Mu­cho más que de­fen­sa per­so­nal

Río Negro - Aniversario - - Aniversario De Roca -

En el Gimena Pa­dín re­tum­ban las pa­la­bras en ja­po­nés. Son las ins­truc­cio­nes del sen sei que los alum­nos res­pon­den en el mis­mo idio­ma.

Aco­mo­dan sus ojo­tas aba­jo del ban­co de ma­de­ra, se ajus­tan el cin­tu­rón y se or­de­nan fren­te al pro­fe­sor.

Ma­nuel Gue­va­ra tie­ne 21 años y jun­to a su ma­dre dan es­tos ta­lle­res.

“Me crié acá y co­noz­co lo que sig­ni­fi­ca que se dic­te es­ta dis­ci­pli­na en un ta­ller mu­ni­ci­pal, por­que si lo te­nés que pa­gar es ca­ro. Has­ta vie­nen los Kyos­hi (pro­fe­so­res avan­za­dos) de Men­do­za a to­mar exá­me­nes de ni­ve­la­ción”.

Mu­chos asis­ten des­de el 2011 y el chi­co que hoy es­tá fren­te a la cla­se lo ha­ce des­de el 2013.

Se­gún Ma­nuel es un de­por­te que se pue­de adap­tar a las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno, “si vie­ne una per­so­na ma­yor no le va­mos a pro­po­ner ha­cer una pa­ta­da, pe­ro sí­lo de­más”.

Se­ña­ló ade­más que es una ac­ti­vi­dad don­de se desa­rro­lla el com­pa­ñe­ris­mo, “no se re­sal­ta a la es­tre­lli­ta, so­mos to­dos igua­les”.

Iri­na es­tá pei­na­da im­pe­ca­ble, con dos tren­zas, su ca­be­llo si­gue in­tac­to aun­que ha­ce más de me­dia ho­ra que es­tá en ac­ti­vi­dad, lo mis­mo su ro­pa blan­ca.

Se se­ca el su­dor de la ca­ra con la mano y se sien­ta en el ban­co a con­tar su ex­pe­rien­cia, to­do es tran­qui­li­dad en ella.

Tie­ne 16 años, vi­ve en Vi­lla In­dus­trial y ha­ce 5 que prac­ti­ca es­ta dis­ci­pli­na.

“Una ami­ga ha­cía karate y me que­da­ba cer­ca así que em­pe­cé. En pri­me­ra ins­tan­cia me anoté pa­ra te­ner he­rra­mien­tas de de­fen­sa per­so­nal y des­pués me gus­tó mu­cho”, co­men­ta ilu­sio­na­da Iri­na.

Y así con­vo­có a su pa­pá y a su her­mano de 9 años pa­ra que se ini­cien en es­te de­por­te. Pe­ro no lo lo­gró con sus com­pa­ñe­ros del CEM 43.

“Es ra­ro que ha­gan de­por­te, mu­chos duer­men o se que­dan en la ca­sa. A mí no me gus­ta que­dar­me en­ce­rra­da. Con es­to me dis­trai­go y me re­la­ciono con otra gen­te”.

Mien­tras que se aco­mo­da el cin­tu­rón y el pe­lo, Iri­na re­gre­sa a la cla­se co­mo si nun­ca hu­bie­ra pa­ra­do. La es­pe­ran ni­ños de 7 a 25 años, to­dos ha­cien­do el mis­mo es­fuer­zo y con la mis­ma concentración.

“El ta­ller es com­ple­to: los alum­nos rin­den exa­men, suben de ni­vel. No se que­dan afue­ra de na­da por ser mu­ni­ci­pal”.

Ma­nuel Gue­va­ra, pro­fe­sor a car­go.

“Ven­go dos ve­ces a la se­ma­na a es­te ta­ller y el res­to de los días los com­ple­to con los mis­mos sen­seis en otro sa­lón”.

Iri­na tie­ne 16 años y des­de los 11 es­tá en karate.

HE­BE RAJ­NE­RI

Aten­tos a lo que les in­di­ca el pro­fe­sor, los chi­cos rea­li­zan de in­me­dia­to los movimientos se­ña­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.