Gus­ta­vo Gennuso: “La mi­ra­da te­má­ti­ca es im­por­tan­tí­si­ma”

Río Negro - Aniversario - - Aniversario Bariloche -

El in­ten­den­te Gus­ta­vo Gennuso se ini­ció en la po­lí­ti­ca ha­ce ape­nas una dé­ca­da, cuan­do in­te­gró el gru­po fun­da­cio­nal del par­ti­do Pue­blo. Y llegó al go­bierno de la ciu­dad en di­ciem­bre de 2015, en un ter­cer in­ten­to.

Pe­ro la ac­tua­ción pú­bli­ca acu­mu­la­da en su cu­rrí­cu­lum es mu­cho más lar­ga y des­ta­ca co­mo da­to prin­ci­pal su pa­so por la fun­da­ción Gen­te Nue­va, que na­ció en Vir­gen Mi­sio­ne­ra y desa­rro­lló una vas­ta ta­rea edu­ca­ti­va en sec­to­res po­pu­la­res, con jar­di­nes, es­cue­las y ta­lle­res “de ges­tión so­cial” que cu­bren esa ne­ce­si­dad en dis­tin­tos ba­rrios de Ba­ri­lo­che.

En diá­lo­go con “Río Ne­gro” Gennuso re­pa­só esa ex­pe­rien­cia y re­fle­xio­nó so­bre los mé­ri­tos y las falencias de las or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

P- ¿Cuán­to in­ci­dió su for­ma­ción co­mo di­ri­gen­te de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les en su ca­rre­ra po­lí­ti­ca?

R- To­do fue ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da. Yo tra­ba­jé mu­cho en las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, mu­chí­si­mo, y eso se­gu­ra­men­te me in­flu­ye en la mi­ra­da de to­dos los días y en al­gu­nas cues­tio­nes, co­mo pre­ver que des­de to­dos los lu­ga­res se pue­den apor­tar co­sas nue­vas e in­tere­san­tes al Es­ta­do. Por ejem­plo, la ca­pa­ci­dad que tie­nen las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­jar en red no es co­mún que la ten­gan los go­bier­nos. No­so­tros lo te­ne­mos na­tu­ral­men­te por­que así so­bre­vi­vi­mos. Es una in­cor­po­ra­ción que uno ha­ce sin Apor­te. “Mu­chos de los pro­yec­tos que pien­so, que ha­go, vie­nen de di­ri­gen­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les”.

que­rer.

P- ¿Cuán­tos miem­bros de su go­bierno pro­vie­nen de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les?

R- Ob­via­men­te uno bus­ca a la gen­te en el sec­tor que tie­ne con­fian­za. Mar­ce­lo Rui­val (se­cre­ta­rio de Ges­tión Ur­ba­na), Ana Ge­rón (sub­se­cre­ta­ria de

Cul­tu­ra), Ga­brie­la Ro­sen­berg (sub­se­cre­ta­ria de la Fun­ción Pú­bli­ca) y Ga­brie­la Mar­tí­nez Von Scheidt (ex­se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo So­cial) tie­nen ese an­te­ce­den­te. No mu­cho más.

P- ¿Qué le dio ese pa­so pre­vio por las ONG pa­ra apli­car en la po­lí­ti­ca, que tal vez es un po­co más mez­qui­na?

R- ¿Y quién di­jo que no es mez­quino el ám­bi­to de las or­ga­ni­za­cio­nes? Ahí co­rre tam­bién eso de ‘quién tie­ne el ego más lar­go’. Creer que son bue­nas y el res­to ma­lo, no va. Hay gen­te bue­na, ma­la y jo­di­da co­mo en to­dos la­dos. Esa ex­pe­rien­cia me dio mé­to­do de tra­ba­jo. Así co­mo yo lle­vé mu­cho de la cues­tión in­ge­nie­ril a la or­ga­ni­za­ción so­cial, tam­bién se­gu­ra­men­te lo tras­la­do a don­de es­toy aho­ra. No di­go que sea bueno o ma­lo. Es así la his­to­ria.

P-¿Cuán­tos años de tra­yec­to­ria su­ma en el tra­ba­jo so­cial? R- Lle­gué en 1982 a Ba­ri­lo­che y ya a los tres me­ses me ha­bía jun­ta­do con el Ne­gro (el pa­dre Ju­ve­nal Cu­rru­lef ) pa­ra ayu­dar­lo a ha­cer la es­cue­la Vir­gen Mi­sio­ne­ra. Em­pe­za­mos co­mo una co­mi­sión de jó­ve­nes, no éra­mos to­da­vía la Fun­da­ción Gen­te Nue­va, que se con­for­mó recién 1989. Yo la pre­si­dí des­de el prin­ci­pio y du­ran­te 20 años. Pa­sa­mos por mu­chos ci­clos di­fe­ren­tes. Tam­bién fui fun­da­dor del Equi­po Pas­to­ral de Tie­rras de Vir­gen Mi­sio­ne­ra.

P-¿Hay una con­tra­po­si­ción en­tre las ongs y los par­ti­dos po­lí­ti­cos? ¿Los que tra­ba­jan en esas or­ga­ni­za­cio­nes des­pre­cian de al­gún mo­do la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca?

R- Yo lo ve­ría al re­vés. Creo que el sec­tor po­lí­ti­co tra­di­cio­nal al lle­ga al go­bierno tie­ne a ve­ces un res­que­mor con las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. El de­fec­to que veía des­de las or­ga­ni­za­cio­nes es un cier­to pe­ca­do de so­ber­bia, de creer que no­so­tros ha­ce­mos bien las co­sas y to­dos los de­más las ha­cen mal. Las or­ga­ni­za­cio­nes son ne­ce­sa­ria­men­te sec­to­ria­les o te­má­ti­cas. No ven en 360. En cam­bio des­de acá te­nés que ver to­do.

P- ¿Us­ted con­vo­có a tra­ba­jar a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les des­de el go­bierno? ¿Hi­zo lo que le hu­bie­ra gus­ta­do que hi­cie­ran cuan­do es­ta­ba en Gen­te Nue­va?

R- Mu­chos de los pro­yec­tos que pien­so, que ha­go, so­bre los que me ase­so­ro, vie­nen de di­ri­gen­tes im­por­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. No siem­pre de Ba­ri­lo­che, pe­ro sí ami­gos míos de to­da la vi­da. Por­que con­fío en ellos y por­que sa­ben de te­mas que yo no sé.

P- ¿La re­la­ción en­tre el go­bierno y las or­ga­ni­za­cio­nes la ve dis­tin­ta aho­ra?

R- Me di cuen­ta de que du­ran­te lar­go tiem­po fui crí­ti­co de que las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les le pi­dan a los go­bier­nos. Mi­rá­ba­mos só­lo nues­tro pe­da­ci­to y no el to­do. Nos pa­só mu­cho en los 90, que te­nía­mos 15 ó 20 años de tra­yec­to­ria, íba­mos cre­cien­do, y una co­ma de una ley o un de­cre­to chi­qui­ti­to nos ma­ta­ba to­do el tra­ba­jo. Era vol­ver a re­mar. En­ton­ces me dio mu­cho que pen­sar. Es­te es un lu­gar que em­po­de­ra a la gen­te, que crea pro­ta­go­nis­mo, pe­ro no es un lu­gar de trans­for­ma­ción po­ten­te. Las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les son lu­ga­res de trans­for­ma­ción, pe­ro la po­ten­cia del Es­ta­do es di­fe­ren­te.

P- ¿Qué fun­ción cum­plen las or­ga­ni­za­cio­nes en la co­mu­ni­dad? ¿Si no es­tu­vie­ran ha­bría que pro­mo­ver su crea­ción y di­ver­si­fi­ca­ción?

R- Ba­ri­lo­che de­be ser la ciu­dad que más or­ga­ni­za­cio­nes tie­ne. De la pro­vin­cia se­gu­ro y del país, de­be an­dar por ahí. De to­dos los te­mas, des­de lo am­bien­tal a lo asis­ten­cial. Yo creo que así co­mo la cri­ti­co, la mi­ra­da te­má­ti­ca es im­por­tan­tí­si­ma. Por­que a ve­ces las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán en te­mas don­de el Es­ta­do no es­tá pre­sen­te. Si las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les pue­den tra­ba­jar man­te­nien­do su iden­ti­dad, su in­de­pen­den­cia, sin ser coop­ta­das por el Es­ta­do, me pa­re­ce que son muy va­lio­sas. Tie­nen lle­ga­da a lu­ga­res al que Es­ta­do no pue­de lle­gar, aun­que quie­ra. Por­que no pue­de ser tan par­ti­cu­lar, tan es­pe­cí­fi­co. La fo­ca­li­za­ción a ve­ces es ne­ce­sa­ria. Mu­chas ve­ces van a la van­guar­dia en la lí­nea de pen­sa­mien­tos. Lo veo mu­cho en cues­tio­nes co­mo el me­dio am­bien­te o la ener­gía re­no­va­ble.

FOTOS: MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

“Lle­gan a lu­ga­res don­de el Es­ta­do no”, ad­mi­te el je­fe co­mu­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.