó su des­em­bar­co a San Lo­ren­zo, un club de­ma­sia­do es­pe­cial pa­ra la fa­mi­lia Ulloa: to­dos son hin­chas del Ci­clón. El pri­mer pa­so ha­cia el fút­bol gran­de es­ta­ba da­do. Sin em­bar­go, lo que lle­ga­ría des­pués no se­ría jus­ta­men­te un ca­mino de ro­sas.

En San Lo­ren­zo Ulloa es­tu­vo dos años, for­mó par­te del equi­po cam­peón con­du­ci­do por Ra­món Díaz, pe­ro ju­gó po­co, aun­que por en­ton­ces el de­lan­te­ro se mos­tró agra­de­ci­do con el en­tre­na­dor. “Re­cién es­ta­ba em­pe­zan­do en es­to y me to­có ju­gar po­co, pe­ro Ra­món siem­pre fue de sa­car lo me­jor de ca­da ju­ga­dor. Es un gran mo­ti­va­dor...”, le con­ta­ba a “Río Ne­gro” en una no­ta pu­bli­ca­da ha­ce más de seis años, an­tes de par­tir al Al­me­ría.

Anotó só­lo tres go­les con la ca­mi­se­ta azul­gra­na y de­ci­dió de­jar Boe­do por Sa­ran­dí pa­ra ju­gar en Ar­se­nal. La va­ra del éxi­to lo vol­vió a to­car ya que for­mó par­te del tí­tu­lo de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na 2007, pe­ro no se sin­tió pleno. ¿Quién po­dría ser­lo sin ser pro­ta­go­nis­ta?

Bus­có la fe­li­ci­dad en Bahía Blan­ca, ju­gan­do pa­ra Olim­po, pe­ro en­con­tró el in­fierno. El au­ri­ne­gro se fue al des­cen­so y en su úl­ti­mo par­ti­do en el Ro­ber­to Car­mi­nat­ti se fue ex­pul­sa­do y de­jó la can­cha cru­zan­do in­sul­tos con los pla­teís­tas.

Na­die di­jo que iba a ser fá­cil. Pe­ro 10 go­les en po­co más de tres años ju­gan­do pa­ra tres equi­pos dis­tin­tos no es su­fi­cien­te pa­ra un de­lan­te­ro cu­yo ali­men­to es la red del ar­co ri­val.

El lar­go adiós

Pa­ra sa­ciar su vo­ra­ci­dad, el de­lan­te­ro ro­quen­se tu­vo que so­me­ter­se a un nue­vo exi­lio, co­mo cuan­do se fue a Co­mo­do­ro, aun­que es­ta vez se­ría Es­pa­ña su des­tino, más pre­ci­sa­men­te el Cas­te­llón. Y ahí sí, des­de el mis­mo mo­men­to que pi­só Eu­ro­pa pa­ra ju­gar en la se­gun­da es­pa­ño­la, la vi­da de­por­ti­va de Ulloa se pro­yec­tó sin pau­sas ha­cia la con­sa­gra­ción.

Fue el má­xi­mo ar­ti­lle­ro de su nue­vo club, un lo­gro que re­pe­ti­ría en ca­da club don­de re­ca­ló has­ta su ac­tual es­ta­día en el Lei­ces­ter, el úl­ti­mo cam­peón de la Pre­mier Lea­gue.

Su fa­ma de go­lea­dor se fue ex­ten­dien­do y jun­to a ello cre­cía tam­bién su co­ti­za­ción. Des­pués de sus pri­me­ras dos tem­po­ra­das en Es­pa­ña, el Cas­te­llón (650.000 eu­ros), quien ja­más ha­bía pa­ga­do tan­to por un ju­ga­dor, se lo ven­dió al Al­me­ría tam­bién en una ci­fra ré­cord (un mi­llón).

El an­dar de Ulloa en An­da­lu­cía co­men­zó a de­jar hue­lla pro­fun­da. En la tie­rra don­de man­dan Sevilla y el Betis, el ter­cer club de la re­gión es­ta­ba en bo­ca de to­dos gra­cias a un de­lan­te­ro po­ten­te y sin com­ple­jos en el área.

A fi­nal de la tem­po­ra­da 2011/12, Leo fue pre­mia­do por ser el “pi­chi­chi” de la se­gun­da es­pa­ño­la y com­par­tió ce­re­mo­nia y fo­tos con con­sa­gra­dos co­mo Cris­tiano Ro­nal­do y el Cho­lo Si­meo­ne. Era el mo­men­to de otro sal­to.

Una vez más, con trans­fe­ren­cia ré­cord de ven­ta y de com­pra, Ulloa se fue al rue­do in­glés, su gran ob­je­ti­vo, pa­ra de­fen­der los co­lo­res del Brigh­ton. “Creo que es el fút­bol que más se ajus­ta a mi for­ma de jue­go...”, es­ti­ma­ba Leo. Y no se equi­vo­có. Co­rría enero del 2013.

En la tu­rís­ti­ca y mul­ti­cul­tu­ral Brigh­ton, Ulloa a fuer­za de go­les rá­pi­da­men­te se pu­so en el cen­tro de la es­ce­na. A tal pun­to que en abril del 2014, cuan­do su equi­po vi­si­tó al Lei­ces­ter en el King Po­wer Sta­dium, Leo la rom­pió. Mar­có dos tan­tos en la vic­to­ria del 4-1 so­bre el equi­po que fi­nal­men­te as­cen­de­ría a la Pre­mier al fi­nal de la tem­po­ra­da. Su ac­tua­ción en es­te par­ti­do no pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra Ni­gel Pear­son, el por en­ton­ces téc­ni­co de los Fo­xes, quien lo pu­so co­mo prio­ri­dad pa­ra re­for­zar el equi­po en su vuel­ta a la eli­te del fút­bol in­glés.

A me­dia­dos del 2014 de­jó el Brigh­ton y co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, lo hi­zo sien­do go­lea­dor y con tras­pa­so top tan­to pa­ra el com­pra­dor co­mo pa­ra el ven­de­dor: Lei­ces­ter pa­gó más de 14 mi­llo­nes de dó­la­res por la trans­fe­ren­cia.

Lo que vino des­pués ex­ce­dió de al­gu­na ma­ne­ra la in­ti­mi­dad y el an­dar re­ser­va­do pe­ro cons­tan­te de una ca­rre­ra en as­cen­so. Ju­gar la Pre­mier fue to­car el cie­lo con las ma­nos. Pe­ro pa­ra Ulloa le­jos es­tu­vo de ser el úl­ti­mo pel­da­ño de la es­ca­le­ra, sino el prin­ci­pio de una con­sa­gra­ción pa­ra la posteridad.

En su pri­me­ra tem­po­ra­da en los Fo­xes, fue el ar­ti­lle­ro de un equi­po que pe­leó has­ta la úl­ti­ma fe­cha por no des­cen­der, sin sa­ber que en la pró­xi­ma sor­pren­de­ría al mun­do entero al ser cam­peón de la Pre­mier Lea­gue. Leo tu­vo es­ta vez un nue­vo rol en el equi­po, con me­nos pro­ta­go­nis­mo, pe­ro con la sa­tis­fac­ción per­so­nal de ha­ber con­se­gui­do lo que se pro­pu­so cuan­do se fue en si­len­cio bus­can­do un des­tino me­jor.

En su úl­ti­ma vi­si­ta a Ro­ca, Leo le de­jó a es­te cro­nis­ta una fra­se que qui­zás sin­te­ti­ce to­da su bri­llan­te y sa­cri­fi­ca­da ca­rre­ra: “Me fui del país por la puer­ta de atrás, in­gre­sé a Eu­ro­pa por la puer­ta de atrás, pe­ro nun­ca per­dí mi ob­je­ti­vo que era triun­far en el fút­bol...”.

Eso es Leo Ulloa, la su­pera­ción cons­tan­te de un pi­be que lle­vó sus sue­ños des­de las 500 Vi­vien­das a la tie­rra de los in­ven­to­res del ar­te de la pe­lo­ta.

PFP

En las in­fe­rio­res del De­po ju­gó al co­mien­zo co­mo vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.